El fallo en predecir la Gran Recesión. ¿Un fallo de los economistas académicos?

Por María Dolores Gadea Rivas

Esta entrada se basa en los resultados del trabajo de Gadea y Pérez-Quirós (2012)

Recientemente, varios científicos italianos fueron encontrados culpables y condenados a prisión por haber subestimado el riesgo de que ocurriera un terremoto en L’Aquila. Afortunadamente para la profesión, ningún economista está en la cárcel por no haber sido capaz de predecir la Gran Recesión (GR). Sin embargo, este fallo de la profesión académica ha sido ampliamente comentado y criticado en diferentes foros, especialmente la incapacidad de anticipar el papel que la acumulación del crédito iba a tener en la génesis de la GR. Así, por ejemplo, Paul Krugman en el New York Times (revista del 2 de septiembre de 2009) se lamenta de la ceguera de la profesión ante la posibilidad de fallos catastróficos de la economía de mercado. Y un amplio grupo de economistas en Colander et al. (2009) subrayaban la mala asignación del esfuerzo investigador en Economía, y la insistencia de la profesión en construir modelos que ignoran los elementos clave que gobiernan la economía en el mundo real.

La principal crítica a la profesión se basa en que ha sido incapaz de predecir una crisis de tal magnitud, cuando durante la etapa expansiva anterior se estaban acumulando desequilibrios que parecían insostenibles. En particular, hay muchas referencias al rápido crecimiento del crédito y a cómo dicho crecimiento provocó una presión alcista sobre el precio de los activos, especialmente inmobiliarios. A raíz de esta experiencia, empezaron a proponerse mecanismos de predicción del ciclo económico, basados en el uso del crédito como “variable adelantada” del ciclo, es decir, como un indicador cuyo crecimiento contiene información predictiva sobre la probabilidad de que ocurra una recesión, hasta el punto de que cada vez es más frecuente que en procedimientos de supervisión macroeconómica realizados por instituciones internacionales se utilice la evolución del crédito como señal de desequilibrio macroeconómico o de “alerta” ante futuras recesiones. Por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional, en su WEO de 2011, apoyándose en una serie de bien documentadas regularidades empíricas, apunta al crecimiento del ratio del crédito en relación al PIB como un indicador particularmente fiable de la llegada de una recesión. Gráficos como éste, que muestra la evolución de dicho ratio en US junto con el fechado del ciclo económico de acuerdo con el NBER, parecen apoyar esta hipótesis. Y es cierto, mirando a este gráfico y a otra evidencia empírica presentada en diferentes trabajos, que, como economistas, podemos preguntarnos lo que se preguntó la Reina de Inglaterra en la LSE: ...si todo es tan evidente, ¿por qué nadie pudo predecir la recesión?

Diapositiva1

El problema radica en que toda la evidencia “clara” que encontramos ahora en los trabajos empíricos, tal vez no estaba tan “clara” antes de la crisis, ya que, como se muestra en Gadea y Pérez Quirós (2012 y 2013):

En primer lugar, este tipo de trabajos confunden el análisis descriptivo con la inferencia estadística, ya que toman las recesiones como dadas exógenamente, asumiendo además que son conocidas a priori y analizando el comportamiento del crédito alrededor de los puntos de giro. Utilizando un símil médico, esta literatura está interesada en la “anatomía” de las crisis financieras en general, la Gran Recesión en particular, una vez que han ocurrido. Los resultados que se obtienen en esta literatura son de “medicina forense” (explicación después de que la muerte ha ocurrido). Sin embargo, el objetivo debería ser extraer de los datos lecciones que sean útiles para la toma de decisiones. El enfoque adecuado para ello, y es el que se adopta en este trabajo, es de tipo “medicina clínica”, es decir tratar de diagnosticar la evolución de un paciente (economía) a partir de sus síntomas (nivel de crédito), porque no sólo se obtienen lecciones de las muertes (crisis) sino también de los tiempos en que los niveles de crédito son anormalmente altos (principios de la década del 2000, por ejemplo) y nada ocurre.

En segundo lugar, la falacia del efecto acumulador. El crédito es una variable que aumenta de forma endógena en periodos de expansión, como señalan numerosos trabajos teóricos, pero la cuestión es ¿ese tipo de comportamiento contiene algún poder predictivo sobre la llegada de las recesiones? Veamos una ilustración muy simple utilizando el juego del parchís. Como todos sabemos, o recordamos de nuestra infancia, es necesario obtener un 5 (de un dado de 6 posiciones) para sacar una ficha de su posición inicial. Si tiramos varias veces sin conseguir ese resultado, probablemente un niño pensaría que en la siguiente jugada le toca sacar el 5; pero todos sabemos que la probabilidad de éxito en cada tirada sigue siendo la misma, 1/6. Sin embargo, si acumulamos el número de fracasos, se podría encontrar que esta variable, que, por construcción, no tiene ningún efecto predictivo, es, significativa en un modelo estándar (tipo logit) para predecir el futuro “éxito” ¿por qué? Porque la media del acumulador justo antes del “éxito” suele ser más alta que justo después del éxito. Cualquier acumulador del número de fracasos es significativo en un modelo tipo predictivo ex post. ¿Y qué hacen los modelos que relacionan crédito y puntos de giro? El nivel de crédito en relación al PIB actúa como un acumulador del número de periodos en expansión, porque crece endógenamente en estos periodos. Utilizando la nomenclatura del parchís, el crédito sobre PIB actúa como el número de “fracasos” en conseguir un 5. Y, como en el caso del parchís, incluso aunque esta variable no tiene poder predictivo sobre la probabilidad de “éxito” (punto de giro en la economía), es significativa en un modelo predictivo ex post al uso.

