Análisis NeG de Programas Electorales: Política Fiscal

Es difícil analizar los programas electorales en su vertiente fiscal. Muchas veces dicen cosas contradictorias (en esto debo enfatizar que el del PP es el que menos se contradice, pero también es el que menos cosas concretas propone con respecto a temas fiscales) y otras veces no son claros. Por estas razones, han sido muchas las ocasiones en las que he tenido que interpretar lo que los programas dicen o proponen en temas fiscales, y la interpretación puede (y debe) ser reinterpretada y criticada por el lector. En el post intentaré ser claro cuando he tenido que interpretar para que el lector pueda verificar lo que digo con los programas.

Habiendo escrito tal descargo, puedo decir que tres de los cuatro programas, Ciudadanos, Podemos y PSOE pretenden aumentar la presión fiscal, aunque las razones para justificar tal ambición parecen ser diferentes. Sólo PSOE y Ciudadanos hacen hincapié en el abultado déficit estructural de nuestra economía para justificar un aumento de la presión fiscal, mientras que Podemos lo justifica para financiar también un aumento el gasto social. El PSOE, y en menor medida Ciudadanos, también mencionan ciertos gastos sociales, aunque no con tanto énfasis. Como excepción, el PP hace énfasis en rebajar los impuestos, sin mencionar en momento alguno que nuestra presión fiscal se encuentra muy por debajo de la media Europea. El PP parece confiar en la recuperación cíclica de la economía como fuente de aumento de ingresos fiscales.

En este post analizaré primero la lucha contra el fraude fiscal, seguiré con cada uno de los impuestos para terminar con una conclusión.

Fraude Fiscal

Uno de los grandes pilares de los programas electores es la lucha contra el fraude fiscal, donde la mayoría de los partidos enfatizan su deseo de luchar encarnizadamente contra el fraude. El PSOE usa dos páginas de su programa en detallar medidas con tal cometido. Algo parecido pasa con los programas de Podemos. Ciudadanos emplea siete largas páginas hablando sobre el mismo tema y enumera una larga serie de medidas (en la página 105 del programa se atreve incluso a decir que entre 2016 y 2020 aumentaran la recaudación 20.000 millones de Euros anules por este concepto). El programa del PP es mucho más escueto y se centra en enfatizar que pondrá en marcha la Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude.

En mi opinión todo esto no son más que medidas electoralistas para satisfacer el cansancio del votante con los casos de corrupción y fraude fiscal. La verdad es que, aunque todo parece indicar que España sufre un nivel de fraude fiscal algo por encima del que sufren nuestros vecinos del norte de Europa, no está nada claro que este sea tan elevado como para solucionar nuestro problemas fiscales de un plumazo. Hay muchos estudios sobre la economía sumergida, pero para poder tener un marco de discusión nos centraremos en este. Como se puede ver, en el 2013 España tenia una economía sumergida estimada de alrededor del 19 % del PIB (hoy en día debe ser algo menos por las medidas tomadas por el último gobierno). Eso son sólo 6 puntos porcentuales de PIB más que la tan admirada Alemania. Por lo tanto si, por arte magia, pudiésemos convertirnos en Alemania de un día para otro, sólo podríamos aumentar nuestra recaudación en 20.000 o 25.000 millones de Euros anuales. Creo que es razonable pensar que convertirse en Alemania en el tema de la lucha contra el fraude es un objetivo deseable, pero difícilmente alcanzable a corto plazo. Si fuera tan fácil, cualquier de los últimos Ministros de Hacienda, que tanto han sufrido para cuadrar nuestras cuentas públicas, hubiese tomado medidas para aflorar esos 25.000 millones de Euros de recaudación. Recordemos que tanto el ultimo gobierno del PSOE como el reciente del PP tuvieron que pagar (y todavía están pagando) altísimos costes electores por aprobar subidas de impuestos. Repito, si tan fácil hubiese sido aumentar la recaudación en 20.000 o 25.000 millones de Euros anuales a través de la lucha contra el fraude, no hubiese pagado el coste electoral de aumentar los impuestos.

Reforma Impositiva

Las medidas propuestas en este apartado son bastante dispares y cambian mucho de impuesto a impuesto, por lo que analizaré cada figura impositiva por separado.

