Los salarios en los niveles altos del sector público: You get what you pay for (por Jesús Fernández Villaverde y Luis Garicano)

Este post no le va a gustar a absolutamente nadie pero nos parece que es algo muy importante donde hay que romper con una mala política nacional y que la publicación de los patrimonios de los políticos nacionales hace más relevante que nunca.

Miremos los sueldos de los líderes en países europeos comparables a España (o al menos a los que deberíamos aspirar a parecernos). El Presidente de Francia tiene un salario de $346.000, el Primer Ministro británico, $384.000 y la canciller alemana, $391.000. En el otro lado del mar, el Presidente de EEUU, $494.000.

En comparación, el presidente del gobierno de España gana … ¿cuánto se imagina ustedes tras ver esos números?

Pues no, gana 67.427 euros, más un complemento de 10.446. Y así le va: su fondo de pensiones es de 3.000 euros. Rubalcaba, como ministro del interior, se queda aún más corto: 55.519 euros.

El igualitarismo papanatas que está detrás de tales cifras (y que aún las quiere reducir, una de las peticiones de varios grupos del 15-M era bajar el sueldo de los políticos al nivel medio de los sueldos españoles) tiene que terminar. En la práctica, vivimos en una situación en la que es imposible que los mejores puedan ir al sector público.

A muchos de nuestros lectores les podrá parecer que 70.000 euros es un sueldo magnífico. Y, sí, en comparación con el sueldo medio en España, lo es. Pero si uno es una persona formada, con estudios de postgrado en una universidad famosa, con conocimientos de idiomas (hablar y escribir inglés sin dificultad), inteligente, trabajadora, y con unos cuantos años de experiencia se puede aspirara en España aspirar a ganar 100.000 euros o 150.000 euros sin ningún problema en un bufete de abogados decente o en una consultoría mediana - recuerden, estamos hablando de los mejores. En una buena, los salarios pueden ser de 200.000 o 300.000 o más. Y si en España pudiera resultar difícil, ahí está el avión para montarse e irse a Londres o a cualquier otra capital europea en un momentito donde te pagan eso y mucho más.

¿Y a quién queremos poner de nuevo ministro de fomento o de nuevo secretario de estado de hacienda? ¿A una persona media que merezca un sueldo medio o una persona que cumpla los requisitos de excelencia a los que nos referíamos anteriormente?

Cuando el siguiente presidente forme gobierno e intente buscar a los mejores del sector privado para solucionar los problemas de España se va a encontrar con una curiosa situación. Les va a ofrecer meterse en el lío mayor de su vida, tener manifestantes en su casa protestando, amigos insultándole, familiares criticándoles y encima, si ciertamente son los mejores, teniendo que renunciar a muchísimo,  ¿qué van a decir?

En política, como en todo, you get what pay for.

Hay 89 comentarios
  • Me solidarizo completamente con el contenido de la entrada. Ya hace tiempo dije que vale la pena subir el sueldo de los políticos y luego echarlos con cajas destempladas si no funcionan: https://nadaesgratis.es/?p=3170
    Y en uno de los primeros que escribí, hace casi dos años, sobre los funcionarios en general en el que predije que los sueldos de los funcionarios tendrían que bajar, pese a la promesa en contrario de la ministra de economía en aquel momento:
    https://nadaesgratis.es/?p=789

  • Con lo único que no estoy de acuerdo del artículo es con que nadie va a estar de acuerdo con él, ya que al menos yo lo estoy.

    Efectivamente los gobernantes (no los parlamentarios) deberían de ganar mucho más para probocar efecto llamada de los mejores.

    Esto no es incompatible, sino todo lo contrario, con la necesidad de una mejora de la ley electoral para fomentar que los políticos que lleguen sean los mejores, y no los más fieles al partido.

  • Si subieramos los sueldos de los políticos lo que conseguiríamos es que hubiera más personas que quisieran participar de la política. Lo que parece que obviamos es que lo que se exige a un político es caer bien a la gente no tener un doctorado. Tal vez el problema está en el sueldo de los votantes.

