Las Grandes Superficies y la Gasolina

El miércoles nos presentamos en sociedad en FEDEA a las 8.00pm así que en unas pocas horas marcho para el aeropuerto y solo tengo tiempo de un post corto de un tema que llevaba tiempo queriendo comentar (para compensar, tengo dos posts ya casi terminados mucho más largos que espero poder colgar pronto).

Ya he comentado alguna otra vez que la página web de la Comisión Nacional de la Competencia es una fuente inagotable de documentos interesantes sobre cómo funcionan muchos de nuestros sectores productivos.
Recientemente, la Comisión ha difundido un informe sobre el sector de carburantes de automoción. Las líneas generales ya nos las imaginamos todos: es un sector importante, con poca competencia y donde las grandes operadoras han capturado al regulador. Una de las cosas que insiste es en la necesidad de permitir que las grandes superficies abran estaciones de servicio sin mayores restricciones. Pero claro, volvemos al tema de las serias limitaciones a las grandes superficies que hemos sufrido en la última década.

La evidencia empírica en EE.UU. es que estas grandes superficies tienen un fuerte impacto positivo en el bienestar de las familias, especialmente de las más pobres (una presentación de Jerry Hausman aquí). También es cierto que las grandes superficies tienen externalidades negativas, básicamente el vaciar las calles tradicionales de pequeño comercio que reducen el nivel de calidad de vida urbano, con lo cuál existe una elección social no trivial entre precios relativos y urbanismo. Mi opinión personal es que, dados los números que habla Hausman, es poco probable que las externalidades negativas sean suficientemente grandes como para justificar las restricciones a la apertura de grandes superficies y que estas restricciones son mejor explicadas por la actuación de los grupos de presión del comercio tradicional.
Alguno de vosotros sabe mucho más que yo sobre economía urbana. ¿Cómo podemos medir estas externalidades? ¿Existe alguna evidencia empírica acerca de su tamaño?

Hay 1 comentarios
  • Para medir esas externalidades, las rentas implícitas de la tierra de los locales comerciales urbanos, excluyendo el capital de los mismos.
    De hecho, como la oferta de tierra es rígida (David Ricardo), yo entiendo que no necesariamente desaparecerá el pequeño comercio sino que se reducirán las rentas del localteniente.
    Con menores rentas negocios comerciales que ahora no son rentables se situarán en esos locales.

Los comentarios están cerrados.