IRPF

En el Impuesto sobre la Renta, Ciudadanos pretende dar un vuelco al sistema actual. Por una parte quiere bajar los tipos marginales y por otro introducir un complemento salarial, con el objetivo de tratar de aumentar la progresividad del impuesto a mientras baja los tipos marginales a todos los contribuyentes. No me parece una mala idea ya que los tipos marginales son muy altos en España (véase el gráfico 10 de nuestra propuesta de reforma fiscal), pero hay algo confuso en la propuesta de este partido. En la introducción a los cambios propuestos para este impuesto dicen que quieren eliminar deducciones (véase página 91 del programa), pero luego no hay mención alguna a este tema. Puesto que ellos calculan que los cambios propuestos costarían unos 10.000 millones de Euros de recaudación, me da la impresión de que la propuesta no elimina muchas deducciones en este impuesto. Debo reconocer que leer esta propuesta me llevo al desánimo, tenía muchas esperanzas depositadas en ella tras leer una introducción que, con matices, hacía un análisis muy acertado de la situación fiscal de nuestro país. No puede ser que un partido que reconoce un déficit estructural del 2 % del PIB, proponga una reforma de IRPF que cueste un 1 % del PIB mientras obvia que la ineficiencia recaudatoria del IRPF viene causada por el aluvión de deducciones que este contempla.

El PP sigue en su línea de ajustar el déficit por la vía del gasto (que hay que reconocer que le ha funcionado relativamente bien estos últimos años) y parece proponer seguir bajando los tipos marginales de este impuesto (en la página 78 de su programa promete rebajar “la carga fiscal de los ciudadanos”) mientras que aumenta las deducciones (por ejemplo, en la misma página 78 el programa dice “Aumentaremos la cantidad que da derecho a deducción en el IRPF por las aportaciones a sistemas de previsión social“). En mi opinión, no reconocer que es necesario aumentar la presión fiscal para no reducir nuestro sistema del bienestar, es un sinsentido que sólo nos puede llevar al desastre fiscal.

Con el PSOE me pasa algo parecido a lo descrito con anterioridad respecto al programa de Ciudadanos. Mientras que el análisis de los síntomas me parece adecuado, (tanto el PSOE como Ciudadanos reconocen la necesidad de aumentar la recaudación) las recetas para encontrar soluciones me parecen decepcionantes. Nula o casi nula mención a una reforma del IRPF. Lo único que propone el PSOE es crear una (otra) comisión de expertos para analizar la situación. Como al final le hagan el mismo caso que Montoro hizo a su comisión, será una fantástica pérdida de tiempo para los “afortunados” miembros de la misma. La obsesión del PSOE parece ser intentar usar el IRPF para gravar la riqueza. Es verdad que la riqueza tiene un gravamen ridículo en España, pero la experiencia de nuestros vecinos franceses nos dice que seria poco probable recaudar más de 2.000 millones de Euros. No estamos en situación de eliminar esa posibilidad, pero los números que se intuyen con esta medida, están lejos de ser la solución a nuestro problema.

Por el contrario, el programa de Podemos con respecto al IRPF es el que más agradablemente me ha sorprendido. No por sus medidas (que pueden ser discutibles) más bien por su coherencia. Dado que ellos pretenden financiar más gasto social, necesitan aumentar la recaudación. Con esa finalidad proponen aumentar los tipos marginales a las rentas más altas (no creo que eso aumente mucho la recaudación, por lo que parece más ser un canto a su electorado) y, lo que es más interesante, pretenden eliminar las deducciones que favorezcan más a las rentas más altas (que son casi todas). En nuestra propuesta de reforma fiscal calculamos que hay unos 18.000 millones de Euros en forma de deducciones en el IRPF que, en general, favorecen a las rentas más alta y que serían fácilmente recaudables. Si Podemos llevase a cabo sus promesas en este sentido, gran parte de nuestros problemas fiscales desaparecerían. A pesar de que creo que sería mejor bajar tipos (ya muy altos, véase Gráfico 10 de nuestra propuesta de nuevo) a la vez que eliminamos deducciones, he de reconocer que la coherencia de la propuesta de Podemos en este ámbito es digna de aplaudir.

