Volver a Empezar

Este miércoles 29 de Abril daré dos charlas en Madrid. La primera, en la Fundación Rafael del Pino, a las 7 de la tarde, está abierta a todo el público (aquí está la página con los detalles).

El título, Volver a Empezar (pensé llamarla directamente Begin the Beguine, pero al final decidí que lo mismo era una referencia excesivamente oscura) resume la idea principal: aunque la economía española comenzó a crecer de nuevo en 2014, nuestros problemas estructurales no se han resuelto y amenazan con que esta recuperación sea la semilla de problemas futuros.

En una entrada reciente, Tano y yo explicábamos en cierto detalle uno de estos aspectos: nuestro sector exterior. Las limitaciones de nuestra cuenta corriente y nuestra muy negativa posición de inversión internacional neta nos exponen al riesgo constante de un nuevo estrangulamiento en nuestra financiación si, por el motivo que fuere, sufrimos un nuevo shock negativo.

Pero el sector exterior es solo un ejemplo. Otros factores, desde nuestro mercado de trabajo a nuestro sistema educativo pasando por nuestras cuentas públicas y la estructura de las administraciones públicas apuntan al problema fundamental último de nuestra economía: el nulo crecimiento de la productividad que lleva ya durando varias décadas.

figureTFP

En la charla argumentaré que:

1) la política económica en los últimos años no ha contribuido prácticamente nada a la resolución de estos problemas estructurales y

2) que lo que se ha hecho (como finalmente acabar con el cáncer de las cajas de ahorros) ha sido más producto de la presión de Europa que del resultado de un equilibrio de nuestro sistema de economía política.

Ante esta visión relativamente negativa de la situación, contrapondré sin embargo la ventana de oportunidad que se abre para España para afrontar nuestra modernización económica. En un mundo con los tipos de interés nominales muy bajos (algo que probablemente dure aun bastante tiempo), facilidad de financiación dado el alto nivel de liquidez internacional, con un Euro depreciado y un petróleo barato, España tiene un margen de maniobra para lograr muchos de nuestros objetivos nacionales. Pero eso sí, solo evitando la complacencia de creer que ya todo se ha hecho o la tentación de olvidar las lecciones de décadas de experimentos que intentan, al final siempre de manera imposible, violar las restricciones presupuestarias.

Para el lector habitual de NadaEsGratis quizás poco haya de sorpresa. Muchos de las ideas y de los gráficos que emplearé los habrá ya visto aquí, pero a la vez la presentación del argumento de manera coherente es un saludable ejercicio de síntesis.

La segunda charla, en los desayunos del Club Empresarial ICADE, será sobre los retos más a largo plazo a los que se enfrenta España (algo sobre lo que siempre pensamos poco). Desafortunadamente, es solo para los socios del Club. En ese mismo foro hace unos años di la que quizás fue mi charla más citada y que, para mi gratísima sorpresa, aun conserva prácticamente todas las ideas con frescura (aquí el texto y aquí el mp3). Cuando tenga algún medio (transcripción, mp3 o similar), la intentaré colgar para los que no puedan venir.

Hay 23 comentarios
  • Muchas gracias por el aviso Don Jesús. Ahora que no llueve, creo que es el momento de adquirir una bomba de achique para evitar que se inunde el sotano. Será más una lección magistral que una charla. Espero que los asistentes tomen buena nota y no es por hacerle la pelota. La cuestión está de la financiación exterior es una cuestión que me preocupa, soy consciente de habitar un país pobre. Ahora se trata, a mi entender de elegir cuanto ahorro interno se puede dedicar a adquirir deuda exterior con imaginativas modificaciones fiscales y como consecuencia reducir el apalancamiento y, ya que estamos, el consumo de productos importados. ¿A lo mejor facilitando la participación en SICAV a nivel colectivo para que los residentes pueden invertir una parte de sus activos en Letras, Pagarés y Bonos con el añadido de beneficiarse de un mínimo gravamen?

