A las diez en la cama estés

Pues igual resulta que el refrán tiene razón, al menos en lo que respecta a resultados escolares. Juanjo Dolado me hizo llegar un estudio de Eide y Showalter que documenta esta relación y siguiendo la pista desde éste, me encontré con otro muy interesante de Carrell, Maghakian y West, donde la relación causal está mejor identificada.

Según una encuesta de Nielsen, España es el quinto país en el que más gente se acuesta pasada la medianoche, con cerca de dos tercios de la población (el segundo, Taiwán, no está tan lejos con 69%). Y aunque no encuentro un dato fiable para niños y adolescentes, me cuentan mis hijos que no es raro ver a alumnos dormidos en clase de manera más o menos sistemática, o al menos sin relación obvia con el contenido y los desafíos de la clase, lo que me hace pensar que el problema existe también en las escuelas e institutos.

Desde 1884 España había seguido la convención de los meridianos y coincidía en horario con el Reino Unido o Portugal, algo muy natural dada nuestra posición en el globo. Pero en 1940 nuestros gobernantes decidieron adoptar el horario central europeo, por motivos políticos. Esta decisión está probablemente en la base de los anómalos horarios españoles, las tardías comidas y cenas, que empujan las horas de ir a dormir hasta ese dudoso campeonato mundial. En otras palabras, los españoles reaccionaron a la imposición franquista de horarios no cambiando la hora solar a la que se alimentaban o iban a dormir. Como anécdota, mi suegro, que era agrónomo, me contó que cuando preguntaba a un campesino la hora, bien entrados los años 50, le decían: ¿La hora del sol o la de Franco? Pero como las empresas y otras instituciones sí que ajustaron sus horas de apertura, tenemos un conflicto entre sueño y trabajo o escuela. Lo que nos cuentan los artículos que comentaré es el coste probable de este conflicto.

El artículo de Eide y Showalter es el más simple de comentar. Utilizan la encuesta CDS del PSID que entrevistó a 2019 familias en 2002–2003, con datos de 2907 chicos con edades entre 5 y 19 años. Como datos de resultados académicos usan la batería de pruebas de matemáticas y lengua Woodcock-Johnson Revisada (WJ-R). La variable sobre horas de sueño es una respuesta de los encuestados a la pregunta “¿Cuántas horas duermes cada noche?” No se especifica si es un día de diario o entre semana, pero como la pregunta anterior es sobre la hora a la que se acuestan entre semana es concebible que el encuestado refiera la siguiente también a este período. Además hay variables sobre renta familiar, educación de los padres, raza y otras socioeconómicas de contexto. Los resultados se consiguen con una regresión de los resultados académicos sobre horas de sueño y horas de sueño al cuadrado, solas e interactuadas con la edad, amén de las otras variables de contexto del cuestionario.

El siguiente gráfico ilustra cuál es el tiempo de sueño para el que se alcanzan las notas más elevadas para cada edad, con su correspondiente desviación estándar.

Para entender el efecto estimado los autores nos dicen que para estudiantes de 12 años de edad, una desviación de 1 hora respecto de la óptima empeora que los resultados en 0,035 desviaciones estándar y para estudiantes de 16 años en 0,045 desviaciones estándar. Y para poner esto en perspectiva nos dicen que para tener un efecto similar con una reducción de la renta familiar se requeriría una disminución de 48.200 dólares a 38.291 dólares para el efecto a los 12 años de edad, y una caída a los 35.771 dólares para el efecto de los 16 años.

La razón por la que este estudio no acaba de ser concluyente es que no tiene manera de controlar, más allá de las variables observables, si por algún motivo los estudiantes con más talento o más esforzados (para lo que no tienen controles) duermen menos, quizá porque trabajan más. Los autores son conscientes y ofrecen algunas defensas, pero no son extremadamente convincentes.

Por este motivo resulta interesante el estudio de Carrell, Maghakian y West, aunque responde a una pregunta ligeramente distinta. Lo que tratan de averiguar estos autores es si un retraso de la hora de entrada a las escuelas mejoraría la nota de los alumnos. Esta pregunta está relacionada con la anterior en la medida que probablemente esto no afectaría a las horas de ir a dormir y quizá aumentaría las horas de sueño.

