El Impuesto de Patrimonio Es una Mala Idea

Tenemos que subir los impuestos en España. Los números son muy tozudos y en este blog explicamos ya hace tiempo que no había manera de cerrar el déficit fiscal sin incrementos de recaudación. El gobierno actual reconoció tal tesitura al subir el IVA y el nuevo gobierno que vendrá del PP tendrá, con casi total probabilidad, que hacer lo mismo por mucho que juren ahora sobre el cerrojo de la tumba del Cid que esto no ocurrirá. La nueva enmienda constitucional solo hace más urgente reconocer estas necesidades de nuevas recaudaciones.

Esto podría llevar a alguno a pensar que tengo una cierta predisposición hacia la recuperación del impuesto del patrimonio que parece venir estos días. Nada más alejado de la realidad.

Olvidémonos por un momento de la lucha interna que existe en el gobierno al respecto (aunque volveré al final de este post a la misma) y centrémonos en la economía del asunto.

Todos los impuestos distorsionan, unos más, otros menos (una vez, en clase de Ed Prescott, se me ocurrió decir que los impuestos de capitación no distorsionaban y Ed me fustigó haciéndome notar que esto no era cierto con fertilidad endógena). Que los impuestos distorsionen significa que los agentes cambian sus comportamientos como consecuencia de ellos.

Por ejemplo, la semana pasada me ofrecieron hacer una cosa a cambio de un pago X. A ese precio la hubiese hecho pero no a (1-mi tipo marginal de IRPF)X, que es lo que de verdad cobro (y para los que no se lo crean, en EE.UU. el tipo marginal del IRPF, una vez que sumas federal, estatal y ciudad se te puede ir fácilmente a un 45% en muchos estados). Total, que dije que no. El impuesto cambió mi decisión.

El cambio en el comportamiento de los agentes genera lo que los economistas llamamos pérdida irrecuperable de eficiencia: una cantidad de bienestar que se pierde para la sociedad. (Nota: algunas veces esta pérdida es negativa, es decir, una ganancia, como cuando imponemos sobre una actividad que causa externalidades negativas como la polución).

Es por ello que una política fiscal bien diseñada tiene que considerar, como uno de sus criterios fundamentales, el minimizar las distorsiones. Entre todos los impuestos ¿qué combinaciones de los mismos minimizan la pérdida social?

El impuesto del patrimonio es un impuesto particularmente distorsionante ya que no grava las rentas del capital sino el nivel del mismo (este es un trabajo clásico que claramente ilustra este punto). En presencia de IRPF e impuesto de sociedades, la inclusión de un impuesto sobre el patrimonio implica que:

1) Se grava la renta que originó el patrimonio (por ejemplo, el IRPF pagado por la persona que cobro algo para acumular).

2) Se grava la tenencia de capital (impuesto sobre el patrimonio).

3) Se grava la renta que genera ese capital (Sociedades o IRPF que se paga en formas de ganancias de capital por mucho que uno tenga el dinero en una institución de inversión colectiva).

Esta “triple” imposición es, sencillamente, una mala idea. Una simple manera de ver esto es que, si el capital rinde un 4% de media y el impuesto sobre la renta del mismo es un 25%, en ausencia de impuesto sobre el patrimonio, el tenedor de capital recibe un 3% (0.75*0.04). Si introducimos además un impuesto sobre el patrimonio de un 1%, el tenedor de capital recibe un 2% (0.75*0.04-1%). Es decir, que un simple impuesto sobre el patrimonio del 1% multiplica por 2 el impuesto sobre las rentas del capital. Como la imposición sobre las rentas del capital es bastante distorsionante, multiplicarlas por 2 nos lleva a un muy mal resultado.

La respuesta clásica a este argumento (bastante contundente) de eficiencia es que los impuestos también cumplen una función de redistribución y que un impuesto sobre el patrimonio es “justo” o “equitativo”.

No voy aquí a entrar a discutir cuál es el nivel adecuado de redistribución en una sociedad pues es un tema muy complejo. Si que puedo, sin embargo, señalar que, en general:

1) Es más eficiente redistribuir en gasto, no en ingresos.

2) Incluso si queremos redistribuir por el lado del ingreso, existen combinaciones de impuestos alternativas al impuesto sobre el patrimonio que consiguen el mismo resultado con menos coste de eficiencia (por ejemplo, un fuerte impuesto sobre la tierra).

En resumen, lo miremos por donde lo miremos, la preponderancia de la evidencia sugiere que el impuesto sobre el patrimonio es un mal impuesto y por ello ha sido erradicado en casi todos los sistemas fiscales del mundo (Francia, por mucho que influya en nuestra intelectualidad, es realmente una excepción entre las grandes economías mundiales al respecto).