  • La retribución de los miembros del gobierno y de los altos cargos de la administración es demasiado baja. Probablemente para captar a los mejores profesionales para esos puestos habría que ofrecer mejores sueldos, quizás incluso con importantes paracaídas dorados que cubrieran con elevadas indemnizaciones posibles salidas prematuras. Sin embargo, no creo que sea el momento para ello.
    La respuesta social a un gobierno que impone recortes a la ciudadanía y comienza por subirse el sueldo podría poner en peligro las necesarias reformas.

  • Hombre poner la venda antes que la herida pase, pero justificar que un memo como nuestro presidente, dicho sea con venia, sin otro bagaje laboral que medrar en política, sin postgrado alguno, sin idiomas, sin expediente brillante, gane lo mismo que los presidentes que rigen sus paises con apreciable mayor acierto y con asunción de responsabilidades creíble que el memo que sufrimos, dicho sea de nuevo con venia, pues no. Como usted dice,.... "Pero si uno es una persona formada, con estudios de postgrado en una universidad famosa, con conocimientos de idiomas (hablar y escribir inglés sin dificultad), inteligente, trabajadora, y con unos cuantos años de experiencia se puede aspirara en España aspirar a ganar 100.000 euros o 150.000 euros sin ningún problema en un bufete de abogados decente o en una consultoría mediana – recuerden, estamos hablando de los mejores..." pues, eso, que ni Blanco, ni Zapatero, ni Rajoy, ni Pajín, ni Trujillo, ni Revilla, ni Chaves, ni Zarrias, ni Arenas, ni muchos de ellos cumplen con los requisitos que usted esgrime para justificar tal dispendio. Fíjese en un dato que no veo que a muchos les llame al atención, casi todos los políticos, y sobre todo los que llevan varias legislaturas, tienen contratados préstamos hipotecarios de importes importantes (200 mil , 300 mil y superiores), como si no tuvieran que dejar la cosa pública en 4 años y de la escasa prudencia (o completa confianza en el aparato del partido correspondiente que los colocará en uno u otro lado, a seguir inflando su C.V)..... revelador.

  • ¿Podrias hablarnos del nivel de salarios de los ejecutivos de Lheman Brothers, de AIG o de los políticos de la quebrada Irlanda?

    "You get what you pay for"

    Por cierto conozco a muchísima gente muy trabajadora y muy inteligente que está en paro o con trabajos y sueldos de mierda. A ver si respetamos un poquito más a los demás y somos menos elitistas.

  • De acuerdo con ka idea del el post y también con el comentario de Meztger. En circunstancias ideales, sí, alguien trabajador, inteligente y formado llega a esos salarios.

    En la realidad española, que es la que conozco mejor, sinceramente, no. Por lo menos no es condición suficiente.

    Y ya no es solo una cuestión de la situación actual, sino de que para llegar a esos salarios muchas veces cuenta mucho la habilidad "política" o incluso las "tragaderas", cosa que no va necesariamente implícito en alguien trabajador, formado, inteligente y con experiencia.

  • Hace muchos años un secretario de estado al que le pregunte como era posible que los sueldos de los profesores universitarios no fueran mas altos me dio dos razones. Una, que tenían ingresos adicionales porque se dedicaban a otras cosas. Dos, que un 10 por ciento lo podrian merecer, por sus aptitudesby dedicación, pero que seguramente el 9o por ciento restante, no. Seguramente, lo mismo ocurre con otros puestos en los administraciones publicas, sean funcionarios o políticos de carrera. Creo que razón y la solución no es un aumento general de los sueldos públicos, sino una racionalización de la estructura salarial y mas pagos por resultados.
    (escrito en un IPad que reconoce acentos de una manera que parece aleatoria. Disculpas por los errores ortográficos)

  • El problema no solo, ni principalmente, afecta a los politicos, sino también a los niveles altos del funcionariado y es más complicado de lo que parece, sobre todo por la dificultad de discriminar.

    Entre los políticos que ocupan puestos de cierto nivel hay muchos que son gente mediocre, que se ha dedicado siempre a la política (o aledaños), de baja formación y que francamente no hubiera sido nunca capaz de progresar en el sector privado. Entre los funcionarios de nivel los hay buenos, malos y regulares. Muchos de ellos tampoco hubieran tenido éxito en
    el mundo privado.