Impuesto de Sociedades

En el Impuesto de Sociedades Podemos repite las recomendaciones del IRPF. Eliminar deducciones sin bajar tipos. Aunque España tiene unos tipos altos cuando los comparamos con el resto de Europa (véase grafico 15 de nuestra propuesta), dado el ambicioso programa de gasto que Podemos propone, parece coherente mantener tipos.

Ciudadanos tiene una propuesta parecida a la de Podemos en la eliminación de deducciones, pero a la vez propone bajar tipos. Esto también parece coherente con la filosofía que parece estar detrás del programa de este partido. En otras palabras, después de la decepcionante propuesta sobre el IRPF, la del impuesto de sociedades es mucho más ambiciosa y atractiva. De hecho, se parece mucho a la que nosotros hemos propuesto.

El PP está en el polo opuesto a Podemos (como era de esperar). En la página 77 de su programa sugieren nuevas rebajas de tipos del Impuesto de Sociedades, pero no parecen dispuestos a seguir eliminando deducciones. Y digo no parecen dispuestos porque este es uno de los lugares donde claramente tengo que interpretar, ya que el programa dice poco o más bien nada y parece dejar entrever que el periodo de eliminación de deducciones ha llegado a su fin.

La propuesta del PSOE (véase página 165 de su programa), se parece mucho a la de Podemos aunque con menos rotundidad a la hora de eliminar deducciones. No veo mención alguna a una bajada de tipos de este impuesto.

IVA

El PP se niega a hablar del IVA. Supongo que consideran que ya han hecho suficiente y que el coste electoral que están pagando por ello es enorme. La verdad es que algo han hecho (seguramente más que cualquier otro gobierno anterior), pero claramente no es suficiente. La recaudación por este impuesto es paupérrima (véase el Grafico 16 de nuestra propuesta) y hay que mejorarla si queremos aumentar la recaudación. De todas formas tengo que decir que hay cierta coherencia en la postura del PP ya que ellos parecen considerar que el problema no es recaudatorio, sino de gasto.

El PSOE debe recordar los problemas electorales que le causó los incrementos impositivos de Zapatero en este aspecto porque lo único que propone es bajar el IVA cultural (dejando muy claro que el lobby del cine sigue teniendo mucho poder en este partido, véase página 165 del programa).

En este impuesto, Ciudadanos son, sin duda, los más valientes. Proponen la eliminación del IVA súper-reducido y destacan que sólo un porcentaje bajo de nuestra cesta de la compra paga el tipo más alto en comparación con nuestro vecinos europeos (aunque no estoy muy seguro de donde sacan que 2/3 de la cesta paga ahora el tipo máximo, véase página 100). A pesar de las bondades de su propuesta, tampoco se olvidan de pagar tributo al lobby del cine. De todas formas, pese a la eliminación del IVA súper-reducido, no me queda claro si la propuesta de Ciudadanos mejoraría la recaudación. Por una parte sube el IVA de los bienes y servicios que pagan el súper-reducido en estos momentos, pero por el otro los que ahora pagan el 21 % bajan al 18 %. ¿Que pasa con los bienes y servicios que hoy en día pagan el 10 %? ¿Pagarían el 18 % o el 7 %? En el segundo de los casos la recaudación bajaría sustancialmente. Esperemos que no sea así.

Hasta este momento había dicho que Podemos tenía un programa muy coherente. Pues bien, mucho del crédito se pierde cuando se analiza su propuesta sobre el IVA. ¿Cuáles son las causas que me llevan a decir esto? Primero, como se puede ver en la página 42 del programa, parece que podemos quiere hacer redistribución con cada uno de los impuestos. Error grave. La capacidad redistributiva tiene que hacerse con el sistema en su conjunto. Hay instrumentos que no deben ser redistributivos, sino recaudatorios para poder redistribuir luego con otros (sobre todo con el gasto). El IVA es el impuesto más eficiente a la hora de recaudar, pero seguramente uno de los peores a la hora de redistribuir y Podemos no debe olvidar eso. Si alguien quiere redistribuir mucho (un objetivo legítimo) debe intentar maximizar la recaudación y usar esta para redistribuir. Obviar el IVA en el momento de recaudar es darse un tiro en le pie si luego pretendemos redistribuir. Y segundo, aumentar el tipo a los bienes de lujo no tendría muchos efectos recaudatorios ya que estos tienen una elasticidad precio enorme.

