Lecciones para España desde la óptica del desarrollo (I)

admin 45 comentarios

Esta entrada está escrita por Jesús Felipe, Consejero del Banco para el Desarrollo Asiático.

Llevo más de la mitad de mi vida (cerca de 30 años) fuera de España y una gran parte de ese tiempo he vivido y trabajado en Asia. Allí he tenido la suerte de vivir en Japón, Hong Kong y Filipinas, y llevo trabajando desde 1996 en el Banco para el Desarrollo Asiático, banco multilateral de desarrollo, con sede en Manila (Filipinas). Conozco una gran parte de Asia y mi trabajo me ha permitido estudiar y entender de primera mano por qué algunos países se desarrollan rápidamente y otros lo hacen a paso de tortuga, a veces dando un paso adelante (años de alto crecimiento) y dos atrás (crisis sangrantes). Aparte de hacer investigación muy centrada en temas de crecimiento y desarrollo, he tenido la oportunidad de trabajar con gobiernos de países tan diversos como Filipinas, Indonesia, Malasia, Pakistán, Kazajistán, Uzbekistán, China, Tailandia, Camboya, etc. En los últimos meses he estado en países de fuera de mi entorno como Honduras, Namibia o Arabia Saudita. El dilema es el mismo en todos: ¿cómo acelerar el desarrollo?

En esta entrada, propongo analizar la España de hoy desde Filipinas y desde la óptica del mundo del desarrollo. Ello ayuda a poner los debates actuales de nuestro país en perspectiva y a sacar conclusiones importantes; no porque España sea un país en vías de desarrollo sino porque creo que se pueden extraer lecciones sobre el desorden general que hay y por la poca claridad que veo en las propuestas económicas.

El desarrollo ha sido históricamente un proceso largo caracterizado por tres ingredientes fundamentales. Primero, el trasvase de trabajadores de la agricultura a la industria y los servicios. El diferencial de productividad entre el primero y los segundos es la base del crecimiento rápido. Esto ya aparece claramente en los trabajos clásicos de Arthur Lewis (1955, aquí), o Nicholas Kaldor (1967, aquí) y, en general, de todos los economistas del desarrollo y del crecimiento que trabajaron después de la segunda guerra mundial. En ese trasvase de recursos entre sectores, especialmente de trabajadores, era fundamental la industrialización como motor del crecimiento. El segundo ingrediente es la diversificación de la estructura productiva, como base del aprendizaje. Un país no pude crecer si sus empresas no fabrican una gran cantidad de productos distintos. Y el tercero consiste en pasar de producir productos muy sencillos (bolígrafo Bic, motocicletas de 50cc o juguetes eléctricos a pilas) a productos complejos (estilográfica Mont Blanc, máquina Siemens para hacer resonancias magnéticas, automóviles Mercedes, super computadoras o productos químicos avanzados), que contienen mucho más conocimiento y tienen una mayor elasticidad de la renta.

Conjugando las nociones de diversificación a nivel de país y sofisticación a nivel de producto y utilizando las exportaciones como indicador (y con datos para 130 países y 1240 productos), Hidalgo y Hausmann (2009) han creado los conceptos de complejidad de país y de producto y han generado rankings de los dos. El concepto de complejidad no es todo a la hora de hablar de crecimiento y desarrollo, pero encapsula muy bien el conocimiento de una sociedad y las oportunidades que ésta tiene. La evidencia muestra que para desarrollarse hay que diversificar la economía (producir y exportar muchos productos) y, a la vez, producir productos únicos (producidos por otros pocos países). La complejidad es muy buen indicador (predictor) del crecimiento futuro de un país. Voy a utilizarlo en mi análisis, no sin precaución.

Las estructuras de producción de Alemania y de Filipinas son muy distintas en los tres frentes que he mencionado arriba: el porcentaje de empleo en agricultura en Filipinas es todavía de un 25%, su producción y exportaciones están mucho menos diversificadas que las de Alemania, y sus productos son menos únicos.

Lo importante es que hay una asociación directa entre la complejidad de la cesta de productos que un país fabrica y exporta y los salarios del país. El crecimiento de los salarios, derivado de un incremento en la complejidad de la cesta de producción-exportaciones es el mejor indicador de las cosas bien en el país. El trabajador medio filipino no gana 40.000 euros al año porque en Filipinas no se fabrican máquinas Siemens, ni bolígrafos Mont Blanc, ni automóviles Mercedes. Así de sencillo.

El proceso de transformación de economías agrarias a economías industriales comenzó en el siglo XIX en los países avanzados de hoy (Europa, Estados Unidos), lo que eventualmente les llevó a alcanzar rentas altas en la segunda mitad del siglo XX. Fue un proceso lento y muchos de ellos necesitaron más de 100 años. Recientemente, las economías de Asia oriental, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Singapur, y Hong Kong, consiguieron pasar de renta baja a renta alta (es decir, cruzar todo el segmento de la renta media) en unos 30-40 años. China está ahora en ello.

¿Qué tiene que ver esto con España? Pues que parece ser que los políticos españoles no lo entienden y sus propuestas económicas para que el país avance carecen de solidez. Claro que la estructura de la economía española ha cambiado y que hoy la de hoy es mucho más moderna (compleja) que la de 1960. Pero la economía española no se ha transformado como las de los vecinos del norte. Llegamos a los años 60 del siglo pasado y el turismo fue la solución, también la construcción, vino y aceite, y sí, algunas manufacturas; pero ni mucho menos como Alemania.

El problema de España es que los sectores avanzados y transables que tiran del resto de la economía (manufacturas y servicios avanzados) son pequeños, no son los grandes empleadores. Claro que España produce productos complejos. España no es Filipinas; pero tampoco es Alemania o Dinamarca. Es más, quizá la complejidad de nuestra economía esté más cerca de la de Filipinas que de la de Alemania, como documento a continuación. Y no hay modo de cerrar la brecha con los vecinos del norte, algo que se lleva intentando desde que se ingresó en la Comunidad Económica Europea en 1986.