    De todas formas, algo hay que hacer (o empezar a hacer). La sociedad actual, mucho más abierta y dinámica que la de hace años, agudiza el problema. El deterioro de la calidad es progresivo y, si no hacemos nada, acabaremos echando de menos a los políticos y altos funcionarios actuales, que ya es decir.

  • Estoy de acuerdo con este artículo; si quieres a los mejores has de pagar por ello. Pero yo no dejo de ver un problema que va en la línea de lo que ha argumentado Pildoro. En España los partidos son instituciones muy cerradas cuyos dirigentes no destacan por ser los mejor preparados sino los que han llegado ahí por fidelidad al partido. Personas sin oficio ni beneficio al margen de la política que pasan de ayuntamientos a gobiernos de CCAA y si llegan alto a retirarse en diputaciones o en el parlamento europeo. Personas cuyo coste de oportunidad por dedicarse a la política no es de los sueldos mencionados sino más bien (por preparación académica, idiomas y experiencia profesional) algo más similar a un mileurista y por ello el incentivo para parasitar de por vida es muy alto. No se trata pues de un modelo que a mi entender sería el ideal: Profesionales liberales que deciden dedicar unos años de su carrera (por ejemplo una o dos legislaturas) a hacer aquello que consideran necesario y una vez hecho marcharse. A mi entender sería muy frustrante que los salarios de la clase política aumentasen pero que no fuera suficiente incentivo para atraer a profesionales cualificados y sí en cambio para facilitarle la vida a los politicuchos de turno.

  • En primer lugar: muchas gracias por hacerme reconsiderar muy a menudo mis opiniones basadas en prejuicios, ideologías, o hipótesis que, por mi desconocimiento de economía, me parecen más lógicas de lo que en realidad son. Pero me resulta mucho más fácil echar por tierra mis ideas preconcebidas cuando vuestros argumentos están basados en "pruebas", que cuando se basan en argumentos más o menos sólidos. En este caso, si bien comparto vuestro razonamiento, es de agradecer el estudio que aporta en otro comentario Mónica Martínez Bravo para confirmar vuestra hipótesis.
    En segundo lugar: no podríamos indexar los salarios de los políticos a su productividad? Pongamos, por ejemplo, indexándolos al PIB per cápita, o a cualquier otra magnitud que os parezca a los economistas más adecuada.

  • La "inocencia" que denuncia JAIME en una intervención anterior se hace incomprensible si atendemos a un titular (no contrastado y por tanto entre paréntesis) que aparece en la prensa de hoy. Y como ese......

    "Marcelino Iglesias es propietario de 44 Ha de suelo lindante con el proyecto urbanístico ....."

    Mientras no haya listas abiertas y transparencia, hablar de sueldos oficiales es, cuanto menos, de una inutilidad manifiesta.

  • No puedo estar mas de acuerdo. Ya va siendo hora de decir estas cosas alto y claro. Estar en politica esta muy bien para quien no podria adpirar a tener un sueldo similar con su profesion, suponiendo que tenga una, o para quien es rico por su casa. Tampoco esta mal para funcionarios cualificados porque tampoco sus sueldon son para tirar cohetes.Aunque conviene no fijarse solo en el suedo...por ejemplo a mi me han llamado la atenvion los generosos creditos que tienen sus señorias, algunos concedidos por cajas de ahorro afines. Yo preferiria sueldos mucho mas altos y mucha mas transparencia. Y que les den o no los creditos como a todo el mundo.

  • Es evidente que el coste de oportunidad de dedicarse a la alta función pública no debería ser tan alto. Aunque quizás no sea malo que exista, en una pequeña medida.

    Lo que no comprendo en absoluto es la asunción implicita de Luis de que el valor que un individuo aporta a una organización esté fundamentalmente correlado con su remuneración.

    según mi punto de vista el problema es:

    En el mundo real, fuera del papel -o al menos fuera de los modelos dominantes-, las cualidades personales que favorecen las probabilidades de que un hombre ascienda en la estructura de una organización (de un partido o de una empresa) son diferentes en gran medida a las que harían de él un buen gestor ( alguien con alta aportación de valor a la organización).

