Nuevo Ingreso Mínimo Vital contra la Pobreza: una primera valoración…

José Ignacio Conde-Ruiz (@conderuiz).

La mayoría de los Estados de Bienestar europeos tienen, como principal escudo contra la pobreza, un programa de prestación de último recurso, al que pueden acudir los ciudadanos cuando han agotado todos los derechos a percibir otro tipo de ayudas. Los programas europeos de esta naturaleza son muy heterogéneos (ver este estudio de la AIReF para un análisis detallado por países) en cuanto a la cuantía, la cobertura o su gestión administrativa y muchos de ellos se encuentra bajo revisión para mejorar su eficacia. En el caso de España, históricamente esta competencia ha recaído exclusivamente en las CCAA dando lugar a un sistema de rentas mínimas regional muy fraccionado, con grandes disparidades territoriales que en muchos casos dejan sin protección a algunos colectivos.

Un análisis detallando (también ver AIREF (2107)) de este tipo de programas de rentas mínimas regionales nos muestra que también son muy heterogéneas tanto en la cuantía como en la cobertura. En cuanto a la cuantía, van de los 300 euros mensuales en Murcia o Ceuta, hasta los más de 700 euros mensuales en el País Vasco o en Navarra. En cuanto a la cobertura, para determinar los colectivos con derecho a las mismas, también se usan distintas rentas de referencia (8 comunidades usan el IPREM, tres comunidades el SMI y Cataluña ha creado una renta de referencia). Y para añadir una mayor heterogeneidad regional, las CCAA usan distintos porcentajes sobre sus rentas de referencia (que van desde 62% al 100%). Si a esto le añadimos una alta complejidad administrativa podemos decir que el modelo actual tiene una baja eficacia en su lucha contra la pobreza, incluso contra la extrema.

Por este motivo, creo que es imprescindible mejorar el actual sistema de rentas mínimas, estableciendo un nuevo diseño que ordene todos los programas de apoyo existentes, que garantice unas coberturas y cuantías mínimas en todo el territorio nacional y que mejore su eficacia y eficiencia. Cómo todo el mundo puede entender, el principal escollo para diseñar un Ingreso Mínimo Vital de carácter permanente, es la necesidad diseñarlo conjuntamente con las CCAA y su maraña de rentas mínimas de inserción.

Dada la urgencia de ayudar a los mas vulnerables afectados por la COVID-19 en este post abogaba por establecer un Ingreso Mínimo Vital de emergencia que sirviera como laboratorio de pruebas para un IMV permanente. Sinceramente creo nuestro país necesita un programa de IMV para hacer frente a la pobreza y en particular a la pobreza infantil. No hay nada que generé más desasosiego que la pobreza infantil. Los niños en hogares pobres o marginales están condenados al fracaso escolar, lo cual dificulta mucho la movilidad social. Por lo tanto, creo que la lucha contra la pobreza infantil es una de las políticas mas importantes para garantizar la igualdad de oportunidades. Y este sentido el nacimiento de IMV permanente bien diseñado es sin duda una muy buena noticia.

El gobierno ha descartado la puesta en marcha de un ingreso mínimo de emergencia frente al COVID-19 y ha optado por introducir directamente un Ingreso Mínimo Vital de carácter permanente con las siguientes características. Se trata de una ayuda que complementa los ingresos de familias vulnerables. El requisito para ser considerado vulnerable es tener una renta que se queda 10 euros o más por debajo del umbral mínimo establecido. El nuevo IMV a modo de renta garantizada servirá de complemento. Es decir, una familia que cumpla los requisitos le corresponde una renta mínima de 1.000 euros tendrá derecho al complemento si ingresa 990 euros o menos. El montante de la ayuda va a depender del número de miembros y de hijos y de la tipología del hogar entre otras cosas. Se han establecido 14 tipos de hogar. Estos irán desde el compuesto por un adulto solo, al que le corresponderán 461,5 euros mensuales, hasta las familias compuestas por tres adultos y dos niños o más o por cuatro adultos y un niño (1.015 euros/mes). El Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) se hará cargo de la gestión del ingreso mínimo en toda España, excepto en Navarra y el País Vasco, donde se encargarán las administraciones autonómicas.