En tercer lugar, la cuestión de la endogeneidad. En la literatura previa, las crisis son tratadas habitualmente como variables exógenas, conocidas a priori. Por otra parte, en la localización de los puntos de giro del ciclo económico, en especial cuando se trata de crisis financieras la variable crédito es una de las utilizadas. Ello provoca, según nos enseña la Econometría, que los parámetros estimados en el modelo que relaciona ciclo económico y crédito estén sesgados al alza.

Finalmente, todos los anteriores trabajos están muy sesgados por el peso estadístico de la Gran Recesión, donde confluyen crisis financiera y recesión, y que estuvo precedida por una fuerte expansión del crédito en la mayoría de los países desarrollados. Sin embargo, para una muestra de 39 países de la OCDE, entre 1950.1 y 2011.3, se identifican 149 periodos de recesión, de los cuales solo 45 coinciden con crisis financieras de cualquier tipo. En esa misma muestra se encuentran 143 crisis financieras, de las cuales solo 45 corresponden con recesiones. Eliminando las que corresponden con la Gran Recesión se concluye que solo hay 14 casos (6% del total) en que las crisis son a la vez financieras y reales. Definitivamente, demasiadas pocas coincidencias para establecer una relación.

Sin embargo, realizando un ejercicio empírico con diferentes metodologías que no incurren en los problemas de la literatura previa, se obtiene un resultado controvertido: el crédito no tiene poder predictivo sobre cuándo se producen las recesiones ni sobre cómo de profundas o de largas serán éstas. En otras palabras, con la información en tiempo real, nunca hubo evidencia empírica para apoyar la decisión de cortar el crédito en medio de una expansión con el objetivo de prevenir futuras recesiones.

Este resultado permitiría contestar a la reina de Inglaterra: "nadie vio venir la crisis financiera porque el crédito no ha estado hasta esta crisis tan estrechamente relacionado con el ciclo económico". Esta es una nueva característica de los datos asociada a un solo período determinado. Los macroeconomistas no habían incluido el crédito de forma preferente en sus modelos porque había otras características de los datos (rigideces en precios y salarios, por ejemplo) que explicaban mejor las características del ciclo económico. Es decir, los economistas tenían la misma probabilidad de predecir la Gran Recesión a partir de la evolución del crédito que los científicos italianos de predecir el gran terremoto de L'Aquila a partir de los datos geofísicos.

La conclusión es que los economistas confunden a veces, y esto es un ejemplo de ello, el comportamiento a posteriori con el análisis a priori en tiempo real. Pero trabajar en tiempo real implica seleccionar el modelo con la información disponible hasta ese momento, y el crédito nunca hubiera sido seleccionado como predictor de cambios de ciclo antes del 2008. Existe un proverbio español que ejemplifica muy bien el aserto anterior: “"Los toros se ven muy bien desde la barrera" A posteriori, todos podemos explicarlo todo. Otra cosa es ir a la arena y enfrentarse al toro.

Hay 58 comentarios
  • No hay más ciego que quien no quiere ver. Aquí el problema es que el paradigma ni siquiera consideraba posible la existencia de la Gran Recesión y que hablaba de la Gran Moderación como el final de los ciclos basados en hipótesis falsadas. No es cierto que no existieran voces y modelos alternativos, los había y los hay, pero son convenientemente ignorados. Hyman Mynsk ya teorizo sobre las burbujas especulativas de carácter endógeno y su papel en los ciclos financieros como factor desestabilizador ( http://www.levyinstitute.org/pubs/wp74.pdf ) . En los modelos neoclásicos los bancos resultan meros intermediarios cuando su papel como creadores de dinero es ignorado de forma conveniente, incluso el papel de propio dinero como reclamación futura de bienes y servicios es sustituida por un mero papel de facilitador de las transacciones actuales. El cambio de paradigma es la clave para explicar el pasado, no mediante la adición de epiciclos, y entender mejor el futuro ( http://www.paecon.net/PAEReview/issue64/HelbingKirman64.pdf )

    • Gracias por la referencia de Helbing y Kirman. De momento la he leído sólo en diagonal pero la verdad es que lo que leo por ahí relacionado con la necesidad de un cambio de paradigma en economía me parece casi siempre muchísomo más estimulante que los análisis económicos al uso. En cualquier caso esta es la opinión de un lego.

    • La idea original de la Gran Moderación no dice que los ciclos estén muertos, señala, en primer lugar, una reducción de la volatilidad del crecimiento del output y, en segundo lugar, un cambio en la forma de las recuperaciones, que se caracterizan por inicios más suaves.
      Sobre los modelos alternativos, nuestro trabajo no pretende sentar un nuevo paradigma ni cuestionar los existentes, sino señalar las debilidades estadísticas de los trabajos empíricos que han usado a posteriori el crédito (podría extenderse a otras variables financieras) como un predictor fiable de la Gran Recesión.
      No obstante, muchas veces, y de acuerdo con nuevos paradigmas, se nos dijo que iban a producirse crisis económicas que luego no se produjeron. Si se predice continuamente la ocurrencia de recesiones al final se acertara. Siguiendo con el símil médico que usa en el trabajo, algunos paradigmas o teorías, o simplemente hipótesis, pueden producir muchos falsos positivos, en medicina se diría que el modelo tiene poca especificidad.

  • Pero no sólo es difícil predecir el futuro. Como dicen en Rusia “el pasado es impredecible”.

    El fallo del post es que confunde errores de predicción con errores de predicción de los modelos NEOCLÁSICOS. Hay que recordar que también hay vida fuera de la ortodoxia.

    El porqué estos modelos fallaron se puede ver aquí;

    http://www.revistaeconomiacritica.org/sites/default/files/revistas/n15/Art3_AntonioGarrido.pdf

    Los economistas que SÍ previeron la crisis –todos ellos heterodoxos-se relacionan aquí:

    http://mpra.ub.uni-muenchen.de/15892/1/MPRA_paper_15892.pdf

    Saludos.

    P.S.

    Mejor que el crédito debería intentarse con el endeudamiento, como hace Steve Keen-uno de los que sí acertaron.