Estos autores utilizan datos del primer año de las academias del Ejército del aire americano. Los estudiantes de estas academias, que ofrecen una variedad de títulos universitarios a estudiantes que se comprometen a permanecer en el ejército cinco años después de terminar sus estudios, están muy seleccionados. Sus notas medias en el SAT, un examen estándar para el acceso a la universidad, están en el percentil 88 y 85 respectivamente para la parte matemática y verbal. Pero hay una serie de cursos básicos a los que todos los estudiantes de la academia deben asistir y la asignación de estudiantes a horarios es aleatoria. Y no todos los cursos comienzan a la misma hora. Esta es una de las bases de la identificación del efecto. La otra es que antes del 2006 las clases comenzaban a las 7:30. En el 2006 comenzaban a las 7, y en 2007 a las 7:50.

La base de datos tiene 6.165 estudiantes de primer año de las cohortes que comienzan de 2004 a 2008. Para cada estudiante hay datos de aptitud académica (con el SAT y su nota media en la escuela combinada con una medida de la calidad de la misma), atlética (con las pruebas físicas de acceso a la academia), y de liderazgo (medida mediante actividades en su escuela y la comunidad). Además se sabe su raza, si asistió a una escuela preparatoria militar, y el número de clases que los estudiantes tienen ese día. Como medida del rendimiento académico se usan las notas de los cursos básicos y comunes, y para tener en cuenta las diferencias de dificultad, normalizan todas las puntuaciones a una media de cero y una varianza de uno dentro de un curso.

Con la tabla que reproducimos a continuación pueden verse las diferencias de resultados debidos a las distintas horas de comenzar. Las columnas 1 a 3 miden los efectos de ser asignado a una clase a la primera hora de la mañana, y las columnas 4 a 6 diferencian ese impacto por la hora de comienzo. En media, ser asignado al azar a una clase de primera hora, tiene un impacto negativo, pero como puede verse en las últimas columnas ese efecto medio viene sobre todo por ser asignado a una clase a las 7 de la mañana, que en todas las versiones del modelo tiene un efecto del orden de 0,1 desviaciones estándar, que es bastante elevado para una cosa aparentemente tan poco importante. Y es importante notar que este efecto negativo es robusto a la inclusión de efectos fijos de estudiante como se ve en la columna 6. Vaya, que algún estudiante después de leer esto estará demandando a la academia por comenzar una clase tan temprano.

Estos dos artículos, y otros que están citados en las referencias a los mismos, no son suficientes para sacar conclusiones de política muy fuertes, pero nos hacen ver que conviene prestar más atención a cuestiones horarias a las que algunas familias y escuelas parecen no dar mayor importancia. Yo hace años que sigo la recomendación del refrán, a pesar de algún refunfuño infantil que con la edad ha decaído por la fuerza de la costumbre. Y en la universidad estamos estudiando el efecto en las notas de tener clases por la mañana y por la tarde. Ya informaré cuando tenga datos suficientemente precisos.

Hay 39 comentarios
  • Creo que es necesario únir este hecho a la anomalía de nuestro país con respecto a los horarios laborales. Si la mayoría de los padres y/o madres que trabajan llegan a casa no antes de las 7.30 de la tarde es difícil pensar en irse a la cama antes de medianoche (padres e hijos). Es difícil pensar en cómo modificar este hábito sin modificar los horarios laborales. Ganaríamos todos tanto si como norma general (y por supuesto, con todas las excepciones necesarias), el horario laboral terminara entre las 17.00 y las 18:00 … Con este cambio sería mucho más fácil organizar la tarde-noche de modo que los chic@s (y mayores) nos fuéramos a la cama entre las 10 y las 11, ganáramos horas de sueño y en consecuencia cada uno produciríamos más y mejor en el trabajo y en la escuela.

    • Sí, pero parte del problema tiene su origen en cuestiones complejas de diseño del mercado. Si participamos en un torneo para una promoción y parte de la decisión depende de quién produce más, un resultado posible es que todos hagamos un sobresfuerzo horario. La pregunta es por qué esto es más probable en España. Quizá tiene que ver también con nuestra regulación laboral, que da un premio tan importante a llegar a insider.

