La mortalidad por covid19 en España y la campaña de la gripe.

admin 20 comentarios

De Matilde P. Machado

Ya se habló en este blog de las muchas razones por las cuales el impacto de la COVID-19 fue desigual por CCAA (ver aquí). Podríamos analizar otros varios factores, como por ejemplo la densidad poblacional, el uso del transporte público, el porcentaje de personas mayores viviendo en residencias, o la realización de eventos masivos en las semanas anteriores al estado de alarma. En este post, sin embargo, me gustaría concentrarme en una medida concreta de salud pública, la vacunación contra la gripe estacional y su relación con la mortalidad atribuida a la COVID-19.

La vacunación contra la gripe es muy desigual por territorios, tanto entre países, como también entre regiones dentro de un mismo país. En España, por ejemplo, observamos grandes divergencias por CCAA:, en la Rioja un 64,6% de los mayores de 65 años se vacunaron contra la gripe en la campaña de 2018-2019, mientras que en Ceuta o Baleares, la tasa ha sido de apenas 29,8% y 41,5%. Seguramente esta variación se debe, en parte, a diferencias en la incidencia de la gripe por CCAA. Sin embargo, incluso entre regiones colindantes la diferencia puede llegar a ser elevada, como es el caso de la Rioja y el País Vasco con 6.6pp de diferencia o de Navarra y Aragón, con 5.6pp.

¿Es posible que la mortalidad por COVID-19 en las CCAA esté relacionada con sus tasas de vacunación de la gripe estacional? La relación no es obvia. Por un lado, una mayor tasa de vacunación puede indicar una asistencia sanitaria más robusta, con un mayor énfasis en la prevención, lo que podría contribuir a una mejor respuesta a la pandemia actual. Se ha especulado también si la vacuna contra la gripe podría generar cierta protección contra la COVID-19, una hipótesis similar a la avanzada para la vacuna BCG contra la tuberculosis (ver aquí). Por otro lado, las personas salvadas por la vacuna contra la gripe (generalmente mayores de 65 años), son más vulnerables a la COVID-19, lo que aumentaría la mortalidad en esta crisis. Cualquier relación empírica que observemos es, naturalmente, el resultado de todos estos efectos contrapuestos.

Tomando los datos de MoMo ya mencionados y analizados en este blog (ver aquí y aquí), calculo el exceso de defunciones por CCAA acumulado entre el 15 de Febrero y el 2 de Mayo para los mayores de 65 años. Más concretamente, la diferencia entre las ‘defunciones observadas’ y las ‘defunciones esperadas’ entre las personas mayores de 65 años, dividida por las ‘defunciones esperadas’ también para este grupo de edad. La variabilidad es muy grande: desde -0,31% en Canarias (es decir, menos muertes de lo esperado entre los mayores de 65 años) al 124,7% en la Comunidad de Madrid, con un promedio a través de las CCAA de 38%. Este exceso de mortalidad en relación a lo esperado se ha atribuido, directa o indirectamente, a la COVID-19.

Por otro lado, utilizo los últimos datos disponibles de 2018-2019 como proxy de la vacunación observada el ultimo otoño. La relación entre las dos variables se puede ver en el siguiente gráfico[1]:

Se ve claramente que la relación es positiva, es decir, cuanto mayor es el porcentaje de mayores de 65 años vacunados, mayor es el exceso de defunciones atribuidas directa o indirectamente a la COVID-19. Para asegurarnos de que los datos de la Comunidad de Madrid, un dato extremo evidente, no determinan esta relación, repetimos el grafico anterior excluyendo los datos de Madrid. Como demuestra el gráfico siguiente, la relación positiva se mantiene.

La relación entre la vacunación y el exceso de mortalidad es algo más acentuada para los hombres, pues la mortalidad por COVID-19 es más elevada entre este grupo, pero la relación es parecida para las mujeres.

Por último, confirmamos que esta relación entre los datos es excepcional en periodo de COVID-19 y no existe en años más normales caracterizados por periodos de gripe estacional, más o menos mortales. Para ello, elijo los datos de exceso de mortalidad del 15 de Febrero al 2 de Mayo de 2019. El gráfico siguiente revela una correlación nula con la vacunación de la gripe.