    • Nosotros no analizamos los fallos de un modelo teórico sino los fallos en el modelo estadístico que se utiliza para predecir.
      Agradecemos las referencias facilitadas y nos parece muy buena idea utilizar el endeudamiento, de hecho estamos trabajando en ello.

      • “Nosotros no analizamos los fallos de un modelo teórico sino los fallos en el modelo estadístico que se utiliza para predecir”
        Modelo estadístico basado, seguramente, en algún modelo teórico ¿No?

        Os adjunto la pag. Web de S.Keen, que lleva muchos años utilizando el endeudamiento en sus modelos, por si os sirve de algo:

        http://www.debtdeflation.com/blogs/

        Saludos cordiales,

  • Muy interesante, gracias por el post. Me quedo con la idea de que no se puede predecir una crisis fruto de una burbuja. Pero creo que sí se sabe identificar burbujas (no necesariamente con métodos estadísticos), y se sabe que pueden acabar estallando, y que cuando lo hacen tienen efectos redistributivos perversos.

    Sería interesante, para un próximo post, intentar contestar la pregunta: "¿qué debería haber hecho ZP con información a tiempo real?" y en consecuencia "¿cómo tienen que ser nuestras leyes para asegurar que estas medidas se toman?". Pq creo que está claro que podemos debatir años sobre modelos sin responer a eso. Creo que, como sociedad, estamos aprendiendo demasiado poco sobre lo que nos ha pasado!
    Un saludo,

    • Zapatero sabía-o deberia haber sabido-el problema de la burbuja inmobiliaria, dado que dos de sus mas cercanos colaboradores-Miguel Sebastián y MAFO- venian anunciándolo incluso en artículos publicados en la prensa.
      También me consta que en muchos documentos internos de servicios de estudios de entidades financieras importantes y chiringos financieros se comentaba todo esto.
      La razón por la que Sebastián criticara con saña y lucidez-nótese que como director de estudios económicos del BBVA habia "heredado" el servicio de estudios del Banco Hipotecario y del resto de los servicios de estudios de Argentaria, que se sumaron a los del BBV-la situación del mercado inmobiliario cuando el PP estaba en el gobierno y guardara un extraño silencio cuando le nombraron ministro es uno de los misterios mas difíciles de explicar en la historia económica de los últimos años.
      Saludos

      • No es ningún misterio. Se veían con las manos llenas para comprar votos. Entiéndase comprar como hacer más vías de AVE, más infraestructutras en general, más ventajas sociales (sueldo mínimo, cheque bebé, etc). O directamente comprar, como los 400 euros del IRPF.
        El problema es que en España volverá a ocurrir.

    • Nos parece muy interesante su sugerencia. De hecho, en el diseño de políticas económicas debería incorporarse el grado de incertidumbre que tienen los modelos económicos, aunque no veo claro como incorporarlo a las leyes

  • Muy interesante aunque al final deja un regusto como que la economía aún no es capaz de predecir lo que es realmente importante...
    Aunque ya sé que no es el objetivo de este blog, alguien me podría explicar la diferencia entre ex ante y a priori (y entre ex post y a posteriori). Adivino que no es lo mismo porque me parece que no se usan igual pero no consigo entender la diferencia.
    Gracias

    • En nuestro trabajo no hay ninguna diferencia entre ex ante y a priori, al igual que entre ex post y a posteriori.

    • A priori es un término filosófico que significa independientemente de la experiencia. Es decir, son ideas que podemos evaluar en términos de cierto/falso sin recurrir a la observación empírica. E.g.: "una línea recta es la distancia más corta entre dos puntos" es un juicio a priori. Podemos saber si es cierto o falso simplemente a partir del significado de las palabras y analizando las relaciones lógicas que hay entre ellas. Ex ante es un método para evaluar el ajuste de modelos estadísticos (normalmente el método se llama "predicción ex ante"), que consiste en predecir datos que ya conocemos en el momento de hacer la predicción con el objetivo de poder comparar la predicción con lo ocurrido en la realidad.

  • Buenos días, soberbia entrada. Me gustaría comentar un par de cosas desde la barrera: antes de la recesión (2005-2006) leí artículos en The Economist y aquí en España a Naredo que apuntaban que el ajuste iba a ser gordo (al César lo que es del César). La burbuja inmobiliara parecía evidente. Respecto al estudio de las recesiones y crisis financieras en el periodo post Segunda Guerra Mundial, ¿cómo sabemos que no cae en "la insistencia de la profesión en construir modelos que ignoran los elementos clave que gobiernan la economía en el mundo real"? Por ejemplo, se oye por ahí que desde que murió Bretton Woods la tendencia era evidente, que unas chinas por aquí y unas guerras por allá irían sirviendo de apaño pero que el surgimiento del 1% como sujeto histórico, la bancarrota de Detroit y el debate sobre el techo de gasto eran cuestión de tiempo.

    Soy consciente de que este sitio gusta de los desarrollos impecablemente lógicos, pero como no tengo la capacidad hacerlos sin dejar de lado elementos no sé si claves, pero sí muy actuales e interesantes me permito la licencia de escapar del corsé. Todo sea por pasar un buen rato y poner esas ideas sobre la mesa.

    Un saludo

    • En efecto, todos estábamos de acuerdo en que el ajuste se iba a producir y, probablemente, en que iba a ser severo, de hecho es algo que esta incorporado a la idea de ciclo económico. Pero la pregunta del millón era cuando se iba a producir. Eso es algo que parece que ex post (ó a posteriori) parece que muchos trabajos tienen claro pero nosotros sostenemos que no era posible predecir, por lo menos con las técnicas que se han utilizado.

      • ¿No hay un cierta contradicción en la afirmación de que sabíamos que se iba a producir pero que no se es capaz de hacer pronósticos? Si se sabe eso ya se sabe algo muy importante sobre el venidero futuro.

