La Macroeconomía de la Ambigüedad

Hoy estoy dando en mi querido Oviedo la conferencia de apertura del curso académico de la Facultad de Economía y Empresa.

Las transparencias de la charla están aquí. El título, que espero sea intrigante para alguno, es la Macroeconomía de la Ambigüedad, y trata sobre cómo pensar en situaciones donde no podemos especificar probabilidades concretas.

Creo que las transparencias se siguen bien sin mis explicaciones verbales. Al final, tengo unos resultados preliminares de un nuevo trabajo que tengo con Eric Aldrich y Juan Rubio sobre el tema.

Hay 9 comentarios
  • Enhorabuena por el premio Jesús, y por tu estupenda conferencia ayer. Iré a la charla de hoy en la Facultad.

    Un saludo,

    Manuel

  • A lo mejor todavía te da tiempo a poner, en las diapositivas 9 a 12, la tilde en el "Esta" del título. Ah, y no les hagas una peineta si te llaman de todo por defender los DSGE.

  • al final nos indicas "Cuanto más realistas son los modelos, más complejas son las
    matemáticas"
    "Es mejor descon…fiar de los que nos dicen que un realismo mayor nos
    debe de hacer abandonar el formalismo"

    mas complejidad.... y cuanta mas compljeidad mas deben afectar los factores colaterales ? debe ser porque siempre sera muy dificil simplificar...y un mundo "mas simple" seria mas controlable..

  • como dice Rogoff, en la lectura que recomendabas...
    "...afortunadamente, la crisis financiera va a estimular una gran cantidad de nuevas investigaciones que buscan modelos de mejor práctica la política monetaria. Afortunadamente, al mismo tiempo que la crisis financiera nos ha confrontado con fascinantes nuevos problemas, fomentará una gran cantidad de estudiantes talentosos jóvenes para entrar en la investigación económica en lugar del sector de banca de inversión, donde podría haber ido hasta hace poco [risas]"

  • Como alumno de la Facultad de Economía y Empresa que ha asistido a la conferencia le doy mi enhorabuena tanto por la misma como por el premio que ha recibido, y además, como persona, le agradezco el interés que me ha suscitado en estos temas de investigación, más alejados de lo estrictamente empresarial.

  • Yo no creo que haya nada de paradógico en esto.

    Si la primera prueba, en las que los pagos son iguales, se le propone a un trader u otra persona acostumbrada a trabajar con probabilidades, elegirá indiferentemente una urna u otra o un color o el otro. Cuando, en la segunda prueba, se aumenta el pago de la segunda urna, cualquier trader de mercado elegirá sin dudar la segunda urna y seguirá eligiendo indiferentemente entre colores.

    La incertidumbre asociada a las dos urnas es obviamente idéntica. El que la "mayoría de las personas" elijan la primera urna no puede interpretarse en el sentido de que crean que la primera urna tenga menor incertidumbre, menos aún en el sentido de que crean que la primera urna da un premio mayor. Eligen la primera urna porque entienden mejor su funcionamiento y pueden estimar las probabilidades y rechazan la segunda porque entienden peor cómo funciona. El que la mayoría de la gente rechace participar en un negocio que no entienden bien no puede considerarse paradógico.

    Podemos comprobar que esta es la interpretación correcta se manera simple. En la primera prueba los participantes obtienen un premio apostando por la primera o por la segunda urna (el color no juega ningún papel en este juego). La "mayoría de la gente" apostará por la primera urna o, dicho de otra forma, comprará, se pondrá largo o apostará a favor de la primera urna. Podríamos pensar que hacen eso porque creen que elegir la primera urna les da mayores beneficios pero podemos comprobar en seguida que no es eso lo que motiva su comportamiento. Después de que hayan jugado varias veces y hayan acumulado un "capital" introducimos un solo cambio de signo dejando el resto del juego idéntico, a partir de ese punto el acertar no proporciona un premio de 1000 sino una multa de 1000. Comprobaremos que la gente, cuando pierde si acierta, sigue eligiendo la urna 1 lo que nos indica que entienden que aposta a favor y en contra de la urna 1 es indiferente y que si rechazan la urna 2 es porque no entienden su funcionamiento. (El que una persona entienda perfectamente el significado de las palabras de un enunciado no significa que entienda el significado de ese enunciado)

Los comentarios están cerrados.