¿Ayudas para el nuevo casino en Madrid? No, gracias

Estos últimos días hemos visto flotar en la prensa distintas informaciones sobre la intención de Sheldon Adelson de montar un mega-casino en Madrid. La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ha manifestado su predisposición hacia el tema y ha propuesto cambiar la legislación para permitir que este complejo salga adelante y facilitar la cooperación de las administraciones públicas en tal empeño.

En este post explicaré por qué esto es una mala idea (más allá incluso de las dificultades legales creadas por la Unión Europea): ni tenemos que cambiar nuestra legislación ni tenemos que facilitarle la vida a Adelson. Si él quiere invertir en España con las condiciones existentes, bienvenido sea; en caso contrario, y como dicen en Estados Unidos “have a nice life.”

Empecemos describiendo el proyecto. Adelson quiere construir un casino en el sur de Madrid (la prensa no parece estar de acuerdo exactamente en dónde) que se iría completando con el paso del tiempo con otras instalaciones de ocio (hoteles, campos de golf, un auditorio), con un total de entre 15.000 a 18.800 millones de Euros de inversión total y una previsión de empleos creados directos e indirectos de 261.000.

Pero para ello, quiere contar con un apoyo inusitado de las Administraciones Públicas, con importantes cambios legislativos (Estatuto de los Trabajadores, Ley de Extranjería, Ley del Juego, Ley de Blanqueo de Capitales, incluso la regulación del tabaco para permitir fumar en el casino) y cuantiosas contribuciones económicas tanto directas (infraestructuras, expropiaciones, etc.) como indirectas (tratamiento fiscal especial, créditos garantizados). La lista reportada en los medios de comunicación es, sencillamente, increíble, y si no la hubiese visto con mis propios ojos pensaría que era una broma pesada y de mal gusto.

La razón principal de mi oposición rotunda al proyecto es que, en general, no creo que la política industrial (entendida aquí como el trato de favor a una cierta actividad económica que vaya más allá de las acomodaciones lógicas que cualquier actividad requiere y que cumplen un principio de propocionalidad) funcione. Las administraciones públicas no suelen tener los incentivos correctos para elegir “ganadores” y, en la mayoría de los casos, terminan apostando por proyectos que sirven más para beneficiar a unos pocos que a la sociedad en su conjunto.

Esta postura no es, sin embargo, dogmática. En este mismo blog escribía hace unas semanas sobre cómo la política industrial podía funcionar en ciertos casos y presentaba el ejemplo de Corea del Sur, donde la industria siderúrgica surgió como consecuencia de una actuación de política industrial.

Señalaba, en concreto, que esta posibilidad de funcionamiento estaba fundada en dos argumentos teóricos. El primero era las economías de escala. Montar una nueva industria puede ser tan costoso y complejo que solo una gran organización como un gobierno puede acometerlo. El segundo era que un gobierno puede internalizar efectos globales de una nueva industria que unos inversores privados pueden no considerar. El complejo de Adelson en Madrid no cumple ninguna de las dos condiciones y solo busca que el contribuyente español sea el pagano de esta operación.

Con respecto a la primera, las economías de escala, la fortuna personal de Adelson y las fuentes de financiación a las que tiene acceso le dan liquidez más que de sobra para acometer su proyecto. Es más, su intención es que la mayor parte de la inversión se realice por medio de los beneficios generados por el primer casino a construir, con lo cual no estamos hablando ni siquiera de inversiones iniciales particularmente importantes. A más y a mayores, la tecnología de ocio es perfectamente escalable: es decir, siempre podemos hacer un casino o un hotel un poco más pequeño o un poco más grande sin dificultad. Esto es muy distinto, por ejemplo, de la industria siderúrgica, donde el tamaño mínimo de una factoría integrada eficiente es altísimo.

