SIPs: Una solución que no funciona

(de Vicente Cuñat y Luis Garicano)

El sistema de cajas de ahorros en España se enfrenta a una reforma estructural sin precedentes. Esta reforma se articula mediante una nueva ley de cajas y fusiones que en una primera ronda reducirán el número de instituciones de 45 a 18. La mayoría de las fusiones están en proceso y se culminarán antes de Febrero. Este es un proceso importantísimo, no solo por el peso especifico de las cajas, sino también porque las potenciales dificultades de las cajas son percibidas en estos momentos como un factor de riesgo importante para la economía española. Los inversores tanto en deuda privada como soberana se preguntan a diario si se van a solucionar los problemas de las cajas. En sentido, y aunque el proceso está aun muy vivo, se observan algunas tendencias preocupantes.

Los problemas de las cajas Españolas se concentran en tres frentes: Un exceso de capacidad en términos de número de oficinas, consecuencia de algunas políticas de expansión excesivas y mal planificadas. La presencia de activos dudosos en sus balances; opacos y contaminados por créditos inmobiliarios problemáticos tanto a hogares como, principalmente, a promotores. Por último, en muchas de ellas, un problema estructural de pobre gobierno corporativo que ha llevado frecuentemente a una gestión poco profesional y que ya resaltábamos hace más de un año en un estudio que realizamos sobre el capital humano en las cajas y que se publicó como Capítulo 6 de la Monografía de FEDEA sobre la crisis.

La nueva ley de cajas y la creación de los SIPs apuntaban en la dirección correcta. Profesionalizar los consejos y fusionar cajas para reducir el exceso de capacidad y compartir solvencia. Sin embargo, las señales que estamos recibiendo de la primera ronda de fusiones muestran que en realidad nos podemos estar moviendo en la dirección equivocada.

1. Exceso de capacidad: Las fusiones, en principio podrían resolver el problema de exceso de capacidad y oficinas. Sin embargo por la vía  de  las jubilaciones anticipadas que prometen el 85% de la remuneración y igualaciones  al alza de los salarios de las entidades fusionadas (de modo que cada empleado cobra el mayor de los salarios correspondientes a su puesto en las diferentes cajas)  no parece que las ganancias puedan ser muy grandes. Por la parte alta del escalafón de las cajas no parece que la tendencia sea a reducir plantilla y buena parte de las competencias estarán duplicadas (en algunas de las ya anunciadas habrá un director, un director adjunto, un jefe de riesgos, jefe de riesgos adjunto…). Las ganancias operativas de compartir tecnología y operar a una escala mayor tampoco pueden ser muy altas, dado que los niveles de eficiencia operativa de las cajas hace tiempo que son buenos.

2. Balances: El sector financiero sigue teniendo un peso enorme de activos “malos”, como hemos argumentado desde hace tiempo. Los préstamos vivos a promotores siguen en los 325,000m de euros en los que estaban hace meses es decir, contando con que hay pocas promociones nuevas, todo se está refinanciando. Pues bien, por el lado de los “activos malos” tampoco se esperan grandes progresos. Las fusiones van a servir para compartir solvencia y como excusa para tomar prestado (el FROB es un préstamo, y no barato) del FROB pero el problema sigue ahí. Es mas, las fusiones producen dos efectos negativos en este frente. En primer lugar añaden opacidad a los balances de las cajas fusionadas. Los potenciales inversores que han de financiar a las cajas no entienden los SIPs, ni como se va a articular la solvencia compartida de las cajas que los integran. Si lo que ganamos en términos de solvencia lo perdemos en términos de opacidad e incertidumbre no avanzamos. En segundo lugar estamos creando entidades cada vez más grandes y sistémicas. Mientras en el Reino Unido la Comisión Bancaria, bajo la dirección de John Vickers, propone dividir en dos a los dos grandes grupos bancarios de titularidad pública (Lloyds y RBS) en España estamos creando instituciones cada vez más difíciles de manejar en caso de crisis.

3. Gobierno Corporativo: Con mucho, el área en la que no se observa ningún progreso, sino más bien retroceso, es en el área del gobierno corporativo de las cajas. La profesionalización y la ausencia de influencia política en la operativa de las cajas son cruciales para las cajas. A largo plazo, porque su ausencia es la fuente de muchos de sus males, como demostraba nuestro estudio; pero también a muy corto plazo, porque la mayoría de las cajas necesitan urgentemente emitir acciones y volver a los mercados mayoristas de deuda. Con los niveles de tolerancia al riesgo e incertidumbre bajo mínimos, cualquier cosa que huela a politización, luchas de poder o falta de profesionalidad va a espantar a cualquier inversor razonable.

