Herencias y desigualdad de la riqueza

admin 21 comentarios

De Pedro Salas-Rojo y Juan Gabriel Rodriguez

¿Qué parte de la desigualdad total de la riqueza viene explicada por las herencias? Ésta no es una mera cuestión sobre equidad, ya que también es un problema de eficiencia. Si la capacidad para acumular riqueza en una sociedad viene condicionada en gran medida por un factor exógeno como las herencias recibidas, una mayor concentración de la riqueza a lo largo del tiempo no favorecerá el crecimiento económico al no fomentar las oportunidades individuales para invertir en capital humano, crear empresas y generar nuevas ideas (ver aquí, aquí y aquí). El intenso debate que existe en la actualidad sobre la conveniencia del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ver aquí, aquí, aquí y aquí) no hace sino acrecentar la relevancia de la pregunta. Con el fin de explorar esta cuestión, a continuación presentamos algunos resultados de nuestra investigación sobre las herencias y la desigualdad de la riqueza (Salas-Rojo, P. y Rodríguez, J.G. (2020): “Inheritances and Wealth Inequality: a Machine Learning Approach”, mimeo, ver aquí una versión ampliada de este artículo publicada en LIS).

Cualquier resultado económico, como la riqueza, puede ser explicado por dos grupos de factores según la literatura de Desigualdad de Oportunidades. Por un lado, están las circunstancias, factores exógenos fuera del control de los individuos, tales como el nivel educativo de los padres, el sexo al nacer o las herencias recibidas. Por el otro, tenemos el esfuerzo entendido en un sentido amplio, esto es, el conjunto de factores bajo la responsabilidad (total o parcial) del individuo. La teoría moderna de Justicia Social considera que la desigualdad causada por las circunstancias es injusta puesto que ésta no puede ser modificada por un mayor esfuerzo individual, condicionando así las oportunidades de los individuos (ver aquí). Existe, no obstante, un tercer grupo de factores, la suerte (ver aquí), aunque para nuestro análisis no necesitamos considerarlo.

A partir de esta idea, y en base a las circunstancias disponibles, se divide la población en grupos de individuos con las mismas circunstancias (tipos). Por ejemplo, si nuestras circunstancias son el nivel educativo de la madre (bajo, medio, alto) y el sexo al nacer (mujer, hombre), tendríamos seis tipos. Se considera entonces que existe igualdad de oportunidades cuando la variable de estudio (en nuestro caso la riqueza) se distribuye de manera independiente a los tipos. De no ser así, las circunstancias condicionarán en mayor o menor medida la riqueza de los individuos y, por tanto, existiría desigualdad de oportunidades. Pero ¿cómo medirla?

Una manera sencilla sería comparar la riqueza esperada de los individuos según sus circunstancias. Para ello, se asigna a cada persona la riqueza media de su tipo. Si todos los individuos tienen la misma riqueza esperada, las circunstancias personales son irrelevantes, pero si la distribución de riqueza esperada es desigual, las condiciones de partida tendrán importancia. Bastará entonces con aplicar un índice de desigualdad a la distribución de riqueza esperada para tener una primera aproximación al nivel de desigualdad de oportunidades. En el fondo, la propuesta consiste en calcular la desigualdad entre tipos, donde la desigualdad intra tipos vendría explicada por el distinto esfuerzo ejercido por los individuos. Existen otros muchos enfoques, pero para nuestro propósito éste es suficiente (ver aquí).