Con respecto a la segunda, las externalidades positivas para la economía, sinceramente no puedo ver ninguna y sí muchas negativas. Las externalidades no significan que una empresa que invierte y crea puestos de trabajo genere riqueza y esa riqueza genere otras empresas. No. Eso no es lo que los economistas llamamos una externalidad (vale, en modelos con multiplicidad de equilibrios puede serlo en ciertos casos, pero no nos pongamos aquí con disquisiciones bizantinas). Una externalidad es, por ejemplo, si mi empresa forma a muchos ingenieros que, luego, dejan la empresa y crean sus propias compañías con los conocimientos adquiridos. O si mi empresa suministra un servicio muy especializado que es clave para el uso de otra empresa y cuya utilidad no queda reflejada plenamente por mil motivos en el precio, por ejemplo por un problema de costes fijos y costes marginales muy reducidos.

Los casinos y la industria de ocio más en general no suelen crear ninguna de estas externalidades positivas. Son industrias intensivas en mano de obra (en su mayor parte poco cualificada), con un reducido componente tecnológico y sin ningún vínculo específico hacia otros sectores. La evidencia empírica en Estados Unidos, donde en la última década se han abierto muchos casinos y otras grandes actividades de ocio como estadios deportivos es que, en efecto, estas externalidades positivas no aparecen por ninguna parte. Debo ser cuidadoso y reconocer, con honestidad, que la evidencia no es aplastante y que existe un grado notable de incertidumbre; argumentaré como respuesta que la carga de la prueba en este caso debe recaer en aquellos que proponen el casino, que son los que reclaman las ayudas, y que dudo mucho que sean capaces de hacerlo (y no, la carga de la prueba no es un folleto publicitario bonito ni contratar a un cualquiera para que te diga basándose en nada que esto va a generar 261.000 empleos, un número tan absurdo que no me lo creería ni si estuviese tan borracho como el día que acabé la mili).

Al mismo tiempo, los casinos sí que generan externalidades negativas, pues suelen estar acompañados de problemas de criminalidad, de mafias (con las que las empresas de Sheldon parecen tener una relación especial), de corrupción política y de los efectos perversos de la adicción al juego de la que es presa una parte no despreciable de la población (y que yo tuve la tristeza de comprobar sus horribles efectos en una amiga mía en Minnesota).

Finalmente, y más en general, existe un argumento de seguridad jurídica. España debe ser un país serio y los países serios no cambian su legislación por el señuelo de una inversión como si fuéramos una república bananera cualquiera. En este blog hemos defendido una y otro vez, por ejemplo, la necesidad de cambiar el Estatuto de los Trabajadores. No dejaría de ser triste que este se cambiara para que se pudiese montar un casino pero no para montar una empresa de alta tecnología. O que permitiésemos fumar en un casino o facilitar la llegada de trabajadores extranjeros al mismo pero no pudiésemos cambiar la estructura de nuestra universidad o la contratación de investigadores extranjeros. La legislación está para ser cumplida, no para modificarse a la primera de cambio y menos de esta manera tan demencial como propone Adelson.

Y este argumento de seguridad jurídica no se fundamenta solo en principios legales básicos de nuestra tradición con los que estoy profundamente de acuerdo. Tienen también una razón económica básica: si cambiamos la legislación por un poco de dinero, abrimos las puertas a una labor constante de búsqueda de rentas (pues no es otro el objetivo de Adelson) por parte de los agentes económicos que llevaría al despilfarro generalizado y distorsiones incalculables.

Cierro con un argumento quizás más político y por el que pido disculpas de entrada a aquellos lectores de este blog que prefieran argumentos más puramente económicos. A estos les pediría pues que se salten las próximas líneas hasta el final de este párrafo y, en el caso de que las lean, que las descuenten según su leal saber y entender. Adelson es una persona de mucho cuidado. Dio 5 millones de dólares a un SuperPAC para financiar anuncios a favor de Gingrich en las primarias republicanas de Carolina del Sur y su mujer acaba de dar 5 millones para las primarias de Florida. Independientemente de sí estoy de acuerdo o no con Gingrich (que no lo estoy, me parece un ególatra mentiroso, corrupto y dispuesto a hacer cualquier cosa para ganar y conservar el poder y además mala persona a nivel individual, pero esto no viene a cuento), el que Adelson este dispuesto a gastarse 10 millones de dólares (bueno, 5 suyos y 5 de la mujer, tanto monta….) para influir el proceso político en Estados Unidos nos debería hacer pensar muy cuidadosamente en la conveniencia de ofrecer privilegios especiales a esta persona, sobre todo en una nación como España donde nuestros políticos no han sido un ejemplo brillante de capacidad de resistir a los grupos de presión (legalmente) o los sobres llenos de dinero bajo la mesa (ilegalmente).