Resulta que en el ranking de complejidad de la cesta de exportaciones elaborado por el Center for International Development (CID) de la Universidad de Harvard, España estaba en el puesto 19 de 130 economías en 1995, con un índice de 1,23 (siendo 0 la media mundial). Entonces, Filipinas ocupaba el puesto 72, con un índice de -0,25 (es decir, estaba por debajo de la media mundial).

A día de hoy (2017), España tiene una renta per cápita (en dólares de paridad de compra) casi cuatro veces la de Filipinas ($38.000 y $10.000, respectivamente), pero España ha caído en el ranking de complejidad y hoy está sólo un puesto por encima de Filipinas (puestos 32 y 33, con índices 0,85 y 0,75, respectivamente); muy por debajo de Dinamarca (en el puesto 22 con índice 1,18) y de Alemania (puesto número 4 con índice 2,02). Japón (#1 en el ranking), Corea del Sur (#3), Singapur (#5), China (#19), Tailandia (#25) y Malasia (#28), están delante. Estos últimos países tienen una renta inferior a la española, pero su cesta de exportaciones se ha diversificado mucho en las últimas décadas y también se ha hecho más única, de forma que, cuando los dos indicadores se combinan, el resultado es que estos países han pasado a España. Esto no quiere decir ni mucho menos que la complejidad de la cesta de exportaciones española haya caído. Simplemente quiere decir que mientras España andaba, estos otros corrían. No quiero ahondar en detalles técnicos sobre la construcción de los índices de complejidad. Sólo comento que el nivel de agregación de los productos influye en el resultado. A nivel de 1240 productos, no hay diferenciación, por ejemplo, entre distintos tipos de automóviles, de forma que uno de muy baja calidad y de pequeña cilindrada y un Ferrari, son el mismo producto. Dicho esto, el sesgo que esto pueda introducir en el análisis no invalida el ejercicio, pues les ocurre a todos países; y lo cierto es que el ranking deja muy claro que Alemania está muy por encima de España.

Taxistas, barberos, y camareros (actividades no transables) ganan más en Múnich que en Madrid no porque sean más productivos, sino porque el número de trabajadores alemanes que se dedica a producir productos complejos en sectores transables (manufacturas y algunos servicios avanzados, que se comercian internacionalmente) y que pagan salarios de 40.000 y 50.000 euros al año, es mucho mayor que el de España. Son los salarios de las actividades transables los que tiran del resto (especialmente de los de las actividades no transables), de los salarios de los barberos, de los de los camareros y de los de los taxistas.

En España, el peso del turismo barato es muy alto. Es muy difícil que estos trabajadores lleguen a percibir 50.000 euros al año. Lo que el sector ofrece no es un producto (servicio en este caso) que contenga conocimiento que justifique pagar ese salario. Nuestros olivos y viñedos tampoco dan para salarios de 50.000 euros al año. El atraso de España aquí se remonta a la Edad Media y al poder del Concejo de la Mesta, mientras nuestros vecinos del norte se daban cuenta de que había que industrializarse (Reinert 2007, aquí).

Es verdad que países como Holanda o Dinamarca también exportan productos agrícolas, representando el sector casi el 14% del total de las exportaciones en España y Dinamarca, y casi el 15% en Holanda. El tema es que el diferencial de productividad en este sector es sustancial: un 32% más en Dinamarca y un 65% más en Holanda, con grandes conocimientos de logística y financiación para comercializar y distribuir los tulipanes (datos del año 2015, base de datos EU KLEMS). El diferencial de productividad en el sector manufacturero también es enorme: un 32% más el holandés y un 84% más el danés. El diferencial con Alemania es algo menor, 18%, pero la composición importa: mientras que la maquinaria y los químicos (los dos grupos más complejos) representan respectivamente el 18,5% y 15% del total de las exportaciones alemanas, en España estos dos porcentajes son el 6,7% y 10,6%. Los diferenciales con otros sectores como transporte, información y comunicaciones, o servicios financieros, son igualmente amplios.

El problema de España se resume también en el reciente análisis de Balland et al. (2019, Figura 2). Utilizando patentes a nivel regional para toda Europa como indicador de la capacidad de una región para desarrollar nuevas tecnologías, se ve que las comunidades autónomas españolas salen muy mal paradas comparadas con las regiones del norte de Italia, zonas de Alemania o Austria, reflejando tener muy poca capacidad para saltar a nuevas tecnologías.

Hace años, en medio de la crisis se comenzó a hablar del modelo danés. Dinamarca, como la mayor parte de nuestros vecinos del norte, es un país con una cesta de productos y servicios bastante más compleja que la nuestra. Esto es lo que les da salarios del doble de los que perciben los trabajadores españoles. Los lectores habrán visto alguna vez los barcos de Maersk, compañía danesa líder mundial en transporte y logística, ambos servicios muy complejos. El transporte representa el 21% de las exportaciones danesas (4,05% de las españolas).

¿A qué tipo recomendaciones de política económica lleva este análisis? En ello me centro en la entrada próxima.