    Ser astuto, ambicioso, tener habilidades sociales, manipular a las personas, saber cambiar de chaqueta según el tiempo que haga. Son cualidades que mejoran las posibilidades de llegar a pertencer a "los mejores", en los partidos, en las empresas. No es el león que más caza el que se come las mejores piezas. En el mundo de los humanos esta afirmación es muchísimo mas cierta.

    No siempre los mejores lo son. A veces sí, a veces no.

    El astuto sube por encima del cándido, siempre.

    "you get what you pay" es una sentencia incorrecta

  • Como descendientes de romanos que somos en lo político, sería interesante analizar cómo funcionaba su sistema político:

    En Roma existía una costumbre, que al principio de la república tenía rango de ley, conocida como cursus honorum. Según esta costumbre, había que tener cierta edad para presentarse a las elecciones de cada magistratura, preferiblemente la edad exacta, aunque aceptable que se fuera mayor de la misma. Los menores no podían. En la actualidad hay que pasar por distintos cargos del partido para ser listable, que no elegible.

    En Roma los magistrados trabajaban gratis un año para mayor gloria de la república, aunque para ser sinceros eran ricos por casa. En realidad aceptaban sobornos y gobiernos en provincias que esquilmaban tras su legislatura en Roma. Aquí aceptan sueldos bajos a cambio de prevendas y regalos, amen de trabajos bien remunerados al finalizar su carrera política.

    En Roma las elecciones se suponían libres y disputadas por la oratoria y currículos de los candidatos. En realidad había campañas pagadas por los clientes (los paniaguados de turno) a cambio de recibir favores del político si era elegido. Aquí sabemos quien va a ganar las próximas elecciones cuando Botín sale fotografiandose a su lado sonriente.

    Como decía Friedman, "construímos nuestra prosperidad sobre los hombros de nuestros padres", aunque viene más a cuento "de aquellos polvos, estos lodos"

  • En España, si se mira bien las prevendas de la clase política, sus salarios están diseñados según el modelo del corporativismo franquista, para que los cargos públicos sean ocupados por funcionarios de carrera que dejan sus puestos para dedicarse a la política. Es, con diferencia, como se maximizan los ingresos, ya que el salario de cargo público se consolida si se cobra durante una legislatura completa. Por eso hay tantos abogados del estado, sindicalistas funcionarios, etc.

    Para mí sería interesante, como ya ha comentado alguno, que se pusiera un mínimo de requisitos para ser político. Yo pondría un requisito de años de cotización a la S.S. decreciente con la formación, de manera que un doctor necesitara menos años que un no cualificado, sin vedar el acceso al no cualificado. Subiría los sueldos, consolidandolos y eliminando primas, dietas y eliminando pensiones especiales. Está visto que dichas pensiones se disfrutan a pesar de que la mayoría luego trabajan por su cuenta. Aumentar las incompatibilidades, e incluso instaurar algunas para los años inmediatamente posteriores a su mandato, como la prohibición de trabajar en empresas extranjeras con intereses en España, vease Solbes, o Aznar, creo.

  • Estupendo Don Luís, a menudo me pregunto por cuanto sueldo abandonaría éste retiro, leñe, ¡Sí además es con plaza de interino y con el desaguisado que se vislumbra desde lejos, entre facturas pendientes, hacer planes de obras sin euros en la caja y con muchas posibilidades de ser cesado antes de finalizar lo planificado, un buen montón tendrían que poner encima de la mesa para que resultará atrayente la oferta!. El sueldo de presidente, ni para el hueco del diente. ¿Y usted cuanto pediría para ocupar una Dirección General de la cosa?.