En resumen: Adelson quiere ganar dinero con un casino en Madrid, pero básicamente lo quiere hacer a costa del contribuyente español. La única respuesta razonable ante tal demencial proposición es “no, gracias”.

Hay 43 comentarios
  • Esto empieza a parecerse a una reserva india en Europa.

    Economía de casinos y sol y playa (cemento más bien), con mano de obra barata para el jolgorio y el juego de ciudadanos de economías más desarrolladas. Hooligans de toda Europa enlatados en aerolíneas low-cost llegarán en masa para amortizar aeropuertos fantasmas y parques temáticos varios para disfrutar del servicio (temporal) y afabilidad de los nativos.

    Desde luego el pelotazo sería de órdago. Lamento no estar en la pomada para poder lucrarme “cum laude” en la operación. Se adapta perfectamente a cierta tipología de “empresario” local.

    “National Gambling Impact Study Commission. Native American Gaming.”

    http://govinfo.library.unt.edu/ngisc/research/nagaming.html

    Acabaremos con los problemas típicos de las reservas, pero siempre nos ha gustado dar la “nota” en Europa.

    “In California, Indian Tribes With Casino Money Cast Off Members.” James Dao.

    http://www.nytimes.com/2011/12/13/us/california-indian-tribes-eject-thousands-of-members.html?pagewanted=all

    Una vergüenza más en un país de sinvergüenzas.

  • Excelente argumentación que suscribo punto por punto. Recordemos los “parques temáticos” construidos en Valencia a base de créditos de la Generalitat y veamos ahora donde quedan. Sólo han servido para forrar a unos cuantos y, a la larga, a llevar a la comunidad a la bancarrota. (NDLR: Lo curioso es que al final sólo se ha procesado al pobre tipo que se llevó el chocolate del loro, cuatro trajes, mientras que a los verdaderos cerebros detrás del invento siguen por ahí.)

  • PORFAVOR este post tiene que aparecer publicado en el periodico! Lo tienen que leer todos los espanyoles, y madrilenyos en particular.
    Este y todos los otros claro pero bueno, como este trata de un punto tan concreto igual tiene un impacto mas immediato.

  • Con esa operación la sociedad pierde dinero. No genera riqueza real, los españoles perderá su su dinero jugando, para pagar camareros cuplieres y el beneficio a USA. y como dices las externalidades que genera son perniciosas. El tema solo sería beneficioso si los clientes fueran extranjeros en su mayoría.

    Pero por otro lado España se está desangrando de tejido industrial que es el único motor económico real. La agricultura está superregulada y en parte subvencionada, y los servicios solo se mantienen si hay economía tanginble.

    ¿ como no va a haber paro si cada vez hacemos menos cosas y las compramos fuera ? Sinceramente pienso que el mayor problama de España es el déficit comercial y de allí biene el resto de consecuencias.

    • completamente de acuerdo contigo, aquí ya no se manufactura nada y sin eso es imposible salir adelante

  • No hablas de los impuestos. El sector del juego está fuertemente tasado (y consecuentemente regulado) y un operador no deja de ser un recaudador de impuestos para un Gobierno. Si además es intensivo en mano de obra pues dos pájaros de un tiro y si además atraes turismo, tres pájaros.
    Otro tema es que los que lo monten sean unos pájaros y que nos bajemos los pantalones para que vengan.
    Pero en mi opinión, con 5,5mn de parados no estamos en posición de rechazar a nadie.

    • Pues una de las cosas que ha pedido es excenciones fiscales a las ganancias de los jugadores (para incentivar que vaya la gente a su negocio), así que ni por esas se debería considerar la opción de ayudar a montar ese chiringuito.

