- Nada es Gratis - https://nadaesgratis.es -

¿Es la ciencia un lujo prescindible en España?

Quizá hayan recibido, como yo, el video de los investigadores del IRB de Barcelona con el que ilustro la entrada. La verdad es que es muy profesional, divertido, y creo que transmite un mensaje importante: la ciencia NO es un lujo. De esto quiero hablarles hoy: el progreso del mundo y de nuestro país dependen de la educación y la ciencia, y no se les puede tratar como un lujo prescindible. Porque la única alternativa a una mayor formación y productividad es crear un país de bajos salarios.

He de reconocer que en un principio, a pesar de la música optimista y de su cuidada realización me puse algo triste, sobre todo si uno lee la noticia con la que lo introducen algunos diarios: Científicos españoles protagonizan un vídeo musical para financiar sus investigaciones biomédicas. Además este video coincide en el tiempo con la iniciativa de la FECYT de crear la plataforma de crowdfunding para la ciencia Precipita. No es que tenga nada contra el crowdfunding en sí, pero esto pasa al mismo tiempo que se introduce nuevo proyecto de presupuestos generales para los que la ciencia sigue en “encefalograma plano”. Si miramos el informe COSCE de los presupuestos 2015, vemos un crecimiento de solo el 1,3% (y una inflación prevista del 0,7%) en investigación. Pero si encima nos fijamos en gasto corriente (el resto son créditos que a menudo no se ejecutan), el verdadero balance es un nuevo recorte, esta vez del 0,29% en términos nominales, a lo que hay que añadir la inflación. Vaya, un 1% menos en términos reales. Y todo esto en un entorno en el que la inversión en I+D lleva años cayendo de manera pavorosa como pueden ver en el siguiente gráfico, del informe COTEC 2014, con datos del INE

ciencia 2000-2012 1

Y la verdad, uno puede tener la impresión legítima de que todo esto representa la voluntad de sustituir lo que deberíamos invertir para nuestro progreso con una limosnilla para que se callen estos pesados parásitos. Pero cuando le conté a un amigo del IRB de Barcelona que me había gustado mucho el video me contó algo que me hizo reflexionar: “mi hija me preguntaba anoche que por qué un video y para qué servía con cierta (bastante) ironía. Yo le respondí que el objetivo del vídeo no es el fundraising en sí mismo, sino difundir el mensaje de que la investigación y el conocimiento son los pilares de muchas cosas buenas y que precisamente en nuestro país se conocían muy poco los científicos, pero que gracias a la labor oscura de muchos de ellos que se dedicaban a cosas tan poco atractivas como el estudio de la biología de un tipo de virus RNA, los filovirus, se podía pensar que en un medio plazo se podrían encontrar curas a epidemias o quizás futuras pandemias como el ébola. Creo que siguió mirándome incrédula o escéptica, pero en fin…” Efectivamente el gobierno parece despreciar la ciencia, y tratarla como un lujo prescindible, pero al final los políticos profesionales reaccionan (o deberían reaccionar) a lo que creen que son las preferencias de los votantes.

Así que me acordé de un estudio de la Fundación BBVA sobre actitudes hacia la ciencia en diversos países. En la encuesta se pregunta en primer lugar sobre las percepciones acerca de aspectos positivos de la ciencia (es el motor del progreso, mejora continuamente). Las respuestas se pueden ver aquí:
Positivo ciencia

Y también se pregunta sobre las reservas que tenemos acerca de la ciencia (nos hace avanzar demasiado rápido, hace que el mundo esté lleno de riesgos):
Reserva ciencia

Sobre la base de estos datos es difícil decir que nuestros ciudadanos no aprecien el valor de la ciencia, así que de momento echemos la culpa a nuestros miopes e ignorantes políticos. Pero hay otro de los gráficos que me ha llamado poderosísimamente la atención:

conocimientos y ciencia

Este gráfico establece una correlación muy clara entre reservas acerca de la ciencia y grado de conocimiento científico (que es un indicador resultante de sumar las respuestas correctas en el “test” de conocimiento comprendido por 22 ítems sobre diferentes conceptos y tesis científicas).

Y ya se imaginarán que este ha sido un momento “Eureka”. Miren, si no, el siguiente gráfico.

inversion ciencia comparado1

No me digan que el ranking de inversión per capita en I+D no correlaciona bien con el de resultados educativos. Los primeros en inversión, Corea y Japón, tienden a ser los mejores en PISA. Y teniendo en cuenta el PIB per capita tan bajo de China (otro de los campeones de PISA) es auténticamente increíble que inviertan mucho más que España (e Italia, que siempre nos acompaña en estas tristes estadísticas) en proporción a su PIB. Es decir, somos más ignorantes en ciencia que otros y tenemos más reservas hacia la ciencia (esa cosa rara que hacen unos chicos y chicas con bata). No lo entendemos, no lo apreciamos y, claro, nos parece un lujo. Luego unos políticos tan ignorantes como nosotros son incapaces de explicarnos que es una percepción errónea.

Luego no es de extrañar que esos otros países mejor formados, y con mejores actitudes e inversión científica crezcan y nosotros, no. De verdad, con toda la alegría que me ha dado el premio Nobel a Tirole, igual no habría estado de más que se lo dieran este año a Romer, Aghion y Howitt por las teorías de crecimiento endógeno. Así no quedaría más remedio que hablar de I+D una temporada. Y quizá los ciudadanos obligarían a este gobierno, o al menos el que venga, a que se dé cuenta de que la ciencia no es un lujo prescindible, como ya hacen todos los demás países desarrollados, y otros muchos que de momento no lo son, pero que pronto nos dejarán en la cuneta si no despertamos.