    • Sara,
      Tienes toda la razon (perdona los acentos y tildes!). Los horarios laborales espanoles son verdaderamente demenciales. Habria que eliminar las 2h de comida en medio del dia que no tienen ningun sentido en una sociedad moderna. En ningun pais que yo conozca se pasa la gente en la oficina las horas que se pasan en Espana. Jesus F-V lleva anhos intentando que desde FEDEA hagamos algun informe al respecto. EL problema de equilibrios multiples es de muy dificil solucion: haria falta que todos nos coordinaramos a la vez hacia el modelo “europeo”, aunque a lo mejor si se podri conseguir si algunos grandes empleadores tomaran la iniciativa…

      • Luis, como bien dices, lo mejor sería que hubiera una implementación coordinada, y para esto, un instrumento obvio podrían ser los convenios colectivos. Pero sinceramente, veo muy alejados a los agentes sociales de este tipo de objetivos. Quizá se extienda esta práctica de implementar horarios “a la europea”, como bien dices en grandes empresas. Algunas ya lo han hecho (iberdrola, por ejemplo), y podrían seguirle otras. Pero por propia iniciativa, creo que esto costará mucho en las PYMES. Y sin embargo, creo que tiene gran importancia para el bienestar de las personas trabajadoras. Si hubiera mujeres entre los agentes sociales no dudes de que este cambio estaría, al menos, en agenda.

        • El Presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los horarios españoles y su Normalización con los de los demás países de la Unión Europea, Ignacio Buqueras y Bach, presentó el libro ‘Tiempo al tiempo’ – editado por Planeta -.

          En este libro constata que entre los horarios españoles y del resto de Europa hay un abismo: se pasa más tiempo comiendo, se sale más tarde de trabajar, se duerme casi una hora menos que en el resto del continente y el tiempo de ocio empieza más tarde que en cualquier otro sitio. España es el tercer país de Europa que más horas pasa en el trabajo y uno de los menos productivos. Consecuencia de este desbarajuste: ciudadanos estresados, problemas psicológicos, somnolencia diurna, atascos de tráfico interminables, accidentes laborales y de tráfico, prisas…

          Solución: Buqueras afirma que “si deseamos que los españoles vivan menos estresados, que sepan valorar el tiempo, que lo disfruten con libertad, que sean capaces de compatibilizar sus diferentes responsabilidades y, en definitiva, que tengan una mejor calidad de vida, deberemos vivir según unos horarios más racionales, similares a los de la Europa a la que pertenecemos”. En-2008

  • Hola Antonio, me parece una idea muy interesante y ya leí hace años sobre una escuela de Miami que mejoró el rendimiento de los alumnos retrasando el comienzo de las clases media hora. Aquí he encontrado un enlace, pero el que recuerdo haber leído era más completo:
    http://holadoctor.com/es/salud-de-los-adolescentes/adolescentes-que-empiezan-escuela-m%C3%A1s-tarde-rinden-mejor

    Explicaban también que dependiendo la edad a nuestro cuerpo le sienta mejor despertarse a una hora u otra, y en el caso de los adolescentes debían de hacerlo más tarde.

    Por cierto, casualidades de la vida, esta noche no he dormido mucho, me desperté muy temprano y pensando en si me afectaría a mi rendimiento me acordé de Franco y del dichoso artículo de Miami y si sería un tema para que lo hablarais vosotros. Gracias Antonio por anticiparte.

    Saludos

    • Qué coincidencias. Yo duermo mal casi siempre, por esto me interesa el asunto, claro. Pero no sé si en España funcionaría simplemente cambiar el horario de clases. En un lugar con muchas parejas trabajadoras las escuelas están llenas de niños desayunando en el cole a las 7:30 y 8 de la mañana.

  • Los padres jóvenes y no tan jóvenes tienen además un problema bien grave durante los fines de semana que para adolescentes y universitarios comienzan el jueves noche.
    A ver quién es el guapo que puede desayunar con los “niños” cada sábado y domingo sin una batalla contra el sistema.
    Ya que buscamos correlaciones seguro que hay una bien fuerte entre este fenómeno y el rendimiento.
    Esta es una conducta que ha sido — igualito que los planes de educación– fomentada por las autoridades públicas porque los horarios de apertura y cierre los marcan ellos.

    • Existe bastante literatura sobre la relación entre el sueño y la producción de la hormona del crecimiento (fundamentalmente entre los bebés), lo mismo que existe entre sueño, nutrición y recuperación en deportistas de alto nivel.
      http://arcrsa.blogspot.com/2011/07/nutrition-sleep-and-recovery.html
      Que esto (la falta de descanso) influye en el rendimiento escolar no deja de ser obvio, el problema a mi modo de ver, ya lo apunta Manu Oquendo, es nuestro síndrome de Peter Pan que hace que las familias de hoy en día no quieran abandonar el estilo de vida “joven” y asumir sus responsabilidades paternas.

