Premio Nobel de Economía 2019: Abhijit Banerjee, Esther Duflo y Michael Kremer

De Pedro Rey Biel  (@pedroreybiel)

Escribimos esta entrada express para expresar nuestra alegría ante el anuncio del último Premio Nobel de Economía, a Abhijit  Banerjee (MIT), Esther Duflo (MIT) y Michael Kremer (Harvard) por “su enfoque experimental para aliviar la pobreza mundial“. Los motivos para la alegría son muchos. Como bromeaba esta mañana Marcel Jansen, deberíamos darle un premio Nada es Gratis a Esther Duflo por ser una de las economistas de las que más hemos hablado, ya desde 2010. Y lo ha sido porque su investigación, al igual que la de los otros dos premiados, no sólo contiene una contribución metodológica, la aplicación de los experimentos de campo al área del desarollo económico, sino una contribución práctica: realmente podríamos decir que su investigación ha ayudado no sólo directamente al bienestar de los participantes en sus experimentos, sino a la evaluación y a la aplicación de políticas efectivas para el desarrollo económico. Además, Esther es sólo la segunda mujer en ganar el Premio Nobel en Economía (la anterior fue Elinor Ostrom en 2009),y la persona más joven en recibirlo (el anterior fue Kenneth Arrow con 51 años, Esther tiene 46).

No queremos hacer de menos a los otros dos premiados, tanto porque sus contribuciones son similarmente espectaculares como por el hecho de que han trabajado juntos con frecuencia. Además, a título individual, el premio a Michael Kremer me ha alegrado especialmente puesto que no sólo los galardonados hacen economía experimental de campo, algo que llevo tiempo promoviendo desde estas páginas, sino que la primera vez que realicé investigación, mi tesina del CEMFI en el año 2000, fue precisamente sobre uno de los temas estrella de Kremer: el diseño de mecanismos de incentivos para que se desarrollaran vacunas contra el SIDA: guardo aún con cariño (!y hoy como un tesoro!) el primer correo que recibí en mi vida de un académico valorando mi trabajo. “That’s nice!” dijo. Sin duda, su trabajo, mucho más.

En los próximos días, Mónica Martínez-Bravo, alumna de tesis de Banerjee, y yo escribiremos una entrada más reposada sobre los tres premiados. De momento, y para que se hagan una buena idea de las contribuciones de los experimentos de campo para el desarrollo económico, les dejamos tres entradas escritas por Mónica (con ocasión del Premio Princesa de Asturias a Esther Duflo en 2015), por Samuel Bentolila (por el Premio BBVA Fronteras del Conocimiento de Cooperación al Desarrollo con el Laboratorio de acción contra la pobreza del MIT que crearon Abhijit y Esther), y una final mía con Marcel Jansen (en la que destacábamos la importancia de “mojarse” como economistas e implicarse en hacer investigación que cambie el mundo). Sin duda, los tres premiados lo han conseguido. !Enhorabuena!

Samuel Bentolila: “Experimentos en el Trópico” (2010).

Mónica Martínez-Bravo: “Esther Duflo: Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2015“.

Marcel Jansen y Pedro Rey-Biel: “Economistas que experimentan…!y se mojan!” (2017).

Hay 5 comentarios
  • “This year’s Laureates have introduced a new approach to obtaining reliable answers about the best ways to fight global poverty. In brief, it involves dividing this issue into smaller, more manageable, questions – for example, the most effective interventions for improving educational outcomes or child health. They have shown that these smaller, more precise, questions are often best answered via carefully designed experiments among the people who are most affected.”
    https://www.kva.se/en/pressrum/pressmeddelanden/ekonomipriset-2019

    Un éxito de la ingeniería social. Quienes nos hemos dedicado a la ingeniería social sabemos lo difícil que es dar respuestas fiables a problemas concretos.

    Pero hay algo sorprendente en este premio. El Comité reconoce que la pobreza sigue siendo un problema urgente y estima en 700 millones el número de pobres a nivel mundial. El Comité, sin embargo, no menciona que simultáneamente a la obra de los economistas premiados se ha producido la mayor reducción de la pobreza en la historia de la humanidad: por lo menos 2 mil millones de personas han salido de la pobreza en los últimos 30 años. Ninguna referencia a algo tan extraordinario y por supuesto ninguna a los intentos de explicar semejante reducción.

  • Un editorial del WSJ comienza diciendo

    The Royal Swedish Academy of Sciences will award the 2019 Nobel Prize in Economic Sciences to Abhijit Banerjee and Esther Duflo of the Massachusetts Institute of Technology and Michael Kremer of Harvard “for their experimental approach to alleviating global poverty.” The award reveals a deepening fault line among economists about how best to fight poverty.

    What’s striking about the award is that the Nobel committee gave it to the three economists specifically for addressing “smaller, more manageable questions”—such as how…
    https://www.wsj.com/articles/nobel-laureates-aim-too-low-on-global-poverty-11571093795?mod=hp_opin_pos_3

    Como no soy suscriptor no conozco el resto del editorial. Parece, sin embargo, que plantea un punto que no puede ignorarse si se considera la larga, larguísima, preocupación del análisis económico por la pobreza.

    • Muchas gracias, RAMIRO. Seguiremos intentando fomentar el debate, tanto entre colaboradores como con lectores. En todo caso, sobre la conveniencia de marco teóricos hablaremos un poco más en la entrada más larga sobre el Nobel 2019 que publicaremos esta semana junto a Mónica Martínez-Bravo.

Los comentarios están cerrados.