  • Jesús,

    En tiempos de recuperación, muchos macroeconomistas piensan que el país debe exportar más e importar menos. Quizás en su presentación quiera tener en cuenta la carta que Don Boudreaux envió al NYT hoy domingo 26 a propósito de algo agregado por el NYT a una columna de Mankiw sobre libre comercio. La carta dice esto

    The caption to a photo accompanying Greg Mankiw’s superb essay on the benefits of free trade reads “The 18th-century economist Adam Smith wrote that nations can benefit as much from imports as from exports, turning the conventional wisdom on its head” (“Economists Actually Agree on This: The Wisdom of Free Trade,” April 26).

    The text of Mr. Mankiw’s essay assures me that he did not write this caption.

    While Adam Smith did indeed turn conventional wisdom on its head, he emphatically did not write that nations can benefit as much from imports as from exports. Instead, he countered the conventional wisdom by showing that nations benefit only from imports. Smith understood correctly that exports are no benefit at all; they are only a cost. Exports are the price paid for imports. To write that “nations can benefit as much from imports as from exports” is akin to writing that homeowners can benefit as much from the groceries they receive from supermarkets as from their spending the money necessary to buy those groceries. Like Mr. Mankiw, Adam Smith would never write such nonsense.

    http://cafehayek.com/2015/04/costs-such-as-exports-are-not-benefits.html

    • Lo que Smith no sabia-escribió antes que Keynes era que:
      "A surplus of exports is advantageous, first of all, in connection with the short-period problem of effective demand. A surplus of value of exports over value of imports represents “foreign investment.” An increase in it has an employment and multiplier effect. Any increase in activity at home is liable to increase imports so that a boost to income and employment from an increase in the flow of home investment is partly offset by a reduction in foreign investment. A boost due to increasing exports or production of home substitutes for imports (when there is sufficient slack in the economy) does not reduce home investment, but creates conditions favorable to raising it. Thus, an export surplus is a more powerful stimulus to income than home investment.

      In the beggar-my-neighbor scramble for trade during the great slump, every country was desparately trying to export its own unemployment. Every country had to join in, for any one that attempted to maintain employment without protecting its balance of trade (through tariffs, subsidies, depreciation, etc.) would have been beggared by the others.

      From a long-run point of view, export-led growth is the basis of success. A country that has a competitive advantage in industrial production can maintain a high level of home investment, without fear of being checked by a balance-of-payments crisis. Capital accumulation and technical improvements then progressively enhance its competitive advantage."

      Saludos

      • Realmente Smith estaba indirectamente al tanto de ello y por eso insistía en Invertir "At Home" para generar prosperidad.

        Vale la pena volver a leer despacio su célebre --& so often misquoted-- "invisible hand" para darse cuenta de que su sentido es el explícito de.... "Home" mucho mejor que "Abroad"

        Antonio Serra, en 1613 dedicó al Conde de Lemos, a la Sazón gobernando el Reino de Nápoles, una obra que la moderna ortodoxia debería recuperar antes de que hasta el tiempo se nos acabe.

        http://it.wikisource.org/wiki/Breve_trattato_delle_cause_che_possono_far_abbondare_li_regni_d'oro_e_d'argento_dove_non_sono_miniere

        El título es una joya.... "Breve trattato delle cause che possono far abbondare li regni d'oro e d'argento dove non sono miniere"

        Saludos

      • KEyNES,

        Le agradeceré la referencia del texto incluido en su comentario porque hay algo que no me cuadra.