Este pequeño y sencillo análisis sugiere que una mayor mortalidad por la COVID-19 no debería atribuirse por completo a una mala gestión sanitaria, sino que, paradójicamente, en parte puede reflejar una efectiva campaña de prevención de otras enfermedades que aumentan la tasa de supervivencia de un colectivo más vulnerable al COVID-19. Por supuesto, siguen existiendo CCAA que presentan tasas de mortalidad por encima de lo anticipado en esta simple regresión, pero también hay CCAA con altas tasas de mortalidad que, sin embargo, se ubican por debajo de lo que se desprendería de este análisis. Finalmente, cabe destacar que para poder establecer causalidad entre la efectividad de la campaña de vacunación de la gripe y la mortalidad por COVID-19 sería necesario un estudio mucho más complejo.

[1] Se excluyen Ceuta y Melilla del análisis.

Hay 20 comentarios
  • Y no se puede interpretar también como que hay más muertes por coronavirus conforme más vacunados?

    • Hola Javier

      gracias por tu comentario. Como ves he intentado no hablar de causalidad pues hay muchos factores pero sí, esa es una interpretación que doy al final del post. La idea es que la vacuna de la gripe ha salvado vidas que son las más vulnerables a la covid-19.
      Saludos

  • Quiero decir que a primera vista parece que hay una correlación positiva entre el número de vacunados y las muertes por covid-19. Es decir, en 2019 no hay correlación entre la vacunación y el exceso de defunciones, pero sí parece haberla en 2020, por tanto podría parecer que la vacunación estaría relacionada con un mayor número de muertes, a falta de estudiar otras variables que puedan estar confundiendo el análisis. Suena extraño y esperemos que errado, pero es lo que yo veo en las gráficas, si no me estoy perdiendo algo. Gracias!

  • Efectivamente la correlación es positiva como apunta. Eso no quiere decir que la vacunación de la gripe, en si misma, causó las muertes por covid-19, pero sí que en las ccaa donde más gente se vacunó, más vidas se salvaron de la gripe entre Octubre 2019-Enero 2020 y que por tanto había más gente vulnerable que luego han fallecido por covid-19.

    Para poner un ejemplo sencillo. Imaginemos 2 ccaa A y B, cada una con 100 personas mayores de 65 años. En la ccaa A se han vacunado el 50% de las personas y en la B el 0%. Por lo tanto en A fallecen de gripe apenas 20 personas mayores mientras que en B, 50. Al llegar la covid-19, hay 80 ancianos en la ccaa A y 50 en la ccaa B . La covid-19 provoca, por ejemplo ,10% de mortalidad entre los mayores de 65 años. Entonces, vamos a observar 8 fallecidos por covid-19 en la ccaa A y apenas 5 en la ccaa B., es decir, hay más muertes por covid-19 en A, donde un mayor porcentaje se ha vacunado contra la gripe.

    Saludos

    • ¿Y dónde conduce su argumento? Ya sabemos que en un país sin ancianos habría habido menos muertes, pero estar vivo es un éxito, aunque sea por haberse vacunado. Las correlaciones por sí solas significan poco o nada. En todo caso pueden servir de estímulo para encontrar una explicación razonable, algo que se echa en falta. Es posible que alguna variable correlacionada con la vacunación, sea la que sostenga la relación que presenta.

      • Muchas gracias por el comentario Marcos.
        Mi argumento es precisamente que una interpretación simplista de los datos de mortalidad de las distintas ccaa puede llevar a conclusiones erróneas. Concluir que una ccaa lo ha hecho mucho peor por tener mayor numero de fallecidos puede ser una mala interpretación de los datos, una vez que es posible que su mayor numero de fallecidos se deba a una campaña más exitosa de la vacunación de la gripe. Podría ser por más razones, como usted dice. Creo tener el cuidado de no afirmar que haya una causalidad y que se necesitaría un estudio mucho más complejo. Por supuesto que se trata apenas de una correlación como usted señala y bien y que esta se puede deber a otras variables no observadas. Mi objetivo era señalar que hay otros factores, quizás menos obvios, que pueden justificar las diferencias entre ccaa.
        Saludos

  • Un artículo retador, fantástico y profundamente incómodo para el escurridizo mundo de las ideas preconcebidas. El estudio que usted propone en las últimas líneas, sería más que necesario. ¡Anímese!
    Mi más sincera felicitación.

  • Buenos días:

    Que prueba has utilizado para ver la correlación de las variables? Aunque no se que pruebas has usado, creo que no deberías decir en la primera tabla que se ve claramente una relación positiva, porque no tiene significación estadística según los daros que has puesto.
    Por otro lado, comentas que los vacunados sobreviven más y por eso podrían morir luego por Covid. De donde sacas los datos de mayor supervivencia en los vacunados?

    Saludos.