  • Estoy de acuerdo. Yo creo que hay buenas razones de salud pública y externalidades de todo tipo que justifican intervenciones de las autoridades para controlar los horarios de cierre de los locales y las actividades de los chicos en los parques.

    • Antonio, un ejemplo de regulacion existe en Alemania. La ley de protección de la juventud (Jugendschutzgesetz) que regula una amplia variedad de aspectos relativos a los jóvenes pero con especial hincapié en los horarios.
      Los jovenes hasta los 16 años han de estar en casa a las 22:00 y los de 18 a las 24:00. Todas las actividades ludicas discotecas, fiestas, etc estan reguladas de esta forma y los organizadores se emplean a fondo para gestionar el control de los asistentes.
      En caso de transgresión la policia se ocupa de llevar el chico a casa, leer la cartilla al padre y demas.
      En todo caso y en lo que a mi respecta, nos ha ahorrado discusiones con mis hijos y la desesperación/imporencia de nuestros amigos y familiares a la hora de controlar entradas y salidas de sus hijos ante el precioso argumento ” si todos van y llegan a las tantas, yo por qué no lo voy a hacer!!”

  • “Pero en 1940 nuestros gobernantes decidieron adoptar el horario central europeo, por motivos políticos. Esta decisión está probablemente en la base de los anómalos horarios españoles, las tardías comidas y cenas, que empujan las horas de ir a dormir hasta ese dudoso campeonato mundial. En otras palabras, los españoles reaccionaron a la imposición franquista de horarios no cambiando la hora solar a la que se alimentaban o iban a dormir. Como anécdota, mi suegro, que era agrónomo, me contó que cuando preguntaba a un campesino la hora, bien entrados los años 50, le decían: ¿La hora del sol o la de Franco? Pero como las empresas y otras instituciones sí que ajustaron sus horas de apertura, tenemos un conflicto entre sueño y trabajo o escuela. ”

    1. Realmente los españoles reaccionaron de la única forma que se puede reaccionar. Si en el mundo solo hubiese un huso horario, el UTC por ejemplo, los australianos seguirían levantándose con el sol… solo que a las 1900.

    2. En qué medida las empresas e instituciones sí ajustaron sus horas de apertura. No lo tengo claro. Algunos ejemplos: A. Acabo de llegar al trabajo y si estuviera en Inglaterra creo, creo, es posible que estuviera también llegando ahora mismo al trabajo solo que a las 0800. B. Hace unas legislaturas a Marín presidente del Congreso se le ocurrió empezar una sesión plenaria del Congreso como en Berlín, a las 0800. Solo que en Berlín, y comparando los meridianos, las 0800CET de allí son, más o menos, como las 0900CET de aquí que es cuando empiezan las sesiones plenarias. C. Hace unos días alguien se quejó del horario de un partido de fútbol de la selección español: las 2200CET. Adujo que en Europa empiezan antes y puso como ejemplo la Champions. La cosa es que desde un punto de vista de la hora solar, el comienzo de los partidos de las Champions, las 2045CET, en Berlín, o en Roma es muy muy parecido a las 2200CET en España.

  • Antonio,
    (perdona por los acentos). Muchas gracias por llamar la atencion sobre este tema, que considero crucial. Mis hijos de 9 y 7 anhos se van a la cama a la hora “nor-europea,” es decir entre 8 y 8:30. Se levantan a las 7:30. Es decir que duermen 11 horas diarias. Mi experiencia con mi familia holandesa y mis amigos ingleses y de otros paises es que esto es mas o menos lo normal, ni pronto ni tarde, en el norte de Europa. Mi experiencia con mis amigos espanoles es que esto es 1 o 2 horas antes que los ninhos espanholes. Esta diferencia me parece gigante, y puede hacer mas por explicar los problemas del sistema educativo que ninguna otra.

    • Cuando hacía eso con mis hijos familia y amigos me miraban raro; tenía la sensación de que alguno estaba a punto de llamar a la policía. Luego les va muy bien en la escuela, pero no son un buen experimento, su madre les ha dejado muy buenos genes.

