@SiConMujeres

El pasado miércoles un grupo de expertas sociales de diferentes campos de conocimiento propusimos una iniciativa, denominada @SiConMujeres, que consiste en animar a todas aquellas expertas en temas sociales de nuestro país a proponerse como posibles participantes en eventos científicos de su campo de conocimiento. Esta iniciativa surgió como respuesta a otra anterior que nuestros colegas varones habían puesto en marcha  recientemente– @NoSinMujeres, que consistía en no aceptar la invitación a participar en eventos científicos si no había en el grupo de expertos invitados al menos una mujer. La iniciativa @NoSinMujeres cuenta en estos momentos con 656 expertos varones de las Ciencias Sociales que exigen la presencia de al menos una mujer en el panel de expertos para aceptar cualquier invitación. Ha sido sin duda un éxito, creo no me equivoco si digo que unánimemente aplaudimos la iniciativa, ya que es un gesto que va en la dirección de avanzar hacia la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en nuestro país.

Lo primero que deseo comunicar con una enorme alegría es que la iniciativa #SiConMujeres ha sido un éxito rotundo: En una semana, más de 600 expertas sociales han inscrito su nombre, afiliación, campo de conocimiento y contacto en una lista pública a disposición de todas aquellas personas organizadoras de eventos científicos que deseen contar con ellas para participar en paneles en calidad de expertas. Es un gesto generoso, un ofrecimiento que no está exento de riesgos, pues cuando una persona acude en calidad de experta/o  a un evento científico se enfrenta a un “examen” ante la sociedad y también de alguna forma ante su comunidad científica. Tiene por otro lado un aspecto muy positivo, que es que posibilita transferir, debatir y compartir el conocimiento al resto de la sociedad, un conocimiento adquirido fundamentalmente gracias a nuestro trabajo de investigación. Y esta posibilidad de poder compartir y transferir nuestro conocimiento con el resto de la sociedad nos posibilita ser agentes del cambio social, por pequeña que sea nuestra aportación y su impacto.

El impresionante éxito de convocatoria de la iniciativa @SiconMujeres me confirma que la comunidad de expertas sociales de nuestro país ha optado por “arriesgarse” ante el posible examen para transferir y compartir nuestro conocimiento. Sin embargo, dado que esto ha sucedido tras el 8M, creo que esta respuesta refleja algo más. El 8M, miles de mujeres de diferentes edades, ideologías y formas de entender la vida salieron a la calle a exigir la igualdad de oportunidades, a decir BASTA a muchas injusticias, sometimientos, y también a su poca presencia pública. Las mujeres queremos ser tratadas y escuchadas igual que los hombres. Y esto implica derechos pero también deberes. Y uno de los deberes es precisamente proponerse para estar en los debates, conferencias y/o otros eventos científicos. Y como la evidencia muestra, las expertas sociales están haciendo esos deberes.

Algunas personas han opinado  que este acto de visibilización no era necesario, pues  la razón por la que no hay expertas en algunos eventos científicos es simplemente por la decisión de quienes los organizan. Discrepo parcialmente de este punto de vista. Sin entrar en las razones, en todas las áreas de conocimiento, las mujeres somos menos visibles que los varones, aunque eso no signifique que seamos menos, que de hecho en media no lo somos. Este acto de visibilización Sí era necesario. En esa lista hay más de 600 mujeres que apuestan para que las conferencias, seminarios y debates se enriquezcan con opiniones más diversas. Que han dado un paso adelante para que su voz se escuche. Que han decidido arriesgarse y pasar el “examen” de exponer sus opiniones y conocimientos en público. Son gestos fundamentales para que las que hoy son chicas jóvenes encuentren totalmente normal la diversidad de género en la transmisión del conocimiento.

Y aquellos que dicen que este tipo de iniciativas, lo mismo que las cuotas, no son adecuadas porque van contra la meritocracia, decirles que en la diversidad está el enriquecimiento, y que tras tantos años tapadas por cuotas masculinas “encubiertas”, ya es hora de que durante un tiempo, hasta que la situación se normalice, se priorice la presencia femenina, que por cierto es mayoritaria en todas las instituciones generadoras de conocimiento social.

Hay 9 comentarios
  • Vaya por delante que no he acudido nunca a un evento científico de ciencias sociales (no es mi campo), así que seguro que me falta el contexto adecuado.

    No acabo de entender el objetivo de la iniciativa. Entiendo (y comparto) la necesidad de que haya mayor presencia de mujeres en los paneles especializados. Pero me sitúo en la posición de un "organizador de eventos" y veo que:

    - O bien ya tengo "suficientes" mujeres en mi evento (bien porque ya hay, bien porque no me interesa particularmente si las hay o no), en cuyo caso no tengo ninguna "necesidad" de acudir a @SiConMujeres.

    - O bien descubro que necesito incorporar explícitamente una mujer a mi panel (pongamos, porque un hombre de @NoSinMujeres me ha hecho ver que no había ninguna; o simplemente porque ya estaba convencido de antemano). En tal caso, acudiré a las mujeres de mi campo cuyo trabajo conozco, independientemente de si se han apuntado a una lista o no.