Hay 45 comentarios
  • Enhorabuena por el artículo. Es la primera vez leo de manera cuantificada que sin un sector industrial diverso y avanzado es realmente complicado llegar a niveles de renta altos y sostenibles. En mi caso intuyo que el paro estructural de España precisamente se debe a este motivo.
    Me atrevería a pedirle al autor que incluya tres variables más para la próxima entrega:
    1) Impacto en el empleo. Es decir, si una cesta de productos diversificados y complejos correla con una tasa de paro baja y sostenida. Siempre me ha llamado la atención cuando se habla de crear empleo en España que parece que pudiera surgir casi “de la nada”….y luego cuando llega una crisis se destruye fácilmente. Entiendo que los empleos de fácil creación lo son también de fácil destrucción, mientras que los asociados con industria compleja son más estables.
    2) Cómo se relaciona esto con la densidad de población y/o la “España vaciada”. Como ejemplo el caso alemán o suizo: existe empleo cualificado en muchas ciudades medianas, no sólo en las grandes urbes como en España. Pero, ¿esto es posible en zonas de baja densidad de población como el interior de España?
    3) La situación de España, ¿se puede revertir sin políticas públicas? ¿Cómo se crean esas industrias complejas y diversas en el SXXI sólo por iniciativa del sector privado? Me remito al caso de Corea del Sur de ese mismo blog hace años, donde se hablaba de la política industrial.
    Un saludo y enhorabuena.

    • Iñigo: hola y saludos desde Manila: Gracias por tu comentario. Los tres temas que mencionas son importantes. Creo, si la memoria no me falla, que los discuto (los tres) en la segunda parte, que sale en unos días. Dime que te parece cuando los leas….

  • ….te doy un anticipo: (i) hay una relación inversa entre el nivel de paro y la complejidad; (ii) sabemos que el conocimiento y la industrias complejas (que pagan salarios más altos) se concentran en las ciudades. Este proceso se ha acelerado en las últimas décadas; (iii) imposible dar el salto que España necesiata sin que los sectores público y privado diseñen un plan. Lo llamo “política industrial moderna”. Hoy no se puede (¿no se debe?) hacer lo que Corea hizo en los años 70…..pero defiendo la idea de “planificar” (en sentido ligh). Más en unos días. Gracias de nuevo

  • Jesús, su análisis basado en la comparación de países me parece profundamente equivocado. No hay dos humanos iguales y tampoco hay dos países iguales. Como usted y por muchos más años yo trabajé en varios países en AL, Africa y Asia, y si algo aprendí pronto es a no hablar de un país “como si” fuera parecido a cualquier otro que había “conocido” antes. De igual manera que no hemos aprendido a comparar dos o más personas por sus semejanzas y diferencias en unas “pocas” dimensiones relevantes y suficientes, tampoco hemos aprendido a comparar países. Los indicadores cuantitativos disponibles para comparar países sirven menos que los indicadores de peso y altura para comparar personas.

    Ninguno de los factores que usted identifica puede argumentarse que sean necesarios y mucho menos suficientes para describir y explicar la historia económica de “un país”. Y esto vale incluso para países chicos, por ejemplo el País Vasco (o cualquier otra comunidad de España). Sacar conclusiones “generales” de largas experiencias personales de ingeniería social es una tarea que requiere una revisión profunda de todo el conocimiento científico disponible —conocimiento que es poco para lo que querríamos saber pero mucho para lo que cada uno de nosotros individualmente pueda entender.

  • Enrique: respeto profundamente su opinión, pero puede indicar de forma concisa po qué mi analisis es “profundamente equivocado” y por qué la comparación de países que yo hago es errónea?

    • Jesús, en el espacio limitado que tengo le “comparo” Argentina y Chile. Por los sucesos de los últimos días, ambos países están en primera página y para quienes miran desde lejos son “parecidos”. Las diferencias, sin embargo, son decisivas para entender la historia de sus economías y la fragilidad de sus integraciones en la economía global.

      Usted centra su “explicación” del desarrollo en el cambio en la estructura productiva de un país. Post-independencia (1810-20), la estructura productiva de Chile cambió fuerte por la Guerra del Pacífico (1879) y la apropiación de territorio minero. La estructura de Argentina cambió fuerte luego de la guerra interna (1820-60) e implicó la consolidación de un inmenso territorio poblado con europeos recién llegados para trabajar la tierra hasta que se terminó la tierra útil (alrededor de 1920). Hacia 1930, sus estructuras productivas eran muy distintas pero, por razones distintas, ambos fueron afectados fuerte por la Gran Depresión. Los intentos de industrialización fracasaron en Chile pero en Argentina originaron una nueva estructura productiva que generó un fuerte y persistente conflicto político. En Chile también se generó un conflicto político fuerte pero de naturaleza distinta al conflicto argentino.
      cont.

    • Post-1975 en Chile, ese fracaso y una fuerte consolidación fiscal llevaron a un aparente éxito basado en buena medida en la mayor producción de cobre y en el muy alto precio del cobre. Post-1976, en Argentina las presiones de la industria y el fuerte descontrol fiscal agravaron el conflicto político generando una creciente inestabilidad económica solo interrumpida por los precios buenos de la agricultura en 2004-2012. Hoy en Chile la estructura productiva ha cambiado mucho respecto a 1975, pero en Argentina ha cambiado poco respecto a 1976.

      Pero la pregunta relevante para economistas/científicos es por qué cambiaron o no cambiaron las estructuras productivas de ambos países a lo largo de su historia. Para ingenieros sociales la pregunta es cómo podrían cambiar para asegurar un crecimiento sostenido (o si prefiere sostenible). En países como Chile y Argentina las causas próximas de esos cambios deben buscarse en su integración en la economía global y en particular en las variaciones en las demandas por distintos bienes y servicios que condicionan la evolución de la economía global. Pero las causas últimas deben buscarse en factores internos a cada país, en particular a aquellos que condicionan lo que cada uno de los residentes puede hacer individual o colectivamente.

      Nota: he agotado mi cuota de comentario, pero no tengo problema en explicarle mucho más sobre Chile y Argentina y también otros países –y sobre ciudades como Beijing/Shanghai/Hong Kong desde 1949.

      • Enrique: perdón pero nada de lo que expone contradice lo que yo explico.

        La transformación de Chile en las útimas décadas ha estado basada en introducirse en sectores como el salmón y el vino. El primero lo trajeron de Noruega y el segundo de Francia. Chile hizo un esfuerzo muy consciente para reducir la dependdencia del cobre. Chile creó una institución llamada “Fundación Chile” que ha sido fundamental para coordinar lo esfuerzos públicos y privados para la diversificación económica.