      • Es que ahí se juntan varios problemas: el de la hora apropiada para acostarse, el de no ser los “raros” del grupo y el de sus actividades. Yo intento que mis hijos se acuesten pronto, pero si mi hijo de 12 años sale del colegio a las 5, va a inglés a las 6:30 y llegamos a casa a las 7:45, y aún tiene deberes y cena, pues es complicado que esté en la cama antes de las 9:30. En cuanto a ser los raros, es otro problema, ya que hacer las cosas como debes puede llevarles a quedarse aislados de sus compañeros en el colegio (por poner otro ejemplo, yo tengo un PC en casa sólo para ellos, porque si no serían los raros que sólo usan Mac). Es un tradeoff bastante complicado.

        • Luis, nuestros peques tienen 4 y 6 años, hacemos exactamente el mismo horario que tu en Holanda. No veo el problema para hacerlo aquí.
          Anxo: lo que no entiendo es que tengamos tantas actividades extra-escolares, además a horas tan tardías. Creo que no se aprovechan bien las horas de clase. Por ejemplo, el mayor se pierde unas cuantas horas dibujando como alternativa a horas de religión y asturiano, que bien pudieran ser extra-escolares. Sigue un sistema bilingüe, castellano-inglés, y aún le enviamos un par de dias por la tarde a clases de inglés. Creo que ya hemos picado en la trampa. Luego cuando lleguen a la uni, nos extrañará que nos pidan ir a la academia.

          • Florentino, es verdad que en el cole se pierden montones de horas en tonterías. En el caso de la religión es sangrante que a los niños que no la tienen no les dejen trabajar en nada útil para que no avancen respecto a los otros. Ya es hora de que las religiones se enseñen en su ámbito (iglesia, mezquita, sinagoga, etc.) y no en los colegios. Otras actividades (hablo por mis hijos) son básicamente deporte, que hacen en el cole mientras no podemos llegar a buscarlos. Y luego el inglés es lo que realmente tienen más tarde, porque las dos horas de inglés del cole no llegan (pero no tengo la experiencia de los colegios bilingües que hay en la comunidad de Madrid, quizá ahí sí lleguen). Créeme, con lo vago que yo soy, si pudiera no los apuntaba!

            • No sé si habeis visto el gimnasio del colegio/instituto de vuestros hijos pero suelen ser de vergüenza. En España tener una tarima, 10 colchonetas y unas espalderas eso ya es un gimansio. Y las clases no dejan de ser echar un partidillo de futbol o matar a la gente que no ha hecho deporte (seriamente) en su vida en pruebas estúpidas de resistencia.
              En vez de cultivar talentos, buscando incluso recursos locales como se hace en EEUU, se ha convertido en una maria más como puede ser la clase de música donde no aprendes música y te machacan con la puñetera flauta de plástico.

          • Florentino, totalmente de acuerdo contigo sobre las horas perdidas en no religión no bable. Lo asombroso es que ahora tenemos elecciones en Asturias y ningún partido (ni siquiera UPyD) se plantea en su programa el convertir la religión y el bable en asignaturas extra-escolares. Así nos va.

  • Mi tío abuelo ya me lo decía ya hace muchos años:

    “Early to bed, early to rise
    makes a man healthy, wealthy and wise”

  • Pues a mí si me pusieran el horario portugués me harían polvo.

    Vivo cerca de la frontera francesa y mis hijos están escolarizados en el país galo. Comienzan sus clases a las 8 y media, así que tienen que levantarse a las 7, para desayunar, lavarse y luego unos 35-40 minutos de coche puerta a puerta, de casa al colegio. Mis hijos no tienen ningún problema con los horarios, más que nada porque a las 9.oo P.M. están en la cama durmiendo y eso porque la enana parece una vampiresa, que antes de ir al cole a las 8.30 P.M. estaban todos en los brazos de Morfeo.
    De momento son pequeños pero hace tiempo que decidí luchar contra el sistema en la medida en que esté dentro de mis posibilidades: Nada de televisión (en su lugar películas de dibujos animados y de aventuras, conforme van creciendo, muchas veces en V.O.), sistema de premio-recompensa ligado a objetivos concretos, muchas actividades extraescolares (música, deporte, idiomas), etc. Lógicamente esto requiere un gran esfuerzo por nuestra parte, pero lo hacemos gustosos, sacrificando buena parte de nuestro ocio nocturno, porque hay que sacar horas para descansar.
    Si las 7 de España continental e islas adyacentes pasaran a ser las 6, sería como para pegarse un tiro.
    Para mí, el descontrol de los horarios se debe a que a los españolitos nos encanta alternar y juntarnos con los compañeros de trabajo en el bar o a comer. Si algo puede identificarse con el elemento diferencial cultural español por excelencia, ese es el bar y en general, la hostelería, donde somos indiscutiblemente la primera potencia mundial, a enorme distancia.