  • Suscribo lo dicho sobre la política industrial. Deberíamos insistir más en esto porque vamos por el camino contrario: pretendemos que los agentes individuales nos saquen de este embrollo y es imposible salir sin coordinación y una canalización de recursos organizada y planeada (uy! planeada suena mal… casi a planificada…).

    Saludos

  • Excelente post, Jesús. Un análisis exhaustivo sobre la mala gestión pública y la ausencia de evaluación del gasto. Si se hubiera realizado un análisis adecuado quizás los políticos habrían desestimado la idea comparando los 200.000 puestos de trabajo que se prevén crear versus las externalidades negativas que surgirían con el proyecto.
    No olvidemos que en épocas anteriores nuestros gestores decidieron llenar España de aeropuertos (50 creo que tenemos, contra los 18 de Alemania) y subvencionaron aerolíneas para que operasen en los mismos, con un resultado nefasto como estamos comprobando hoy en día.
    Yo estoy en la línea de JFV: hay que generar externalidades positivas e iniciar el cambio de modelo productivo ya.

  • Estoy al 150% de acuerdo. Como madrileño, me alegro de que se hable sobre este proyecto en este foro.

  • Me alegra que alguien lo haya expuesto tan claro (ahora, lo ideal sería que lo leyeran las personas adecuadas). Lamentablemente, hoy día, con la que está cayendo, decir que vas a crear 200.000 empleos es un tanto político al que muy pocos se van a resistir.

  • me parece incontestable lo que dice el autor
    a lo mejor el macrocasino termina en Catalunya

  • Buena reflexión, sin embargo se olvida del tema de la recaudación vía impuestos (aunque alguno de los comentarios justifica esta “ausencia” argumentando que la “exención fiscal” se incluye en la lista de “peticiones” del empresario, verdaderamente lo desconozco) y se destaca el tema de la adicción al juego como una importante externalidad negativa de esta industria. Si bien es cierto que se trata de una cuestión a controlar (también lo son los problemas de adicción al alcohol, y nadie cuestiona la industria vinícola de nuestro país) no se pueden establecer paralelismos a la ligera con lo que ocurre en otros contextos (como el ejemplo USA señalado) ni en otras culturas (aquí está la clave). De hecho hay númerosos trabajos en la literatura sobre problem gambling que controlan por aspectos culturales y religiosos y al final el problema no parece tan dramático (mucho menos en países católicos). Señores, aquí llevamos jugando a la lotería desde el siglo XVIII y hay numerosos ejemplos de individuos que lapidan un alto % de su renta en juegos de azar semana tras semana. Pero, ¿alguien ha oido hablar alguna vez de problem gambling en España?. Claro que hay personas con serios problemas vinculados al juego, pero lo mismo que en el caso de cualquier bien de consumo con cierta dosis de adicción. No ha de ser este el argumento. Además “there is no problem gambling if you win”.
    En el resto más o menos de acuerdo, hay que ser cautos a la hora de cambiar la legislación para favorecer ciertos intereses particulares en base a la posible generación de un “interés general”.

    • Levi

      La parte de mi argumento que utiliza las externalidades negativas es unicamente “a fortiori”: la parte principal es que no hay externalidades positivas. Eso ya de por si solo mata las ayudas al casino. Podemos discutir si las externalidades negativas son grandes o pequeñas, pero esto solo implica que dar dinero fuera muy mala idea (pequeñas externalidades negativas) o inmensamente mala idea (grandes externalidades negativas).

      En todo caso no despreciemos los problemas de ludopatia en España:

      http://www.ludopatia.org/web/index_es.htm

      que alguno existe.

      Traer a cuenta lo de la loteria es irrelevante. Una cosa es decidir si se suprime o no algo que ya existe (la loteria) y otra muy distinta si vamos a montar una historia nueva con el dinero del contribuyente (el casino).

      Finalmente, he sido cuidadoso con mis palabras. No he sugerido prohibir el casino o el juego, simplemente que no reciba dinero ni ayudas publicas, que es algo muy distinto.