      • KEyNES, Manu y José Jarauta,

        Un punto distinto dice relación con las cuentas nacionales. Como ocurrió con el nacionalismo económico, algunos jóvenes argentinos interesados en Economía pronto pudimos familiarizarnos con la Contabilidad Nacional, esto es, cuando era una herramienta estadística nueva. Algunos nos empecinamos en estudiar sus detalles porque pronto nos interesó lo que en aquel entonces se enseñaba como Macroeconomía y que supuestamente estaba inspirada en la obra Keynes pero que en realidad era una simplificación de Hicks para aprovechar las nuevas cuentas nacionales. Si el nacionalismo económico daba motivo para mucha discusión, lo opuesto sucedía con la Contabilidad Nacional y la Macro keynesiana porque todo se reducía a manipular identidades contables para transformarlas en modelos simples que nos dijeran algo más que lo que se podía inferir directamente de los datos estadísticos. A medida que la Macro fue progresando, no mucho pero lo suficiente como para que uno cuestionara su base en la Contabilidad Nacional, la transformación de identidades contables en modelos simples fue perdiendo interés.
        Por más que uno deplore que muchos pretendan reducir la Macro a esas identidades y modelos, las urgencias derivadas de la crisis de 2008 en EEUU y luego en Europa le ha dado nueva vida por falta de alternativa. Pero su utilidad sigue siendo negativa.
        cont.

    • KEyNES, Manu y Jose Jarauta,

      Ya en los años 50, los jóvenes argentinos interesados en Economía podíamos asistir a debates en que se defendían distintas versiones del nacionalismo económico. Este nacionalismo se caracteriza por insistir en que el poder y la riqueza de una nación están determinadas (de distintas maneras y con distintas intensidades, de ahí la existencia de varias versiones) por su producción principal (primarias, secundarias, terciarias). Este nacionalismo tiene un fuerte sesgo contra las actividades primarias y ahora también contra las terciarias. Uso el término nacionalismo porque el debate siempre concluye con argumentos políticos sobre la primacía de la nación --seríamos miembros del Primer Mundo, o seríamos campeones, o podríamos tener pronto bombas nucleares. Llevo más de 50 años dándole vuelta a esos debates y siempre vuelvo a algo elemental, esto es, cuánto mejor Argentina estaría si luego de la SGM sus gobiernos hubieran aprovechado la gran demanda mundial por sus recursos naturales (algo que por suerte sigue siendo válido).

      Ahora sus comentarios recuerdan que siglos atrás otros propusieron y defendieron el nacionalismo económico. Sí, cualquier persona con ambición de líder absoluto de algún reino, imperio, o estado-nación optará por posiciones nacionalistas (incluso Stalin y Mao, cuyos totalitarismos reconocían centro y periferia) porque su éxito personal depende de movilizar y sacrificar a la masa para su propósito.

      Pero no necesito discutir la falsedad del nacionalismo económico para recordar algo elemental, esto es, el beneficio mutuo de todo acto de comercio, sin importar las nacionalidades de las partes.

    • En base a las cuentas nacionales, se argumenta que el crecimiento de las exportaciones puede liderar el crecimiento. Falso, absolutamente falso. Si un gobierno decidiera producir X y exportarla a un precio positivo pero ínfimo en relación a su costo de producción, podemos suponer que encontraría compradores y que la contabilidad mostraría un fuerte aumento en las exportaciones contabilizadas a su costo de producción (mucho menos al precio pagado por los extranjeros). ¿Cuánto habría aumentado el bienestar del país? Sólo por el valor de uso de la cantidad de importaciones que pudieron obtenerse a cambio del ingreso generado por las exportaciones. Cualquiera sean las conclusiones que se saquen de los asientos contables, poco o nada sirven para entender que si algunos residentes de un país tienen la suerte de vender algo a los residentes de otros países, su bienestar aumenta sólo por el mayor consumo de algo valioso que consigan con los ingresos de esa venta y que el bienestar del conjunto de residentes aumenta sólo si ese algo valioso proviene de otro país (si queremos complicar el argumento distinguimos entre consumo presente y consumo futuro siendo el último determinado además por la inversión que se ha hecho inicialmente de la venta a los residentes de otros países).