  • Estupendo post!
    Totalmente de acuerdo en que "tenemos lo que pagamos". La cuestión es: ¿Cómo garantizar que pagando más tendremos políticos de excelencia? ¿Cómo asegurar que esas personas excelentes que pueden levantar el país tienen un mínimo de opciones de llegar a ocupar puestos de decisión?
    Porque si me fijo en otras instituciones públicas donde la excelencia está más valorada, léase universidades (por cierto Luis, muy esclarecedor el anexo de la CRUE del post de la reforma universitaria en Grecia y Finlandia), léase CSIC, tampoco me da la impresión de que la tónica general sea ofrecer una oportunidad a los mejores.
    El estímulo económico puede ayudar a que gente más competente se interese por la política, la cuestión es... ¿y cómo se lo van a montar para llegar arriba? ¿Redes sociales e iniciativa popular? Porque lo que es con partidos establecidos, francamente no lo termino de ver... no digo que no... pero me resulta difícil de verlo.

  • Jesus, Luis;

    En Mexico El presidente de la republica los ministros de hacienda, economia educación, seguridad social, seguridad publica, desarrollo social son muy mal pagados relativo a los datos que nos has dado y en los ultimos 20 años todos son graduados de chicago, harvard, mit, yale, etc y el pais es un desastre, yo creo que es mas un problema de incentivos, en general para dictar la politica economica es mas cuestion de sentido comun y alinear los incentivos, que opinan?

  • puedo entender que en general (con excepciones) los "mejores" estén cobrando en el sector privado mucho más dinero que en la política, de modo que para atraerlos a la función pública, se les debería pagar mucho más. pero no creo que sea el caso en ciertas áreas: ministerio de cultura, de sanidad, de administracions públicas, de defensa,...en todos esos campos no lo veo tan claro

    parafraseando a Guardiola: para ahcer muy bien algo te tiene que encantar (y has de ser capaz, claro). tu dices que no tienes ganas de ser secretario general. entonces da igual lo que te paguen, si algo no es tu pasión, no puedes hacerlo de manera excelente

    otra cuestión: si vosotrs decis que la causa de la precariedad laboral y los bajos salrios en españa es un sistema legla institucional deficiente, es injusto que los políticos, quienes lo han creado, puedan cobrar mucho más que la mayoría de trabajadores

  • Albert

    Me hace gracia que menciones a Guardiola. Me imagino que tendra una pasion tremenda por el Barcelona pero a parte de eso le pagan 10 millones de Euros netos (segun la prensa).

    Si el Barcelona le diese 50.000 Euros, habria dimitido y ahora estaria haciendo algo muy distinto (quizas disfrutando en su casa, quizas entrenado en Inglaterra). Si esto no fuera asi, el presidente del Barcelona se habria dado cuenta en las negociaciones y le estaria pagando muchisimo menos y utilizando el dinero que se ahorra para fichar a un nuevo jugador o para guardarlo para el futuro.

    Tiene pasion Guardiola por el Barcelona? Si. Esta dispuesto a sacrificarlo todo por el Barcelona? Sinceramente, creo que los 10 millones de Euros de su contrato dicen que no.

    La misma logica funciona para el resto de las personas cuando les ofrecen trabajos.

  • En Usa "the best and the brightest" los encontramos en Wall Street, y ya vemos los frutos que han dado.

    También se pueden mencionar las eminencias intelectuales que han sido George W.Bush o Tony Blair,conduciendo a sus países al paraíso perdido de la excelencia financiera. No deben quedar fuera los artífices de la arquitectura financiera del euro o la admirable gestión de la crisis de la moneda única por AngelaMerkel y su al parecer asesor aúlico Josef Ackermann.

    Decididamente nos meremos a los mejores, y sin duda a los mejor pagados.

    Sobre la crisis finaciera:

    Chuck Prince: "We have to dance until the music stops."

    http://www.marketwatch.com/story/former-citigroup-ceo-prince-to-get-295-million-plus-bonus

    BOSTON (MarketWatch) -- Former Citigroup chief executive Chuck Prince will receive stock options, grants and other benefits worth an estimated $29.5 million when he retires, according to a regulatory filing late Thursday.

    Sólo con esos sueldos se puede aspirar a lo mejor. Sin duda.