Si, por tanto, este impuesto no es bueno ¿Por qué ahora lo quiere recuperar el mismo gobierno que lo suspendió?

No es por recaudar. El impuesto del patrimonio nunca va a recaudar casi nada. Primero porque es un impuesto cedido y las CC.AA., controladas en su mayoría por el PP (más Cataluña, una comunidad particularmente importante para el mismo, por CiU) van a ignorarlo en la práctica con cambios legislativos de cuotas o tipos. Segundo porque es un impuesto que incluso en su día no generaba muchos ingresos (algo más de 2000 millones).

La única razón es electoral. Rubalcaba está aterrado de acudir a las elecciones después de haber sido pieza clave en un gobierno que ha reducido el salario de los funcionarios, reformado la seguridad social y (malamente) el mercado de trabajo y ha cambiado el artículo 135 de la Constitución. En su cálculo, estas medidas van en parte a desmovilizar a su electorado y en parte llevar voto a IU. Con brindis al sol como reintroducir el impuesto al patrimonio, lo único que quiere es arañar algún voto a la abstención y, sobre todo, perjudicar a IU (IU es la verdadera pagana de todo esto, no los “ricos”, aunque como en IU estarán demasiado ocupados con otras elucubraciones no se darán cuenta). Rubalcaba sabe que, a falta de un milagro, el PP va a ganar las elecciones y en realidad le da igual que el PP tenga 176 diputados o 185, con lo que perder votos por el centro le es indiferente. Lo que no le da igual es tener una IU con 7 diputados o una IU con 17 pues la segunda le complica la vida mucho más que la primera. Lamentablemente, lo de llamar el impuesto al patrimonio “impuesto sobre los ricos” vende mucho en países tan envidiosos como España y es tentador para cualquier político que prefiere apelar a los instintos más bajos de los ciudadanos que a su razón para asegurar su supervivencia el 21 de Noviembre. Este triste cálculo electoral nos hace entender, pues, porque Rubalcaba insiste (con Salgado, esto es algo un tanto misterioso) y Zapatero se muestra reacio.

Cerrar este gobierno con la reintroducción del impuesto del patrimonio sería un triste colofón.

pd: Existen dos argumentos en favor del impuesto sobre el patrimonio. Uno político-económico (reducir el poder de ciertos grupos lo que nos puede llevar a mejores políticas “globales”) y uno basado en la Nueva Hacienda Pública Dinámica. Particularmente ninguno de los dos me convence demasiado y en el interés de la concisión no los discuto en detalle. El lector, en todo caso, tiene que ser consciente de que existen. Por eso los menciono brevemente.

Hay 78 comentarios
  • Sigue existiendo un impuesto al patrimonio llamado IBI, aunque solo es significativo para los “no ricos” ya que el inmueble es su principal bien. Y las administraciones locales, a falta de otros ingresos, lo están aumentando a marchas forzadas (se doblará la cuantía de aquí al 2018).

    Lo de la doble o triple imposición nunca lo he entendido muy bien cual es la queja. A mi me gravan las ganancias con el IRPF y luego cuando lo gasto me lo gravan con el IVA que no lo puedo deducir.

    A las empresas no les gravan los ingresos, solo los beneficios y el IVA se lo pueden deducir. Que menos que cuando estos beneficios se reparten vuelvan a tributar.

  • Jesús, ¿qué opinas del impuesto de sucesiones y donaciones? ¿Crees que podría ser una buena idea recuperarlo (en vez de casi-eliminarlo tal y como han hecho en la mayoría de CCAA)? Por cierto, un minor comment. Dices: “la preponderancia de la evidencia sugiere que el impuesto sobre el patrimonio es un mal impuesto y por ello ha sido erradicado en casi todos los sistemas fiscales del mundo”. No tengo claro que el hecho de que un impuesto se elimine de los sistemas fiscales sea evidencia o indicativo de que es un mal impuesto. Podría ser sencillamente debido al peso político de los afectados por ese impuesto.
    Saludos,
    aleix

  • Alnair

    “Que menos que cuando estos beneficios se reparten vuelvan a tributar.”

    Por que? Que argumento economico existe para imponer dos veces el beneficio de una empresa, una vez como sociedades y una segunda como IRPF? (o tres, si cuentas el IVA, que pasa que los que reciben dividendos y pagan con ello un coche, no pagan IVA?).

    El “me parece bien” o “me parece mal” no es un argumento muy convincente fuera del patio de un colegio.