        Argentina se ha quedado en la soja y productos de muy baja complejidad.

        Agradezco de verdad su buena predisposición a explicarme lo que ha pasado en Asia. Lo dejamos para otra vez.

  • Un análisis muy interesante.
    Conozco los indicadores de complejidad de los trabajos de Hausmann y sus coautores. Me ha sorprendido la posición relativa de España, y al consultar en la página web del observatorio que tenía como referencia para este índice (https://oec.world/en/profile/country/esp/), veo que da cifras distintas al que cita en su entrada (http://atlas.cid.harvard.edu/). No era consciente de que existían dos observatorios de complejidad, que además difieren. ¿Sabe cuál es el origen de las discrepancias entre ellos?

    Muchas gracias

  • Muchas gracias por tu articulo Jesus. Es claro y muy ilustrativo.

    Quería preguntarte hasta que punto los equipos económicos o gobiernos de los países con los que has colaborado son conscientes de la problemática y de la soluciones.
    Mi opinion desde la ignorancia, y centrandonos en el caso español, es que la pólitica y sus equipos económicos es que son plenamente conscientes pues tienen personas más que cualificadas para analizar el problema. Yo creo que si no se implementan las soluciones es debido al “corto placismo” que existe en la política y tal vez pese incluso más las presiones desde las elites para que se mantenga el estatus-quo existente. Hasta que punto esto es cierto, en su experiencia, y de ser así que por donde pasa la solución para cambiar el rumbo.

    Saludos

    • ….un par de cosas más Jose: pasé el 2018 trabajando con el gobierno de Indonesia ayudándoles a preparar el nuevo plan quinquenal.

      Aqui está el link:
      https://www.adb.org/publications/policies-manufacturing-sector-indonesia-2020-2024

      Hablamos mucho de tranformación económica, crecimineto potencial, política monetaria y fiscal, etc. y se enteraron (hay gente buena), pero la implementación de las propuestas es un proceso muy complejo porque hay muchos intereses, provincias, 12,000 islas, 260 millones de personas, etc….

  • Gracias Marta. Sí, se el motivo. La página que usted utiliza es la del MIT de César Hidalgo. La que yo he utilizado es la de Harvard de Ricardo Hausmann. Ellos dos son los coautores iniciales de esta literatura. Un día decidieron divorciarse y cada uno ha seguido publicando los índices con sus equipos.

    ¿Por qué las diferencias? Por varios motivos. Uno es que hay que “limpirar” enormemente lo datos que se utilizan de comercio exterior (muy desagregados). Esto se puede hacer de diversas formas dando lugar a cifras que pueden variar. Si no recuerdo mal, MIT utiliza datos desde 1965, mucho menos fiables que los datos a partir de 1995, donde empiezan los de Harvard.

    Un segundo motivo es el algorirmo utilizado, que combina información a nivel de país sobre diversificación (basado en el índice de ventaja comparative dde Balassa) y de sofisticación a nivel de producto. El algoritmo ha ido cambiando algo desde el utilizado en el artículo orginal. Los dos no utilizan exactamente el mismo.

    Todo esto indica que hay que tener cuidado al utilizar estos índices. Hay que saber como se construyen y los pros y cons que tienen (que no son pocos). También el nivel de desagregación influye: a nivel de 1240 productos, sólo hay automóbiles; mientras que a nivel de 5000 productos (como trabajo yo con mi equipo), hay varios tipos.

    Yo he utilizado estos índices aquí contar una historia, que con todas las observaciones que se quiera hacer, creo que es muy útil. Gracias de nuevo y saludos

  • Pregunta muy interesante Jose, gracias. Te cuento mi experiencia, de lo más variopinto, desde países como Singapur donde los policy makers son muy buenos, serios y sólidos, y saben muy bien lo que quieren; hasta países como Pakistan, donde no sabes si llorar or reírte.

    Yo hago un test muy rápido a los policy makers cuando voy a un país y en 10 minutos determino la solidez de mi interlocutor. Me refiero a ellos en términos de distintas novelas. Me refiero a países como Singapur o China como “The Great Gatsby” mientras que a países como Pakistan como “Waiting for Godot”.

    El caso de Pakistán es sangrante. Allí lideré un programa de cambio estructural hace 10 años. Les expliqué que o cambiaban la estructura de producción y exportaciones y salían de textiles simples (sábanas y toallas de un euro), o no saldrían de los programas del IMF. Para ello era importante redirigir todos los subsidios que daban (sí, a las élites). No quisieron. Han vuelto al IMF.

    Luego hay países como Kazajistán, donde se dan cuenta de que hay que diversificar, pero están muy perdidos, porque hasta 1991 allí no hubo capitalismo o economía de mercado, como se le quiera llamar. No hay emprendedores ni empresas (en el sentido más trivial de la palabra) que hagan lo que llamamos diversificación. Se creen que es labor del gobierno.

    Por último, hay países a medio camino como Indonesia, Malasia o Tailandia. Estos si se han diversificado y medianamente industrializado, pero están ahí a medias.

  • Muy interesante el artículo, muchas gracias!
    Particularizando para el caso de España: ¿cómo podemos hacer para aumentar la complejidad de nuestra producción industrial? En su experiencia, ¿ha encontrado algún caso equiparable y que nos pueda dar pistas?

  • Si yo he entendido la tesis principal de la entrada es que el sector manufacturero, en particular su “complejidad” es el “driver” principal de los salarios.

    Alemanía y Dinamarca como ejemplos.

    No sé, en ambos países el sector industrial cada vez emplea menos gente (solo el 24% en Alemania y el 20% en Dinamarca). Es muy complicado hacer predicciones, sobre todo del futuro, pero una de las más claras es que la industría es la “agricultura” del mañana y empleará a un porcentaje muy reducido de la población.