  • Las perspectivas económicas de España siguen siendo malas. Aunque uno puede construir escenarios optimistas para los próximos 10 años, en ninguno el crecimiento del PIB anual superaría el 3 por ciento. El problema más urgente, sin embargo, es evitar un escenario pesimista resultado de la competencia electoral durante este año. Este escenario pesimista es posible y probable porque la falsedad de los políticos y sus cómplices se muestra en promesas que jamás podrán cumplirse (el resultado electoral de Andalucía confirma la atracción fatal de los políticos falsos y la fuerte apuesta de grupos de interés beneficiados durante Zapatero). Yo diría que luego de la elección general, aunque Rajoy pudiera formar gobierno en coalición con otros partidos, el nuevo gobierno daría marcha atrás en lo poco positivo que se ha hecho.

    Acabo de leer medios griegos en sus ediciones de hoy lunes 27, principio de una semana muy difícil para Grecia, algo que España no puede ignorar, y que usted tampoco podrá ignorar en sus presentaciones. Sí, más que pensar en futuros rosados, lo urgente es contener a los bárbaros.

  • Bajo el título Recortes y Reformas, y luego de miles de editoriales y columnas sobre recortes y reformas, hoy El País sorprende con una editorial pobre de la que nada se puede rescatar para un debate serio. Su propósito inmediato es descalificar a los que proponen recortes e insistir en la necesidad de reformas. Sí, España necesita reformas y las necesita hoy mismo, igual que todas las otras democracias constitucionales. El problema es qué reformas pueden movilizar un apoyo mayoritario en elecciones limpias, que luego se conviertan en propuestas concretas aprobadas en procesos legislativos limpios e implementadas por estructuras burocráticas de gobierno libres de ataduras a los partidos políticos (en España, en particular al PSOE).

    El editorial de El País repite la idea de una reforma tributaria para conseguir los ingresos necesarios. La hipocresía del editor es clara porque no dice para qué son necesarios los ingresos –quiere que el lector crea que es para ayudar a pobres y oprimidos, cuando sabemos que será para consolidar el control de la estructura burocrática al servicio del partido de El País. En el párrafo final, destaca la liberalización de mercados rompiendo oligopolios pero sin mencionar ninguno en particular y la reforma de la Administración pública y propone convertir el INEmpleo en agencia de empleo, quizás para controlar aún más los mercados de trabajo. Sí, That’s all Folks. Wow.

  • Sigo este blog desde hace unos pocos meses y asistiré a la conferencia con la esperanza de entender cuáles son nuestros problemas estructurales no desde un punto de vista meramente sintomático, sino en cuanto a la causa "última" de los problemas, del mismo modo que a un médico no le vale con decir que la enfermedad continúa porque el paciente aún tiene fiebre, sino que lo que debe conseguir es identificar el agente infeccioso y el antibiótico adecuado. Muchas gracias por anunciarlo aquí y facilitarnos la asistencia.

  • Jesús,

    desde el final de la segunda guerra mundial España solamente ha tenido un período largo con superávites por cuenta corriente: los años sesenta (lo mismo se aplica a Portugal. Y a Grecia en los años setenta).

    Razón: la política industrial franquista? No. La emigración masiva en esos años y las remesas regularmente enviadas por los emigrantes a España. O sea, España durante todos estos años nunca ha tenido una base exportadora suficientemente fuerte para financiar sus importaciones. Ha tenido siempre que endeudarse con el exterior para financiar parte de estas. Y con un creciente endeudamiento exterior los riesgos de un "sudden stop" y una grave crisis financiera aumentan cada día.

    Pregunta: tu no crees que la única forma realista de ampliar la base exportadora española de una forma relativamente rápida (10 años) y sostenible es atraendo inversión estranjera directa (IED) en grande escala (que las Googles, Siemens, Sanofis & Co se instalen en España)?