Especiales

Podemos vuelve a la coherencia cuando analiza los impuestos especiales (sobre todo los relacionados con las emisiones). Acercarse a Europa en este sentido puede ayudarnos con la contaminación por un lado y con el déficit por el otro.

Ciudadanos y PSOE, en este aspecto, se parecen mucho a Podemos y entre ellos. El PP decide no mencionar reforma alguna de estos impuestos. Dado que el PP considera que el problema fiscal de España no es de ingresos puede que no sea una incoherencia, pero olvidar los problemas de contaminación a los que nos enfrentamos es bastante miope.

Sucesiones y patrimonio

Me sorprende lo que dice Ciudadanos en su página 102 del programa. Se queja de que las CCAA puedan poner tipos impositivos diferentes. A ver, ¿nos creemos el sistema autonómico o no? A mí juicio, creo que las CCAA tendrían que tener más libertad e independencia a la hora de fijar sus impuestos. Ese es un problema entre las CCAA y sus votantes. Si una CCAA quiere poner tipos más altos para financiar gasto y sus votantes están de acuerdo, ¿por qué no pueden hacerlo? Ese es el problema y no lo que dice Ciudadanos. Además, como he dicho antes, la capacidad recaudatoria de estos impuestos es mínima. Esa frase tiene una connotación política que debería estar fuera de un análisis impositivo.

Podemos quiere aumentar la recaudación con este impuesto (además de seguir los pasos de Ciudadanos en el tema de la armonización a nivel de CCAA). Eso se encuentra dentro de la coherencia de su programa, pero parecen olvidar que este impuesto tiene poco poder recaudatorio.

El PSOE propone algo muy parecido a Ciudadanos y Podemos, mientras que el PP hace como con el IVA o los Especiales: no habla del tema.

Otros impuestos

Tanto el PSOE como Podemos proponen aplicar el impuesto de transmisiones financieras. Este impuesto lleva cociéndose algunos años y parece que hay cuestiones técnicas de difícil solución. Se calcula que se podrían recaudar unos 5.000 millones de Euros con el mismo (véase aquí), pero por el momento el acuerdo entre los 11 países firmantes no llega. ¿Proponen PSOE y Podemos implementarlo sin acuerdo? No me queda claro.

Conclusiones

Hay tres partidos que empiezan reconociendo que hay un problema con el déficit estructural, el PP es el único que lo niega. Después de ese paso inicial hay dos partidos, Podemos y PP, que son bastante coherentes con su premisa.

Podemos quiere, por todos los medios, aumentar la recaudación (con una combinación de aumento de tipos y eliminación de deducciones) para acabar con ese déficit y aumentar el gasto social. Todo parece indicar que el aumento de recaudación reflejado en la propuesta no será suficiente para financiar todo el gasto prometido, pero debe avalarse su valentía al reconocer que necesitan aumentar la presión fiscal para financiar su proyecto.

Aunque también coherente, en mi opinión la propuesta del PP es irresponsable. Nuestro nivel de deuda o déficit no nos debe permitir tomarnos este tema con frivolidad. Querer bajar los impuestos sin reconocer que eso afectaría a la deuda o al gasto social esta muy cerca del engaño.

Luego están el PSOE y Ciudadanos, los dos empiezan como Podemos, pero luego sus medidas no parecen encaminarse a reducir el déficit vía aumento del ingreso. No entiendo como alguien puede reconocer que hay déficit estructural y luego hacer una propuesta fiscal que no aumenta claramente los ingresos de las Administraciones Públicas. Ciudadanos plantea una reforma del IRPF que aumentaría el déficit, una propuesta ambigua sobre el IVA, aunque luego compensa algo con Sociedades. El PSOE no propone nada para IRPF y, mientras coincide bastante con Ciudadanos en el tema de Sociedades, no pretende aumentar la recaudación vía IVA.