    Todos hemos leido a Baumol pero llegar a la conclusión de que la “complejidad de los productos” que fabrica el 5% de la población condiciona los salarios de todos, suena raro.

    Tampoco sé si los datos respaldan la idea:

    Luxemburgo es el país con mayor renta per capita de europa y el sector financiero es el más importante allí. Támpoco es Irlanda (5º por encima de Alemania o Dinamarca) un ejemplo de “complejidad manufacturera”.

    Y lo mismo sucede si uno lo mira por regiones: la renta per capita en Madrid es más alta que en Cataluña o el País Vasco. No será por la “complejidad de su producción industrial”.

    De las 10 empresas más grandes del mundo, ninguna es manufacturera: Apple, Microsoft, Amazon, Google …. Y están todas en USA (donde cada vez menos trabajan en la industria).

    Parafraseando a Tolstoi (y como menciona Enrique): “todos los países “desgraciados” se parecen pero cada páis “afortunado” lo es a su propia manera”

    • Buenas Jose Pablo y gracias. La tesis principal está algo simplificada pero bien, se acepta.

      Echa por favor una lectura al link “industrialización como motor del crecimiento”, donde explico empíricamente la relevancia histórica de la industrialización: no hay un caso relevante de un país que hoy sea de renta alta que lo haya hecho sin haber llegado en algún momento a tener más del 20% (y más del 30%) del empleo total en manufacturas. Esto lo hicieron antes de llegar a tener renta alta.

      Los porcentajes que das para Alemania y Dinamarca de empleo en manufacturas son enormes (todo lo contrario de lo que afirmas), más que en España. Ello se debe al esfuerzo que han hecho para no desindustrializarse. No hay ni un solo país en vía de desarrollo que hoy tenga el 24% del empleo total en manufacturas. Ni siquiera China.

      Luxembugo no es un caso relevante para el análisis, como tampoco lo es Qatar…..

      Las economías avanzadas, en general, se han desindustrializado por el efecto de Baumol. Esto es el resultado de la gran productividad de las manufacturas. El sector servicios es el creador de empleo. Hay dos tipos de servicios, los avanzados (modernos) y los simples. Los primeros son parecidos a las manufacturas y no generan gran empleo. Son los segundos los grandes empleadores. Estos servicios son los que dan empleo en España y pagan apenas 1000 euros.

      Ciudades: allí se concentran los servicios avanzados……no me deja escribir más……!!!

      • ”Las economías avanzadas, en general, se han desindustrializado por el efecto de Baumol”. ¿Se refiere a la tesis de Baumol llamada la ‘Enfermedad de los costes”? No acabo de ver yo el efecto de esta tesis en la tan mencionada y misteriosa desindustrialización general. Quizás ud. si lo ve, y le agradezco su explicación. Por otro lado, abusando de su atención, ¿considera que en general la industria bajara su aportación al conjunto de la economía? Si así fuese, ¿por que motivo? Un saludo cordial

        • Gracias Antonio…….

          A. Desindustrialización: pr favor, echa un vistazo a los artículos que puedes bajar de mi página web. Comento un par de cosas:

          (i) en países avanzados: la desindustrialización ha sido el resultado de varios efectos. Uno de ellos ha sido la alta productvidad de las manufacturas. Desindustrialización es en EMPLEO !!!! (mucho menos en valor añadido). El sector que acapara el empleo es servicios de baja productividad. Esta era la tesis de Baumol. Hay un segundo elemento que discuto en un artículo en Economics Letters (2016): a nivel mundial, el porcentaje de empleo en manufacturas no ha variado desde 1970. Lo que ha cambiado es la composición: este empleo ha caído de forma estrepitosa en USA y Europa….y a ver si aciertas quien ha sido el ganador……

          (ii) países en vía de desarrollo: estos no han llegado a tener empleo en manufacturas como tuvieron los países avanzados en el siglo XX. Estos tuvieron más del 30% del empleo total en este sector.

        • Antonio, el otro tema:

          B. ¿considera que en general la industria bajara su aportación al conjunto de la economía? Si así fuese, ¿por que motivo?

          Esto ya ha ocurrido !!! El sector secundario no es hoy el mayor generador en particular de empleo. Ya expliqué en mi respuesta anterior el motivo: el sector manufacturero es muy productivo, intensivo en capital….no necesita grandes cantidades de empleo. Y mano de obra en los países avanzados es cara relative al capital ¿Qué han hecho las empresas? Se han ido a Asia……

          Saludos

    • ….un par de cosas más Jose Pablo:

      1. los servicios avanzados son función de las manufacturas. Los países más avanzados han desarrollado servicios complejos (logística, banca y finanzas, legal) para apoyar a las manufacturas. La logística se desarrolla porque hay que transportar bienes y exportarlos. La banca da capital a las empresas…..

      2. Las 10 empresas más grandes del mundo. Sí de acuerdo, pero EEUU siguió la pauta de desarrollo que he descrito antes. Además, no te puedes imaginar los esfuerzos que llevan haciendo años para reindustrializarse…..

      saludos y gracias de nuevo

      • Jesus, también la agricultura tuvo una relevancia histórica considerable. No existen grandes culturas cazadoras-recolectoras, so what?

        El punto de los porcentajes de empleo industrial en Alemania y Dinamarca es que cada vez son menores y se seguirán reduciendo hasta emplear a muy poca gente. No acabo de ver porqué el empleo del 5% de la población va a condicionar los salarios del 93%.

        EEUU no necesita reindustrializarse porque jamás ha sido más industrial que ahora (su output manufacturero máximo se producirá este año). Lo que no va a suceder es que trabaje más gente en la industria. Es como esperar en 1920 que la gente volviese a las granjas porque en la ciudad estaban perdidos y se emborrachaban.