En un estudio reciente (Palomino et al., 2020) se ha encontrado – utilizando una metodología no paramétrica- una contribución significativa de las herencias a la desigualdad de riqueza (ver aquí). En línea con este trabajo, proponemos un enfoque basado en técnicas de Machine Learning (ver aquí y aquí). A diferencia del nivel educativo de los padres o el sexo al nacer, las herencias son una circunstancia continua, lo que hace necesaria su discretización para construir los tipos. Una posibilidad es aplicar una partición ad-hoc, pero dada la significativa no linealidad de las herencias, los resultados son muy sensibles a la partición adoptada. Para evitarlo, lo primero que hacemos es comparar tres técnicas de Machine Learning que permiten particionar de manera óptima variables continuas, los algoritmos ChiMerge, los árboles de inferencia condicionada y los bosques de inferencia condicionada. Sin entrar en detalles, encontramos que la última técnica permite obtener medidas muy precisas, robustas y con validez externa por lo que procedemos a su aplicación, construyendo así los distintos tipos poblacionales. Una vez hecho esto, calculamos la desigualdad entre los tipos, obteniendo la parte de la desigualdad total de la riqueza (entre e intra tipos) es explicada por las herencias.

Con el fin de tener una perspectiva lo más amplia y completa posible, distinguimos entre tres medidas de riqueza: financiera (por ejemplo, depósitos, acciones, fondos de inversión), no financiera (inmuebles) y total (suma de las dos anteriores). Además, para aislar en lo posible el efecto de las herencias, controlamos a priori por la edad y el género. Tomando los datos del LIS/LWS, calculamos en primer lugar el índice de Gini de las tres medidas de riqueza para cinco países desarrollados, a saber, Canadá, España, Estados Unidos, Italia y Reino Unido.

En la Tabla 1 se observa con nitidez que los Estados Unidos presentan el mayor nivel de desigualdad de riqueza, cualquiera que sea la definición considerada. En el otro extremo están los tres países europeos, los cuales muestran niveles de desigualdad similares, aunque España destaca por una desigualdad de riqueza financiera significativamente superior (ver aquí). Canadá se encuentra en una posición intermedia.

Tabla1. Desigualdad de la riqueza (índice de Gini).

¿Qué porcentaje de las cifras de desigualdad mostradas en la Tabla 1 pueden asociarse a las herencias bajo la metodología propuesta? En la Figura 1 se muestran nuestros resultados. En Canadá e Italia, alrededor del 40% de la desigualdad en riqueza total viene explicada, en principio, por las herencias. Además, en ambos países, la riqueza financiera es la más condicionada por esta circunstancia, situándose los niveles de desigualdad de oportunidades en la adquisición de riqueza no financiera algo por debajo. Este orden se repite para el Reino Unido, país para el que encontramos el menor impacto de las herencias en la distribución de la riqueza.

Figura 1. Porcentaje de desigualdad de riqueza asociado a las herencias.

Para las tres medidas de riqueza, la desigualdad está altamente condicionada por la percepción de herencias tanto en Estados Unidos como en España. Para este primero, aproximadamente el 75% de la desigualdad financiera está asociada a las herencias, mientras que para la riqueza no financiera y la riqueza total el porcentaje se sitúa en torno al 65%. Estos resultados van en línea con los resultados encontrados por la literatura de forma consistente (ver aquí), poniendo de relieve las carencias existentes en Estados Unidos para ser una verdadera “Tierra de las Oportunidades”.

Los resultados para España son igualmente desalentadores. Casi el 70% de la desigualdad de la riqueza en España viene asociada a las herencias, y este porcentaje sube hasta casi el 75% en el caso de la riqueza no financiera. De nuevo, los valores encontrados están en línea con otros estudios para España que hacen hincapié en la persistencia de la transmisión intergeneracional del patrimonio (ver aquí). Además, alrededor del 65% de la desigualdad en riqueza financiera puede asociarse a las herencias. Este resultado es particularmente preocupante, sobre todo si recordamos el elevado índice de desigualdad (Gini = 84.13) mostrado en la Tabla 1. La vulnerabilidad financiera de una parte significativa de la población española ya ha sido estudiada con anterioridad (ver aquí). Nuestros resultados, además de abundar en lo mismo, muestran como la acumulación de los activos financieros depende en gran medida de las herencias recibidas.

Por último, la base de datos empleada nos permite estudiar para Italia, los Estados Unidos y el Reino Unido el porcentaje de desigualdad de la riqueza explicado de manera conjunta por las herencias y la educación parental. Desafortunadamente, la educación parental no se encuentra disponible para Canadá y España en esta base de datos.

Figura 2. Porcentaje de desigualdad asociado a las herencias y la educación parental.

En la figura 2 se observa que alrededor del 60% de la desigualdad financiera en Italia viene explicada por ambas circunstancias, siendo el porcentaje un 50% para las riquezas no financiera y total. Nuestra medida de desigualdad de oportunidades también aumenta entorno a los diez puntos porcentuales en el Reino Unido. En ambos países, el efecto de interacción entre la educación de los padres y las herencias es pequeño. No así en los Estados Unidos, donde la interacción es significativa, siendo no obstante dominante la capacidad explicativa de las herencias.

Nuestros resultados señalan a las herencias como una variable fundamental para entender la distribución de la riqueza observada. Por añadidura, cuando comparamos España con otros países de nuestro entorno, la desigualdad de oportunidades para acumular riqueza es de las más altas.

Hay 21 comentarios
  • Muchas gracias por la entrada y las referencias, muy interesante, y más evidencia pro impuesto de sucesiones. Voy a hacer de abogado del diablo: recuerdo un escrito de Mankiw que relacionaba inteligencia (CI, supongo) y renta; esto sería potencialmente un factor relevante en vuestro análisis al no controlar por ello, ¿verdad? ¿Cuál es vuestra opinión? ¿Existe evidencia rigurosa al respecto?
    Gracias de nuevo,
    aleix

    • En la pregunta que hago (como abogado del diablo!) me refiero a la parte genética de la inteligencia (si es que existe), que es a la que creo que se refería Mankiw; no al componente del CI (u otros rasgos de personalidad que pueden contribuir a una mayor acumulación de la riqueza) que sin duda se pueden atribuir a la mejor educación que te aportan unos padres más ricos (esto último en principio ya lo intentáis controlar).

    • Hola Aleix,

      Muchas gracias por tu comentario.

      Como dices, el IQ es un factor muy relevante. Permíteme la simplificación, for the sake of argument. La “inteligencia final” también es fruto de aspectos exógenos -educación de los padres, ¿genética? – y endógenos – esfuerzos “puros” individuales -. Algunos de esos factores exógenos no son del todo ortogonales a las herencias como, por ejemplo, la educación de los padres. Esos efectos, por tanto, estarían “solapados” con los que nosotros recogemos. Por otro lado, los esfuerzos “puros” formarían parte del residuo, es decir, esa parte de la desigualdad total que no podemos explicar con las herencias.

      Desgraciadamente, para España no tenemos datos que nos permitan separar el efecto del IQ, aunque sería muy interesante. Por tanto, honesetamente, solo podríamos limitarnos a considerar parte del mismo como solapado, y el resto atribuido al residuo.

      Por si fuera de tu interés, aquí te dejo este artículo de Bjorklund, Jantti y Roemer en el que tratan el IQ en el contxto de la desigualdad de oportunidades, en Suecia: https://link.springer.com/article/10.1007/s00355-011-0609-3 . Son ingresos, ojo, no riqueza!

      De nuevo, gracias por tu comentario.
      Un saludo!

    • Estimado Aleix,

      A lo ya apuntado por mi coautor, me gustaría añadir lo siguiente. Existen dos metodologías relevantes para estimar el efecto de los genes. La basada en gemelos (Zeeuw et al., 2015) y la basada en el análisis complejo del genoma (Genome-wide Complex Trait Analysis) (Rietveld, C.A. et al., 2013). Los resultados son bastante dispares, y se deben tomar con bastante cautela. Por dar algunas cifras, los estudios más recientes apuntan a un 22% de los años de educación son heredados (porcentaje de la educación alcanzada que explican los genes) y un 25% de la educación universitaria (el porcentaje que explican los genes de la educación universitaria). Por si te es de ayuda, aquí señalo algunas referencias.

