La despoblación y su efecto sobre el comportamiento electoral

admin 2 comentarios

Por Álvaro Sánchez-García, Toni Rodon y Maria Delgado-García.

La despoblación es una patología que ataca la demografía española y pone en jaque la supervivencia de un gran número de municipios. En 2016, según la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), la mitad de ellos se encontraba en riesgo de extinción. A pesar de no ser un fenómeno reciente, no fue hasta 2019 cuando la despoblación cobró importancia ante la opinión pública gracias, entre otras cosas, a programas como “Salvados: Tierra de nadie”, de Jordi Évole, o a los libros “La España vacía: Viaje por el país que nunca fue”, de Sergio del Molino, así como “¿Lugares que no importan? La despoblación de la España rural desde 1900 hasta el presente”, de Fernando Collantes y Vicente Pinilla, quienes publicaron, por cierto, una entrada muy interesante en este blog sobre ese tema. En paralelo, el auge de formaciones políticas como Teruel Existe, que logró un diputado por esta provincia en las elecciones generales de noviembre de 2019, y de Soria ¡Ya!, formación que consiguió entrar en las Cortes de Castilla y León con tres procuradores por dicha circunscripción en los comicios autonómicos de febrero de 2022, puso la despoblación en el primer plano político y mediático. Fue tal la relevancia que adquirió el tema, que en el barómetro pre-electoral del CIS para dichas elecciones castellano y leonesas, el 30% de los encuestados lo consideraba el principal problema de la autonomía.

El mundo académico, como herramienta en constante contacto con los problemas de la sociedad, se empezó a hacer eco de la despoblación desde diferentes disciplinas. Algunos autores como Merino y Prats, abordando el origen de esta problemática, concluyen que el desarrollo económico es un factor muy importante en este declive demográfico. González-Leonardo y López-Gay, en cambio, se han centrado en estudiar el perfil sociodemográfico de los emigrantes, mostrando que son principalmente mujeres jóvenes y altamente cualificadas. Otras investigaciones han analizado el efecto que puede tener la llegada de trenes de alta velocidad, programas de retención de talento y otras políticas relacionadas con la provisión de servicios públicos.

En nuestra reciente contribución al tema, hemos investigado el posible efecto de la despoblación sobre el comportamiento electoral. Probablemente muchos lectores habrán oído decir que en las zonas rurales se vota de forma distinta (más conservador) que en las zonas urbanas. ¿En sitios despoblados el patrón es el mismo?

Si pensamos con una lógica composicional, los argumentos nos empujan a pensar que el declive poblacional aumentará el éxito de los partidos de la derecha. La emigración en España se ha dado, generalmente, desde los pueblos hacia las ciudades y ha sido especialmente intensa, como mencionamos anteriormente, entre los jóvenes altamente cualificados. Electoralmente, este perfil se asocia a los partidos de izquierdas. Por lo tanto, el poso demográfico que queda en estos municipios que se despueblan son personas mayores con pocos estudios, lo que encaja con la base electoral de los partidos de derecha. Además, desde un punto de vista de la oferta política, los partidos conservadores suelen centrar más su atención y sus programas electorales en las zonas rurales (especialmente en lo referente a la agricultura y a la ganadería). Tomando la Chapel Hill Expert Survey—una encuesta hecha a expertos en distintos países, en la Figura 1 podemos ver como Vox es considerado el partido de ámbito estatal más rural, seguido del PP.

Figura 1. Representación del posicionamiento ideológico y la escala rural-urbana

Para contrastar estas expectativas, nuestra investigación presenta dos análisis. En primer lugar, un análisis en un intervalo temporal desde 1986 hasta 2019 utilizando la despoblación como variable independiente, pues no era posible incorporar más controles dada la ausencia de datos para todos los años. En segundo lugar, un análisis centrado en datos más contemporáneos (2011-2019) en el cual sí podemos incorporar variables que actúan como controles. Ambos análisis apuntan en la misma dirección: la despoblación ha beneficiado electoralmente al PP. Ahora bien, ¿Cuáles son los mecanismos que explican este patrón?.

Para indagar sobre el efecto de la despoblación en el voto, consideramos que este puede estar moderado por diferentes variables. En concreto, en nuestro estudio nos centramos en cuatro debido a la insuficiente existencia de datos públicos a nivel municipal en España. Dos variables están asociadas a las características estructurales y composicionales de los municipios: el tamaño del municipio medido en número de habitantes y el aumento de proporción de personas mayores (más de 65 años). Otras dos aluden a la presencia de servicios, tanto públicos (educación y salud) como privados (hostelería y comercio). Los análisis muestran que tanto el tamaño del municipio como su variación composicional moderan el efecto de la despoblación sobre el voto. Principalmente, encontramos que tanto los municipios más pequeños que se despueblan como los municipios que pierden población y aumenta la presencia de personas mayores han sido terreno fértil para el PP. Por el contrario, no encontramos ninguna evidencia de que el aumento o la reducción en la prestación de servicios en los municipios que pierden población tenga algún efecto sobre el voto.

Figura 2. Mapa de municipios en riesgo de despoblación

El análisis todavía se puede acotar más en los municipios con una situación poblacional más crítica. Para ello, utilizamos el criterio establecido por la Comisión Europea, que define como “municipios en riesgo de despoblación” las localidades con balance migratorio negativo, menos de 12,5 habitantes por km2 y crecimiento vegetativo negativo. En la Figura 2 podemos observar la gran cantidad de municipios que, desde 2011 hasta 2019, estaban considerados en riesgo de despoblación. Empleando un enfoque quasi-experimental (difference-in-differences), los resultados muestran que cuando un municipio entra en riesgo de despoblación aumenta el voto a Vox, mientras que disminuye para el PP.

En conclusión, nuestro artículo muestra que la despoblación tradicionalmente ha beneficiado al PP y que este efecto ha sido mayor en los municipios pequeños, así como en las localidades en las localidades más envejecidas. Sin embargo, cuando los municipios entran en situaciones extremas de despoblación, es Vox quien obtiene mejores resultados en detrimento de los populares. Así pues, hay muchos partidos que todavía tienen mucho recorrido electoral en las zonas más despobladas de España, por lo que muy posiblemente la despoblación siga siendo un tema de actualidad en la agenda política.

Hay 2 comentarios
  • Al hilo de los datos da la sensación de que hay también una fuerte correlación entre voto a partidos nacionalistas y ruralidad. Nada sorprendente, pues fenómenos parecidos están bien descritos en casos como el de Quebec y el de Escocia.

    Si entendemos el nacionalismo en sentido amplio, lo cual también incluiría a Vox, como representante del "nacionalismo" español, la correlación es aún más evidente: partiendo de similares posiciones en el eje derecha-izquierda, los partidos menos nacionalistas logran mejores resultados en el ámbito urbano y los partidos más nacionalistas en el ámbito rural.

    En este sentido, por último, quizás el factor fundamental no sea la despoblación sino la ruralidad. No sé si está demostrado que una creciente despoblación favorece a Vox sobre el PP o a... Bildu sobre Podemos, por ejemplo. Más bien parece que lo que los favorece, simplemente, es la ruralidad.

  • Esa C despoblada que rodea a Madrid es la que aporta diputados que por población no le deberían corresponder. Si no estuviera ahí, no habría alternancia, es la democracia imperfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.