  • Y la influencia de la televisión? En Alemania, si no recuerdo mal los telediarios son antes de la película o de la serie que pongan. Y la película empieza a las 8, de modo que a las 10 ha acabado o le falta poco. En España las pelis y o series empiezan a las 10 o 10.30 y acaban pasada la medianoche (en el mejor de los casos). Me pregunto qué porcentaje de españoles están frente al televisor a esas horas, pero creo que debe de ser muy alto.

  • El asunto de los horarios no es mas que otro aspecto de las diferencias culturales, que incluyen también hábitos alimenticios, estilos de vida, forma de divertirse, etc. Por ello es muy difícil cambiar UNO solamente.

    Por ejemplo, conozco a gente que trabaja en el sector financiero que tenía un horario de 8 AM a 3 PM, con lo que llegaban a casa a casi las 4 PM, comían (estilo español claro) y, lógicamente, no tenían ganas de cenar hasta pasadas las 10PM, con lo que no se acostaban hasta después de las 12. Lo mas curioso es que, cuando les cambiaron el horario al anglosajón “nine to five”(con una hora para comer), en lugar de cambiar el resto de los hábitos, siguieron comiendo (a la española, naturalmente) a las 3PM, reproduciendo el antiguo horario…

    Saludos.

    PD.

    Creo que el clima tiene también su influencia. No es igual vivir en el norte de Europa, donde en invierno anochece a las 3PM (lo que, sin duda, favorece el estudio), que en el sur, con mas horas de luz y temperaturas mas cálidas, que fomentan otros hábitos y hasta otro carácter.

  • Hace más de diez años que decidí dejar de vivir con sueño. Duermo lo que me pide el cuerpo, diez horas. Y como me gusta levantarme al rallar el alba para aprovechar todas las horas de sol, me acuesto temprano. Es una gozada levantarse descansado. Claro que no tengo responsabilidades familiares y soy mi propio jefe, así que no me veo esclavizado por horarios impuestos. De todas formas, para vivir sin sueño, hay algunos hábitos que conviene modificar. El primero implica tirar a la basura el cable de antena del televisor. Veo películas y documentales bajados de internet sin publicidad y a la hora que yo quiera. Para mí las cadenas de televisión no existen. El segundo es olvidarse del ocio nocturno. Procuro quedar con los amigos para tapear o comer al mediodía. Cuando quedamos para cenar, después ellos se van de copas y yo a la cama.

    P.D. Dos apuntes relacionados:
    1. Las fases de sueño REM son más largas durante las últimas horas de la noche. Hace unos años aprendí a aprovechar esas horas extra de sueño REM para aprender a tener sueños lúcidos. Son, de lejos, las experiencias más fascinantes de mi vida.
    2. Hoy la gente lo ha olvidado, pero antes de la revolución industrial, con sus farolas de gas y sus bombillas eléctricas, la gente dormía de otra manera (sueño segmentado o sueño polifásico). Especialmente durante los meses con más horas de luz solar, dormían al mediodía. Mientras que en otoño e invierno, se acostaban muy temprano, se levantaban una o dos horas en medio de la noche para hablar y hacer tareas manuales junto a la lumbre y después se volvían a acostar (http://en.wikipedia.org/wiki/Segmented_sleep).

  • Excelente entrada, pero no creo que los hábitos españoles puedan explicarse por la adaptación al horario central europeo. En la encuesta de Nielsen el país líder es Portugal, donde, si no me equivoco, siguen la hora de Greenwich.

