- Nada es Gratis - https://nadaesgratis.es -

2013: Punto de inflexión en el mercado de trabajo

Empleo-nivelesDe Samuel Bentolila y Marcel Jansen 

Estamos a dos semanas de Nochevieja y toca hacer balance. Ayer lo hicimos durante una presentación a la prensa en Fedea. Allí destacamos que durante este año ha habido algunos cambios importantes en la evolución del mercado de trabajo español. Por una parte, por fin hemos tocado fondo, aunque solo en la tasa de caída, no en el nivel del empleo. También se observa un afianzamiento de la moderación salarial, lo que con el tiempo debería ayudar a la recuperación del empleo. Sin embargo, el agravamiento del paro de larga duración y su concentración entre trabajadores mayores y poco cualificados hará más difícil la reinserción de estos en el empleo, a pesar de lo cual no se ven avances en las políticas de empleo.

El gráfico de cabecera muestra la debacle. Del techo del verano de 2007 al suelo del invierno de 2013 hemos perdido 3.9 millones de empleos, de los cuales 3.2 millones eran asalariados en el sector privado (la diferencia son empleos públicos y autónomos). Es decir, el 19% del total y el 23% en el segundo caso. ¡Ay!

Como el primer trimestre suele ser peor que los colindantes por razones estacionales, cabe preguntarse si de verdad hemos tocado fondo en el nivel de empleo. Lamentablemente no parece ser así: el aumento de 189 mil empleos de los trimestres segundo y tercero de 2013 se convierte en una destrucción de unos 122 mil empleos al restar las variaciones estacionales, según los datos del INE (aclaración: como el INE no proporciona datos de niveles, los hemos calculado a partir de las tasas que da el INE; tampoco contamos información oficial sobre empleo asalariado privado desestacionalizado).

Sí hemos tocado fondo en la tasa de caída interanual, que compara cada trimestre con el mismo del año anterior:

empleo-tasas

La máxima tasa de caída interanual se dió a finales del año pasado. Extrapolando de forma mecánica la tendencia reciente, cabe esperar que se cree empleo neto en términos interanuales (es decir, independientemente de las variaciones estacionales) hacia mediados de 2014.

No obstante, sería insensato echar las campanas al vuelo: todo indica que la recuperación del empleo será lenta, pues no se esperan aumentos del PIB por encima del 1% para 2014. Y parece claro que lo que crecerá será sobre todo el empleo temporal. De hecho, el aumento neto de empleo asalariado de los dos últimos trimestres proviene de la creación de 300 mil empleos temporales y la destrucción de 150 mil indefinidos. Como muestra el gráfico siguiente, estos últimos siguen cayendo a una tasa interanual del 3.5%, mientras que los temporales podrían incluso mostrar una tasa positiva a finales de este año.

empleo-tasas-temp

El segundo rasgo destacable del año es la consolidación de la moderación salarial. La información sobre convenios colectivos es cada vez menos útil, pues los trabajadores cubiertos por los registrados han caído un 60% con respecto a 2010 (4.2 millones v. 10.8, ver aquí). Según esta fuente, hasta octubre el aumento salarial medio fue del 0.55%, frente al 1.24% de hace un año (en lo que se basó el Ministro Montoro para aducir la no caída salarial). Restando la inflación según el deflactor del PIB, los salarios crecen un 0.15% frente al 1% de hace un año.

Otras fuentes sí muestran, sin embargo, una caída nominal. Por ejemplo, en la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (2º trim.), la caída salarial es del 0.2% frente al aumento del 0.5% de hace un año, que --con el mismo deflactor-- en términos reales es una caída del 0.9% frente al aumento del 0.6% hace un año (aunque esta medida refleja también cambios de composición, como señalaba J. Ignacio Conde-Ruiz).