        El problema de fondo es metodológico:

        * Cuando uno emplea media vida buscando la solución a un problema, lo más probable es que resuelva del problema de ayer, no el de mañana.
        * El sistema por el cual una “inteligencia central” elige los sectores en los que “otros” tienen que invertir no funciona. Más si esa inteligencia no pone en riesgo su propio capital. Si no Rusia tendría la industria más avanzada y competitiva del planeta.

        Funciona que las “inteligencias distribuidas” que se juega su propio dinero eligen en qué sectores/productos merece la pena invertir y si aciertan les va genial y si fallan les duele. Nadie sabe mejor el tipo de turismo que se debe desarrollar en España que la suma de los empresarios y emprendedores del sector que arriesgan su propio dinero.

      • Y el razonamiento “como Alemania y Dinamarca han hecho esto y les ha ido bien, eso es lo que tiene que hacer España” tiene el mismo sentido que “como mi vecino ha abierto una panadería y le va bien, yo voy a abrir otra”. Para qué si ya existe una que lo hace bien. Además, si lo hago yo vete a ver como me va.

        Lo que tengo que hacer es pasear por el barrio y ver qué es interesante hacer y que puedo hacer bien … y no escuchar mucho a cualquier asesor/consultor que me diga que ya tiene la solución optima para que la implemente yo (si ya sabe la solución óptima, que se la juegue él implementándola).

        • JP, una pregunta: cómo puedes saber que todos los cientificos (economistas, científicos sociales o científicos en general, porque creo que tu crítica a lá Taleb abarca a todos – y a todos los posts de NeG, por cierto) no tienen skin of the game “suficiente” como para poder encontrar la “verdad” sobre los asuntos de los que “opinan”? Qué “skin of the game” tienes tú en este “game”?

  • Hay algo raro en su articulo que al principio no se capta bien pero que después, cuando descasas de su lectura y lo meditas … te das cuentas.

    En su articulo parece afirmar que si se lo proponen … todos los países pueden llegar a ser como Alemania. En particular España, al que el ejemplo le pilla mas cerca (quién no ha soñado alguna vez con España convertida en super potencia económica gracias a la fabricación de turismos de gama alta).

    Podemos culpar a las ovejas de ser ovejas y podemos eximir a los lobos por ser lobos, si es que tenemos mala conciencia, pero creo que Jose Luis convendrá conmigo que en una economía mundial como la actual en donde gobierna la “Ley de la Selva”, siempre va haber mas lobos que ovejas.

    • Hola Pedro: gracias por el comentario. Tengo que ser sincero: no lo acabo de entender. No afirmo, ni mucho menos, que todos los países pueden ser como Alemania; ni tampoco que España pueda llegar a ser super potencia económica fabricando modelos de alta gama.

      Lee por favor el link donde digo “industrializacion como motor del crecimiento”. En ese artículo explico por qué industrializarse hoy es muy complicado.

      Creo que lo que comento es algo más sutil. Hablo, implicitamente, de como los países más avanzados han llegado donde están hoy. Me centro en la importancia de de la estructura económica y en las características de los productos-servicios que se ofrecen al mercado. (claro que no hablo de otras muchas cosas). Para acercase a la renta pe capita de Alemania, España tiene que fabricar-ofrecer productos y servicios (no sólo automóviles de alta gama) más complejos. Hay cientos de posibilidades.

      El último párrafo me deja boquiabierto….no entiendo la metéfora…..

      Saludos

      • Lo que intento explicar es que los países ricos son ricos porque existen países pobres, No puede haber lobos sin que haya ovejas.

        Tu articulo parece indicar que en la selva, si las ovejas se lo proponen pueden llegar a ser lobos, y pienso que te equivocas y que es un error pensar así.

        Es una idea atractiva, sobre todo para los países ricos que se encuentra con la justificación de que son países ricos porque esta haciendo bien algo que no están haciendo los otros. Pero si lo vemos desde una perspectiva selvática .. tiene que haber ovejas para que pueda haber lobos.

        ..(la metáfora esta mal. Quise decir …. que tiene que haber siempre pocos lobos y muchas ovejas)…

        Un saludo

        • Pedro: sería largo de hablar y el tema es interesante. Suele ser una pregunta.

          No comparto la tesis general de que hay países ricos poque hay probres. Hoy ya no se apela a la colonización y demás…..Esto se acabó hace tiempo.

          Los problemas de América Latina y Africa son internos, malas políticas económicas. Asia lo ha hecho mucho mejor porque aquí no se habla de ese tema. Te recuerdo que aquí la descolonización no se producjo hasta después de la segunda guerra mundial…….

          Espero podamos hablar de ello un día

          Saludos

  • Gracias Buenaventura; De ello hablo en la segunda entrega, que sale en unos días.

    Avanzo que hablo de la necesidad imperiosa de meterse en productos muy complejos en manufacturas; de incrementar la productividad en agricultura; y de concentrarnos en turismo de muy alta calidad y precio. También comento lo que creo esto implica para la educación y la reforma laboral.

    No hay un solo ejemplo para España sino muchas cosas que mejorar en aspectos puntuales.. España ya es un país avanzado en el conexto internacional (en el mundo hay más de 200 países). El tema es como de una vez y para siempre cerrar el gap con los países más avanzados del mundo.

    Hay cosas que se pueden aprender de los vecinos del norte de Europa, del milagro irlandés, de Corea, e incluso de China.

    El salto del que hablo no se puede dar sin un programa de politica industrial basado en la colaboración de los sectores público y privado debido a la existencia de fallos de mercado.

    Lee la segunda entrega y me cuentas. Saludos y gracias de nuevo

  • Gracias por el Artículo Jesús!

    Cuando viví en España me llamó profundamente la atención lo poco que se debatía sobre estos temas estructurales, mientras que en Argentina nos desangramos en el debate pero nunca lo resolvemos, aunque también creo que no es sencillo.