    El problema de la doble imposicion es que acumula tipos unos encima de otros y puede dar lugar, al final, a tipos marginales altisimos. En el caso de patrimonio, ya tengo un ejemplo muy claro en el post.

  • Jesús, ¿qué opinas del impuesto de sucesiones y donaciones? ¿crees que podría ser una buena idea recuperarlo (en lugar de casi-eliminarlo como han hecho asi todas las CCAA)? Permíteme un minor comment. Dices: “la preponderancia de la evidencia sugiere que el impuesto sobre el patrimonio es un mal impuesto y por ello ha sido erradicado en casi todos los sistemas fiscales del mundo”. No tengo claro que el hecho que un impuesto se elimine de la mayoría de sistemas fiscales sea indicativo de que es un mal impuesto. Podría ser sencillamente que los afectados por ese impuesto tienen poder político.
    Saludos.

  • Jesús,
    por ahondar en tu ejemplo de la tributación real del capital:
    Hipótesis:
    – Un ahorrador a lo largo de su vida profesional “gana” 200 brutos (antes de IRPF y contribuciones sociales del trabajo, sería más bien lo que genera) y gasta 50 netos (de bienes “reales”, sin impuestos).
    – Invierte sus rentas al 4% cuando se jubila
    – El IRPF medio es del 30% (seguramente el cálculo debería ir con el marginal del 455 que mencionas, ya que es el ingreso marginal el que se ahorra, pero bueno …)
    – Las “cargas sociales” del trabajo son un 30%
    – El IVA es el 20% (facilidad de cálculo sin peder realismo)
    – El impuesto de las rentas de capital es 20%
    – El impuesto sobre el patrimonio existe y es del 1%
    Rentas anuales en jubilación en escenario “sin ningún impuesto”: hubiera acumulado 150 que le generarían 6 al año
    Rentas anuales en jubilación en escanario “full taxed”: hubiera acumulado 38 (200*0,7*0,7 de rentas netas menos 50*1,2 de gastos brutos) que le generaría 1,5 al año con los que pagaría 0,3 de impuestos y 0,38 por patrimonio. Le quedarían, por tanto, 0,8 netos.
    La carga impositiva (a efectos de “determinar comportamiento”) sobre esta pauta (“ahorrar a lo largo de la vida productiva” para cuando me jubile) es, por tanto, del 87%(!!!) ….
    (con esa ironía tan típica de los políticos luego se permiten realizar “políticas que fomenten el ahorro para la jubilación” … en castizo: “manda h….”)
    Espero que los ahorradores no hagan los mismos números que hiciste tú para “hacer una cosa” ….

  • Aleix

    Sobre el impuesto de sucesiones no estoy seguro. Por un lado castiga el ahorro pero por otro rompe desigualdades intergeneracionales. La verdad es que no se que haria si tuviese que votar al respecto.

    El tema de que un impuesto no exista en muchos paises: si, efectivamente, puede ser que los afectados sean poderosos, pero al menos nos deberia hacer pensar que lo mismo hay algo que se nos esta escapando.

    Si se quiere equiparar el impuesto entre grupos sociales, no es mucho mejor y mas eficiente, por ejemplo, eliminar las mil desgravaciones y excepciones existentes en nuestros sistemas fiscales?

  • Jesus,

    No me queda del todo claro cuando dices: “2) Incluso si queremos redistribuir por el lado del ingreso, existen combinaciones de impuestos alternativas al impuesto sobre el patrimonio que consiguen el mismo resultado con menos coste de eficiencia (por ejemplo, un fuerte impuesto sobre la tierra).”

    Si la tierra es de un granja que produce bienes agricolas, el mismo racionamiento que tu esbozas en el parrafo que dice “Esta “triple” imposición es…” tambien aplicaria. Podrias elaborar al respecto?

    Gracias

  • Johnie

    Tony Soprano siempre dice “buy land, because God ain’t making any more of it.”

    La tierra es un bien fijo: hay la que hay y gravarla no distorsiona. Uno no puede comerse la tierra o crear mas. La puede vender pero el precio reflajara el impuesto, con lo que te quedas en lo misma. En cambio, el trabajo y el capital si que que se crean o se destruyen.

  • Una cosa mas: el impuesto eficiente es sobre la tierra, no sobre el capital “en la tierra”. Hay que gravar el suelo donde esta el corral, no el corral de la granja (eso es, por otra parte, por lo que no me gusta demasiado el IBI actual, grava tanto el piso como la tierra).

  • Jesús, ¿podrías dar un par de datos sobre la acumulación de capital los últimos 50 años? Me refiero a cuánto capital concentran los percentiles más altos de la distribución.

