- Nada es Gratis - https://nadaesgratis.es -

La reforma de la Negociación Colectiva: Un Cambio Positivo (¡para mi sorpresa!)

Esperaba escribir esta entrada desde una perspectiva completamente negativa- oportunidad perdida, etc. De hecho he hecho una entrevista imprudentemente sin haber leído con detalle el documento en la que, guiándome en la presentación del gobierno, he dicho que no había mucho para alegrarse. Sinceramente, la presentación del gobierno, enfatizando que la tutela judicial seguía etc. no daba lugar al optimismo. Pero la lectura del RD, que no os puedo recomendar porque es un super tostón, sorprende. Esta parece una reforma de la negociación colectiva de calado y mucho mejor que la del viernes pasado (será por nuestra visita al Presidente 😉 )

El contenido principal está en dos temas, el contrato de 33 días, del que todo el mundo está hablando y en el que no voy a entrar  más allá de decir que es una mejora pero insuficiente, y las cláusulas de descuelgue en los convenios, de las que nadie ha dicho ni mu porque el gobierno se lo ha callado y que voy a analizar en este blog. Por favor no dejéis de leer aquí, prometo explicarlo de la forma más clara posible.  Creo que os voy a poder explicar (1) cuál es el problema; (2) cual era la situación legal antes y en el previo documento; (3) cuál es ahora; (4) y, si es una buena reforma, por qué no ha presumido el gobierno de ello (ver el argumentario del gobierno para el partido, en colorines, pero casi silencioso sobre el tema) (pista: los sindicatos). Un punto importante: me puedo estar equivocando, así que los comentarios y reacciones aquí son más importantes que en ningún otro momento, adelante con ellos, por favor, sobre todo los juristas.

1. EL PROBLEMA

El problema clave del mercado laboral español es que es muy difícil adaptar los salarios y las condiciones de trabajo a las condiciones de cada empresa. El convenio colectivo de ámbito sectorial reduce enormemente las posibilidades de las empresas de adaptarse. No conozco mejor descripción del problema que el fantástico gráfico que hizo Samuel Bentolila en una entrada previa y que reproduzco porque es que no se puede ver mejor:

Por hablar claro: los crecimientos mayores de salarios reales se produjeron a la vez que la mayor caída de la actividad en décadas, acentuando el ajuste del empleo en cantidades, en vez de reduciéndolos. ¡Los salarios se ajustaban al revés! Esta rigidez  es particularmente costosa para las empresas pequeñas y medianas, no representadas en los convenios pero afectadas por ellos.

2. LA RAZÓN INSTITUCIONAL DEL PROBLEMA

Lo que sucede es que los convenios colectivos son de ámbito sectorial, y no permiten a las empresas individuales adaptar sus condiciones de trabajo y salariales. En particular, el artículo 82.3 del estatuto de los trabajadores (en copia, espero que fiable, de UGT) decía lo siguiente:

“Los convenios colectivos regulados por esta Ley obligan a todos los empresarios y trabajadores incluidos dentro de su ámbito de aplicación y durante todo el tiempo de su vigencia.

Sin perjuicio de lo anterior, los convenios colectivos de ámbito superior a la empresa establecerán las condiciones y procedimientos por los que podría no aplicarse el régimen salarial del mismo a las empresas cuya estabilidad económica pudiera verse dañada como consecuencia de tal aplicación. Si dichos convenios colectivos no contienen la citada cláusula de inaplicación, esta última sólo podrá producirse por acuerdo entre el empresario y los representantes de los trabajadores cuando así lo requiera la situación económica de la empresa. De no existir acuerdo, la discrepancia será solventada por la comisión paritaria del convenio.”

Esta formulación tenía dos problemas: primero, muchos convenios no permiten el descuelgue; segundo, en las empresas sin representación de los trabajadores, no había forma de descolgarse (la forma propuesta por la ley  es inútil).

3. LA REFORMA

El artículo 6 del real decreto dice que el texto del 82.3 queda de la siguiente manera (ver página 19 del PDF) (vale la pena leerlo, es un poco largo pero esclarecedor):

“3. Los convenios colectivos regulados por esta Ley obligan a todos los empresarios y trabajadores incluidos dentro de su ámbito de aplicación y durante todo el tiempo de su vigencia.