    Quisiera hacer dos observaciones. En primer lugar, si bien el indicador de complejidad puede servir de guía, me parece que hay que tomarlo con cuidado, ya que, por ejemplo, la posición de Méjico en el ranking esconde un proceso de transferencias de tecnología más que un desarrollo a nivel doméstico, lo cual no quiere decir que con el tiempo esas capacidades puedan ir surgiendo.

    En segundo lugar, es casual que entre los primeros 20 países, con la excepción de USA, no haya ningún país rico en recursos naturales?. Mi respuesta rápida y a vuelo de pájaro es que no es casual. Los países ricos en recursos naturales, cuando se industrializan lo hacen con salarios altos, por lo cual tienen un cierto impedimento para desarrollarse como exportadores, tal como lo hicieron los países de Asia. Los países de Asia partieron con salarios relativamente bajos y la disponibilidad de mercados con mayor renta per cápita para colocar su producción. La Argentina de los 60, por ejemplo, se industrializa con salarios altos y con una renta per cápita 3 o 4 veces más alta que los países de la región.

    • Saludo Ariel y gracias por tus comentarios.

      Sobre el primero, totalemte de acuerdo. Relee, por favor, el párrafo que comienza “Conjugando las nociones de diversificación a nivel de país y sofisticación a nivel de producto …” En él digo: “El concepto de complejidad no es todo a la hora de hablar de crecimiento y desarrollo, pero encapsula muy bien el conocimiento de una sociedad y las oportunidades que ésta tiene” ……. “La complejidad es muy buen indicador (predictor) del crecimiento futuro de un país. Voy a utilizarlo en mi análisis, no sin precaución”

      Con respecto al segundo tema: no es casualidad, como bien dices. Me explico. La complejidad económica es un índice calculado iterando un algoritmo en el que entra dos tipos de información: primero, el nivel de diversificación de país (cuantos productos se exportan con ventaja comparativa); y segundo, la ubicuidad de los productos (cuantos otros países exportan un producto)

      Utilizando información sobre los dos se obtiene un indicador de complejidad. En general, los países que tienen grandes recursos naturales (productos únicos, exportados por muy pocos otros países), tienden a estar muy poco diversificados (Nigeria, Venezuela, Arabia, Kazajistán). Esto les penaliza y por, en general, están a cola en el índice de complejidad. Acuérdate que este índice nos contiene infornación sobre el conocimiento de una sociedad. Si el 60% de las exportaciones son un solo producto, por ejemplom petróleo….

      • Muchas Gracias Jesús!

        Llevo tiempo siguiendo tu literatura y me parece muy interesante y me ha servido para pensar muchos temas.

        saludos!

  • Muy buen articulo.

    Suscribo totalmente su planteamiento y argumento. Mi única critica es a la calidad de los indices. Creo que es dificilísimo o incluso imposible reflejar en un indice la complejidad de una exportación en base a estadísticas por clasificación de producto.

    Realmente si nos atenemos a las gráficas obtenemos conclusiones que atentan contra la realidad. Las exportaciones españolas serian menos complejas que las de Filipinas. Esto creo que a simple vista se ve que es erroneo.

    Yo entiendo complejidad de un producto, como la capacidad de venderlo caro. Esto puede ser por tecnología o por otras razones, exclusividad, imagen etc… De ese modo un iphone es un producto complejo mientras uno teléfono chino no lo es , aunque técnicamente sean casi iguales.

    De la misma forma un vino Francés es mas complejo que uno Español o Chileno aunque nos pueda resultar extraño. Eso escapa a cualquier análisis de estadística.

    Con maquinaria pasa igual. No es lo mismo exportar tornos estándar que venden los chinos, que centros de mecanizado de alta precisión que se hacen en Europa o Japón, aunque todo quede clasificado como Maquina Herramienta.

    • Muchas gracias Fernando, vamos por partes:

      – He explicado en comentarios anteriores (i) cómo se construye el índice y como se interpreta; y (ii) que no es todo a la hora de anlaizar un país, pero que es muy útil……Esto está muy claro en uno de los párrafos iniciales de lo que escribí…Releelo, por favor.

      – Dicho lo anterior, tu interperpretción sui generis de lo que es la complejidad es un tanto incorrecta

      – Sí que hay algo de verdad en decir que los productos más complejos dan lugar a salarios más altos. Pero esto no es lo mismo que decir “….vender más caro…”

      – Si los vinos franceses son más caros que los españoles es porque millones de consumidores están dispuestos a pagar precios más altos, y ello se debe a que son percibidos como de mayor calidad. Si no se compraran (menor demanda), sus precios tenderían a bajar…..Aquí no se engaña a nadie!!

      -Maquinaria: cuanto más desagregas las estadísticas, más tipos de maquinaria tienes, igual que de automóbiles, etc. España no exporta lo mismo que Alemania o Japón. Yo trabajo a nivel de 5000 productos y está claro.

      Saludos y gracias !!

      • Luis Felipe,

        no dudo del rigor de los trabajos. Mi experiencia es desde la industria e ingeniería y por eso señalo la enorme dificultad de valorar la complejidad de una exportación, y el coste salarial asumible, con una clasificación de aduanas, que en mi opinión puede llevar a conclusiones erróneas. .

        Yo actualmente trabajo en ingeniería de Oil&gas. Exportación de servicios al 100%. La hora de ingeniería especializada en OIL&GAS se puede cobrar entre 120 y 20 euros/hora, dependiendo de si eres Licenciante, Ingeniería Básica , Ingeniería de detalle como contratista principal o Ingeniería de detalle subcontratada en la India. Es solo un ejemplo de la dificultad inmensa de clasificar el coste salarial asumible de una exportación una exportación en base a una estadística genérica.