        Gracias por el post que me parece de lo más estimulante.

      • Quizás no sea posible determinar el desencadenamiento de la crisis pero si la acumulación de tensiones y eso puede ser suficiente con un sistema adecuado de toma de decisiones. Una tensión creciente puede producir una crisis en el momento t o una crisis más grave t+1. No se sabe cuando sucederá, aunque cuanto más tiempo pase, las probabilidades de llegar a t+1 son menores y los resultados peores.
        La decisión de parar la expansión podría hacerse no en términos de predicción de la crisis -lo que quizás resulte imposible- sino de riesgo acumulado. Sin embargo, la posibilidad, muchas veces ilusoria, de que las cosas mejoren en el futuro hace que los políticos prefieran posponer la aplicación de las medidas necesarias si son impopulares.
        Al fin y al cabo es lo que se hace con el colesterol y los ataques cardíacos... y funciona.

  • Me parece muy interesante, pero queda la cuestión de, si lo que dice el artículo es verdad, ¿para qué seguir gastándonos miles de millones en mantener oficinas de predicción económica? Mejor usaríamos ese dinero para otros fines.
    Al menos, estaría bien hacer un estudio empírico sobre cuál ha sido la contribución neta al PIB (mundial o por países) de los recursos dedicados por la sociedad al sostenimiento de esas agencias, institutos, y demás.

    • Por el mismo argumento deberían cerrarse todos los institutos sismológicos que tratan de predecir terremotos. Pero seguramente el estudio de las replicas o la capacidad para predecir tsunamis después de un terremoto marino son una buena razón para mantenerlos. En economía podemos predecir muchas cosas pero también debemos ser prudentes y modestos con nuestras capacidades.

      • Creo que más bien la comparación debería ser con los meteorólogos, que tienen en común con los economistas el tener bastante impacto mediático y el tener "buenas explicaciones" sobre lo que ha sucedido en el pasado.

        Ellos son capaces de asumir que prácticamente no tiene mucho sentido dar predicciones para más allá de 4 días... y en eso están (luchando contra los elementos).

        Los economistas, por su parte, además "han de luchar" contra los humanos (y sus programas informáticos) que controlan los dineros y que además pueden variar sus acciones en función de las predicciones que les lleguen. Por eso, en cuanto a predicciones, me parece extraordinario que acierten una. Lo que creo es que, además de intentar predecir el futuro, deberían dedicar más esfuerzos a dirimir aquello que la ley marca (por ejemplo: en determinar exactamente la especulación inmobiliaria en España -con cuotas de responsabilidad-, ya que contraviene el art. 47 de la C.E.; también en la cuantía mínima que debería tener una pensión para garantizar la suficiencia económica en la tercer edad -artículo 50 de la C.E.;...)

      • Completamente de acuerdo, aunque es posible que debamos hacer une esfuerzo en conocer las limitaciones de nuestra disciplina.
        Los meteorólogos no hacen predicciones a 3 años alegando que son capaces de hacer predicciones muy acertadas a 3 días. Nosotros, por el contrario, hacemos demasiado frecuentemente prescripciones de política económica basándonos en nuestra intuición, 'educada', esos sí, en nuestro conocimiento científico de otras realidades que no son directamente equiparables. Pero es solo intuición, y no se lo decimos a los políticos ni a la gente a la que afectarán las medidas. Bueno, quizás sea mejor que estén tranquilos y sean felices.

  • Y "la quiniela se hace muy bien el lunes". Interesante pero...
    Buscando coincidencias a posteriori, un estudio de James D. Hamilton indica que 10 de las 11 últimas recesiones de la economía de Estados Unidos fueron precedidas por picos en el precio del petróleo. Este es un ratio de "hits" bastante más alto que el que se obtiene analizando el crédito.
    El estancamiento de la producción de petróleo a partir de 2005 y el consiguiente encarecimiento de la energía durante los años siguientes podría estar en la raíz tanto de la expansión del crédito como de la recesión. Por un lado, las economías importadoras de petróleo tuvieron que endeudarse más para mantener sus niveles de consumo de petróleo. Por otro, en situaciones de carestía energética, el crecimiento de la economía se resiente. Esto es algo que rara vez se tiene en cuenta en los análisis económicos, y no entiendo muy bien por qué.

    • Por cierto, en la reunión fundacional de ASPO, en Uppsala, 2002, se concluyó que la producción de petróleo alcanzaría su tope alrededor de 2010 y que eso traería consigo graves desórdenes económicos.

    • El paradigma neoclásico considera que la economía puede obtener recursos de forma ilimitada, aunque individualmente algunos se puedan agotar, siempre existen sustitutos perfectos gracias al progreso tecnológico, y que las externalidades negativas, aunque lamentables y que en ciertos casos se puedan internalizar, ma non tropo, no afecta a la producción. La energía es un input más que no tiene especial relevancia, si un determinado producto se encarece eso estimula su sustitución. Lo anterior es por llamarlo suavemente una memez, pero es así. La relación de la energía como precursor, sin el que no puede existir la economía que no es más que un subsistema ecológico y social, que son esferas que la superan es una herejía. Que la mayor parte del crecimiento de los últimos 200 años se deba a la palanca energética (especialmente el petroleo) ni se considera. Si el paradigma requiere crecimiento infinito no se puede considerar un subsistema ecológico ya que es absurdo. El problema en palabras de Herman Daily es "When you have to classify the very capacity of the Earth to support life as an "externality", then it is time to rethink your theory" http://www.iier.ch/pub/files/Sun%2C%2007/31/2011%20-%2016%3A11/Green%20Growth%20DFID%20report.pdf

  • Por supuesto hay otras variables que pueden ayudar a predecir o explicar los ciclos económicos. Nuestro trabajo se ha centrado en el crédito por ser la variable estrella en los trabamos que han tratado de explicar/predecir la llegada de la Gran Recesión.