    Recuerdo un link muy chulo de un profe (¿un poco friki?) de UC-SB o UC-Irvine o una de esas sobre desigualdad en EUA, la percepción que la gente tiene sobre esa desigualdad y lo que considerarían justo.

    Por otro lado, me alegra lo que comentas del impuesto de sucesiones, yo lo he defendido con criterios económicos y me han tildado casi de loco…

  • Jesus,

    Perdona, no lo he argumentado bien. Lo que quería decir es que si a un particular se le imponen IRPF (sobre todo lo ingresado) + IVA y a una empresa se le impone un impuesto de sociedades solo sobre beneficios, y teniendo en cuenta que a partir de cierto nivel de ingresos en esta país todo el mundo interpone una empresa para pagar menos impuestos, estamos abriendo un agujero aún mayor por donde se escapan los más acaudalados. En ese sentido me parece bien.

    Aunque se me ocurren otras maneras de conseguir eso de forma más efectiva, pero ya habría que cambiar mucho el modelo impositivo actual.

    En lo referente al impuesto sobre patrimonio, supongo que el origen de este impuesto es impedir que los bienes queden infrautilizados por aquellos que tienen tantos que no los administran de forma óptima; estoy pensando en los terratenientes del siglo XIX que poseian grandes extensiones de tierra sin explotar habiendo gente pasando hambre.

    Supongo que este tipo de propietario no tiene mucho sentido hoy en día, pero en un entorno económico donde hay mucha incertidumbre la tentación de muchos de “enterrar” su riqueza debajo del colchón en vez de ponerla a trabajar (estoy pensando en aquellos que acumulan oro, por ejemplo) puede tener efectos negativos para la economía.

    Siguiendo tu ejemplo, si alguien tiene un patrimonio, y por miedo a invertirlo, lo pone a plazo fijo al 2% neto, y por el impuesto le quitan el 1%, le quedará solo el 1%. Por contra si arriesga algo más y lo invierte en un activo que le da el 3% neto de rendimiento, después de impuestos le supondrá un 2%, o el doble que el plazo fijo. Por tanto el impuesto sobre el patrimonio tiene un efecto distorsionador hacia inversiones más arriesgadas pero más rentables, lo cual puede ser conveniente en los tiempos que corren.

  • Un matiz sobre la doble imposición, la renta ahorrada se somete a tributación en su obtención por el IRPF (una vez) pero además se somete a tributación cada año (tantas veces como años se mantenga como ahorro).

  • Jesús,

    José V. Rodríguez Mora en “La asignación ineficiente del talento”, uno de los trabajos de “Talento, esfuerzo y movilidad social”, dice “menores diferencias económicas no relacionadas con el talento se traducen en una mayor eficiencia económica.” También dice que “dado que la literatura empírica ha encontrado que la herencia que las personas dejan a sus hijos es bastante inelástica a los impuestos, me sorprendería si los efectos negativos del impuesto de sucesiones fuesen grandes”.

    La herencia introduce diferencias entre los individuos que no están nada relacionadas con el talento; de acuerdo con Rodríguez Mora estas diferencias serían causa de ineficiencia económica.

    Como tu bien dices el impuesto de sucesiones rompe desigualdades intergeneracionales; no hay evidencia empírica de sus efectos negativos; y, además, la herencia crea desigualdades que producen ineficiencia. Creo que hay elementos suficientes que justifican la recuperación de este impuesto.

    Resumido en una frase de Bill Gates: “No es una buena idea dejarle todo el dinero a mis hijos. No sería bueno ni para ellos ni para la sociedad”.

  • De acuerdo, pero no son de oferta fija los factores complementarios a la tierra en el proceso productivo: corral, mejora del suelo, tractor, etc. En tu ejemplo, para el caso de un granja, la porcion de tierra en el patrimonio es digamos un 50%, entonces habria que multiplicar por .5 al 1%.

  • Jesús, comentas que 1) Es más eficiente redistribuir en gasto, no en ingresos.

    ¿En qué evidencia estás pensando? La distribución de la renta asociada a muchos programas de gasto suele ser muy,muy poco eficiente . Por ejemplo, la asociada a la adjudicación de una vivienda de protección oficial

  • Aureliano

    El paper “state of the art” sobre el tema de los efectos de las herencias es

    Marco Cagetti & Mariacristina De Nardi, 2009. “Estate Taxation, Entrepreneurship, and Wealth,” American Economic Review, American Economic Association, vol. 99(1), pages 85-111, March.

    Te copio una frase del abstract:

    “We find that abolishing estate taxation would not generate large increases in inequality, and would, in some cases, generate increases in aggregate output and capital accumulation.”