En una primera reflexión he identificado algunos problemas de diseño que creo que se deberían corregir para conseguir que el necesario programa de IMV que acaba de nacer mejore su potencia y su eficacia como lucha contra la pobreza.

Papel de las CCAA. La parte positiva del nuevo IMV es que consigue crear una garantía de rentas mínima a nivel estatal (igualando en un mínimo a todas las CCAA), buscando la armonización con los sistemas de rentas de inserción ya existentes. Es decir, garantiza un mínimo común por parte del estado, y da libertad a aquellas comunidades, que así lo deseen, complementen sobre este mínimo garantizado.

El problema principal, probablemente por la urgencia en la negociación con las CCAA, es que no hay ningún tipo de obligación por parte de las CCAA a colaborar en el coste y estas estratégicamente pueden retirar sus rentas mínimas para ser reemplazadas por el IMV estatal. De hecho, ni siquiera se tienen en cuenta las rentas autonómicas que pueda estar recibiendo una familia en este momento, a la hora de aplicar el control de rentas que determina los requisitos para percibir el IMV. Es decir, el nuevo IMV de la Seguridad Social que percibirá una familia será exactamente el mismo, tanto si esta familia estaba percibiendo ya la ayuda autonómica como si no la estaba percibiendo. Por lo tanto, es muy probable que la mayor parte de las CCAA reduzcan sustancialmente sus programas de rentas mínimas, y únicamente aquellas CCAA que ya tienen rentas mínimas muy generosas, como el País Vasco o Navarra, los mantendrán, como complemento. Para garantizar que las CCAA siguen aportando recursos para la lucha contra la pobreza, un diseño más razonable sería que el nuevo IMV fuera co-financiado por las CCAA y la Seguridad Social. De esta forma, no solo se obtendría un sistema de protección más potente (actualmente las CCAA dedican 1.500 millones y dan apoyo a 350 mil familias en sus programas de rentas mínimas), sino que también ganaría en corresponsabilidad fiscal pues no olvidemos que son las CCAA las que tienen las competencias en asuntos sociales.

Incentivos al empleo. Al estudiar los programas de rentas mínimas que mejor funcionan hemos aprendido que los programas de ingresos mínimos deben tener importantes incentivos al empleo para evitar las llamadas “trampas de la pobreza” que generan persistencia y reducen la movilidad social o el desplazamiento de rentas hacia la economía sumergida. En la nota de prensa del decreto se dice:

Además, se fomentará la participación en el mercado laboral con incentivos. Cuando el titular de la prestación no tenga empleo y lo encuentre, parte de su salario estará exento transitoriamente en el cálculo de la prestación. En el caso de que esté ocupado, cuando su salario se incremente, la cuantía de la prestación se reducirá en una cantidad inferior. En el caso de que el titular no esté ocupado, se exigirá la inscripción como demandante de empleo para el acceso a la prestación.”

Habrá que esperar a los detalles del RDL para ver cómo son dichos incentivos al empleo. Voy a poner dos ejemplos para ilustrar por qué un IMV sin incentivos al empleo puede generar incentivos perversos.

Supongamos que el IMV (a modo de renta garantizada) para una familia de 5 miembros que cumple los requisitos para percibirla, son 1.015 euros al mes y el IMV no tuviera incentivos al empleo.

Ejemplo 1. La familia tiene ingresos por 915 euros, que es el sueldo de uno de los miembros. En este caso el IMV al que tendría derecho son 1.000 euros. Pero si la persona que esta trabajando por 915 euros deja de trabajar, el IMV sería de 1.015 euros. Es decir, el IMV pasaría de 1.000 a 1.015 euros mes. Por lo tanto, podemos decir que, en esta situación, el trabajador dedica su jornada laboral para obtener tan solo 0 euros. Por lo tanto, podemos decir que, en esta situación, el trabajador dedica su jornada laboral a obtener 0 euros (es decir es cómo si tuviera un 100% de tipo impositivo).