    • Gracias Veronica.
      En la regresión lineal el p-valor de la cobertura de la vacuna es 0.073 (17 observaciones) y cuando quito la C. Madrid el p-valor es 0.032 (16 observaciones). Esta es la evidencia de que la relación es positiva.
      Cuanto a la pregunta: “De donde sacas los datos de mayor supervivencia en los vacunados?” Yo no tengo estos datos. Los datos del porcentaje de mayores de 65 años que están vacunados son del invierno de 2018-2019.
      Cuando dices que “comentas que los vacunados sobreviven más y por eso podrían morir luego por Covid.”, se trata de una hipótesis consistente con los datos aunque habría que estudiarlo con más profundidad para poder demostrarlo.
      Espero haber respondido a tus preguntas. De nuevo gracias por el comentario.
      Saludos

  • Muchas gracias por la entrada!! Creo que abre la puerta a investigaciones adicionales más profundas (si y cuando haya datos disponibles que las posibiliten) y que al mismo tiempo interpreta correctamente (y sin especular) la evidencia descriptiva (pero no por ello menos interesante) que se incluye en el post.

  • Gracias, ahora entiendo su razonamiento. En base a la gráfica de 2019 no parece haber relación entre vacunas y exceso relativo de fallecidos. No sé cómo se calcula ese dato pero entiendo que es en términos relativos y por tanto comparable. Por lo tanto, me queda la duda de si realmente sobreviven más y eso genera población vulnerable. Como usted dice, hacen falta más estudios considerando otras variables y le animo a llevarlos a cabo!

  • El mayor “exceso” de mortalidad esperada puede deberse simplemente a que en los territorios donde no se vacunan todos los años habitualmente la mortalidad sea ya más alta.

    Una epidemia no tiene porqué impactar del mismo modo en todos los territorios, hay diferencias geográficas, climáticas, de movilidad, demográficas, etc. En este caso es más complejo, hablamos de dos epidemias diferentes, cada una con características distintas. Se desconoce, por ejemplo, qué puede suceder con la mortalidad en los coinfectados.

    Comparar territorios distintos, sin tener toda la información del comportamiento e impacto epidemiológico de cada virus, no tiene mucho sentido.

    Tendría mayor sentido ver si ha habido diferencias en la mortalidad entre vacunados y no vacunados de un mismo territorio, y comprobar si eso se repite en todos y cada uno de los territorios.

  • Hacer un estudio independiente de lo que contenían esas vacunas sería lo más lógico, aunque solo sea para descartar posibilidades. Aclararía muchas dudas.

  • Enhorabuena por su valiente estudio.
    Efectivamente habrá que seguir investigando, pero el hecho de que la vacuna contra la gripe proteja contra la gripe, que nadie niega, no quiere decir que no pueda perjudicar contra el COVID19, de hecho existe el concepto de interferencia vírica.
    Si nos acercamos sin prejuicios y no ponemos etiquetas de “antivacunas” a los que realizan este tipo de investigaciones estaremos más cerca de proteger vidas en un futuro.
    Además, curiosamente,, sin haber hecho un estudio tan serio como este, los datos internacionales apuntan en la misma línea, los países con tasas de vacunación más alta entre mayores de 65 años como U.K. o Italia, han tenido también la mortalidad más alta entre mayores de 65. Pero claro, creo que este tipo de hipótesis no van a tener mucho apoyo investigador porque perjudican a farmaindustria.Si hubiera sido al revés, efecto protector frente al COVID de la vacuna de la gripe ya tendríamos 50 estudios confirmándolo..
    Gracias por tu trabajo.

    • Si, como vemos en los últimos años, a necesitar vacunar más de 200 individuos para evitar una gripe le llamamos “protección” contra la gripe (Número Necesario a Tratar, no quiero pensar el NNT de 19-20 porque con la bajísima tasa de incidencia de gripe que ha habido, debe ser astronómico), ¡pues vale! protege…

  • Muchas gracias por todos los comentarios y perdón el retraso en verlos.
    JUAN FRANCISCO IBÁÑEZ dice que la correlación positiva se puede deber a que la mortalidad esperada ya incluye el efecto de la baja tasa de vacunación. Yo desconozco el modelo de Momo pero me imagino que sea cierto lo que dice. De todas formas no creo que contradiga la hipótesis que propongo sino que va en el misma dirección, es decir que la vacuna altera la población que se ha enfrentado a la covid19.
    Gracias También a ANDREA PASTOR ZORITA que aporta el concepto de “interferencia vírica” que es interesante y la necesidad de saber más sobre este asunto (como apunta también Juan Ruiz Gonzalez). Gracias también a Jordi.

Los comentarios están cerrados.