  • Completamente de acuerdo. Añadire ademas que legislar ‘ad hoc’, tanto para beneficiar a un particular, como para perjudicarle, es un delito, que yo sepa…

  • Muchas gracias, Jesús, por poner de manifiesto lo disparatado que resultaría conceder ayudas al casino de Adelson

    Con este tipo de proyectos siempre me pregunto: cui prodest? Está claro, muy claro, a quien no

    Respecto a tus disculpas, creo que son totalmente innecesarias. Todos somos en cierta medida prisioneros de nuestra ideología por acción o , como tantas veces ocurre, por omisión. Tu tendrás tu propio planteamiento que podrá ser compartido por los lectores o no, y eso se refleja en los temas que decides abordar ( y también en aquellos otros que pasas por alto). Pero no te cortes en tus escritos. Somos adultos. Ya filtrará cada uno lo que considere oportuno. Lo peligroso son los que dan gato por liebre

    Otra cosa son los panfletos 🙂

    Saludos

    • Me sumo a la moción. No creo que tenga las mismas preferencias políticas que Jesús (ni que nadie al 100%, en realidad), pero no me molesta conocerlas (incluso me interesa). Sobran las disculpas y la petición de salto de párrafo.

  • A mí ya me parecía absurdo el asunto de los Monegros (donde no hay cómo llevar a los jugadores). Madrid al menos tiene aeropuerto. Pero sigo sin ver la utilidad de desvestir a un santo para vestir a otro (y no me refiero a los Monegros, sino a la política industrial) salvo excepciones. Y en España es que no me creo que se hayan sentado a hacer cuentas serias.

  • Estoy de acuerdo con Jesús F-V y con José Jarauta. Con todos ralmente porque hay mucha unanimidad en el rechazo.
    Esto suena fatal y eso que vivo en Torrelodones donde ya está, según dicen, el mayor casino de Europa desde hace casi 30 años. Otros periódicos (el Mundo) preanuncian una negativa.

    En segundo lugar que las peticiones de Sheldon, quizás sin querer, nos muestran el camino de salida de la crisis. Pero no sólo para el juego sino para cualquier actividad.

    Si creamos esa especia de paraíso de libertades menos asediadas por reglamentos se va a poner esto a tope. La competitividad depende también de las marañas legislativas y las nuestras son 18, no una. Caros y complicados: mal asunto.

    Por contra mucho cariño, trato preferencial, impuestos bajos, sindicatos agradables y facilidades parece que atrae.
    Justo lo contrario de lo que hasta ahora hemos hecho con los resultados que conocemos.

    Vamos, como se enteren los fabricantes del mundo nos inundan y no vamos a necesitar casinos. ¿Con qué cara se daría algo a los casinos y no a nuestra mayor industria, el automóvil?

    Y que tenga que venir un señor de 80 años a explicarnos cómo se crea empleo.

    Saludos

  • otro caso….Spanair y el dinero público..accountability
    Lluís Foix
    Spanair deja de volar. No podía seguir operando después de que Qatar decidiera no invertir en la compañía. Acaba el sueño de tener una compañía con bandera nacional catalana. Fue un empeño de la Cámara de Comercio, del Ayuntamiento de Barcelona, de la conselleria de Economia del tripartito y del gobierno que puso en marcha un negocio sin un plan de viabilidad correspondiente. Tampoco el actual gobierno catalán ha sabido encontrar una salida viable a esta compañía que tenía que facilitar la internacionalización del aeropuerto del Prat.

    Se han invertido unos 140 millones de euros de dinero público en la viabilidad de esta compañía. El capital privado fue invitado a unirse a la operación pero declinó con motivos variados. Esta noche ha llegado el momento en que la compañía ha resuelto detener sus vuelos y entrar en la suspensión de acreedores.

    Son cosas que pasan en los negocios públicos y privados. Pero también ocurre en las sociedades que tienen sentido de la responsabilidad es que se piden cuentas, la famosa accountability anglosajona, a quienes han protagonizado operaciones que han fracasado.

  • manu: lo que pide sheldon es ausencia de normas y competir en condiciones diferentes a los demás. con el debido respeto, eso no es lo que yo entiendo por asumir riesgos ni crear riqueza

  • Para los amantes de la política industrial: el caso de Spanair. No, la política industrial no funciona, y de paso te gastas muchas pesetas del contribuyente. ¿Cuántas horas de quirófano se podrían haber financiado con todo el dinero que se dedicó a intentar “montar” una compañía de bandera?