  • No creo que el problema afecte a los altos cargos políticos, dudo mucho que alguien que gane 100 mil ó 150 mil euros no acepte un salario menor a cambio del prestigio de uno de los máximos cargos (presidente, ministro, etcétera...), a poco que tenga cierta vocación de servicio público (o ambición personal, que lo mismo da). Incluso económicamente la bajada de salario queda más que compensada por la pensión vitalicia devengada creo que sólo con jurar el cargo, por no hablar de las extraordinarias oportunidades laborales que se encontrará cuando abandone el cargo.
    Creo que la situación es distinta para el alto funcionariado, sin embargo. En mi opinión los salarios públicos deberían ser sensibles a la valoración del sector privado y de los propios participantes. Si cada año un número elevado de Abogados del Estado se pasan al sector privado, pues probablemente estés pagando de menos. Si sólo un número insignificante de administrativos lo hacen, y además se presentan cientos de aspirantes por cada plaza ofertada, probablemente estés pagando de más.
    Un saludo

  • Jesús.
    Llevas razón con lo de Guardiola. Es evidente que al mejor entrenador del mundo (o de los mejores), hay que pagarle por lo que es y se le valora. Pero, por encima de todo y como profesional económico, sabes perfectamente que a la gente hay que pagarle por el servicio que desarrolla y la riqueza que genera. Y aparte de eso, antes ha tenido que demostrarlo, pasar por la secretaría, la producción... ganar poco al principio y mucho menos el primer año de su puesto; que es lo que ha hecho y por lo que ha pasado Guardiola, aparte de conseguir que el equipo que entrena sea hoy el que más ingresos genera del mundo.
    Dicho esto, me pregunto qué méritos poseen nuestros políticos para ganar lo que ganan o aún más, que es lo que parece se propone; sin contar que aquí nadie ha calculado los resultados.
    A mi modo de ver hay ministros que deberían pagar por estar donde están, dado el renombre que conseguirán gracias a serlo y las consejerías que les esperan; porque por sus méritos dudo que alguien los contratara como algo más que mileuristas.

    Personalmente, si el próximo año salieran unos tipos que nos sacaran de la crisis, no me molestaría pagarles el actual salario; y si durante la legislatura consiguieran estabilizar la economía y aumentar el empleo, no dudaría en aumentarles el sueldo y elegirlos para la siguiente. Pero si además consiguieran meternos entre los primeros de Europa, mira... que cobren lo que quieran.

  • elartistamadridista, se te olvida el pequeño detalle de que el abogado del estado por la tarde puede ejercer la abogacía, siempre que no entre en incompatibilidades. No necesita pasarse a la privada full time.

  • en política hay algo fundamental, como es la ideología, y es por eso que no sólo cuenta el dinero como medio para atraer a los "mejores" a cualquier formación política. lo que quería decir es que por más dinero que ofrezcas, este es un trabajo que tiene "otros aspectos" que se valoran, de ahí la referencia a Guardiola

    por otra parte, lo que dice Metzberg es cierto: no es justo ni correcto pensar que sueldo, y excelencia y capacidad de trabajo van unidos (al menos en España), de hecho, es algo que vosotros mismos habéis afirmado implicitamente muchas veces al hablar del mercado laboral español. e igualmente, podemos encontrar ejemplos de gente que ha cobrado mucho dinero, y no he tenido una gestión brillante (Wall Street)

  • Entiendo el punto de vista, pero me suena alguno que dijo que estaba en la política (española" "para forrarse". No está claro que fuera de los mejores.

  • Este argumento simplista ignora que: 1. en EEUU sólo llegan a ser candidatos los capaces de lograr enormes donativos privados (sí, es un cierto tipo de inteligencia) y, en España, como dicen algunos comentaristas, frecuentemente ascienden en los partidos los leales a uno ... hasta que toca cambiar de lealtad, o los extrovertidos, etc, etc.. 2. Las personas no sólo actúan por dinero. Yo misma he rechazado hacer algo, aunque estaba relativamente bien pagado, porque no tengo motivación suficiente para hacerlo sólo por el dinero (tengo mi austero sustento asegurado); necesito creer que la acción es, además, útil. En caso contrario, el tiempo liberado por la no-acción puede ser más atractivo que el dinero. Parece que vuestro modelo de acción humana es demasiado unilateral, es decir, ideológico.

