The Wisdom of Sir Humphrey Appleby

Del episodio The Devil You Know, de la mejor serie de política de la historia (Yes Minister-Yes Prime Minister):

Hacker: Europe is a community of nations, dedicated towards one goal.
Sir Humphrey: Oh, ha ha ha.
Hacker: May we share the joke, Humphrey?
Sir Humphrey: Oh Minister, let’s look at this objectively. It is a game played for national interests, and always was. Why do you suppose we went into it?
Hacker: To strengthen the brotherhood of free Western nations.
Sir Humphrey: Oh really. We went in to screw the French by splitting them off from the Germans.
Hacker: So why did the French go into it, then?
Sir Humphrey: Well, to protect their inefficient farmers from commercial competition.
Hacker: That certainly doesn’t apply to the Germans.
Sir Humphrey: No, no. They went in to cleanse themselves of genocide and apply for readmission to the human race.
Hacker: I never heard such appalling cynicism! At least the small nations didn’t go into it for selfish reasons.
Sir Humphrey: Oh really? Luxembourg is in it for the perks; the capital of the EEC, all that foreign money pouring in.
Hacker: Very sensible central location.
Sir Humphrey: With the administration in Brussels and the Parliament in Strasbourg? Minister, it’s like having the House of Commons in Swindon and the Civil Service in Kettering!

Por cierto, después de diez años pensándolo todavía no he decidido quién me gusta más: Sir Humphrey Appleby o Francis Urquhart. Acepto argumentos en favor de uno o del otro…

Hay 5 comentarios
  • Yo siempre digo que la evolución de Europa se entiende mejor si tratas de imaginar una España donde las CCAA tuviesen poder de veto. Europa va despacio y a trompicones pero me parece que el resultado, a la larga, no está tan mal. Una vez dicho esto añadiré que no sé si se puede exigir a Europa más clarividencia que la observamos a nivel nacional; si nuestros primeros ministros son relativamente mediocres, ¿por qué dejarían de serlo sólo por ponerlos juntos en una habitación en Bruselas?

  • Este diálogo me parece un poco tramposo, porque contrapone una visión idealista, ingenua, con otra más cínica (y realista) . Y no creo que nadie (hablo de gobiernos, de altos cargos con poder de decisión) tome decisiones por criterios puramente altruistas (como parece defender Hacker)

    Cuando hablamos del comportamiento de las naciones, siempre hay un componente egoísta fundamental. Como decía Hobbes “el hombre es un lobo para el hombre”, pero aplicado a las decisiones de las naciones en relación a las demás.

    Tan egoísta puede ser la motivación alemana (no aportar ni un euro más a la fiesta de los manirrotos periféricos, según ellos, e imponer su modelo en la actualidad, o vender más fàcilmente sus productos, en su momento) como la motivación inglesa para no sumarse al nuevo tratado.

Los comentarios están cerrados.