Ejemplo 2. La familia tiene 0 ingresos pues nadie trabaja. En este caso el IMV será de 1.015 euros. Supongamos que tiene la suerte que a un miembro de la familia le ofrecen un salario de 1.011 euros y lo acepta. En este caso el IMV pasará de 1015 euros a 1 euro.

Luego, en el ejemplo 1 ¿qué incentivos tiene el miembro de la familia que esta trabajando a seguir trabajando? o lo que es más grave, ¿qué incentivos tiene de pasarse a la economía sumergida? Y en el ejemplo 2, ¿qué incentivos tiene el trabajador a aceptar el empleo por 999 euros? Creo que las preguntas se contestan solas. En mi opinión los incentivos deberían ser al estilo de los “negative income tax”. Este problema de incentivos también lo tenia iniciativa legislativa popular sobre establecimiento de una Prestación de Ingresos Mínimos como puse de relieve en este post. Esperemos que diseño final de los incentivos al empleo, que conoceremos tras la publicación del RDL, sean los adecuados.

También es importante tener en cuenta, que introducir incentivos al empleo, requiere un mayor gasto del calculado de forma estática. Según algunos cálculos solventes la introducción de incentivos monetarios al empleo supondría un aumento del coste total del programa en una horquilla del 28% al 50%. Cuando tengamos los detalles una vez se publique el BOE, analizaré en detalle cómo funcionan estos incentivos.

Estabilidad Fiscal. Como hemos dicho en muchas ocasiones en este blog, España aún no ha resuelto su crisis fiscal y lo que resulta más preocupante desde el año 2014 el déficit estructural no ha parado de aumentar (ver aquí para una análisis de la consolidación fiscal en España desde la crisis de 2008). Simplificando, el déficit estructural es el déficit que tendría una economía cuando crece a su potencial y sin tener en cuenta las medidas temporales (o medidas “one-off”) tanto de gastos como de ingresos. En este sentido, a diferencia de un IMV temporal, un IMV permanente aumenta el déficit estructural. Dado que aumenta los gastos de forma estructural, lo responsable para no introducir tensiones fiscales adicionales es introducir medidas de aumento de los ingresos capaz de financiarlo. No obstante, dicen que son 3000 millones de euros, pero ¿son adicionales? pues, a parte del comportamiento estratégico de las CCAA reduciendo sus programas rentas mínimas, parece que la prestación por hijo de la Seguridad social, o al menos una parte de ella,  va a desaparecer.

Cobertura. El gobierno anuncia que el IMV tendrá una cobertura inicial de 850 mil familias y un coste de 3.000 millones anuales. En una situación previa a la pandemia, como la analizada por la AIReF en 2017, hablaba de 1,8 millones de familias como el objetivo a cubrir y un coste de 5.500 millones. Evidentemente en estos momentos donde muchas familias han sido golpeadas por la pandemia, el colectivo de vulnerables será incluso mayor. Por lo tanto, creo que es muy probable que este IMV sea insuficiente para luchar contra la pobreza asociada al COVID-19. En este sentido, cobra aún más importancia una buena negociación con las CCAA para que entren a co-financiar este nuevo IMV, alineen sus incentivos, mejore la corresponsabilidad fiscal y eviten que los recursos que ya están dedicando a la lucha contra la pobreza acaben desviándolo a otras funciones. Para el tema de la cobertura es importante conocer los detalles de cómo se van a considerar la caída de ingresos por culpa de la pandemia. Para conocer lo ocurrido en  2019 tenemos los registros de la Agencia tributaría, pero ¿para este año 2020? ¿cómo se va a hacer?. Y, ¿se van a considerar los ingresos contemporáneos  de forma excepcional solo este año por la pandemia o de forma estructural?

En definitiva, creo que la puesta en marcha del IMV recién anunciado por el gobierno es un paso muy importante para completar nuestro Estado del Bienestar al introducir una prestación de último recurso general y homogénea en todo el territorio nacional. Seguramente es el avance en materia social más importante desde la puesta en marcha de la Ley de Dependencia de 2006. Comparto completamente el objetivo de luchar contra la pobreza, y en particular contra la pobreza infantil. No obstante, creo que tiene importantes problemas de diseño que el necesario recién nacido programa de IMV debería tratar de resolver lo antes posible para mejorar su potencia y eficacia cómo escudo contra la pobreza. Por último, es muy destacable, que por primera vez nace un programa del Estado del Bienestar estableciendo un mecanismo para poder ser evaluado. La evaluación de políticas públicas es crucial para la mejora de los programas y el uso eficiente de los recursos públicos.


