Las Ideas Alemanas

Merkel y sus nuevos socios liberales siguen trabajando para formar gobierno. No es tarea fácil hacer un gobierno de coalición, pero parece que saldrán adelante. Dada la heterogeneidad de los mismos, en los gobiernos de coalición, o al menos en sus inicios, se proponen muchas ideas, y los alemanes no quieren ser menos. Se han propuestos muchas cosas nuevas para ayudar a Alemania a salir de la crisis a la vez que cuadrar sus cuentas públicas; rebajas fiscales, ayudas a las familias, etc…Pero una cosa que me ha llamado la atención ha sido la propuesta (aun no bien definida) de separar las cuentas de la seguridad social del resto de prepuestos del estado.

Según he podido entender de mis lecturas, la idea es crear un presupuesto paralelo para la seguridad social. Este presupuesto estaría fuera del resto de los presupuestos de las administraciones publicas alemanas. Desde el punto de vista español, hay dos posibles lecturas para esta idea. La primera, más negativa, nos diría que lo que los alemanes quieren es esconder el verdadero coste de su estado del bienestar. La segunda, más positiva, nos diría que quieren ser consecuentes con el carácter autónomo de la seguridad social y, por lo tanto, darle un presupuesto propio.

En nuestro caso la primera lectura es poco relevante porque la seguridad social ayuda a que las cuentas públicas luzcan mejor. Como ya hemos dicho en este blog repetidamente, el superávit de la seguridad social ha ayudado a maquillar la verdadera situación de nuestras cuentas públicas en los últimos años. En cambio la segunda lo es mucho más. Es decir, creo que para nosotros sería una buena idea separar las dos cuentas.

Es verdad que hoy en día están separadas ya que por una lado tenemos el estado, por otro la seguridad social, y finalmente las administraciones locales y autonómicas, pero de facto no lo están. Cuando el gobierno y los agentes sociales hablan de la situación financiera del estado en verdad se están refiriendo a las administraciones públicas cosa que confunde a casi todo el mundo. Lo que yo propongo es que el ministro de economía y haciendo presente las cuentas sin seguridad social y el de trabajo las de las seguridad social. De esta forma todo quedara más claro y la gente sabría que parte de las administraciones están en superávit y que parte está en déficit, cosa que ahora no ocurre.

¿Y que ganaríamos con todo esto? La primera razón es la mencionada justo arriba; la cuentas públicas actuales parecen mejor de lo que realmente son cuando consolidamos la seguridad social, por lo que separarlas nos daría una versión más realista a todos de cuál es nuestra verdadera situación. La seguridad social está en quiebra, aunque temporalmente tiene un superávit que hace todo, conjuntamente, parezca demasiado bonito.

La segunda, también ha sido mencionada en este blog con anterioridad. La situación intertemporal de la seguridad social es bastante mala. Tan mala es, que el IMF nos recomienda hacer modificaciones a nuestro sistema de pensiones (eso es básicamente retrasar la edad de jubilación) o nos veremos en la necesidad de emitir deuda (si es que alguien quiere comprarla) por cuatro o cinco veces el valor de nuestro producto. Así que yo iría más lejos que los alemanes y obligaría a la seguridad social a no solo publicar/anunciar cuentas separadas, sino a, también, emitir deuda que le permita hacer frente a sus pagos futuros, es decir, reconocer el coste hoy de los compromisos mañana (algo así – aunque ya se que no es lo mismo – como respetar la restricción presupuestaria intertemporal periodo a periodo). Dado que no creo que nadie quiera comprar deuda española por esas cantidades eso nos obligaría a modificar nuestro sistema de pensiones para hacerlo sostenible.

Sé que esta última opción no tendría mucho sentido económico si los gobiernos fueran benevolentes y tuvieran unas miras más largas que simplemente 4 años. Pero no es así. Los gobiernos (al menos los nuestros) no son responsables. Mi propuesta ayudaría a los ciudadanos a darse cuenta de las consecuencias intemporales de las decisiones/propuestas de los gobernantes.

Claro que esto se podría hacer de forma menos radical. Simplemente tendríamos que publicar una proyección para las cuentas públicas asociadas a cualquier cambio fiscal/propuesto y hacerlo público, pero bueno, a veces, me sale esa vena que tenemos todos. De todas formas, solo hacer publicas esas proyecciones no creo que ayudase mucho.

Mi propuesta es algo así como lo que pasa en los mercados de derivados. Cuando compras una opción tienes que depositar dinero para hacer frente a tus compromisos en cada momento del tiempo. Eso asegura que las posiciones siempre se puedan liquidar. Pues hagamos lo mismo con nuestros gobiernos, aseguremos que siempre pueden hacer frente a sus compromisos. Prometer es fácil, cumplir no lo es tanto.

Hay 2 comentarios
  • Cuando una empresa adquiere un compromiso futuro está obligada a reflejarlo en su contabilidad. La Seguridad Social debería no sólo reflejar su cash-flow (cuanto ingresa y cuanto paga) sino todas las prestaciones futuras a las que se está comprometiendo al recaudar las actuales cotizaciones.

    • Si, esa es la idea básica, aunque yo voy un poco mas lejos. Quiero obligarlos a tener el dinero para pagar. Que una empresa haga bancarrota es doloroso para aquellos que están relacionados con ella, pero que un estado haga bancarrota es mucho más.

Los comentarios están cerrados.