  • “Pero si uno es una persona formada, con estudios de postgrado en una universidad famosa, con conocimientos de idiomas (hablar y escribir inglés sin dificultad), inteligente, trabajadora, y con unos cuantos años de experiencia se puede aspirara en España aspirar a ganar 100.000 euros o 150.000 euros sin ningún problema en un bufete de abogados decente o en una consultoría mediana – recuerden, estamos hablando de los mejores. En una buena, los salarios pueden ser de 200.000 o 300.000 o más.”

    Siempre y cuando ese profesional no se dedique a la ingeniería o cualquier otro tipo de trabajo técnico, porque en ese caso no pasará los los 70.000 euros, en el mejor de los casos, tenga los años de experiencia que tenga.

  • A mi también me ha gustado el artículo.

    No es necesario recurrir a casos de amigos o conocidos para mostrar que los sueldos que se ofrecen a los cargos públicos no atraen a los buenos profesionales. Existen antecedentes por todos conocidos. Cuando Artur Mas quiso formar Gobierno propuso el cargo de consellers a altos ejecutivos del sector privado (uno de ellos fue Salvador Alemany), y recibió calabazas.

    Lo que sucede en la actualidad es que los cargos públicos están monopolizados por políticos de partido, con más bien escasos méritos profesionales y académicos, y la movilidad profesional entre sector público y privado es testimonial. Se trataría de articular un sistema que desincentivara la permanencia en los cargos públicos, e incentivara a los profesionales del sector privado que tuvieran inquietudes para que pudieran dedicar una parte de sus años al servicio público. Esto es, se trataría de desprofesionalizar la política, entendiendo por políticos profesionales aquellos que no conocen el mundo laboral fuera de su partido político.

    A este respecto, se podría establecer que el sueldo de los cargos públicos fuera un determinado porcentaje sobre la media de los ingresos en los últimos dos años. De este modo se penalizaría a los "políticos profesionales", es decir, aquellos especializados en medrar a costa del contribuyente, que tendrían un sueldo de referencia bajo, y no se ahuyentaría a los buenos profesionales del sector privado.

  • Jesús, centremos el tiro. El problema de que quienes están en la política no sean los más dotados, tiene razones mucho más poderosas que las salariales. Un presidente de gobierno se debe mucho más a las fuerzas vivas de un partido que determinan su elección, que a sus votantes. Para que lleguen los mejores lo que hace falta es una reforma política, del Congreso, ...
    Entiendo el argumento, pero están los aspectos morales. Las diferencias de salario dentro de una organización crean distancia. En las empresas japonesas se procuraba que las diferencias salariales a lo largo del escalafón fueran pequeñas. Uno suele valorar su salario comparándolo con los de los demás ("perceptual contrast") . Que un Presidente de Gobierno gane mucho le distancia del resto. El Estado es una empresa muy especial, donde los valores morales son importantes.
    Con todo, reconozco que tiene parte de razón en el argumento, y que la discusión sobre salarios es un tanto populista. Pero no olvide que estamos hablando de seres humanos. Que los gobernados se sientan a gusto también es necesario.

  • Más grave que la diferencia de salarios del sector público es la inestabilidad en el empleo. Este es un serio problema para la derecha. Sus personas mejor dotadas son empresarios. Pero, ¿cómo va uno a dejar su negocio para ostentar un cargo político que dura 4 años? ¿Y al salir qué? ¿Volver a empezar desde cero? Sus ex-clientes ya se han buscado la vida. Quizá habría que darles algo así como un subsidio de desempleo durante, digamos 4 ó 6 años, decreciente, para facilitar que reconstruyan su situación profesional, eso sí, evitando que puedan recibir favores devueltos durante su gestión.

  • Es cierto que hay que subir los sueldos de los politicos para poder tener a los mejores.
    Pero el de los funcionarios solo podriamos establecer altos salarios cuando se nos permita regenerar esa casta y no asumir el derecho a un puesto fijo durante 25 años por haber aprobado un examen.
    Los politicos los podemos elegir cada cuatro años. Los funcionarios no.

Los comentarios están cerrados.