    • Así es, hay muchas otras variables pero el crédito ha sido la variable estrella, y las predicciones parece que se "estrellaron". Es muy sano estudiar los casos en que las cosas no salen cómo se espera según la teoría porque esa es la manera de avanzar en el conocimiento. Así que intentemos ir más allá de la mera constatación de que los análisis económicos al uso no fueron capaces de predecir la Gran Recesión.
      Mi sugerencia es que la teoría económica intente incorporar de una vez por todas la base física y limitada sobre la que se sustenta toda la actividad económica en lugar de estudiar la economía como un sistema independiente y libre de cualquier condición de contorno de origen físico.
      Estoy convencido de que la carestía energética global que padecemos desde 2005 ha tenido mucho que ver con la "gran recesión" y no es demasiado complicado encontrar evidencias en los datos. Creo que incorporar esta variable al análisis sería un avance muy significativo en nuestro conocimiento de la economía. Tanto que quizá los economistas tendrían que replantearse muchas cosas. Pero ¡qué refrescante podría llegar a ser!

  • Simple y llanamente los economistas son excelentes explicando qué ha ocurrido en el pasado. Pero cuando alguien que se etiquete como economista, se dedica a estar todo el día prediciendo el futuro o a estar arreglando el país cada 15 días, lo único que resulta es un charlatán con ganas de hacer política... sin asumir los riesgos de éstas. Y por estos lares han pasado unos cuantos que son buen ejemplo.

  • Si hay algo más patético que un economista cagándola es un economista negando que la ha cagado cuando todo el mundo lo tiene claro. Seguid así, machotes!

  • Realmente creo que no ha habido fallos en la predicción porque la crisis estuvo anunciada como pocas.
    Lo que no ha habido es ningún efecto en las políticas públicas tras la lectura de las predicciones que es algo muy diferente y que debiera de ser causa de reflexión pero no acerca del papel de la profesión económica sino de otras profesiones y otros "profesionales".
    No voy a extenderme ni retrotraerme a antes de la 2ª Guerra Mundial (que los hubo) pero Röpke lo vaticina y explica el mecanismo en el año 1956 en "Jenseits von Angebot und Nachfrage".
    Baran y Sweezy lo hacen en 1966 en "Monopoly Capital".
    Minsky vuelve a esbozar el mecanismo y el efecto entre el 82 y su muerte en el 96 y más recientemente lo hace Brenner (2002) "The Boom and the Bubble".
    Otros, entre el 2005 y el 2006, fueron Dean Baker, Wynne Godley, Fred Harrison, Michael Hudson, Eric Janszen, Stephen Keen, Nouriel Roubini, Robert Shiller, Peter Schiff y unos cuantos más.
    Esta crisis tiene un componente financiero sobre el que nos focalizamos. Pero sus causas profundas son otras y aunque tienen graves efectos económicos no son económicas.

    Por eso, en mi opinión, no es procedente culpar a la profesión de no anunciar. Claro que se ha hecho. Los anteriores en público y en privado miles.
    Pero los economistas ni legislan ni mandan.

    Saludos

    • "Realmente creo que no ha habido fallos en la predicción porque la crisis estuvo anunciada como pocas."

      Pues sí, es algo que hasta el tabernero de mi barrio sabía. Que la caída iba a ser gorda, también lo intuíamos muchos. De la manera en que se ha manifestado, nadie lo sabía, y lo sistémica que iba a resultar, tampoco o muy pocos decían saberlo. Los que pudieron hacer algo, no lo vieron o no lo quisieron ver.

      • Se han citado extranjeros pero eso no quiere decir que en España no hubiese gente que también la predijo con exactitud.

        Sin ir más lejos los Sres. Fernández Ordóñez y Sebastián se quedaron afónicos de anunciarla antes de asumir sus nuevas responsabilidades. El Sr. Sebastián tiene además una frase en la hemeroteca del 2007 que debiera pasar a los anales del post-keynesianismo: "Aquí cabemos 66 Millones".

        Seguimos mirando esto como una crisis financiera que es como mirar un politraumatismo tras quinientos metros de caída de la de la pared norte del Eiger (1) y decir que el moribundo tiene congelación en la punta de la nariz y en los dedos de la mano.
        La crisis financiera sucedió por algún motivo, hace falta mucha ley, mucho reglamento y mucha ingeniería para producirlas. No son fruto del azar. Tienen razones.

        Una crisis financiera "peta" cuando llega el momento Minsky (Percepción) y esto acontece cuando la manada lo ve claro en el gesto del líder.
        Es decir, según Trotter, cuando al líder de la ídem le da la gana de decirlo.

        Lamentablemente nuestros modelos no miran a la fuente de la señal porque piensan que estas cosas son automatismos predecibles.

        Saludos

        (1)
        http://www.dailymotion.com/video/xibhoj_ueli-steck-speed-solo-eiger-record_sport

  • "el crédito no tiene poder predictivo sobre cuándo se producen las recesiones ni sobre cómo de profundas o de largas serán éstas."

    Esta afirmación está en clara contradicción con el FMI y otros economistas:

    "Based on 200 business cycles since 1870, we find that financial recessions are costlier than normal recessions. We also document, for the first time to our knowledge, that, regardless of the type of the recession, a close correlation exists between the buildup of credit in an expansion and the severity of the subsequent recession."

    http://www.voxeu.org/article/fact-checking-financial-recessions

    "Based on an analysis of advanced economies over the past three decades, we find that housing busts and recessions preceded by larger run-ups in household debt tend to be more severe and protracted. These patterns are consistent with the predictions of recent theoretical models."

    http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2012/01/pdf/c3.pdf

    Una cosa es que no se pueda anticipar el "cuándo" y otra muy distinta es decir que la travesía va magníficamente y no hay nubarrones a la vista. Tampoco es de recibo afirmar que nadie lo vio venir. La mayoría de la profesión se equivocó de cabo a rabo, mientras otros sí lo vieron venir. Aparte de los ya nombrados, en España estaban Sebastián, Ricardo Vergés, Naredo, e incluso el BdE/Caruana intentó asomar la cabeza... en 2003! Hace 10 años ya estaba todo hablado y escrito.