    Mi vision del tema es que la importancia de unos efectos o de otros (igualdad versus incentivos) es menor porque las herencias se cobran muy tarde en la vida. Hoy en dia, cuando los padres de uno viven hasta los 80 años o asi, para cuando te llega la herencia tienes 50.

    La verdadera desigualdad intergeneracional esta ya determinada a los 14-16 años (Heckman dice que a los 5, pero me parece que exagera algo).

  • Penny

    Estoy pensando en educacion y sanidad. Son dos grandes partidas de gasto que re-distribuyen potencialmente de manera brutal y lejos de generar ineficiencias pueden hasta tener externalidades positivas (si, si, ya se, que la evidencia sobre las externalidades de la educacion es debil, pero mi prior me dice que si).

    A parte de eso: bienes publicos mil, buenas carreteras, buena policia, parques y jardines, piscinas municipales, etc….

  • Creo que era el ministro de Luis XIV quien decía que el mejor sistema tributario era aquel que conseguía desplumar al ganso haciendo el menor ruido posible. En este sentido, un impuesto sobre la tierra, o subir el de hidrocarburos, podría generar bastante ruido (p.ej: tractores y/o camiones bloqueando Madrid). Por contra, un impuesto “a los ricos” no haría tanto ruido, incluso sería aplaudido.

    Y no parece que 2000 millones anuales sean pocos ingresos ahora mismo, teniendo en cuenta, por ejemplo, que en Madrid van a despedir a miles de profesores interinos por “ahorrarse” 80 millones (que luego se gastan en incentivar la escuela privada). O que el presupuesto de la Administración de Justicia son 4000 millones.

  • Jesús, no te debo estar entendiendo bien lo de la redistribución. Pensaba que te referías a políticas que reduzcan la desigualdad de la distribución de la renta

    Por ejemplo, apostaría unas cañas a que en España las matrículas en las universidades públicas suponen una transferencia de renta hacia los hogares en los percentiles superiores de la distribución. El IVA seguro que reduce más la desigualdad de la renta

  • En el impuesto de patrimonio había una exención de las acciones (cotizadas o no) de aquéllos empresarios que cumplieran dos requisitos:
     Que tuvieran más de un 5% del capital (20% con sus personas vinculadas).
     Que el sujeto pasivo ejerza efectivamente funciones de dirección en la entidad, percibiendo por ello una remuneración que represente más del 50 % de la totalidad de los rendimientos empresariales, profesionales y de trabajo personal.
    Esta exención suponía de hecho que todos los grandes accionistas-propietarios españoles, cuyas fortunas permanecen “dentro” de sus empresas, tributaran muy poco por su patrimonio. Siempre me pareció esta exención muy injusta.
    Si el impuesto de patrimonio lo damos por macro-ineficiente, el gravamen de los beneficios-rentas de capital ¿lo es menos?
    ¿Qué les parece que se graven en el IRPF y Sociedades los beneficios (Base Imponible) generados (que no los dividendos)? Es decir, en las empresas se suelen “congelar” los beneficios, aunque no se destinen a la inversión (su acompañamiento de deducciones por inversiones o a la creación de empleo sería adecuado), simplemente para no pagar IRPF vía dividendos. Con esto se lograría subir la recaudación de los rendimientos de los grandes propietarios sin gravar su patrimonio. No sé si este cambio impositivo existe en algún país y desconozco su potencial recaudatorio (al tributar por IRPF no sería desdeñable), pero me parece de equidad social y me gusta su progresividad.
    Saludos. Luis.

  • Penny

    La educacion publica, en su conjunto, creo que redistribuye mucho y en el medio plazo iguala resultados. No tengo tan claro que el efecto dinamico de las tasas universitarias no ayude (aunque si, habria mejores metodos de financiar la universidad).

    Dejame que te ponga otro ejemplo que es pura re-distribucion: EITC

    http://en.wikipedia.org/wiki/Earned_Income_Tax_Credit

    Es con diferencia el programa anti-pobreza mas sencillo y eficiente de EEUU y yo querria expandirlo.

  • Colbert

    No creo que mi mision como economista sea decir que es o que no es factible politicamente. Es decir cual es la politica correcta. Y si los camioneros bloquean Madrid porque les molesta pagar la contaminacion que generan (algo que siempre me ha parecido un chantaje inaceptable), para eso tenemos a la guardia civil.

    El nuevo impuesto del patrimonio nunca recaudaria ni 2000 millones (que era lo que generaba antes). Madrid y Cataluña lo van a bonificar de tal manera que me sorprenderia que llegasemos a unos cuantos cientos de millones.