    La iniciativa @NoSinMujeres claramente puede intervenir en el proceso anterior. Pero no entiendo en qué momento entra en juego la iniciativa @SiConMujeres, y cómo puede influir positivamente en la mayor presencia de mujeres en los eventos especializados. ¿Es una suerte de "medida de concienciación" general a los organizadores de conferencias?

    • Hola Edgar, gracias por tu comentario. Creo que hay una tercera posibilidad que es que haya organizadores que no conocen mujeres expertas para determinados temas, o que quieren explorar el invitar a mujeres que no hayan participado antes. Para eso esta esta lista.

  • Aplaudí que los varones tomaran el compromiso de no hacer algo que podría perjudicarlos y aplaudo que las mujeres se inscriban en una lista para ser invitadas a participar en eventos académicos. Pero contrariamente a lo que dice Sara en su post las dos acciones no son comparables.

    Los varones sí asumen un costo porque no es gratis decir no a algo que, si no fuera por el compromiso, seguro habría aceptado. Peor, si violan su compromiso y dicen sí a la convocatoria a un evento en que no participan mujeres, los demás los podríamos denunciar por mentirosos e hipócritas.

    Las mujeres se han inscripto y si son convocadas bien pueden decir no por cualquier motivo. Supongo que su inscripción no significa haber asumido la obligación contractual entre ellas de decir sí a cualquier convocatoria. Todos alguna vez nos hemos inscripto en alguna lista para participar en algo sin que eso implique obligación de participar, y si no hay obligación, no hay costo alguno de inscribirse. Si estoy equivocado y la inscripción sí significa asumir tal obligación, entonces cuestiono la racionalidad de haber dado un cheque en blanco y pido por favor a las mujeres inscriptas que reconsideren su inscripción.

    • Hola Enrique, no pretendia en ningun momento equiparar una iniciativa con otra. Como bien dices, son de diferente naturaleza y por supuesto la subscripcion a la lista @SiConMujeres no es ningun cheque en blanco, sino una manifestacion de disposicion a participar en eventos en los que el tema sea de la especialidad de la mujer firmante.

      • Gracias por contestar. Sigo siendo escéptico, pero eso tiene fácil solución: vuelvan por aquí dentro de unos meses (o años) y cuéntennos si la lista ha sido efectiva o no 🙂

        En todo caso, suerte con la iniciativa.

  • Si tratamos de ver a través de la niebla de la Suprema Igualdad, convendremos que solo hay dos posibilidades:

    a) Los "eventos científicos" donde se obliga a que al menos participe una mujer (y, por lo tanto, se excluye a un hombre que, de no existir esta coacción, hubiera sido el invitado) son mejores que los que se organizaban antes (en el Pleistoceno Machista).

    b) Los "eventos científico" que se organizan ahora son peores.

    Si estamos en el caso b) la iniciativa es un error.

    Si estamos en el caso a), surgen algunas preguntas relevantes;

    1.- Dado que era muy fácil (y gratuito) mejorar los "eventos científicos" de antes ¿por qué se organizaban eventos suboptimos?

    2.- ¿Cuales son los mecanismos por los cuales se seleccionaba a "organizadores de eventos científicos" que eran incapaces de hacer bien su trabajo?

    3.- ¿Cuales eran los incentivos perversos de los "organizadores de eventos científicos"?

    Pero, además, si un número significativo de científicos se apunta a la iniciativa, entonces ¿quien organizaba los "eventos científicos" antes?, ¿tal vez "No Científicos"?. No sé, suena raro. Uno podría sospechar que los mismos científicos que organizaban eventos con criterios del Pleistoceno Machista, son los que se apuntan ahora a la Primavera de la Suprema Igualdad ¿no?

    En cualquier caso lo más triste, tratándose de científicos, es que nadie se plantee experimientos que permitan falsar (o no) la hipótesis b.

  • Me parece una iniciativa fantástica; el tipo de iniciativa proactiva mil veces más útil que protestar por cosas como el plural genérico masculino.
    Tengo una duda, no obstante: ¿por qué limitarse a las ciencias sociales, y no extender la base de datos a disciplinas técnicas/científicas/ tecnológicas?

    • Hola Bruno y muchas gracias por tu respuesta. Coincido contigo, espero que esta iniciativa se extienda a otras áreas, y animo a los expertos y expertas en las mismas a que si les parece oportuno. Pero eso no me incumbe a mí, como dice el refrán, "Zapatero a tus zapatos".
      Un abrazo

  • No puedo más que felicitaros.
    Ahora mismo he empezado a organizar una jornada sobre sanidad, en la que participarán economistas, medicina, enfermería, asociaciones de usuarios, sindicatos, etc.
    Lo cierto es que no se me había ocurrido pensar, ya no en un ponente femenino sino en la equidad. Ahora tendré mucho cuidado y me preocuparé en que la haya, algo que no me costará en absoluto.
    Solo espero que llegue el día en que no debamos preocuparnos de esas cosas.

    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Centro de preferencias de privacidad