Nada es gratis y NeG tampoco lo es: donaciones 2020

Muchas gracias por realizar tu aportación aquí:

Donar

Puedes realizar tu donación a través de PayPal o mediante transferencia bancaria a nuestra cuenta de Bankinter (Titular: Asociación Nada es Gratis, IBAN: ES24 0128 0024 4901 0006 7026).

Hay 20 comentarios
  • Voy a centrarme en tu comentario “por primera vez nace un programa del Estado del Bienestar estableciendo un mecanismo para poder ser evaluado” Sería muy de agradecer una explicación sobre como se hara este diagnostico de su utilidad y que parametros pretende chequear.

    Visto que experiencias previas (Finlandia) sirvieron para NO demostrar (A falta de un analisis completo, es la conclusión preliminar) que se favorezca la empleabilidad. ¿Cual sería aquí el objetivo? Si para un subsidio puede existir otro que evitar la pobreza….a veces se olvida, algo tan importante. ¿Y cuales serán las métricas usadas? Pues sin definir métricas objetivas (Algo en ocasiones muy difícil) los datos son demasiado interpretables, lo que en estadistica es obtener el resultado esperado, según quien lo lea. Algo que tampoco debe llevarnos a la inacción, pero que favorece la crítica facil y la desinformación.

    • Muchas gracias Miguel Angel,

      Es cierto que faltan aun análisis empíricos rigurosos que muestren la causalidad. Por mi parte, el hecho de poder ayudar a mejorar la vida de los niños es hogares pobres es suficiente para justificar su existencia. Hay evidencias, del impacto de este tipo de ayudas sobre el desempeño de los niños en hogares pobres. Si consigues esto, pues al final los niños tendrán la posibilidad de no ser un fracaso escolar y de repetir la marginalidad de sus padres. Si lo evitas, podrías catalogar el programa como un de los instrumentos mas potentes por la igualdad de oportunidades y de movilidad social.

      Respecto, a la necesidad de más conocimiento empírico, en principio este IMV lleva asociado el compromiso de su evaluación continua poniendo a disposición de los investigadores todos los datos necesario. Esto seria nuevo y seria una muy buena noticia, que habría que ampliar a todos los programas para poder ir cambiando los aspectos que no funcionan. En los tiempos que corren, la evaluación de políticas públicas rigurosas pueden ayudar a mejorar la eficiencia del gasto y evitar recortes generalizados.

  • por qué dice i”ntroducir incentivos al empleo, requiere un mayor gasto del calculado de forma estática”. ?

  • Hola mi nombre es fatima quiero saber si puedo cobrarla con la ayuda de la comunidad madrid por ejemplo yo cobró 500€ de la entidad mínima de la comunidad Madrid puedo cobrar la renta minima vital gracias

    • Estimada Fatima, en principio yo creo que sí puedes solicitar el nuevo IMV. Puedes cobrar la Renta Mínima de la CCAA y al mismo tiempo solicitar el IMV y si te lo conceden pues tendrás las dos. Seguramente la CCAA acabara retirando la ayuda o una parte de ella, pues la nueva ayuda entrara en el computo del control de rentas para conceder la ayuda regional. Pero esto va a depender de cada CCAA. Suerte!!

  • No he entendido el primer ejemplo que pones:

    “La familia tiene ingresos por 915 euros, que es el sueldo de uno de los miembros. En este caso el IMV al que tendría derecho son 100 euros. Pero si la persona que esta trabajando por 915 euros deja de trabajar, el IMV sería de 1.015 euros. Es decir, el IMV pasaría de 100 a 1.015 euros mes. Por lo tanto, podemos decir que, en esta situación, el trabajador dedica su jornada laboral para obtener tan solo 100 euros”

    Salvo error mío, la conclusión es todavía peor: el beneficio marginal que obtiene esa familia si dicha persona trabaja es de cero euros.