    Es mucho mas facil y eficiente meter 2 puntos mas de IVA o eliminar deducciones del IRPF

  • Puestos a cambiar el sistema fiscal yo propondría sustituir la imposición directa actual por un impuesto directo sobre el gasto (Fisher, Kaldor, Meade) que es un mejor indicador de la capacidad de pago de las personas (físicas y jurídicas) que la renta, evita la doble imposición del ahorro (las rentas del capital, como cualquier otra, se gravarían cunado se gastasen), favorece mucho mas la neutralidad (eficiencia en la literatura anglosajona, las “distorsiones” que comenta Jesús) , favorece la libertad de elección de individuos y empresas, aumenta la rentabilidad del ahorro, no necesita ajustes por inflación, es mas difícil de evadir y fomenta el ahorro.

    De acuerdo con no “reactivar” el impuesto sobre el patrimonio (digo esto porque no está derogado, con lo que es fácil que este mismo viernes el consejo de ministros lo recupere).

    A corto plazo, y para aumentar la suficiencia impositiva, no veo otra solución que aumentar el IVA y otros impuestos especiales, además de recortar gastos consuntivos.

    Saludos.

    PS.

    Ojo: Una técnica que se está usando en Madrid para aumentar la recaudación del IBI es aumentar el valor catastral (en algunos casos hasta por el 100%), con lo cual se puede argumentar que el PP no sube los impuestos y reduce el déficit. La verdad es que nos toman por tontos.

  • Yo creo que la principal justificación del impuesto del patrimonio es, en realidad, que el legislador sospecha que la gente se escaquea mucho en el IRPF (y en el IS), y que si uno tiene un patrimonio de 5 millones de euros, y declara una renta de 50.000 euros, hay algo que no cuadra, y que en realidad tendría que estar pagando mucho más que lo que paga por el IRPF.
    En particular, en una sociedad como la española, donde las rentas declaradas son tan descaradamente ficticias, el impuesto del patrimonio me parece no sólo una buena idea, sino algo absolutamente necesario.

  • Jesús, tampoco creo que sea deseable igualar resultados. Me siento más cómodo cuando las políticas se orientan a intentar que todo el mundo tenga las mismas oportunidades. (Lotería genética mediante)

  • KEyNEs

    Basicamente de acuerdo. Pero eso si que me parece pedir el cielo 🙂

    En todo caso yo seguiria gravando la tierra mucho en todo caso. Me parece una de las razones mas graves de desigualdad social y sin ninguna razon en especial que la justifique (resulta que el tatarabuelo de x compro un campo en la mitad de nada y ahora 100 años despues se lo recalifican al tataranieto que se hace millonario?) Con ese aspecto del socialismo de Henry George si que estoy de acuerdo (y eso que yo tengo un buen cacho de terreno en Main Line asi que tengo mucho que perder)

  • Jesús, cuando te refieres a “gravar la tierra y no el capital sobre ella”, ¿te refieres a gravar el m2 de parcela (en el caso de un piso, su parte proporcional) y no el m2 construido del uso que sea?

  • David.a

    Efectivamente. Si vives en un edificio con 10 plantas y un piso de 100m2, te tocaria pagar por 10 m2 (100/10). El que tenga un chalet sale frito, pero claro, esta utilizando la tierra.

    De todas maneras el precio de la tierra entraria en el valor del impuesto. No es lo mismo 1 m2 en Chamartin que en los Monegros.

  • Gracias, Jesús.

    He seguido pensando y tal vez me pase de sutil… pero lo que da ese valor al suelo no es sólo estar en un sitio u otro, sino el planeamiento asociado. Y ese planeamiento te dice si puedes levantar 1 ó 7 plantas o construir VPO, vivienda libre, rústico u oficinas. Y un suelo sin edificar se vende a 100 ó 700 el m2 dependiendo de la edificabilidad que fije el ordenamiento o de su uso.
    Este es un atributo de cada m2 igual que su localización geográfica. La “tierra” a secas no existe, por obra y gracia del Estado y la ordenanza. Y el capital que se invierte sobre ese suelo que tú mencionas y que es lo que no quisieras gravar sería, EMHO, sólamente gastos de edificación, promoción, venta, etc…

  • Hola,

    Me parece contradictorio estar a favor de la relajación cuantitativa y en contra del impuesto del patrimonio. No veo ninguna diferencia entre emitir una cierta cantidad de dólares y poner un impuesto sobre todos los poseedores de dólares. Entonces, usted podría estar en contra del impuesto del patrimonio en general, pero no en una situación como esta.