Sin perjuicio de lo anterior, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores legitimados para negociar un convenio colectivo conforme a lo previsto en esta Ley, se podrá proceder, previo desarrollo de un periodo de consultas en los términos del artículo 41.4, a inaplicar el régimen salarial previsto en los convenios colectivos de ámbito superior a la empresa, cuando la situación y perspectivas económicas de ésta pudieran verse dañadas como consecuencia de tal aplicación, afectando a las posibilidades de mantenimiento del empleo en la misma. El acuerdo de inaplicación deberá determinar con exactitud la retribución a percibir por los trabajadores de dicha empresa, estableciendo, en su caso y en atención a la desaparición de las causas que lo determinaron, una programación de la progresiva convergencia hacia la recuperación de las condiciones salariales establecidas en el convenio colectivo de ámbito superior a la empresa que le sea de aplicación, sin que en ningún caso dicha inaplicación pueda superar el período de vigencia del convenio o, en su caso, los tres años de duración.

En caso de desacuerdo entre las partes, será necesario acudir a los procedimientos de mediación establecidos al efecto por medio de convenios o acuerdos interprofesionales. Los convenios o acuerdos interprofesionales podrán establecer el compromiso previo de someterse a un arbitraje vinculante para los casos de ausencia de avenencia en la mediación, en cuyo caso el laudo arbitral tendrá la misma eficacia que los acuerdos en periodo de consultas y sólo será recurrible conforme al procedimiento y en base a los motivos establecidos en el artículo 91 de esta Ley.

En los supuestos de ausencia de representación legal de los trabajadores en la empresa, los trabajadores podrá atribuir su representación para la celebración de este acuerdo de empresa a una comisión integrada por un máximo de tres miembros integrada, según su representatividad, por los sindicatos más representativos y representativos del sector al que pertenezca la empresa; sus acuerdos requerirán el voto favorable de la mayoría de sus miembros. La designación deberá realizarse en un plazo de cinco días a contar desde el inicio del periodo de consultas, sin que la falta de designación pueda suponer la paralización del mismo. En ese caso, el empresario podrá atribuir su representación a las organizaciones empresariales del sector.”

(notad que la ausencia de representación legal son empresas de menos de 6 trabajadores).

Mi lectura de estos párrafos es que todos los trabajadores y empresas que consigan acuerdo se pueden descolgar, independientemente (y contrariamente a la situación anterior y al proyecto de la semana pasada) de lo que diga el convenio. El convenio no puede limitar el descuelgue. Esto es una revolución, aunque hay varios caveats:

1. En las empresas sin representación legal intervienen los que negociaron el convenio (a los que dejar que se descuelguen sus competidores y pongan presión y competencia no les apetece, sean empresarios o trabajadores). Pero esto es menos malo de lo que parece: sólo aplica a las de menos de 6 trabajadores, ya que las otras pueden resolver la falta sin más que urgentemente convocar elecciones sindicales;  además pone “pueden” no “deben” otorgar su representación

2. Este descuelgue es temporal “ estableciendo, en su caso y en atención a la desaparición de las causas que lo determinaron, una programación de la progresiva convergencia hacia la recuperación de las condiciones salariales establecidas en el convenio colectivo de ámbito superior a la empresa que le sea de aplicación, sin que en ningún caso dicha inaplicación pueda superar el período de vigencia del convenio o, en su caso, los tres años de duración.” Pero esto de nuevo parece tener muchos agujeros – “en su caso”, “cuando desaparezcan las causas” (imaginemos que la causa es competencia con China- ¿va a desaparecer?) De nuevo, no me da tanto miedo. Conclusión, este cambio puede ser muy importante y cambiar la negociación colectiva para siempre.

4. ¿PERO SI ES ASÍ, POR QUÉ NO PRESUME EL GOBIERNO?

Me da la impresión de que el gobierno aquí si ha hecho una reforma que les va a molestar a los sindicatos, y que si justifica, ahora si, la huelga general. Como he dicho antes: los comentarios  son muy bien venidos- sin insultos, por favor, que cada vez que escribo algo mínimamente favorable al gobierno me llevo una bofetada.