      • Le he dado vueltas al ejemplo 1 pero no acabo de encontrarle sentido. Tal y como está escrito:
        “La familia tiene ingresos por 915 euros, que es el sueldo de uno de los miembros. En este caso el IMV al que tendría derecho son 1.000 euros. Pero si la persona que esta trabajando por 915 euros deja de trabajar, el IMV sería de 1.015 euros. Es decir, el IMV pasaría de 1.000 a 1.015 euros mes. Por lo tanto, podemos decir que, en esta situación, el trabajador dedica su jornada laboral para obtener tan solo 0 euros. Por lo tanto, podemos decir que, en esta situación, el trabajador dedica su jornada laboral a obtener 0 euros (es decir es cómo si tuviera un 100% de tipo impositivo)”

        Entiendo que si la persona está cobrando 915€, el IMV al que puede acceder sea de 100€, no de 1000€, ¿no?. El IMV si esta persona deja de trabajar pasaría entonces de ser 100€ a 1015€, la cantidad máxima de renta que se puede percibir. La conclusión, ahora sí, es que el trabajador recibiría la misma renta total trabajando y recibiendo el IMV o recibiendo el IMV sin trabajar, es decir, 1015€.

        Un saludo

  • Buen día, al final de su segundo paragrafo indica que alta complejidad administrativa y heterogeneidad regional es igual a ineficacia. En que se basa para realizar esa afirmación tan peligrosa?
    1) la regionalidad permite sensibilidad a las distintas inflaciones regionales. Aunque cobren lo mismo , no cobran lo mismo un guardia civil o un empleado de banca en Málaga q en Barcelona.
    2)la complejidad administrativa para determinados asuntos es necesaria ya q lo q se dirime son gastos a fondo perdido por el fracaso como estado de no proporcionar una solución mejor que nos lleva a la senda de Venezuela.
    3) eficiencia en la lucha en pobreza infantil y la RMVITAL no irán de la mano se diluirán seria mas efectivo pagar a esos niños el comedor escolar y crearle una mochila austriaca a cada uno para el que llegue tenga pagada las tasas universitarias en una carrera STEAM.
    El mundo de las afirmaciones es tambaleante y la coherencia altamente insegura.
    Reciba un cordial saludo.

    • Estimado Pepe

      Gracias por el comentario, me estoy refiriendo a la perdida de eficacia a nivel de país, por tener distintas Rentas de Inserción con distinta generosidad y cobertura. Es decir, si unas CCAA tienen programas potentes y otras programas insuficientes, no vas a poder acabar con la pobreza infantil a nivel del territorio nacional. Por este motivo, me parece correcto la introducción de un mínimo homogéneo a nivel nacional, que coordine todo y que las CCAA simplemente pues lo complementen en los territorios donde sea necesario. En este aspecto, yo creo que queda mucho trabajo pendiente para conseguir un gran acuerdo con las CCAA para que entren a co-financiar, mejoren la corresponsabilidad fiscal con el objetivo de aumentar la potencia del IMV y con ello su eficacia contra la pobreza, que es al final lo único que importa.

  • Hola,

    Dado los posibles efectos perniciosos del ingreso mínimo, existe algún estudio que compare dicho ingreso vs impuestos negativos o rentas en especie. Me gustaría entender si es más conveniente subsidiar vales de comida, gasto escolar, y vivienda o dar un ingreso vital. ¿ Qué garantías hay de que dicho ingreso vital sea utilizado para financiar educación y o mejor alimentación de los niños versus otros gastos?¿Qué incentivos estamos creando a la economía sumergida? Cómo ve, tengo muchas preguntas y pocas respuestas….