¿Que tipo señales están mandando en sentido? Por ahora, malas. Tomemos como ejemplo la fusión entre Caixa Galicia y Caixa Nova, que han sido de las primeras en mover ficha, y por tanto las que muestran el proceso completo. Pues bien, la nueva NovaCaixaGalicia tendrá  la sede del consejo, dirección de negocio y asamblea general en la ciudad de Vigo, la sede social y fiscal en La Coruña, las dirección operativas estarán repartidas entre ambas ciudades y el presidente de la caja será rotatorio (18 meses uno y 18 meses otro). ¿Alguien se imagina una empresa privada con una presidencia rotatoria?. Otro mal ejemplo son los 11 consejeros que Cajamadrid, propone para el consejo del banco del sip con Bancaja y otras entidades. Todos tienen un perfil político claro; de los 21 miembros del consejo solo dos serán “externos” y están aun por determinar.

La nueva ley de cajas obliga a despolitizar y profesionalizar los consejos de estas, pero apenas restringe la composición de los consejos de los bancos que van a formar el holding del SIP y que de hecho van a gestionar la operativa de la nueva entidad. Es el gobierno corporativo del mundo al revés: mientras que en algunos de los SIPs los consejos de las cajas van a estar formados por profesionales de reconocido prestigio (por efecto de la nueva ley de cajas) y estos se van a encargar fundamentalmente de gestionar la obra social (donde de hecho si caben consideraciones políticas- la sociedad debe decidir como repartir los beneficios), los consejeros a cargo del negocio bancario, es decir el consejo del Banco-SIP que se ocupará de la operativa del banco, va a estar compuesto por políticos.

Un consejo formado casi íntegramente por políticos no tiene sentido para nadie; ni siquiera para los propios político, porque cuando las nuevas cajas tengan que captar capital les va a pasar factura. La credibilidad de las nuevas cajas precisa una imagen de seriedad y profesionalidad. Además, la nueva estructura de las cajas permite otorgar poder político a los inversores externos en forma de acceso al consejo de la caja o banco-sip. ¿Cuanto estaría dispuesto a pagar un fondo de inversión activista por una participación en una caja y un asiento en el consejo? Si los compañeros de viaje son 20 políticos seguramente muy poco. Si son profesionales independientes con experiencia en banca mucho más.

Nos encontramos en un momento crucial para el sistema financiero español, una oportunidad histórica para aprovechar los puntos fuertes de las cajas y solventar sus debilidades estructurales; a la vez que un reto enorme para nuestra sociedad. Nos puede gustar o no, pero el hecho es que España se ha endeudado, y no tiene más remedio que buscar el inspirar confianza a los inversores extranjeros. Hay que rogar a todos los agentes que participan en el proceso un ejercicio de responsabilidad y que estén a la altura de la importancia del momento. Y al regulador, pedirle que si los consejos o el gobierno corporativo propuesto va a crear problemas serios no sólo para la solvencia de la Caja, sino también para la imagen del sistema financiero español, que se niegue a proveer financiación hasta que esto se solucione.

Hay 14 comentarios
  • Buenos días a todos y gracias a los autores por el comentario.