  • Interesantes reflexiones en este pequeño "cluster" de comentarios. Keynes, Jarauta y EB.
    El libro de Serra de 1613 apunta precisamente hacia un factor común a todos los países: El factor humano, independientemente de si en aquel territorio hay o no "miniere d'oro e argento", es decir, recursos naturales de cualquier tipo.
    Como indica José Jarauta es más que probable que Serra hubiese descubierto cosas en nuestra escuela de Salamanca (que todavía a lo que parece sigue gran parte de ella en Latín mientras se nos cae la baba con sus alumnos de Inglaterra y Escocia). El caso es que en este caso concreto no se si alguno de ellos trató el asunto central que se deriva del libro denso de Serra: actividades de rendimientos crecientes y decrecientes.

    Este asunto está vigente hoy cuando estamos en medio de grandes presiones de todo tipo en pro de visiones hegemónicas bastante agrietadas. El libro está en un dialecto culto previo a la unificación del italiano moderno pero es perfectamente legible por cualquiera de nosotros.

    Saludos

    • Hola Manu,

      El libro de Serra está disponible en ingles:
      http://www.amazon.com/Treatise-Wealth-Poverty-Nations-Economic/dp/085728973X/ref=asap_bc?ie=UTF8

      Como dije en comentario (lunes 27 a las 22.20) el punto sobre el beneficio del libre comercio sin importar las nacionalidades de las partes no requiere discutir el nacionalismo económico. Sí insisto en que este nacionalismo es falso porque es la posición de políticos hipócritas que se excusan en el bienestar del pueblo para sus propios objetivos. En cuanto a si Serra o algún español del siglo 16 es el origen del nacionalismo económico o si sus escritos siguen teniendo interés, lo dejo a criterio de otros, aunque recomiendo su lectura para entender la falsedad de ese nacionalismo.

      Joan Robinson (referencia de KEyNES) reconoce el interés de la autoridad en el nacionalismo económico en dos líneas que preceden la cita de KEyNES en inglés tomada de What are the questions? Paul Samuelson (referencia de KEyNES) muestra una variedad de situaciones teóricas (usa China y USA en lugar de X e Y) en que ignora a la política y el gobierno (y por lo tanto su análisis nada aporta al nacionalismo económico). Por último, el economista argentino Vernengo (referencia KEyNES) confunde la idea de ventaja comparativa aplicándola a un país cuando en realidad es válida para una persona o un conjunto organizado de personas, jamás para una sociedad de personas heterogéneas. Vernengo no agrega nada a lo que Presbich y muchos otros argentinos discutieron por largo tiempo sobre nacionalismo económico.

  • Estimados Sres. Keynes, Oquendo, Jarauta, et al.:

    Sean bienvenidas las citas y la bibliografía. Ahora bien, tanta profusión de lecturas, ¿no nos acabará nublando la perspectiva?

    Que la especialización en el trabajo y el comercio son, en abstracto, una cosa buena no es más que una perogrullada. No hace falta leer a John Maynard, ni a Smith, ni a Bodin, ni a Antonio Serra, ni los memoriales castellanos del siglo XVI, ni a Confucio para darse cuenta de eso.

    ¿Por qué, en vez de volver una y otra vez a lo que escribieron los venerables ancestros, no pensamos un poco en qué escribirían ahora, dadas las circunstancias actuales y concretas?

    ¿Acaso los maestros confucianos, o Tomás de Mercado, o Bodin, o Smith, o Ricardo o Keynes escribieron en unas circunstancias mundiales como las actuales? ¿Acaso en sus tiempos las naciones con mayor crecimiento, industria y superávit comercial eran las que tenían los salarios más bajos y la menor apertura política?

    Por favor, no dejemos que la erudición sea enemiga de la ilustración.

    Me quedo con lo que hoy, en abril de 2015, escribe Matías Vernengo (en enlace proporcionado por Keynes):

    "Perhaps employment should be one of the reasons for managing trade. Free trade versus protectionism is a false dichotomy. The question is: how much management and for the benefit of whom (and who bears the costs of more or less trade as a result)."

  • Estimados comentaristas.