      Referencias:

      Rietveld, C.A. et al. (2013), “GWAS of 126,559 individuals identifies genetic variants associated with educational attainment”, Science, 340, 1467-1471.

      Multiples autores (2016): “Genome-wide association study identifies 74 loci
      associated with educational attainment”, Nature, 533, 539-542.

      Zeeuw et al. (2015): “Meta-analysis of twin studies highlights the importance of genetic
      variation in primary school educational achievement”, Trends in Neuroscience and education, 4, 69-76.

      Un cordial saludo

  • Parece que en Reino Unido, el porcentaje de desigualdad asocidado a la riqueza es muy baja, ¿a qué se debe esto? tienen un impuesto de sucesiones con tipos muy elevados y sin exenciones o se debe a otros motivos más allá del sistema fiscal?

    En segundo lugar, esta desigualdad, desde mi punto de vista es inevitable (igual que la que se genera por la titulación de los padres en Estados Unidos), ¿nos ha de preocupar la desigualdad? Quiero decir, la desigualdad en las oportunidades es preocupante, pero para eso deberían estar los servicios públicos entiendo.

    Muchas gracias de antemano y enhorabuena por el artículo.

    • Estimado Fernando:

      Respecto al Reino Unido, nuestra sospecha es que los datos no son muy buenos. Parece que hay problemas con los gifts declarados y algún que otro problema. De confirmarse estos problemas quitaríamos este país de nuestro estudio.
      Respecto a tu segunda consideración, precisamente uno de los aspectos que queremos resaltar al inicio del artículo es que aunque no nos importe la desigualdad, nos debe importar la influencia que las herencias tienen sobre la distribución de la riqueza. ¿Por qué? Por el crecimiento económico. Si éste depende, entre otros factores, de la creación de ideas (cambio tecnológico) y de la acumulación de capital humano, nos tenemos que preguntar en que medida éstos vienen condicionados por circunstancias personales que no pueden ser modificadas por el individuo por mucho que éste se esfuerce. Si las condiciones de partida no tuvieran relevancia, las buenas ideas y el talento de las personas con peores circunstancias iniciales podrían ser aprovechadas por la sociedad. En lo que comentas de los servicios públicos, por supuesto, una educación pública de alta calidad y unas tasas de fracaso escolar bajas son muy importantes para mejorar la igualdad de oportunidades, pero un mejor funcionamiento del mercado de trabajo también lo es. A esto hay que añadir la capacidad que tienen las personas con malas circunstancias pero con buenas ideas para crear empresas, ¿depende de la riqueza de los padres?

      Un cordial saludo,

    • Estimado Fernando,

      Muchas gracias por tus felicitaciones. Respecto a los datos del Reino Unido, nuestra sospecha es que los datos no están muy bien. En concreto, tenemos serias dudas sobre cómo están reflejadas las donaciones. De confirmarse estas sospechas quitaremos este país del estudio.
      Más allá de lo que nos importe la desigualdad de oportunidades, el crecimiento económico de una economía puede verse dañado por una mala asignación de las oportunidades individuales. En el fondo se trata de aprovechar el potencial que todas las personas tienen, independientemente de sus condiciones de partida, para invertir de manera óptima en capital humano, crear empresas y poder llevar a cabo sus ideas. Es indudable que una educación pública de alta calidad, un fracaso escolar pequeño y un mercado laboral que funcione apropiadamente son factores importantes para mejorar las oportunidades individuales (y la eficiencia), pero a la hora de acumular riqueza sería conveniente que el talento y esfuerzo personal fueran determinantes y no tanto las herencias recibidas.

      Un cordial saludo.