  • Me sorprende que nadie haya hablado de los cambios de horario con los que nos machacan la salud y el caracter 2 veces cada año a cambio de, supuestamente, ahorrar 6000 millones de pts. que es la cifra que, machaconamente, repiten cada año desde que se impuso el cambio de horario. Yo no creo que se ahorre nada, y si se ahorra algo, no paga los problemas que genera el dichoso cambio de horario. ¿Os habeis fijado en la cantidad de gente que no se enteraría del cambio si no lo contara el telediario? y eso despues de trintaytantos años de fastidio.
    Si alguien tiene argumentos sólidos a favor del susodicho cambio de horario, se lo agradecería, pues yo solo los conzco en contra del mismo.

  • ¡Lo que se aprende leyendo este blog!

    O sea, que los malos resultados escolares de los españolitos se deben:

    1) A otra diablura de Franco, que nos hizo abandonar la hora oficial británica y nos impuso la continental (pero yo juraría que Barcelona y París yacen en el mismo meridiano, así como Brest y Madrid… o sea que el mismo problema deben de tener en Francia)

    2) A que los pobrecitos y pobrecitas pierden el tiempo estudiando religión en el cole.

    Son puntos de vista sin duda interesantes.

  • Es sorprendente lo que se ha innovado en tema de horarios en España en los últimos 50 años. Todavía recuerdo a la familia Telerín de los años 60 y su “Vamos a la cama que hay que descansar”, a las 8:30 en invierno y a las 9:00 en verano.

    Conozco a un matrimonio superejecutivo que trabajan sin descanso, como se levantan muy pronto y llegan tarde la “nanny” despierta a sus hijos pequeños de 11 a 12 pm para que puedan tener un “contacto de calidad”.

    Algún estudio de por qué ha sucedido esto.

    http://parecequefueayer.espaciolatino.com/Telerin.html

  • ¡Excelente post!

    Me preocupan, sin embargo, dos factores intervinientes que no parece que se hayan contemplado en los estudios.

    En el trabajo de Eide y Showalter no se controlan prácticas parentales, como por ejemplo las actividades de control y seguimiento de la vida del menor. Mandar los hijos pronto a la cama es un ingrediente más de estilos educativos parentales “responsables”. En este sentido, las horas de sueño de los hijos podría ser simplemente una “proxy” de un factor beneficioso de carácter más general no observado (las actividades de control de los padres sobre la vida de sus hijos). Existe bastante literatura centrada en los efectos positivos de los estilos parentales que incluyen dosis altas de control y seguimiento.

    Respecto al trabajo de Carrell, Maghakian y West, la asignación de alumnos es aleatoria ¿pero que pasa con la de profesores? Si los mejores profesores (los más experimentados, por ejemplo) pueden evitar los horarios menos atractivos (primera hora de la mañana), el efecto atribuido a las horas de sueño podría reflejar la selección de los buenos profesores en horarios amables.

    En todo caso, la cuestión mererce mayor atención. Gracias por un post tan estimulante.

    • Los problemas del primer artículo son obvios, como ya he comentado. El segundo es mucho más cuidadoso. Por ejemplo, los autores comentan que “Scott E. Carrell & Jim E. West (2010) show that student assignment to core courses at USAFA is random with respect to peer characteristics and professor experience, academic rank, and terminal degree status. Scott E. Carrell, Marianne E. Page & James E. West (2010) find no correlation between student characteristics and professor gender.” Asimismo se incluyen efectos fijos de profesor “these fixed effects help control for potentially tired professors in years they may have been assigned to teach an early morning course.”

  • Exceletente entrada.

    Sigo con mucho interés este tipo de entradas. Primero porque tengo niños (pequeños todavía) y segundo porque una parte importante de mi familia dedicó décadas a la enseñanza infantil. Mi impresión es que la mayoría (por no decir todas) de estas entradas confirman lo que la voz de la experiencia viene diciendo (me) desde siempre.

    El problema que veo es que si no se ha hecho caso a esa experiencia me parece difícil que se haga caso a lo que seguro que algunos ven como mero divertimento académico (en la línea de cómo otros plantean el debate evolución-creacionismo, política monetaria-patrón oro, calentamiento global, etc). Y esto es grave, por el problema que han mencionado otros comentarias de externalidades negativas: a ver cómo explicas a un adolescente que se vaya pronto a la cama cuando todos sus amigos no lo hacen.

    Muchas gracias por tus entradas.