    Cualquier reduccionismo, incluido el de enfrentar el libre comercio contra proteccionismo, no deja de ser un maniqueísmo más, simplificador y estéril. El mundo está lleno de escalas de grises (y verdes), y cada uno tiene su matiz, su circunstancia y su historia.

    http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_sovereign_states_by_current_account_balance#/media/File:Cumulative_Current_Account_Balance_per_capita.png

    El libre comercio, para que sea beneficioso para todos presupone toda una serie de condiciones para alcanzar el equilibrio que hoy por hoy pertenecen al campo de la ficción desatada. Tal como se formula ninguno de los que escribimos aquí estará presente para verlo, y sus nietos tampoco.

    " The problems of establishing the institutions conducive to economic growth faced by mercantilists at the end of the Renaissance are shared today by policy-makers in the developing world, and it can therefore prove to be fruitful, if not necessary, to explore the historical roots of this early innovation system approach. Indeed, Serra’s work has been brought back to light on several occasions in the past centuries, each
    time as a source of guidance in an era of economic turmoil: first on the eve of Italian
    unification, then at the dawn of German industrialization. " ...

    Reinert, Sophus A., and Erik S. Reinert. "An Early National Innovation System: the Case of Antonio Serra's 1613 Breve Trattato.".

    http://www.othercanon.com/uploads/Reinert%20x%202%20Institutions%20and%20Economic%20Development.pdf

    Reinhert también tiene un magnífico libro desarrollado a partir de la biografía intelectual de John Cary, autor del "Essay on the State of England" (1695), que es iluminador desde varias perspectivas.

    http://www.booksandideas.net/IMG/pdf/20130325_reassessing_enlightenment_economics.pdf

  • Mañana tengo bastante que hacer por la tarde pero voy a hacer todo lo posible por acercarme a escuchar a Jesús F.V.

    Entre el artículo y los comentarios hay mucha información sobre la mesa y buenas referencias bibliográficas. Algunas de las citas de José Jarauta son para grabarlas en bronce encima de los leones de las Cortes a ver si de una vez lo pillan.
    En relación al comentario de EB sobre una supuesta oposición entre comercio y nación yo no creo que exista. De hecho uno de los grandes campeones del Comercio, USA, en modo alguno está reduciendo ni su nacionalismo ni el chauvinismo de muchas de sus grandes cabezas.
    El libro de Serra citado (no es de sorprender que lo haya traducido el hijo de Eric Reinert porque tiene un ejemplar original en la biblioteca paterna) no habla de nación porque, entre otras cosas, el concepto mismo es muy posterior. Aborda algo que desde que desapareció el texto de Raymond Barre se ha dejado de tratar con seriedad: La relación real de intercambio y los efectos del vigente régimen de comercio internacional.
    Al final las cosas nunca son Blanco o Negro. Se trata de encontrar equilibrios razonables que permitan que todas las sociedades tengan oportunidades y un mix sectorial que permita progreso real.
    Esto hoy y siendo realistas, no es el caso.
    Pero, en fin, hay que darle muchas vueltas a las cosas y es bueno recordar la historia porque tampoco son nuevas.

    Saludos cordiales

  • De las reglas de comentarios:

    "Cada lector puede participar un máximo de 3 veces por entrada. El objetivo es evitar intercambios larguísimos de comentarios sobre asuntos que se desvían del tema de la entrada de referencia. "

    • Agradeceré copia del manual de instrucciones para comentaristas. Nada es gratis, escribir comentarios tampoco.

      • La pestaña de comentarios, https://nadaesgratis.es/comentarios, donde sale la limitacion de comentarios por entrada, lleva colgada desde hace años.

        Usted tiende a "secuestrar" los comentarios dejando una entrada detras de otra. Otras veces le dejamos hacer, pero en esta ocasion, despues de 8 comentarios (bastantes mas de nuestro limite de tres) y que ademas se iban totalmente de topico el moderador, con toda la razon, empezo a borrarlos.

        Si considera que escribir comentarios le lleva mucho tiempo, quizas pueda hacer un esfuerzo de escribir menos pero centrarse en el tema a discutir.

Los comentarios están cerrados.