Religión y liderazgo

En esta entrada les voy a hablar de un artículo reciente que hemos escrito  con Sonia Bhalotra (Universidad de Essex), Lakshmi Iyer (Universidad de Notre Dame) y Joe Vecci (Universidad de Gothenburgo). Dado que en otros artículos habíamos analizado el efecto de la religión de los políticos en India en temas como salud, educación, aborto selectivo de niñas y más recientemente en conflicto entre hindúes y musulmanes, nos empezamos a preguntar no sólo cómo la identidad religiosa de los políticos afecta a sus actuaciones sino también cómo los ciudadanos reaccionan a esta identidad, que es algo que no ha sido muy analizado en la literatura. Estas reacciones por parte de los ciudadanos pueden ser muy importantes y afectar al resultado final de las políticas aplicadas, así como a la efectividad de los líderes.

Para la realización de este estudio llevamos a cabo experimentos con más de 1000 individuos de ambas religiones en 44 aldeas del estado de Uttar Pradesh, en India. Uttar Pradesh es el estado más poblado de India, con un 19% de musulmanes. Hicimos lo que en inglés se llama “lab experiments in the field”, experimentos de laboratorio pero no con estudiantes universitarios, sino con personas que viven en las aldeas en cuestión.

En el experimento agrupamos los sujetos en grupos de 4, con 2 hindúes y 2 musulmanes por grupo, sin dar ninguna información sobre la composición de los grupos en cuestión. Los sujetos jugaban un juego de coordinación en el que tenían que decidir la cantidad de horas (ficticias) que iban a trabajar. El juego es muy similar al juego de coordinación con un líder utilizado en el artículo de Brandts et al 2014. Sus ganancias dependían de las horas trabajadas por el individuo del grupo con un menor número de horas. Después de 4 periodos de juego uno de los individuos, seleccionado aleatoriamente, adoptaba el rol de líder, y sugería el número de horas que debían trabajar.  Sus compañeros de grupo sólo recibían información sobre la religión del líder y su sugerencia. En la figura siguiente pueden ver la matriz de pagos que utilizamos (en Rupias).

Aún cuando líderes de ambas religiones proponían un número de horas muy similar, los resultados indican claramente que el número de horas trabajadas después de introducir un líder musulmán eran mayores que con un líder hindú y mayores que en los 4 periodos anteriores, como se puede observar en el gráfico siguiente. La diferencia es de 1,07 horas, que es bastante comparado con las 3,45 horas trabajadas en media en los 4 primeros periodos. Así pues, parece que los líderes musulmanes son mejores en aumentar la coordinación, en este caso de las horas trabajadas.

Este aumento viene del incremento en el esfuerzo realizado por ciudadanos musulmanes cuando se enfrentan a un líder musulmán. El efecto es mayor en aldeas dónde los musulmanes son una minoría, lo que sugiere que se trata de un “efecto de grupo”, debido a la reacción de los sujetos a un líder de su misma identidad religiosa. El mismo efecto no se produce con los sujetos hindúes y parece que este efecto no tiene nada que ver con la percepción que los individuos tienen de la habilidad de los líderes de ambos grupos.

En el experimento también realizamos dos tratamientos, en aldeas seleccionadas aleatoriamente, con el objeto de analizar la efectividad de los líderes ante políticas que se han utilizado para mejorar la integración social de las minorías. En el primero se dice a los grupos con un líder musulmán que la posición de líder se debe a la existencia de cuotas. En el segundo los dos grupos entran en contacto antes del experimento, resolviendo un puzle de 12 piezas con un miembro del otro grupo. Durante la realización del puzle les invitamos a conversar, pero saben que la persona con la que resuelven el puzle no va a estar en su grupo.

En el gráfico siguiente vemos que con un líder musulmán sólo el tratamiento de “contacto” aumenta la efectividad del líder, mientras que las cuotas producen rechazo. Este rechazo es todavía mayor en zonas en las que ha habido bastantes situaciones de conflicto en los últimos 20 años.

Cuando el líder es hindú vemos que las dos políticas se traducen en un gran aumento del esfuerzo. Esto es debido a la activación de la identidad del grupo mayoritario, los hindúes, con estos dos tipos de política. Igual que antes, el efecto es un poco mayor en zonas en las que ha habido conflicto.

Nuestros hallazgos proporcionan evidencia del papel de las reacciones ciudadanas a la identidad del líder en comunidades heterogéneas utilizando una muestra no estudiantil. Proporcionan además una guía útil para la política, identificando las condiciones bajo las cuales los líderes de los grupos minoritarios o mayoritarios pueden verse limitados en la resolución de problemas de coordinación, y advirtiendo de que las políticas utilizadas para favorecer la integración de las minorías pueden no funcionar, y pueden incluso activar la identidad y los comportamientos de grupo de los grupos mayoritarios.

Hay 4 comentarios
  • Es un trabajo muy denso.

    A quien no trabaje en la especialidad le cuesta mucho entenderlo. No importa que se lea varias veces, es complicado pillar para un profano que es lo que se plantea en realidad en el trabajo.

    De todas maneras … suelto la pregunta ….¿el líder de la comunidad más numerosa es mas efectivo o es menos efectivo como líder?

    • Hola Pedro,
      Es muy buena pregunta y lo tendríamos que mirar porque a lo mejor nos ayudaría a entender algunos resultados. Muchas gracias! Irma

  • Que artículo más interesante!
    Parafraseando a Juncker… el diablo identitario está sólo durmiendo
    Las comunidades heterogéneas no las podemos considerar como una población homogénea… que interesante hubiera sido ver que pasaba si el líder era un tercero de otra cultura (bien sikh u occidental)

    • Muchas gracias! La verdad es que sería interesante analizar qué pasa con un líder “externo”, a lo mejor en otro experimento lo podemos hacer. Irma

Los comentarios están cerrados.