    Hemos abordado el reconocimiento de la quiebra formal del sistema financiero público por el procedimiento de las fusiones. Las Cajas que, como bien nos recuerdan los Sres Cuñat y Garicano, pasan de 45 a 18. Un cataclismo y un acto de prestidigitación que esconde la situación, obliga a unas reducciones de personal que en algún caso llegan al 40%, a un lógico ajuste en oficinas abiertas al público y un salto cualitativo muy importante en la oligopolización del sistema financiero español (perspectiva del cliente, que se nos suele olvidar).
    Las observaciones acerca de cómo se está abordando el gobierno corporativo no dejan de ser sorprendentes a pesar de que a todos nos tienta decir que las esperábamos y que quizás resulte inevitable dado que los decisores son esencialmente personas con carreras y responsabilidades políticas. Un mundo que conocemos poco porque en su día a día es muy opaco y endogámico.
    Me gustaría hacer algunos comentarios.
    1. Si alguien ha pasado algún tiempo de visita de cortesía en las presidencias de nuestras cajas no habrá podido menos de asombrarse del número y jerarquía de las personas que llaman por teléfono por los más variados motivos. Sólo la ONCE –en sus buenos tiempos– o la oficina del DG de Presupuestos en época de recortes, eran un foco de atracción semejante. A veces no caemos en la cuenta de estos “flujos” sin registro contable o estadístico pero que a uno se le antojan cruciales. He estado en esa situación diez o doce veces en los últimos 20 años y lo que más recuerdo es precisamente ese detalle, inusual en otras industrias, de ministros y adláteres llamando a dichos ejecutivos con inusitada frecuencia.
    2. La sensación en la clientela empresarial y privada de toda España (capitales de provincias y los 8000 pueblos) es de que esta operación es otro apretón para meternos la mano en el bolsillo. Esto lo pueden atestiguar todos los conferenciantes que durante los dos últimos años han hablado en estos foros sobre la materia y han permitido preguntas del público. El cabreo es notable porque se ve una operación de abuso de poder.
    3. Esta sensación nos lleva a caer en la cuenta de que lo normal en Europa es una altísima oligopolización financiera. Basta salir a las calles de cualquier ciudad media o pequeña y ver el desierto de opciones y la nula competencia. Lógicamente, cuando el Sr. Botín o el Sr. González salen de compras, se encuentran con unos competidores gorditos y unos gastos generales que dan para mucho recorte. Esta ventaja competitiva de la banca española privada se gestó en largos años de durísima competencia en el difícil mercado interior. ¿Ha llegado el momento de ordeñar al cash cow?
    4. El asunto de las fusiones se ha convertido en una “solución” estándar de nuestro sistema desde que, el año 87, Blumenthal lanzó aquella tan enorme para la época de Sperry y Burroughs. Al público se presentan como generadoras de eficienca pero realmente sólo resultan en protecciones temporales de mercado para la firma resultante a expensas del público. Los medios hablan poco porque perjudica y en general procuramos callarnos.

    Decía Heisenberg que la verdad mora en el reino de las sombras. Esto del silencio ominoso es un rasgo “sistémico” de nuestra conducta socioeconómica.
    ¿Por qué, en el caso que nos ocupa, no se reducen significativamente las barreras de entrada para constituir un banco? Tiene muy mala respuesta.
    Las medidas adoptadas, que son criticables en su ejecución como nos dicen los autores, lo son más en su diseño. Es una actuación sobre un cuerpo canceroso que acentúa y acelera la expansión del tumor.
    Están mal hasta nuestros procesos decisorios colectivos porque no consiguen salir del círculo vicioso de atender prioritariamente los intereses creados de las cúpulas. Recuerda a Luigi Pirandello o la larga agonía del sistema soviético.

    Saludos.

  • Gracias por el interesante post. Un comentario breve y conciso acerca de la despolitización de las cajas. Hay un gran riesgo en todo este proceso que rara vez se comenta, y es que la entrada de capital privado y la progresiva transformación de cajas en bancos conducirá a largo plazo a que las cajas “de provincias” acaben siendo absorbidas por bancos con mayor músculo financiero, independiemente de la buena o mala gestión de ula caja. Como resultado obtendremos un proceso de concentración financiera que contribuirá a acelerar los fuertes desequilibrios económicos que ya existen en España. Por ejemplo, si la Nova Caixagalicia acabase finalmente integrándose en el Santander, ¿qué pasa con la obra social en Galicia, crédito al pequeño empresario gallego, financiación al desarrollo de infraestructuras en Galicia, etc?

    Me gustaría conocer su opinión acerca de este asunto que preocupa, y no poco, en las pequeñas ciudades españolas.

    Gracias

  • Paquiño,

    – La obra social proviene de una excención impositiva. Si un banco grande compra una caja y la integra en su negocio, podría usarse la desaparición de dicha exención para que el sector público financie la obra social. Solo cambia quién decide qué se hace con la obra social: en el primer caso, lo decide una caja; en el segundo caso, un gobierno. No digo que una cosa sea mejor que otra, son modelos distintos pero en ambos casos sigue existiendo la obra social.