Aún no tenemos información para 2013 sobre la distribución salarial según la Encuesta de Población Activa, pero cabe pensar que se hayan mantenido los rasgos del año pasado, conocidos hace un mes. El siguiente gráfico muestra la evolución salarial en términos reales, es decir, tras deflactar los salarios nominales (aquí) por el índice de precios de consumo. Lo mostramos tanto para 2011 (ya discutido) como para 2012, en comparación con 2008 y distinguiendo por decil (es decir, en bloques del 10% de los salarios):

deciles-salarios

Mientras que para el primer decil (que deja por debajo al 10% de salarios más bajos) la caída real se aceleró hasta casi el 17%, hubo un aumento real del 1% para el séptimo decil (que deja por encima al 30% de salarios más altos). La pérdida de poder adquisitivo ha afectado más, por tanto, a los salarios más bajos. El resultado es un aumento de la desigualdad salarial (como se discutió aquí).

Conviene aclarar que el aumento en la desigualdad salarial es fruto de muchos cambios a la vez. Nótese que la identidad del trabajador en el primer decil, digamos, cambia con el tiempo. Por tanto, la caída real para ese decil refleja tanto cambios en los salarios por hora, como cambios en las horas, el tipo de contrato y el capital humano del trabajador que ocupa esa posición en la distribución.  En cualquier caso, el aumento de la desigualdad no es necesariamente malo, porque facilita la contratación de jóvenes y trabajadores poco cualificados.

Las evoluciones del empleo y salarial se han visto afectadas por la reforma laboral de 2012. Un estudio reciente de Mario Izquierdo, Aitor Lacuesta y Sergio Puente vincula la moderación salarial a la reforma e indica que los efectos sobre el empleo son menos concluyentes. Pronto se hará público un análisis de la reforma encargado por el Ministerio de Empleo a la OCDE y veremos si confirma estas conclusiones.

El tercer rasgo a señalar es el aumento de los parados de larga duración, es decir, los que llevan más de un año en esa situación laboral. Hace un año eran alrededor de tres millones y representaban el 53% del total de parados, ahora son tres millones y medio, suponiendo el 59%.

Como señalamos el mes pasado, esta característica reduce sensiblemente las oportunidades de reempleo. Además, su composición está sesgada hacia los trabajadores con peores perspectivas de recolocación. En concreto, entre quienes llevan parados menos de un año, la mitad tiene como máximo educación secundaria obligatoria, mientras que entre los parados de larga duración la proporción asciende al 60%. En segundo lugar, entre los parados menos de un año, los mayores de 45 representan la cuarta parte, pero entre los parados de larga duración ascienden al 35% (ver las entradas de Sara de la Rica sobre el paro de larga duración y de los mayores de 45).

En  otras palabras, la fracción de parados de más difícil recolocación está aumentando tendencialmente, lo que implica que, incluso con una recuperación del empleo, estos colectivos no van a tener nada fácil la salida del paro y por tanto requieren una atención especial, a través de políticas de empleo más eficientes.

¿Qué cambios ha habido en las políticas activas de empleo durante este año? En febrero se aprobó un decreto de medidas de "apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo". El comentario en este blog es elocuente: "Las medidas para los jóvenes no convencen" (I) y (II).

En agosto se anunció Plan Anual de Política de Empleo para 2013, que saludamos esperanzados. Y se convocó la selección de agencias de colocación para la inserción de los parados que debería poner en marcha la colaboración público-privada en la reinserción. Resultados hasta ahora: ninguno. Bueno, ninguno no, podemos mencionar que los servicios públicos de empleo intermediaron solo el 2.6% de los casi 3.8 millones de contratos realizados en el segundo trimestre del año.

En suma, el Gobierno ha adoptado varias medidas aisladas, pero sigue faltando una estrategia global decidida y coherente. Ahora se anuncian medidas menores, sobre el empleo a tiempo parcial, o directamente cosméticas, de reducción del número de tipos de contrato, pero manteniendo la temporalidad. Como discutía Sara hace poco, no basta con esto y, de hecho, desde Bruselas ayer mismo nos reclamaron algo más. Una buena forma de avanzar en el diseño y la puesta en práctica de las políticas activas sería, siguendo el ejemplo de las reformas de pensiones y fiscal, crear una comisión de expertos nacionales y --sobre todo-- extranjeros, coordinada por la OCDE, que tiene mucha experiencia en este campo.