    • Se dedicó a ocultarlo, pero bien sabía lo que había, al igual que MAFO en 2003:
      "Cuando vemos el crédito hipotecario crecer al 22% y sabemos que la inyección de fondos europeos seguirá hasta el 2006, el diferencial de crecimiento, debido a la demanda interna y concentrado en la construcción, puede mantenerse algún tiempo. El problema es lo que sucederá cuando la droga de la demanda interna se agote. Entonces aflorará la parte negativa del legado de Rato. Aparecerán los efectos negativos sobre la demanda derivados de la acumulación del endeudamiento de las familias y del endeudamiento de las empresas públicas que hoy oculta el Gobierno. Por otra parte, al no haber mejorado nuestra productividad durante estos años, no podremos compensar esa futura reducción de la demanda interna con una mayor aportación del sector exterior."
      http://elpais.com/diario/2003/09/11/economia/1063231210_850215.html

  • Muy interesante, gracias por el post. Pero me uno a algunos comentarios ya expuestos. No sé si es tanto un tema de predicción exacta (ocurrirá en este momento y de esta manera) como de detección y control del riesgo de que ocurra una recesión como la que hemos vivido. No podemos predecir un terremoto, pero en una zona con amplia actividad sísmica conviene no construir rascacielos. Y eso no son modelos predictivos, es sencillamente análisis de la realidad. No sé cuando va a quebrar un banco, ni cómo, pero si le bajo el requerimiento de capital al mínimo, es mucho más probable que ocurra.

  • Macroeconomistas - como resultado de su formación - son muy buenos analisando flujos. Pero muy malos analisando balances. Además cuando les prestan alguna atención tienden a centrarse en apenas uno: el del Estado. Y incluso ahí dejando de fuera "off-balance sheet items".

    Sin entender bien balances y incluir los del sector privado en sus modelos, macroeconomistas difícilmente van a entender el grado de inestabilidad / vulnerabilidad del sistema económico que un alto nivel de apalancamiento del sector privado - acompañado por endeudamiento externo y crecimiento del sector de bienes no transaccionables - genera.

    No se trata aquí de anticipar el timing de una crisis o recessión. Eso es imposible. Se trata de diseñar un sistema que

    (i) limite ex-ante el riesgo de burbujas de precios de activos (e.g. “capital buffers” más altos para bancos)

    y

    (ii) medir el grado de vulnerabilidad del sistema económico en tiempo real para poder tomar medidas “ad-hoc” anti-cíclicas (e.g. limitación al crédito vía loan-to-values más bajos) y así evitar llegar a una situación onde el riesgo de accidente grave existe.

    Recessiones no se pueden evitar. Crisis financieras si que se pueden evitar.

    Si la forma de aumentar de forma sustentable el rendimiento per capita de un país es el crecimiento de la productividad, porque tolerar altos niveles de endeudamiento externo para financiar gasto (privado y/o público) que no tenga un efecto claramente positivo en el lado de la oferta de la economía (y balanza de transacciones corrientes a medio plazo) anyway?

  • Tienen cierta gracia la mayor parte de estos comentarios. Denotan que nadie se molesta realmente en leer la entrada pero se lanza rápidamente a dejar su poso de apriori ideológico.

    Dos apuntes.

    En primer lugar, sí, efectivamente, hubo quien predijo la crisis. Pero casi todas las lumbreras que se mencionan acertaron a predecir que "habría una crisis". Lástima que no pudieran decirnos cuándo exactamente. Que es de lo que va esta entrada.

    En segundo lugar, en 2005 organicé un par de debates sobre la posibilidad de que hubiera una burbuja en España. Como nadie lo sabía, todo el mundo se chupó el dedo y al final había mitad y mitad a favor y en contra, más en base a intuiciones que a otra cosa. Claro, la mitad resultó tener razón. Lástima que entonces no sabíamos qué mitad iba a tener razón.

    Por cierto, en aquella época lo único más o menos fundamentado que leí respecto al riesgo asociado a la burbuja fue un pequeño trabajo publicado en el Wold Economic Outlook 2004, chapter II, The Global House Price Boom (se puede descargar aquí).

    En lo que a mi concierne, sigo apegado a la hipótesis de las expectativas racionales y no veo muy bien por qué sorprende tanto que no hayamos podido predecir algo que si hubiéramos podido predecir, no hubiera ocurrido.

    • El apego que siente a las expectativas racionales, debe ser un apego esencialmente afectivo como el de los brokers a sus pronósticos y que nada tienen de racionales. El alud de pruebas contra la hipótesis de las expectativas racionales es de tal magnitud que basta observar las burbujas financieras de los últimos 20 años para que salga por la ventana para no volver más. El caso de LTCM es paradigmático en ese sentido y su debacle una prueba irrefutable que sin tener en cuenta factores psicológicos y relaciones entre los agentes los mercados resultan inexplicables. El modelo convencional considera a los bancos como mero intermediarios por lo que no es de extrañar que las inestabilidades producidas por el sistema financiero ni siquiera aparezcan en su radar. No es cuestión de cuando, si no de que las hipótesis descartan la existencia de tales fenómenos.

      • Cuando alguien proponga una teoría mejor que no requiera de esta hipótesis, yo seré el primero en ir detrás. De momento me limitaré a recordarte que no son pocos los mundos en los que las expectativas racionales con compatibles con los equilibrios múltiples e incluso con la indeterminación. ¿Es tan difícil admitir que no sabemos algunas cosas?