    – La financiación del pequeño empresario e infraestructuras la hará, como ya sucede, cualquier banco. ¿O acaso no hay oficinas de La Caixa o del BBVA en la zona donde usted vive? La actividad “minorista” también es un buen negocio; de hecho, parte de la expansión internacional del Banco Santander ha ido por esa vía…

  • Abel,
    por supuesto que no se acabará la obra social, pero no atenderá a las necesidades locales como ahora sucede si el centro de decisión se encuentra en Madrid o Barcelona, a eso me refería. En cuanto a la financiación a pymes o infraestructuras o cualquier tipo de proyecto, pues exactamente lo mismo, si se necesita financiación para desarrollar un cluster en Vigo, entiendo que será más favorable a conceder dicha financiación una Caja próxima que un gran banco con sede en Madrid o Barcelona, que puede priorizar estos proyectos. Claro está que dependerá de la viabilidad del proyecto, pero todos sabemos que en ocasiones – especialmente en periodos de crisis – las instituciones financieras tienen más “mano ancha” para financiar proyectos en el entorno de donde se encuentra su sede.

  • Cualquiera con dos dedos de frente, sabe que eso es pan para hoy y hambre para mañana; pero, después de todo, tampoco cabe esperar mucho más de los aludidos, ya que es más de lo mismo y, por lo que parece, lo único que saben hacer algo con sentido.

    Manu, personalmente conozco uno de estos presidentes de caja, ex ministro para más señas. Un tipo inteligentísimo, muy capaz y buen administrador, sin prejuicios ideológicos; y, sin embargo, llevó su caja al punto de la inanición. Y uno se pregunta cómo es posible tamaño dislate en un tipo como este, tan simpático mientras hablaba de economía práctica con una caipirinha enfrente; cuando saneó el ayuntamiento más arruinado de España y lo organizó para convertir su sucia y fea ciudad, en una de las más bellas del mundo. Eso me lo pregunto de un tiempo a esta parte, sobre todo cuando hablo con algunos responsables de la misma caja, gente mucho más sencilla y simple, que hace mucho preveía el desastre, sin ánimo ni posibilidad, según ella, de corregir la dirección tomada.

    Siempre he pensado que la corrupción es el peor de los males. Una administración corrupta es mala de origen, puesto que trabaja para un interés bastardo y olvida por lo que fue creada. Eso lo he visto y experimentado, por encima de todo, en África. No obstante, no es el caso del que hablo, que podría ser sintomático y extrapolable al resto.
    Entonces… ¿cómo es posible tanto error continuado y estúpido, sin existir, en apariencia y en este caso, dicho interés bastardo?

  • Ya sé que puede parecer una exageración. ¿Pero hay algo que se esté haciendo bien?. ¿Alguna medida que no sea improvisada?.¿A alguien le importa, como será este país dentro de diez años?.

  • “Si lo que ganamos en términos de solvencia lo perdemos en términos de opacidad e incertidumbre no avanzamos”

    El aumento de solvencia por unir varios bancos insolventes, es un aumento de solvencia ilusorio. O al menos así lo ven los inversores, quizás porque no dominan la teoría de juegos y esas cosas.

    Las Cajas no tienen activos malos en sus balances porque los “activos malos” no existen. Unos activos tienen un valor mayor y otros un valor menor pero los activos más valiosos no son mejores que los que tienen un valor menor. Lo que si hay son precios malos, activos sobrevalorados en balance o, como solía decirse antiguamente, manipulación contable.

    Antiguamente la manipulación contable era un delito que el Estado perseguía. En estos tiempos, sin embargo, esa manipulación contable ridículamente flagrante es admitida públicamente con naturalidad y lo que los economistas discuten es como diseñar un mecanismo que premie a los autores de esa manipulación contable otorgándoles el poder absoluto de instituciones mucho mayores que las que usaban como base de sus delitos y en qué mecanismos permitirían transferir con mayor eficacia esos activos grotescamente sobrevalorados a los sufridos contribuyentes.

    Hubiera sido bonito de ver pero no lo veremos porque no ocurrirá. Esta vez no. Esta vez es diferente, no quedan recursos. El juego keynesiano ha terminado.