    (una pequeña diferencia es que, con la emisión de moneda, también se gravan los dólares que tienen empresas americanas en paraísos fiscales, de forma que sus ingresos por sus actividades en Europa y otros tributan al 2 %)

  • Una razón fuerte a favor del impuesto del patrimonio es la prevención del fraude. Proporciona a Hacienda información muy valiosa. Reduce las situaciones en que se puede escacear. Si Hacienda encuentra a alguien una gran cantidad de dinero, digamos, en Suiza, uno siempre puede decir que lo ganó hace 20 años, y por tanto el delito ha prescrito. (Hacienda lo considera incremento del patrimonio, y lo tributa al 45 %, pero caben recursos, recursos de recursos, …) En cambio, con el Impuesto del Patrimonio, hay delito fiscal, se ponga uno como se ponga.

    El impuesto del Patrimonio, en pequeña cantidad (digamos, un 0,1 %) me parece suficiente.

  • bsanchez

    No leo demasiado a McArdle. En este caso, sin embargo, habla del impuesto de sucesiones (en EE.UU. no hay impuesto sobre el patrimonio) y ya antes he explicado que los argumentos son distintos entre ambos impuestos.

  • Purgandus

    Me parece que voy a dejar por imposible lo de explicar que es QE. Aparentemente va mas alla de la capacidad de compresion de la gente, pero intentemos una vez mas:

    1) Yo nunca he estado en favor de QE. He dicho mil veces que es irrelevante. No tiene ningun (o casi ningun) efecto en nada, ni en precios ni en output. Nunca le he visto sentido hacer algo que es inutil.

    2) QE lo unico que se hace es cambiar un tipo de deuda publica (dolares) por otra (bonos a largo) que, en la cota cero de tipos de interes, son exactamente iguales. QE por tanto no afecta al valor del patrimonio de nadie, solo a su composicion.

    Por eso, comparar la QE con el impuesto del patrimonio es, como decia mi abuelo, comparar la velocidad con el tocino.

    Y si por mi fuera obligaria a todos los que lo dudan a escribir mil veces en la pizarra:

    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”

  • * mi argumento a favor de un impuesto del patrimonio con una recaudación relativamente reducida (los 2000 millones antiguos me parecen bien) es que limita las posibilidades de fraude en el impuesto sobre la renta: tienes que declarar al menos tanta renta como el aumento de tu patrimonio más lo mínimo que puedas defender haber gastado en el año; aunque te parezca una restricción irrelevante, me consta que para mucha gente estaba activa; y me parece que si los fontaneros y electricistas de España hubieran tenido que presentar declaración del patrimonio, la mayoría se habrían topado con ella

    * teniendo eso en cuenta, yo obligaría a todo el mundo a pagar impuesto del patrimonio, junto con la del IRPF, simplemente para tener su declaración; me parece perfecto que salgan menos de 50 euros para el 95% de los declarantes

    * muchos profesores de economía pública (en mi caso, Ignacio Zubiri) podrían explicarte también que, incluso con fertilidad exógena, los impuestos de capitación siguen siendo distorsionadores, salvo que tu función de utilidad tenga una forma muy concreta (porque al tener menos renta vas a reducir más tu consumo de unos bienes que de otros) (bajo ciertos supuestos sobre el papel del SP bastante generales)

  • David.a

    Precisamente tengo interpuesta una reclamación por que mi ayuntamiento valora al mismo precio los m2 de mi parcela que los de otras parcelas con mayor edificabilidad.

    Creo que mi ayuntamiento (del PP) sigue la política del ganso, que comenta Penny.

  • Jesús,
    voy a ponerme, cual alumno suyo, a escribir en la pizarra
    “QE no genera inflacion”
    “QE no genera inflacion”

    Voy medio entendiendo, pero reconozco que me cuesta 🙂

  • Dos citas:

    “Basicamente de acuerdo. Pero eso si que me parece pedir el cielo ”(Jesus)
    “Seamos realistas y pidamos lo imposible”(Grafiti)

    Curiosamente, con todo el mundo con el que hablo de este impuesto me dice lo mismo que JFV.
    ¿No es tiempo de hacer algún tipo de campaña divulgadora/ didáctica (mucha gente confunde el impuesto al gasto con una especie de IVA) al respecto? ¿No podríais hacer algo (vosotros que tenéis influencia) desde este blog o desde FEDEA al respecto?
    Saludos
    PS
    Lo ideal sería propugnarlo a nivel europeo. De hecho, el llamado “informe Meade” (Publicado en 1978 por Allen&Unwin como “The Structure and Reform of Direct Taxation”) es la expresión mas detallada de este impuesto y fue, en su origen, un encargo a ese nivel.