  • Muy interesante

    Existe abundante evidencia sobre la relación entre falta de sueño y problemas de aprendizaje. Si dormimos mal nos cuesta más prestar atención y recordar las cosas y es más difícil que la que aprendemos se consolide. También es más fácil que tengamos accidentes.
    Como punto de partida http://en.wikipedia.org/wiki/Effects_of_sleep_deprivation_on_cognitive_performance

    Y para nostálgicos
    http://www.google.es/url?q=http://www.youtube.com/watch%3Fv%3DO-P_fJZSOFA&sa=U&ei=beNdT-iJEYHH0QWF7vXvAw&ved=0CCAQtwIwAA&usg=AFQjCNHHxtgmL4EdKNnTHwojlz80ROWmfg

    Saludos

    PD Quizá habría que dar ejemplo y “apagar” NeG todos los días a las 10

  • Desde Menorca hasta Finisterre hay aproximadamente 15º, o sea, una hora de diferencia solar. Vosotros que lo teneis a mano, incluid en la base de datos PISA la longitud de cada centro escolar y mirad si, ceter paribus, los resultados empeoran a medida que vamos hacia el oeste. El mismo experimento valdría para otros países anchos en longitud, sin necesidad de preguntar a los niños a qué hora se acuestan.

  • En general de acuerdo, servidor también lo sufre. Sin embargo, para hacer un poco de demagoigia, voy a echarle la culpa a los malvados empresarios.

    En serio, si en la mayoría de las empresas está mal visto que alguien se vaya a casa antes de las 19:00, ¿cómo se puede uno acostar pronto, o dar de cenar a sus hijos a una hora decente para que se acuesten?

    Y sí, para mí aquí buena parte de la responsabilidad es de los directivos que priman presencia en el peusto de trabajo frente a calidad o productividad.

  • Me gustaría aportar otra perspectiva. Mis hijos llegan a casa del cole sobre las 17:30/18:00, con una carga de deberes para un mínimo de 1:30 o 2:00 horas. Eso significa que, si sumamos la merienda y quitarse los zapatos, si no perdieran tiempo no terminarían de TRABAJAR antes de las ocho. Una jornada laboral de 11 horas. Por otra parte el horario del cole de mis hijos es exactamente igual al que yo tenía hace 40 años. Con dos horas para comer y con 196 días del año sin clase (por supuesto incluyo sábados y domingo). Si se reducen las vacaciones para cumplir el temario y los chavales llegaran a casa con los deberes hechos, por que los hacen por la tarde con el apoyo de sus profesores (que saben mas que sus padres), no solo se podrían acostar antes, sino que podrían jugar en su casa, y hablar con sus padres para que prestemos más atención a su educación que a ayudarles con los deberes o controlar que los hayan hecho. Además con unas vacaciones mas adaptadas al mundo en que vivimos evitaríamos el problema de muchas familias sobre como cuidar a los hijos durante tres meses de verano, dos semanas en navidad y diez días en semana santa.
    Gracias

  • Anoche estuve mirando un poco buscando una explicación algo más amplia sobre el cambio de horarios en España y encontré ésta ponencia:


    ” Sabemos, por un lado, que los horarios de los españoles eran hace un siglo sustancialmente distintos de nuestros horarios actuales. Todo apunta a que nuestros actuales horarios, tan extraños en perspectiva comparada, están muy lejos de ser un vestigio cultural resistente a la modernización: antes bien son un enigmático resultado de dicha modernización.

    Durante el siglo XIX, nuestros horarios eran más similares a los del resto de Europa. El almuerzo tenía lugar comúnmente entre las 12:00 y las 13:30 horas.”

    “El cambio hacia una comida y una cena más tardías debió de comenzar durante
    el primer tercio del siglo XX, quizá bajo el liderazgo de las clases altas y medias-altas
    de las grandes ciudades.”

    “Discutamos sobre gustos: la formación de preferencias alimentarias en la España del último siglo.” X Congreso Español de Sociología (Pamplona, julio de 2010), Fernando Collantes. pp 12-14.

    http://www.fes-web.org/archivos/congresos/congreso_10/grupos-trabajo/ponencias/178.pdf

  • Nunca me he terminado de creer lo de las 2 horas de deberes. O mucho han cambiado las cosas en 15 años, o yo era muy listo, o vuestros hijos/rpofesores os engañan. Pero ni por asomo es necesario hacer tantas horas de deberes para sacar buenas notas y entrar con total garantía en bachillerato/universidad.

Los comentarios están cerrados.