  • Para encontrar los “culpables” de la formación de la inmensa burbuja inmobiliaria que se generó en España y que es la causa última del desastre total que tenemos encima, como hacen los detectives de la novela negra, lo primero que tenemos que hacer es buscar quienes han sido los más favorecidos en el “crimen”

    Parece claro que gran parte del sector financiero español salió muy, pero que muy favorecido en la era del “pelotazo” inmobiliario, los beneficios de la banca española eran de los más altos del mundo y duplicaban a los de la banca europea, que confiada en la “profesionalidad” de los bancos y cajas españoles, y el rigor del BdE se unieron a la orgía…Ni que decir tiene que los “bonus” y los incentivos de los ejecutivos y en general de los responsables de las entidades financieras, eran estratosféricos, y con la acostumbrada visión corto-placista del mundo financiero, nadie dudaba que era el momento de “forrarse” de por vida, con un poco de suerte, en pocos años, “y el que venga detrás que arree”. Esto es extrapolable a todos los niveles de los responsables de la sociedad

    Las cajas de Ahorro no son entes independientes, actúan como “bancos centrales” de los partidos políticos, en especial en las CCAA, y actuaron en una dinámica retro-alimentada desde el poder político, también el gran beneficiario de la “fiesta” montada, tanto a nivel de partido, como de individuos en particular…

    Hay que coger el toro por los cuernos, y hacer una reflexión a fondo de como funciona en general la ordenación política del país, desde el sistema de partidos, la ley electoral, la estructura administrativa, etc… O mejoramos todo esto o estaremos siempre en el borde o en el fondo del precipicio

    Y lo que subyace en el fondo es la necesidad de un cambio ético y cultural de calado en la sociedad civil

  • La fusiones famosas ¿no eran para tranquilizar los mercados? ¿para que con el nuevo volumen tuvieran más capacidad de maniobra? ¿o para vender acciones y coquetear en bolsa?
    Pues en esas estamos.
    Acaso ¿son más eficientes las mega-corporaciones que las corporacioncitas?
    Aparte de condiciones económicas ¿se han regulado acaso las condiciones políticas?
    Si forzamos matrimonios a punta de pistola ¿garantizamos la salud futura de la familia?
    Ese 45 -> 18 ¿ha sido por conveniencia o para casar las cuentas?
    Alguien esperaba algo ¿aparte de capear la tempestad?
    Y estos sabelotodos tan preocupados de las cajas, ¿no temen nada del Santander o BBVA?
    Basta leer este cable acerca de la solicitud de Mervin King a USA, para saber que todos son insolventes y la deuda es impagable:
    http://wikileaks.ch/cable/2008/03/08LONDON797.html
    Se trata acaso de ¿eficiencia contable?
    ¿Nos salvarán los que nos han hundido?
    ¿No nos hará falta otra clase de políticos y economistas?
    ¿No vendrá la solución a lo Barça, de conseguir fondos soberanos de soberano a soberano? y ¿empezar a dar tajada a chinos, rusos y petrodólares? en lugar de ¿a los banqueros?
    Demasiadas preguntas

  • Sabía del documento, pero no lo había leído.
    No sé si es tan asombroso como espeluznante. Pero bueno… aparte que todo se interrelaciona, no sé qué tiene que ver con las fusiones.
    Por otro lado, y eso es algo que ya comentamos, por lo menos yo, es inevitable que el exceso sea reciclado. Ahora solo falta que el yuan se revalorice, que será el siguiente paso.
    La inflación ya no es una posibilidad sino una realidad. En mi ramo, de consumo directo y con mucha materia prima, ya lo estamos notando. El poliester ha subido un 30% y el algodón un 70%. Un amigo competidor me comentó que alguien se los estaría quedando… -Esos especuladores ya no saben dónde meter mano- me dijo. Y me reí, porque la historia se limita a que unos cientos de millones de chinos han decidido vestir como nosotros; así, de golpe y sin previo aviso. Han salido al mercado y han comprado lo que les hacía falta; y, claro… cualquiera les dice que no. Veremos qué pasa cuando decidan comprarse el utilitario.
    Los dólares serán reciclados, pero pocos en activos tóxicos, ya que el chinito que venía a comprar un local a precio de viejo mercado, se lo está pensando.
    Por otro lado, pretender que el banco chino, indio, indonesio… los compre graciosamente para reequilibrar el tinglado , lo veo de inocentes con mal gusto.

  • Totalmente de acuerdo con lo escrito. Pero, apunto un par de temas más que serán pronto serios. La cartera sana (hipotecas a más de 20 años a euríbor más poco) es infinanciable y vale menos mucho.Al estar a variable, el riesgo de tipos lo corren las entidades en forma de morosidad de sus clientes (¿salarios ligados a tipos del BCE?). Y , además, guerra del pasivo a plazo. ¿Cash cow?. Feliz Navidad.

Los comentarios están cerrados.