    Los inversores privados también han perdido pero era su dinero, no el del contribuyente.

    • Si, lo de Spanair es un poco triste. Intentar crear una compañia de “bandera” es un poco tonto en un sector como el de aereolineas en Europa lleno de compañias grandes y de low-costs.

      De todas maneras, y solo por ser cuidadoso. Yo si que creo que en ciertos casos puede tener sentido apoyar a una aerolinea. Singapore Airlines o Qatar Airways son piezas claves para una ciudad que se quiera convertir en un centro de trafico comercial en una region del mundo determinada (y que no tiene muchas alternativas realistas a este papel, que se puede hacer en Qatar a parte de comerciar?) y por tanto justificar una ayuda estatal.

      Pero, cualquiera con dos dedos de frente veia que el caso de Barcelona no era el de Singapur o Qatar, ni geograficamente, ni en su posicion en la estructura de valor economico europeo, ni en el tipo de vuelos que generas (SA y QA hacen dinero con business class intercontinental, que es donde cobras $5000 o $6000, esa gente en Europa va en su gran mayoria a Frankfurt o Londres).

      • En el sector aéreo creo que Airbus es un caso claro de política industrial acertada. Lo de Spanair es un asunto de política local poco meditada y ejecutada en el peor momento en un sector con una competencia brutal. Una tragedia más para el bolsillo del contribuyente.

        • ¿Acertada? ¿Por qué lo dices? ¿O en qué te basas para calificar el experimento de Airbus de éxito?

          El caso de Boeing, además, es un poco peculiar: se estaba convirtiendo en un monopolio global con el apoyo de la administración local de turno.

          Los que no estarán tan contentos son los de McDonnell Douglas y otros que se fueron quedando en el camino. Igual que Ryanair y Vueling se han pasado años echando pestes de las ayudas a Spanair.

          Y es que eso es lo que se olvida con mucha frecuencia: cuando subvencionas al favorito del cacique de turno perjudicas al competidor que no cuenta con ninguna ayuda. El cacique está tranquilo porque no es su dinero, y si sale bien se sentará en consejo de administración cuando pierda las elecciones.

          • Jorge

            Tienes razon. Cuando estuve en el doctorado, quise escribir un paper sobre Airbus aprovechando ciertas conexiones que tenia. Te caes para atras si hablas con ellos (al menos en aquella epoca): no tenian ni idea de los precios reales de muchos de los compenentes que utilizaban porque todo eran subvenciones cruzadas de los gobiernos. Yo no tengo claro en absoluto que los beneficios de Airbus compensen el coste de oportunidad de los fondos publicos empleados en la empresa.

            • Me baso en las condiciones reales en las que opera el mercado a secas, lo de “libre” lo dejo para los creyentes con fé.

              Prefiero un duopolio a un oligopolio si permite la conservación de ciertas ventajas tecnológicas, industriales y de balanza comercial en la parte que nos toca. Por razones estratégicas el sector aeronaútico ha sido un sector con un gran peso de las ayudas públicas, sobre todo desde la IIGM. El caso estadounidense es quizás el máximo exponente de esta situación, el europeo no anda muy lejos.

              “Boeing vs. Airbus: The Tanker Battle Resumes”.

              http://www.businessweek.com/bwdaily/dnflash/content/sep2009/db20090916_297029.htm

              http://www.dailyfinance.com/2011/02/25/boeing-airbus-tanker-contract-winners-losers/

              Los chinos y los rusos también quieren su parte, por lo visto así funcionan las cosas.

              “The Russians are coming—and the Chinese and the Canadians.”

              http://www.economist.com/blogs/gulliver/2011/11/dubai-air-show

              Externalidades hay muchas y de muchos tipos, me gustó en este sentido el último artículo de Martin Wolf:

              “The world’s hunger for public goods.” By Martin Wolf.

              http://www.ft.com/intl/cms/s/0/517e31c8-45bd-11e1-93f1-00144feabdc0.html#axzz1kb7YiKca

              Todo tiene un precio y unas externalidades que hay que pagar de alguna manera, ya se sabe que “nada es gratis”. Los chinos por ejemplo, en mi opinión, han pagado y van a pagar un precio muy alto por su industrialización a toda costa.

