- Nada es Gratis - https://nadaesgratis.es -

Sí, hemos vuelto al crecimiento, pero ¿es gracias a las reformas?

de Juan Antolín-Díaz (@JuanAntolinDiaz), Manu García y Juan Rubio-Ramírez

Después de cinco años de crisis en los que el PIB de la economía española cayó de forma sostenida (con la breve excepción del amago de recuperación de 2010), a mediados de 2013 el crecimiento del PIB volvió a ser positivo, y desde entonces los datos macroeconómicos han sorprendido positivamente trimestre tras trimestre. Los últimos datos publicados por el INE muestran que la economía española creció durante el primer trimestre del año 2015 casi un 4% intertrimestral (en términos anualizados). ¿Estamos ante un “milagro económico” gracias a las reformas del gobierno? ¿Es sostenible este crecimiento? ¿Qué cabe esperar para el futuro próximo? En este post tratamos de ofrecer algunas respuestas utilizando un nuevo modelo econométrico desarrollado en un “paper” reciente de uno de nosotros (Antolin-Diaz, Drechsel y Petrella, 2015).

Figura 1: Evolución reciente del PIB español, y proyección del modelo ADP-2015

Captura de pantalla 2015-07-13 a la(s) 23.59.33

Nota: las bandas azules representan la distribución de probabilidad a posteriori de la evolución futura del PIB.
El área clara representa un intervalo de probabilidad del 90%, el área intermedia del 60% y el área oscura del 30%.

El modelo econométrico que hemos utilizado se denomina de “Factores Dinámicos”, y utiliza numerosos indicadores de actividad (producción industrial, afiliación a la seguridad social, sondeos confianza de consumidores y empresas, etc.) para estimar el PIB y otras variables en tiempo real. Las estimaciones aquí presentadas incluyen datos disponibles hasta el 7 de Julio de 2015. Nuestra estimación nos permite llegar a tres conclusiones sobre el presente y el futuro próximo de España.

Conclusión 1: El crecimiento de la economía se aceleró hasta mediados del año 2015

La Figura 1 indica que durante el segundo trimestre del 2015 la economía se aceleró hasta el 4% en tasa de crecimiento intertrimestral anualizada, algo que no habíamos visto desde hace ¡ocho años! Es sin duda, una buena noticia: de mantenerse este ritmo de crecimiento, alcanzaríamos el nivel de PIB anterior a la crisis a mediados del año que viene. ¿Es hora de cantar victoria?

Conclusión 2: “Frenazo” hasta tasas más moderadas en la segunda mitad del año 2015

Los últimos datos de 2015 han lanzado un aviso: parece que la economía ha pegado un “frenazo” desde Junio. Parece que durante el tercer trimestre seguimos creciendo, a una tasa positiva (del 2% intertrimestral anualizado), pero por desgracia no tan rápido como durante los dos primeros trimestres.

Conclusion 3: Las perspectivas a medio plazo no son optimistas

Nuestro modelo nos permite también sacar conclusiones sobre las perspectivas a medio plazo de la economía española, gracias a la posibilidad de separar el ciclo de la tendencia en los movimientos del PIB, las horas trabajadas y la productividad, como explicamos en el “paper”.

Separar ciclo y tendencia es importante para poder distinguir con claridad si las reformas implementadas han tenido el efecto deseado. De tener el efecto deseado, esperaríamos que este fuese más sobre la tendencia que sobre el ciclo. En la Figura 2 presentamos el resultado de esta descomposición.

Figura 2: Descomposición ciclo-tendencia del PIB, las horas trabajadas y la productividad del trabajo

JA2

En el grafico del Panel (a) observamos cómo, durante la segunda mitad de los años noventa y hasta el inicio de la crisis en 2007, la tendencia para el PIB fue más alta que después del 2007. Lo mismo pasa para el empleo (Panel b) y la productividad (Panel c). Pero lo que es más importante para nosotros, la tendencia no ha aumentado significativamente desde entonces, es decir, las reformas estructurales parecen no haber aumentado la tendencia de PIB, empleo o productividad. Es verdad que, dados los pocos datos de los que disponemos desde que las reformas se llevaron a cabo, puede que la tendencia haya aumentado y necesitemos más observaciones para que nuestro modelo pueda reflejarlo, pero de momento nada parece indicarlo. Esto quiere decir que la recuperación que hemos visto en el crecimiento tanto del PIB como del empleo son las que hubiera cabido esperar dado el ciclo económico, ni más ni menos.

Para finalizar, queremos destacar que nuestro modelo predice que las reformas estructurales no han aumentado la tendencia de la productividad significativamente. En otras palabras, esto quiere decir que no se aprecia ningún cambio en la relación entre el crecimiento y el empleo. Por tanto, de acuerdo con nuestro análisis, no es cierto que ahora se necesite menos crecimiento para crear el mismo empleo que antes de la crisis.

Nota: de manera periódica iremos actualizando los datos, actualización que será anunciada en el twitter de uno de los autores (@JuanAntolinDiaz)