        • Te quejas de que contestan sin leer la entrada pero a ti te pasa lo mismo. Que tiene que ver con admitir que no sabemos no algunas cosas con lo que debatimos. Yo admito que no se casi nada de casi todo y te quedas más tranquilo. Es cierto que existen esos mundos, que no son este, habitados por homos economicus donde existen equilibrios intemporales. El problema es que crees que los triángulos siempre tienen 180 º y seria verdad si vivieras en un mundo euclidiano, pero resulta que vives en un mundo hiperbólico.

          • Creo que me he explicado mal. Te aseguro al usar la primera persona del plural me incluía a mi mismo. Tendría que haber dicho: ¿Es tan difícil admitir que nunca sabremos algunas cosas?

            Siempre habrá crisis porque aunque aprendamos muchas cosas y haya muchas crisis evitables, siempre vendrá algo que no veremos venir. Y ocurrirá porque no lo veremos venir, porque si lo viéramos venir, lo podríamos evitar. Y lo digo aún a riesgo de que a alguno se le trabe la lengua.

            Eso es lo que dice la teoría. Lo que esta entrada dice, además de una manera extraordinariamente elegante, es que la evidencia empírica apunta en la misma dirección. ¿Cuál es la relevancia de todo esto? Por ejemplo, que la idea de tener a ojo los "desequilibrios macroeconómicos", por ejemplo el "exceso" de crédito, parece de sentido común pero no servirá de nada para evitar la siguiente crisis. Así que habrá que pensar en otra cosa.

    • Jorge Durán: Bonito trabalenguas con el que terminas. Eso y lo de la Santísima Trinidad son los dos misterios que se nos ofrecen en nuestros días. A priori en estado puro, ... y repetido desde hace cuatro años.

  • Creo que algo tendrá que aprender de quien predijo la crisis (yo creo que el día y la hora se determina en las reuniones de las autoridades económicas con los consejos de administración de turno, en este sentido sería más eficaz una investigación periodística o de los servicios secretos que económica). El último párrafo resume bien de lo que valen sus hipótesis: pura tautología. Le recuerdo que hay gente endeudada hasta el fin de sus días, muchos sin trabajo... Por favor, escriba poesía, no se dedique a la política económica.

    • Quizás el problema es que "crees" pero no sabes, lo que se corrobora con la frivolidad que me dedicas a propósito de mi último párrafo que a todas luces no entiendes. Lee de nuevo la entrada. Si puedes, intenta leer el paper. Después igual acabas estando de acuerdo conmigo.

      • Jorge, creo que pumuki respondía al post, no a tu comentario.
        Personalmente, creo que hasta los ciegos y los aldeanos creían que los precios de la vivienda eran desorbitados.
        Dean Baker empezó a dar alaridos bien argumentados en 2003. Nouriel Roubili hablaba de crisis gorda, no sólo inmobiliaria, en 2004 y 2005 (entonces nadie le conocía por estos lares, y escribía en rgemonitor.com). Tras la crisis, se hizo muy famoso y se forró (montando roubini.com). Su mejor currante, Brad Setser (que escribía un blog titulado Follow the Money, sobre los desequilibrios monetarios y comerciales mundiales) lo fichó el Council of Foreing Relations.
        Y un montón más.
        El problema es que todos los economistas se tragaban sin rechistar el Savings Glut de Greenspan y Bernanke.
        Gillian Tett enseñaba en el Financial Times a los economistas qué eran los CDO, CDS y demás derivados en 2005, pero todos miraban para otro lado.
        En vísperas de la caída de Lehman Brothers, menos un mes antes, Olivier Blanchard escribía un paper como presi del FMI, en National Bureau of Economic Research, diciendo “The State of Macro is good”: http://www.nber.org/papers/w14259
        Y esto va a todos, quizá Krugman os pueda ayudar a que no se os caiga la cara de vergüenza. Un poco de maquillaje y tal:
        http://www.nytimes.com/2009/09/06/magazine/06Economic-t.html?pagewanted=all
        Todo este rollo me suena a la disculpa del abogado del mafioso mayor de Palermo, que después de decenas de asesinatos, millares de extorsiones y trata de blancas, se disculpa ante su jefe de no haber sabido prevenir su detención.
        La gran mayoría vivía del cuento y los más se aprovechaban.

      • Lo único que sé con certeza es que "si hubiéramos podido predecir, no hubiera ocurrido" está mal escrito.

  • Como el comentario anterior puede resultar censurable al censor/moderador, uno sencillo con una fuente que nadie citaba y nadie sigue citando, que avisaba hace muuuchos años en distintas publicaciones y conferencias:
    http://www.ricardoverges.com/index.php?fun=publicaciones
    Leedlos de abajo para arriba.
    Un economista y arquitecto, con un gran curriculum y Presidente del Instituto Nacional de Estadística.
    Nuestros gobernantes le censuraron.
    Cuánto ha llovido.
    Jaime Caruana, primero, y MAFO, luego, echaron al cajón del olvido los informes de los inspectores del Banco de España.
    Y ahora Jaime Caruana es el General Manager del BIS (Banco de Basilea).
    Olé.
    No vendría mal una de modelos de corrupción económica, con muchas ecuaciones diferenciales.
    Yo me fiaría más del olfato de mi perro.

  • Este debate es el resultado de un sistema de adquisición y gestión del poder concreto.

    El sistema funciona legalizando la compra del voto por agentes inmunes y con la capacidad de.
    1. Modificar las reglas del juego durante el partido.
    2. Derivar a una parte de los electores (al final a todos) los costes del proceso de compra de votos.
    3. Crear los medios de pago y manipularlos.
    4. No hay límites al poder del Estado en lo económico.

    Este sistema termina inevitablemente generando burbujas o... lo que haga falta.
    Por otra parte, muerto Dios --un límite moral a nuestra conducta--, queda el Estado. ¿Cómo osamos poder predecir la conducta de los dioses?

    Puede parecer pelín off-subject. Pero no lo es.