              Nosotros también estamos pagando por ella y creo que nos va a salir más cara que a ellos mismos. Estoy casi seguro de que vamos a tener tiempo de verlo si la salud nos acompaña un poco.

              • Perdón, quería decir monopolio no oligopolio como se puede suponer. Obviamente ni monopolios ni duopolios ni oligopolios son las condiciones de mercado que espero una buena parte de bienes y servicios, todo depende. No me gusta ser dogmático es este aspecto.

          • si raynair opera en aeropuertos españoles es porque los gobiernos autónomos les dan ayudas, si no se largan, de vueling no lo sé pero me imagino que también…

  • Míster Adelson lo tiene claro: si le va bien, se forra, si le va mal, lo pagamos todos nosotros. Ha pedido metro, estación de cercanías, AVE, exenciones fiscales, incluir en las ayudas europeas para “trabajadores desfavorecidos” a los menores de 30 años, la financiación de hasta el 60% de los gastos de formación a empleados y del 100% de sus inversiones en mejora medioambiental durante cinco años. Por si fuera poco, también quiere recibir subvenciones al empleo por los puestos indirectos calculados durante la construcción del complejo. Aguirre ha dicho que los límites estarán en nuestros principios. Si esto fuera cierto, ni se le hubiera ocurrido entrar en semejante puja. ¿O es que éstos son sus principios?

    http://pollo-sincabeza.blogspot.com/2012/01/el-metro-de-madrid-llega-las-vegas.html

  • No tengo un criterio claro sobre la idoneidad o no del proyecto, pero creo que en la discusión se han dejado de lado algunos aspectos.
    Es un proyecto que pretende generar 200.000 puestos de trabajo directos en algún lugar del área mediterránea. La cuestión es si creemos que puede ser deseable que se ubique en Madrid en lugar de cualquier otro sitio.
    Naturalmente sería mejor que en lugar de casinos las empresas tecnológicas de todo el mundo desearan localizarse en España, debido a las ventajas de competitivas que les supondría ubicarse aquí sin que la política industrial activa tuviera que intervenir en ello.
    También sería bueno que Mr. Sheldon no solo no pusiera requisitos sino que estuviera dispuesto a pagar enormes cantidades de dinero por el suelo que poseen los bancos y de esta manera ayudara a rescatar nuestro maltrecho sistema financiero.
    Sin embargo, las posibilidades de que eso ocurra son cero.
    Por otra parte, como frecuentemente nos recuerda Jesús, las leyes son instrumentos al servicio de la sociedad no totems inamovibles.
    No creo que la inseguridad jurídica derivada de que se adapte la legislación para favorecer la actividad empresarial y atraer la inversión extranjera pueda suponer menoscabo para nuestra imagen -económica- en el mundo. Más bien al contrario.
    Al final la pregunta es: ¿cuanto valen 200.000 puestos de trabajo en la España de 2012?

    • Fede

      1) Lo de los 261.000 puestos de trabajo es mas falso que un duro de cuatro pesetas. En todas Las Vegas trabajan en casinos 102.000 personas. Dobla el numero para incluir hoteles y cosas semejantes y aun asi te quedas en 200.000 personas. Y el complejo de Madrid jamas llegaria al tamaño de TODAS Las Vegas.

      2) Los puestos de trabajo que se creen tienen un coste de oportunidad: cada euro que nos gastamos directa o indirectamente en ayudas es un Euro con el que se impone al contribuyente español (hoy o con impuestos futuros) y que por tanto reduce la demanda en otros sectores de la economia. La evidencia en EEUU es que los puestos de trabajo creados por un, por ejemplo, estadio de futbol, no compensan los puestos de trabajo perdidos por los impuestos para financiarlo.