  • ¿Las evidencias empíricas son de estudios en España u otros países? Ese dato creo que es clave. Yo no creo que en España esto funcione. Podría ser en otros países con un población pequeña y muy homogénea. Pero en España, que tiene un cierto tamaño y, ahora mismo una población muy heterogénea sólo va a acarrear un déficit estructural aún mayor en un momento muy delicado y desincentivará la búsqueda de empleo y de mejores salarios a buena parte de sus receptores, cronificando una situación de marginalidad, dependencia y quizá a medio plazo, pobreza, ya que es dudoso que esta ayuda se pueda mantener en el tiempo si no reducimos el déficit estructural. Mientras, habremos convertido a una parte de la población en edad de trabajar en personas sin experiencia laboral y sin formación.
    En mi opinión, el clima es un dato muy importante y no es lo mismo un año en Dinamarca en una vivienda precaria, que en una en cualquier parte de la mitad Sur de España o incluso parte de la mitad Norte.
    Por otro lado, estas ayudas ya se daban por parte de las comunidades autónomas y a determinadas minorías étnicas (“la ciudadanía”). Resultados tras varios lustros: nulos. Vivo en Puente de Vallecas desde hace más de quince años y veo la realidad de la calle en toda su crudeza (vivo al lado de un comedor social). Los estudios de las ciencias sociales no son normalmente extrapolables entre distintas poblaciones. Acabar con la pobreza infantil es loable, que este medio sea el mejor, lo dudo.

  • Sobre incentivos al empleo creo que debemos recordar, que muchos son los que indican que percibir la prestación por desempleo (Consecuencia de unos derechos cotizados) también desincentiva la aceptación de algunos trabajos. ¿Eliminamos entonces esta solución? O la perfeccionamos, para que sin convertirla en mano de obra subencionada, resulte más eficaz.
    Como eliminar su discontinuidad (Debiese ser acumulativa e independiente de los periodos de inactividad) Puede ser compatible por tiempo parcial con un sueldo reducido (Una parte de lo ofertado) el periodo de prueba en contratos indefinidos (Con devolución si no se consolidan, claro)
    Todo ellos trasladable al nuevo IMV., Sin desmerecer su principal función: minimizar la pobreza.

  • En mi opinión es positiva la medida aunque hay que asumir que habrá un porcentaje significativo de fraude, como de hecho ya lo hay.

    A modo de ejemplo del fraude ya existente en la Comunidad de Madrid, puedo comentar el caso de una oficina de seguros situada junto a unas viviendas sociales de un “realojo de un barrio chabolista” de hace unos 20 años.

    Gran parte de los clientes exigen el pago del seguro del coche en metálico en la oficina de seguros porque reciben la prestación de RMI de la CAM y no quieren que quede rastro bancario de sus ingresos y gastos reales. Las pólizas corresponden a coches de tipo medio. Los ingresos reales les vienen de varios lados, mercadillos de fruta, “trapicheos” y claro la Renta Mínima de Inserción como complemento.

    Algunos hasta comentan sorprendidos que ellos no podrían vivir con un sueldo de poco mas de mil euros como el del pobre empleado de la oficina.

    En mi opinión es imposible evitar este tipo de fraude de falsos pobres. Mi intuición es que se comerá cerca de la mitad de las prestaciones pero estadísticamente será 100% efectiva para la reducción teórica de la pobreza ya que el fraude no queda detectado.

  • “familias compuestas por tres adultos y dos niños o más o por cuatro adultos y un niño (1.015 euros/mes).”

    Alguien de verdad que vive en el mismo país que yo, que paga luz, agua, transporte, y con suerte un alquiler barato o una hipoteca baja, piensa que una casas donde viven 3adultos y 2 niños o 4adultos y 1niño pueden vivir con 1.000€ al mes como para decidir no trabajar ninguno de los 3 o 4 adultos?

    Sin contar con pagos de IBI, seguros de hogar, basura, comunidad, ropa, transporte, material escolar, ah!! Se me olvidaba… Comida…

    Falta el dato más importante, que es el gasto medio en alimentación y alojamiento por grupo familiar en España.

    Pensar cuanto os gastais en comer y en alojamiento cuando habléis de este tipo de ayudas.

    Estoy totalmente de acuerdo que hay que hacerle un seguimiento en el tiempo y ver en qué se puede mejorar.

    Un saludo
    Cayetano R.

Los comentarios están cerrados.