  • Me gustan los artículos de neg porque con el uso de las matemáticas se trata de ocultar los sesgos:
    “La teoría moderna de Justicia Social considera que la desigualdad causada por las circunstancias es injusta puesto que ésta no puede ser modificada por un mayor esfuerzo individual, condicionando así las oportunidades de los individuos” Yo no soy guapo, este no es un factor del que pueda usar para sacar provecho como hacen mis amigos en su faceta profesional. Alguno ha hecho buenos negocios. Así que esto es injusto porque condiciona mis oportunidades y por mucho que me esfuerce no lo puedo modificar sustancialmente.

    ” Si todos los individuos tienen la misma riqueza esperada, las circunstancias personales son irrelevantes, pero si la distribución de riqueza esperada es desigual, las condiciones de partida tendrán importancia.” ¿porque hay que hacer las circunstancias personales irrelevantes?¿No es eso la riqueza/diversidad de todo, incluso de la biologia?¿Por que solo debemos tener la misma riqueza esperada?¿No nos definen más características relevantes?¿Por que las condiciones de partida no tienen que ser relevantes? Ni en la física, ciencia natural y objetiva, lo son.Si la riqueza es tan relevante, ¿porque no se ataca directamente su carencia?
    Se necesita un analisis más objetivo pero sobre todo multivariable. El bienestar en la vida viene más determinado por lo intangible que por lo tangible, y dentro de esto, no sólo por la riqueza.

    • Estimado Carlos,

      Nosotros no pretendemos medir el bienestar, el cuál por supuesto depende de múltiples variables. Tan solo intentamos mostrar que los datos apuntan a que la riqueza individual acumulada depende en gran medida de las herencias. Nótese que cuanto más importen las herencias, menos lo harán el esfuerzo y el talento lo que acabará afectando al crecimiento económico.
      Por otro lado, es importante entender que cualquier afirmación del tipo que sea requiere un modelo sea éste explícito o implícito. La ventaja de utilizar las matemáticas es que permiten hacer explícitos los supuestos (axiomas) y contrastarlos (estadística). El lenguaje verbal no lo hace y encima no evita las incoherencias. Acordémonos de la Escuela Historicista…
      Por último, el ser más o menos guapo no tiene en principio importancia para acumular capital humano, crear empresas o tener buenas ideas. Tan solo otorga un premio salarial en algunos trabajos.
      Un cordial saludo

      • “Nótese que cuanto más importen las herencias, menos lo harán el esfuerzo y el talento lo que acabará afectando al crecimiento económico.“

        Nótese que cuanto más alto sea el tributo que se pague por la herencia menos generaré en esta zona de estudio, a más impuestos menos interés. Por ende menos crecimiento económico. Que el capital acumulado pase de manos no es malo. Lo malo es distribuirlo al antojo preestablecido.

        • “cuanto más alto sea el tributo que se pague por la herencia menos generaré en esta zona de estudio, a más impuestos menos interés. Por ende menos crecimiento económico.”

          Esto es más una hipótesis a comprobar que un hecho contrastado.

          • “Nótese que cuanto más importen las herencias, menos lo harán el esfuerzo y el talento lo que acabará afectando al crecimiento económico”.

            ¿Esto no es más una hipótesis a comprobar que un hecho contrastado?

  • Muy interesante análisis, muchas gracias por la entrada!
    Un aspecto que me ha llamado la atención de la figura 1, y que no comentáis en el texto, es que Espanya es el único país de los cinco donde el porcentaje de la desigualdad explicado por la riqueza es mayor en la no financiera que en la financiera. Cuál es vuestra interpretación al respecto?

  • Ciertas preguntas, si es ineficiente la desigualdad a la riqueza, y normalmente el colectivo inmigrante, “genera” esa desigualdad” (son de los colectivos mas afectados) a la riqueza, (al venir con una mano delante y otras detrás y muchas veces sin nada de riqueza previa ni capital humano por asi decirlo modifican la distribución de riqueza) entonces aumentar la desigualdad en nuestro pais, generan ineficiencias que alteran nuestro crecimiento, ergo, la inmigracion genera desigualdad … que genera destruccion de crecimiento e ineficiencias no?