  • KE y NES

    La verdad es que tienes razon. La unica, pequeña excusa, que tengo es ya andamos en tantas batallas que no damos a mas 🙂 Fijate, en un par de semanas vamos a empezar algo sobre el calentamiento global (“resumen ejecutivo”: si, existe calentamiento global, si, esta causado por el hombre, si, las consecuencias son muy graves, si, tenemos que hacer algo YA, y si, la evidencia es abrumadora y el consenso cientifico casi unanime) y me imagino que se va a montar una buena….

    Pero archivo en la cabeza la sugerencia e intentare meterle mano al asunto cuando pueda!

  • Datos del catastro. Valor catastral del suelo sin País Vasco y Navarra es de 1.038.859 millones de euros. Sin embargo este valor está muy por debajo del valor de mercado porque:
    – las actualizaciones se hacen cada 10 años, así que simplemente por la inflación general ya hay que subir otro tanto.
    – para mayor seguridad, el catastro dice que el valor catastral no puede superar el 50% del valor de mercado.
    Así, que si nos sentimos libres de gravarlo a un 2%, nos encontramos con una posible recaudación de 20.777 millones de euros anual (a corto plazo, por la endogenidad del precio de mercado y el IBI habría que mirarlo con más cariño). Por vivienda media el pago es de 545 euros / año.
    Habilitamos a las CCAA a establecer ese recargo en el IBI sobre el valor del suelo, con las siguientes ventajas: i) no es posible la competencia fiscal y ii) es un ingresos “estable” frente a sus gastos corrientes estables (sanidad y educación). Por último, gran parte del valor de la tierra viene de sus actuaciones (carretera, colegio, saneamiento, ambulatorio…) por lo que le damos un incentivo para mejorar su gestión.
    Esto permite, reducir el IRPF para las rentas más bajas por lo que ampliamos la oferta de trabajo.
    Perdedores: Promotores, banca y jubilados pobres con casa que no se benefician de la bajada en el IRPF

  • Jesús,

    1. ¿Por qué no te convence que el impuesto sobre el patrimonio (IP) permite reducir el poder de ciertos grupos, lo que nos puede llevar a mejores políticas “globales”?

    2. ¿Qué te parece el IP como mecanismo de control del fraude en el IRPF?

    3. ¿Cómo se puede mejorar la equidad del sistema tributario sin mucho (o ningún) coste en términos de eficiencia?

  • Estimado Sr. Fernández-Villaverde,

    Lo primero agradecer su disposición tanto para informar de su opinión sobre el impuesto sobre el patrimonio y lo segundo por la calidad y la prontitud de sus respuestas.

    Lo segundo sería pedirle que, en intervenciones venideras, se abstuviera de hacer valoraciones políticas tan explícitas como las que se incluyen en su artículo dado que, según mi opinión, hacen perder credibilidad aportaciones como economista.

  • Penny

    1) Me parece que utilizar politicas para remediar de manera indirecta otros problemas suele ser un poco jugar a aprendiz de brujo. Si creemos que ciertos grupos tienen poder excesivo, es mejor reducirlo directamente que cambiar la fiscalidad para lograrlo.

    2) No soy inspector de hacienda, pero lo que siempre me han contado aquellos que tenian mas experiencia en el tema es que el IP en realidad no servia para mucho en combatir el fraude. Uno puede tener un patrimonio de 10 millones de euros e ingresos negativos (por ejemplo, cualquiera con muchas acciones en el 2009-2010).

    3) Como explicaba antes, con impuestos sobre la tierra o sobre CO2. Existen mas ejemplos.

  • Jesús

    ¿De verdad que los impuestos sobre el CO2 son progresivos?

  • Estimado Jesús:

    Aunque es off-topic, me gustaria saber la opinión que teneis muchos de los editores de Nada es Gratis que sois docentes (evidentemente de nivel universitario contra los de secundaria, primaria…) sobre el tema de las 2 horas de clase adicional de la Comunidad de Madrid y su relación con la calidad de la enseñanza, el ahorro presupuestario…

    Creo que os da para un buen post. En el que se pueden tratar muchos temas:
    1. Calidad de la enseñanza. ¿Afecta?
    2. ¿Son 18 horas o 20 horas muchas o pocas?
    3. Ahorro esperado. ¿Es un recorte evidente o es demagogico?
    4. …

    Perdón por mi osadia para proponer temas en vuestro blog

  • Jesús, si uno declara un patrimonio de 10 millones de euros, o en algún momento ha declarado esos ingresos, o si no, Hacienda puede preguntarle de dónde los ha sacado.

Los comentarios están cerrados.