        Otro ejemplo diferente. España fabrica estructuras y piezas aeronáuticas. Mexico también. Pero en España hacemos la ingeniería de las estructuras y en Mexico solo fabrican diseños de otros filiales de multinacionales extranjeras. España puede aceptar como costes de fabricación de estructura entre 45 y 55 euros hora, según seas contratista principal o secundario. México, fabricando igual,no puede aceptar mucho mas de 30 euros/hora. Si el diferencial con EEUU no es alto retornará allí la fabricación por muchas razones.

        En Francia y Alemania hacen las mismas estructuras aeronáuticas que nosotros y ellos pueden permitirse costes mas altos porque la cabecera de AIRBUS está allí.

        • Fernando: creo que estamos de acuerdo en la esencia……

          La complejidad, como yo la utilizo, está claramente definida (ve al artículo original). Esto es importante para que hablemos de lo mismo. El segundo paso es la medición y encontrar series adecuadas. El algoritmo que da lugar a la complejidad utiliza dos variables: el nivel de diversificación del país (número de productos que exporta con ventaja comparativa) y una medición de si esos productos son únicos o exportados por muchos países. Como digo en el blog, esto no es todo, pero es muy útil. Claro que uno puede añadir más dimensiones, pero cuantas, y hay que tener datos.

          Como dije anteriormente, los salarios no entran ni en la definición ni en la medición de la complejidad. Ello no quiere decir que no estén relacionados y que no sean importantes.

          Gracias

      • En el automóvil es parecido. No solo los Alemanes hacen vehículos de lujo y nosotros vehículos medios. Es que además las cabeceras de la empresas y la ingeniería principal están allí y por eso Volkswagen nos adjudica los vehículos baratos y se quedan ellos los caros.

        En mi opinión, un punto clave además de qué producto fabricas es si tu industria es industria de cabecera o es subcontratista , y si tienes el control del diseño e ingeniería del producto. Comprendo que esto introduce otra dimensión de complejidad al análisis que lo hace probablemente inviable, pero creo que no se debe obviar porque es relevante y explica algunas anomalías de los resultados de los gráficos del articulo.

        Acepto la crítica de que mi afirmación anterior de que la complejidad de un producto es básicamente poder venderlo caro. Es cierto que es una simplificación y es Sui Generis, Pero si analizamos la complejidad y precio de un reloj Suizo o un Champagne Frances pues… como dice el anuncio: ahí lo dejo…

        • ……con repecto al útimo punto, ni mucho menos te criticaba.

          Reloj suizo y champagne francés: no se donde están en el ranking the complejidad. Posiblemente arriba. El tema no es el precio, sino que están fabricados por por dos países muy diversificados y además son productos fabricados por muy pocos otros países (únicos). De aquí se deriva su complejidad. Complejidad no es un concepto de ingeniería.

          A esto hay que añadir que son productos con una alta elasticidad de la renta (bienes de lujo)

  • Una pregunta al autor de post: Cual es el índice de complejidad económica de Chile ? Es para ponerlo en relación con los países que cita. Muchas gracias

    • Rafael: Chile hoy (2017) está en el puesto 69 con un índice de -0.11 (es decir, algo por debajo de la media). En 1995, estaba en el puesto 74 con un índice de -0.30

      Como ya he dicho en comentarios anteriores, hay hay que entender bien como se construye el índice y su interpretación.

      Durante las últimas décadas Chile se he diversificado (salmón, vino….) pero todavia el cobre y productos derivados representan más del 40% de sus exportaciones, y agriculltura también representa un porcentaje significativo.

      Saludos

  • Me ha encantado el artículo.
    Era lo que siempre decía yo en mis conversaciones de bar, pero sin datos ni nada, solo con intuiciones.

    En cuanto a la importancia de la industria creo que está clarísima su importancia, y me parece increíble que alguien lo discuta. seguro que se podría demostrar tambien de otras maneras solo viendo los salarios de los servicios cerca de zonas industriales en zonas geográficas equiparables.

    Donde me falla el modelo es en no haber partido el sector servicios en subservicios.

    Hoy en día los servicios de software también tienen esa capacidad que tiene la industria de aportar productividad.
    Es más mucho producto industrial puede cambiar radicalmente solo con software, siendo coloquialmente hablando el mismo cacharro.

    En concreto hoy en día se produce hardware en China y software en EEUU.
    De alguna forma habría que reflejar esa realidad.

    • Muchas gracias Fernando: al principio del artículo hay un link hay un artículo reciente mío en Cambridge Journal of Economcs que explica por qué la industria ha sido el trampolín del desarrollo y por qué hoy lo es menos. Lo imporante es darse cuenta de que no es la industria porque sí, sino por las características con las que este sector opera, en particular rendimientos crecientes a escala (productividad, capacidad para hacer investigación). Tradicionalmente, ni agricultura ni sevicios operaban así.

      Servicios: no es que nos olvidemos de él, sino que no hay datos desagregados, a lo sumo 10 sectores, mientreas que las estadísticas de productos nos dan varios miles. Aún así, sabemos (como mencioné en un comentario anterior) que hay dos tipos de servicios, los que llamamos modernos (en general transables) y los tradicionales (no transaables).

      Los primeros son los que tu mencionas y operan como las manufacturas (y la agricultura super moderna…….los tulipanes de los holandeses, cuyo negocio es traerlos de Kenya y distribuirlos por el mundo, es decir, logística).

      Los tradicionales (conductores, camareros, dependientes…..) son de productividad baja (por lo tanto salarios menores). Estos son los que generan la mayor parte del empleo en España hoy. Este es el drama de nuestro país….haberse quedado ahí…..

      Más en la segunda parte del artículo, que me dicen sale el martes.

      Saludos

  • Gracias Juan Carlos. Acaba de salir la segunda parte de mi artículo.

    Saludos

Los comentarios están cerrados.