    Por otr lado el Impueso de sucesiones seria bueno para desigualdad? actualmente se propone el modelo “lagares” (del famoso informe de expertos) pero le veo problemas, primero no esta armonizado (los regimees forales seguirian haciendo lo que quieran ) lo cual imposibilita que funcione (no lo digo yo, lo dice un informe de la ceoe donde se admite que o esta armonizado o incluso puede ser contraproducente)
    Segundo punto, el informe en su propuesta 55, propone quitar las reducciones a la vivienda habitual (cosa que suele heredar la clase media) pero mantener las reducciones a la herencia de empresas (cosa que beneficia a los ricos) pregunto con semejante propuesta (actualmente es lo psoe y UP) ya se que hay modelos alternativos, pero actualmente este es el que esta en la mesa, y el que se aplicaría usted cree de verdad que dar deducción o reducciones a los ricos y quitárselas a la clase media mejoraría la desigualdad?

  • ¿Y si nos planteásemos, como decían los barbudos de 1848, abolir del todo la herencia? Digo, en nombre de la igualdad real de oportunidades.

  • No estoy de acuerdo en un razonamiento: las herencias obstaculizan el crecimiento porque desmerecen el esfuerzo individual.
    Non sequitur.
    ¿ El esfuerzo de quién ? Puede que disminuya el esfuerzo de los hijos, pero aumenta el de los padres. Ahí es donde debéis buscar el ímpetu hacia el crecimiento. Me parece que os habéis olvidado del esfuerzo de los padres, el sacrificio por los hijos. Lo siento pero eso, sobre todo hablando de herencias, creo que es un error muy grave.
    Un saludo.

    • Completamente de acuerdo Pablo.

      Por una parte un aumento en el impuesto de Sucesiones supone un desincentivo al ahorro y por tanto al esfuerzo para conseguirlo, y por ello a la actividad económica. La situación económica español actual no está para permitirse disminuciones en ahorro…

      Por otra parte, la igualdad de oportunidades no tiene porque verse perjudicada por la existencia de herencias sustanciosas. Las buenas ideas y los grandes talentos pueden y deben desarrollarse si existen mecanismos eficientes, independientemente de que haya más o menos herederos ricos o muy ricos.

      Saludos.

  • Estoy de acuerdo con estos últimos comentarios. No entiendo qué tiene de injusto o ineficiente que los padres se esfuercen para dejar a sus hijos una buena educación y bienes materiales que les aseguren el bienestar.
    No dudo de la calidad técnica del análisis, pero el artículo parte de unos supuestos fuertemente ideologizados, y esto se ve de nuevo durante la interpretación de los resultados, con el uso de adjetivos como “desalentador” o “preocupante” que denotan el sesgo de los autores.

  • En EE.UU. tenemos gente como Bill Gates, que expresamente se niega a que sus hijos hereden capitales cuantiosos que les permitan vivir de rentas sin aportar nada a la sociedad.

    La cultura española, en el fondo, es muy contraria a la economía de mercado. Aquí lo que todo el mundo busca es el “ventajismo del mercado”. Las incomodidades de la competencia, siempre para los demás, nunca para mí.

    Esto explica el asombroso número de comentarios a favor de la herencia.

    Confiemos en que la reacción radical para terminar con la perniciosa institución de la herencia venga de los países anglosajones, a los que tan dados somos a imitar en otras cosas.

    • “En EE.UU. tenemos gente como Bill Gates, que expresamente se niega a que sus hijos hereden capitales cuantiosos que les permitan vivir de rentas sin aportar nada a la sociedad”

      Claro, te refieres a uno de los hombres más ricos del mundo, un prodigio de sabiduría cuando conviene y el demonio cuando no. Ni las razones que el aduce no son precisamente esas, ni los va a dejar pelados. Desde luego esos chicos no van a pasar nada nadita de hambre.

Los comentarios están cerrados.