    Feliz domingo

  • existe multitud de indicadores que proporcionar evidencias de que en un país se está gestando una burbuja financiera que, en el 99% de los casos, provoca una burbuja privada y estatal. Así llevamos siglos. Cuando tu ves que tu balanza por cuenta corriente tiene una tendencia, y que se dispara hasta un -10%PIB, como ocurrió en España en 2007, está claro que tienes un problema muy grave. Y lo "bueno" es que tuvimos una crisis que la paró, porque si no llega a ser por ella, nuestro endeudamiento podría haber continuado hasta fronteras nunca exploradas en nuestra historia.

    http://blogs.elconfidencial.com/economia/grafico-de-la-semana/2012/10/06/tras-167-meses-la-balanza-por-cuenta-corriente-vuelve-al-terreno-positivo-9965

    el principal problema es que el mundo está basado en un "patrón fiat", donde la banca comercial, en términos reales, pueden crear tanto crédito como requieran, sin estar limitados por sus propias reservas, ya que se las piden al BC bajo demanda. Y esto crea los incentivos perversos para que la banca extienda su riesgo ad infinitum, ya que no solo tiene barra libre, sino que se encuentra "protegido" en caso de crisis de liquidez y solvencia.

    A mi lo que me hace gracia es cómo los monetaristas y los keynesianos se "rien" de escuelas como la austriaca, como le ocurría a Peter Schiff en USA. Estamos gobernados por keynesianos y monetaristas que hasta hace muy poco ni siquiera tenían en su diccionario el término burbuja:

    https://www.youtube.com/watch?v=2I0QN-FYkpw

    saludos

  • A ver. Si entiendo bien el artículo dice que, lo que ahora esta en boga, que el crédito excesivo anticipa (o incluso causa) las crisis...parece que no es algo generalizado. No dice nada más.
    Y, por otra parte, como dijo, si recuerdo bien, Stiglitz, hubo gente que predijo 8 de las últimas 3 crisis...
    Vaya, si siempre grito que viene el lobo, al final acertarás. Pero los fallos deberían erosionar mi credibilidad. ¿O qué?

    • Hola Luis. Gracias por tu comentario. Sabíamos que la cita era tuya (la cita del Telegraph es la primera footnote del paper) pero no nos atrevimos a citar tu nombre en el paper porque al no ser una cita “académica” no estábamos seguros de que quisieras aparecer de forma directa. Fue nuestro fallo no preguntarte, porque además, tanto el paper como el post podrían haber quedado mucho más llamativos.
      Fue tu experiencia con la Reina de Inglaterra la que nos sirvió de motivación para el trabajo. Mil gracias por lo que seguro fue una gran exposición ante su Majestad de lo que fue la crisis y mil gracias también por leer y escribir en el post. Queremos pedirte perdón por la omisión de tu nombre, que como te decimos, ha sido para evitar que se pudiera malinterpretar. Aún así, repito, deberíamos haberte preguntado.

  • Este es mi último comentario a esta entrada. Lo motiva una conversación que tuve ayer con un estudiante.

    Leyendo algunos de los despropósitos de más arriba quien no esté informado puede acabar creyendo que la profesión descubrió ayer qué son las burbujas especulativas. Una simple búsqueda en Google Scholar te puede aclarar las ideas porque puedes limitar la búsqueda en el tiempo: el que tenga interés, que mire lo que hay antes de 2006.
    El propio Bernanke tenía toda una línea de trabajo sobre el tema con varios jóvenes investigadores. Uno de esos investigadores tiene un pequeño repaso al estado actual de esta línea de investigación (aquí en pdf). El campo es fascinante porque entendemos poco así que aún queda mucho por descubrir.

    Un área de investigación relacionada es la que estudia el housing cycle o ciclo de la vivienda. En 2007 la Reserva Federal organizó un simposio sobre Vivienda, Finanzas y Política Monetaria. Las intervenciones son una fuente importante de referencias y dan una idea del interés que despertaba el tema antes de esta crisis. Y no en los márgenes de la profesión.

    A lo estudiantes de economía sólo les puedo recomendar que echen un vistazo a este material que no es más que un primer paso. Los demás pueden seguir pagando a charlatanes, viendo Bloomberg TV, leyendo blogs y riéndole las gracias Krugman, pero que no se hagan la ilusión de que así van a aprender nada.

  • "pero que no se hagan la ilusión de que así van a aprender nada", ¡es que precisamente lo que quieren es aprender algo!

  • Para simples mortales y trabajadores....esta más que claro que el exceso de crédito fue parte importante de la crisis y que una cosa llevo a la otra y se genero una burbuja inmobiliaria. Todo el mundo quiso vivir por encima de sus posibilidades, aprovechando que el crédito era gratis, sí y digo gratis, puesto que no se ha devuelto la mayor parte. Claro está, que nadie debería de comprar lo que no puede pagar, y que te presten el dinero no da a entender que lo puedas devolver. Esto ha sido un gran negocio para las entidades bancarias, constructoras, inmobiliarias, registradores y notarios, etc..
    Y ha sido un pésimo negocio para el resto de los Españoles que se han dejado engallar, por que no nos confundamos... los que no entendemos de finanzas somos menores ante la ley y por supuesto carne fresca para depredadores con los citados.
    Por supuesto y ya me repito, que las crisis son cíclicas y fáciles de prever...pero todo se soluciona no dejando caer a quienes se enriquecieron con ellas y castigando a la masa trabajadora que con sus impuesto colaboro a subvencionar a todas esas empresas que ahora tratan a esta nuestra España y a sus hijos como apestados....con el beneplácito de políticos y sindicalistas para mayor INRI.
    Claro y ademas pretenden que sigamos consumiendo... como si no pasara nada.
    Por favor... el pueblo no es tonto aunque a veces se deje engañar.
    Pido disculpas si mi comentario esta fuera de sitio o lugar.
    Un saludo

Los comentarios están cerrados.