      3) No hemos negado nunca que haya que modificar la legislacion para favorecer la inversion. Nos negamos a cambiarla para una persona en especial (ley de extranjeria? del tabaco? eso es exclusivamente para ese señor) porque esto abre las puertas a la busqueda masiva de rentas.

      4) Finalmente, la question no es nunca si se deben abrir casinos o no en Madrid (varias personas han dejado comentarios sobre esto que no hemos aprobado: evidentemente la comprension lectora de estos señores es nula). La cuestion es si el contribuyente tiene que poner dinero para ello y cambiar la legislacion. Todavia no he visto ni un solo argumento que justifique que esto es una buena idea.

  • Jesús,
    1) OK
    2) Teóricamente si, pero no veo evidencia clara para este caso. Uno de los principales problemas de España, si no el primero, es la falta de proyectos empresariales viables en un marco competitivo y abierto a la competencia internacional. Por eso el plan E financió aceras, porque no sabíamos donde gastar el dinero y que fuera minimamente rentable.
    3) Creo que no es correcto el planteamiento. Las ayudas serían para ‘cualquiera’ que desee montar una ciudad del ocio de esa magnitud. En caso contrario podríamos decir que crear un centro de investigación oncológico para que lo dirija una persona concreta sería incorrecto, ya que no se crea para que lo dirija cualquier persona.
    4) OK pero de nuevo la pregunta emerge. El proyecto crearía X puestos de trabajo. ¿Estamos dispuestos a pagar Y por ello?

  • Jesús, algunos argumentos adicionales a tu post:
    En primer lugar, la mitad de las medidas propuestas son ayudas de Estado puras y duras. Las rebajas de impuestos para un solo contribuyente son claramente selectivas y distorsionan la competencia. En consecuencia, los competidores, empezando por los casinos de Madrid, no tardarían en acudir a la Comisión Europea. Como no es probable que perdiesen todos, jurídicamente el tema es inviable.
    En segundo lugar, la inversión es el cuento de la o lechera, todo se va a financiar con los beneficios del primer casino.
    En tercer lugar, económicamente no funcionaría. El punto clave de cualquier macro-complejo de casinos es no tener competencia cerca. En Las Vegas se puede jugar y los bares nunca cierran, al contrario que en Los Ángeles, y no digamos en Utah. En Macao ocurre igual. Sin embargo, ese no es el caso de España y menos el particular de Madrid. Aunque cambiasen las leyes, que no se puede, no van a venir jugadores de toda Europa a dejarse el dinero en Eurovegas y no en cualquier otro lado como Mónaco.
    Desde luego, un proyecto como este en tiempos de bonanza, no hubiese hecho perder 5 minutos de tiempo a nadie. Con la crisis también nos está abandonando la racionalidad económica.

  • Jesús, yo siempre me he preguntado por qué no puede haber una fabricante español de coches. tu qué crees?

  • Os indico las exigencias de Sheldon según ABC:
    Las más importantes son: eximirles del pago de numerosos impuestos, permitirles aplicar un régimen laboral especial, poner en marcha la libertad total de horarios (que ya se ha aprobado), permitir fumar en el interior de los casinos, así como la entrada de menores, además de la construcción de estación de Metro y AVE. También reclama que los premios ganados tributen en el país de residencia del jugador, una bonificación del 95% del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y diez años de exención del IBI. Por si fuera poco, exigen reubicar el vertedero de Valdemingómez y obtener gratis 5,8 millones de metros cuadrados.

    A mí me parecen surrealistas.

  • ¿ Montar casinos y complejos turísticos necesita un know-how tan alto queno lo pueda hacer la industria nacional ? Si es una buena operación, que todas esas ayudas vayan a una UTE española que lo haga. No a uno que solo pretende sacarnos en dinero en una mesa de juego para llevarselo fuera.

  • ¿ montar casinos y complejos turísticos necesita de know-how de fuera ? Si se hace, que todas esas ayudas vayan a una empresa que se forme entre un consorcio español de empresas del sector que lo haga. No a una empresa de fuera que pretende levantarnos la cartera en sus mesas de juego para llevarse los beneficios fuera.

Los comentarios están cerrados.