Todo indica que el PSOE pretende hacerlo todo gravando la riqueza y las transacciones financieras. Esa posición es utópica e irresponsable. La riqueza puede (y a lo mejor debe) gravarse más en España, pero la única forma de hacerlo seriamente sería gravando los activos inmobiliarios a la americana. De la lectura del programa del PSOE no se deduce eso.

Ciudadanos promete reducir el paro hasta un nivel tal que los problemas de déficit estructural se solucionarían por si solos (véase página 88 del programa). Aunque soñar es saludable, pensar que la NAIRU (sic) se puede bajar del 18 % al 10 % en un plazo razonable roza la fantasía.

Hay 6 comentarios
  • Muy interesante el articulo Juan. En mi opinion y con matices todos los programas de los partidos en materia electoral son decepcionantes, basicamente por tres razones:1) desde hace muchos años la politica fiscal se ha utilizado como arma electoral, lo que supone que las propuestas, por ejemplo en el IRPF, no han ido a construir un impuesto mas "justo" para un nivel dado de eficiencia recuadatoria. Un ejemplo de esto es que el impuesto es matematicamente injusto con respecto a las sociedades de gananciales (familias): una familia que tenga un renta por trabajo de 100.000 euros con ingresos asimetricos (por ejemplo 80+20) paga muchos mas impuestos (por efecto de la progresividad) que si los ingresos son simetricos (50+50). 2) No he visto medidas claras para evitar la elusion fiscal. El problema es como luchar contra algo que esta en la raya entre persona y empresa, porque en una situacion como esta estos agentes declararan como empresa y no como persona, con un efecto muy negativo sobre la recaudacion. El tercer problema es de definicion: sostener que una familia que ingrese 100.000 euros al año forma parte de los ricos de este pais es casi un insulto. Por supuesto que su carga impositiva tiene que ser mucho mas alta que la de la familia que ingresa la tercera parte, pero de rico poco. Hay un programa en TVE (en tu casa o en la mia) donde si aparece la casa de un rico que la familia de 100.000€ tardara milenios en conseguir.

  • Esta entrada es una obra maestra. Solo por ella os votaría una y mil veces como mejor blog de economía. Me parece honesta, y aunque la objetividad es una meta imposible (y poco deseable en este caso, quizá) es el mejor análisis que he visto de los programas fiscales con una diferencia de muchas cuádrigas. De la misma claridad es el documento con vuestra propuesta fiscal que enlazas en el texto. Me gusta especialmente lo de la redistribución vía gasto y el sistema "globalmente progresivo, no impuesto a impuesto". Dos curiosidades, qué te parece la reforma de tipo impuesto lineal que planteo hace años Sebastián sobre el IRPF? a qué tipo de programas de ayuda de gasto os referís cuando habláis de compensar el IVA a tipo único? y no sería mejor un IVA distinto en función de la elasticidad de la demanda de los bienes?

  • Las propuestas de Ciutadanos me parecen muy buenas, pero yo creo que la solución más fácil y rápida para eliminar el fraude fiscal, la economía sumergida y como consecuencia el elevado paro, es eliminar totalmente el dinero físico y permitir solo pagos electrónicos.
    Creo que los paises con menor tasa de corrucion, paro y fraude fiscal, son los paises donde es más irradicada la costumbre de pagar con tarjeta o trasferencia como en Suecia y Dinamarca.
    Imponiendo esta medida creo que nadie podría tener un contrato de media jornada trabajando las 8 horas y cobrando la mitad en negro, creo que no se podría pedir a profesionales de no hacer facturas para ahorrarse el IVA, creo que no se podría llevar un maletín a un consejal para obtener un favor.

    • Alex, totalmente de acuerdo con esta medida. Evidentemente no se puede eliminar el dinero fisico de la noche a la mañana, pero si poner un limite mucho mas radical para las operaciones con este instrumento de pago. Yo lo pondria en 500 €. No puedo bajarlo mas por temas legales, pero creo que con esto seria suficiente, ahora es de 2.600 € (de risa). En italia es de 1000 €. Saludos

  • Muchas gracias un articulo estupendo, incluso con mis limitados conocimientos me ha quedado claro.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad