- Nada es Gratis - https://nadaesgratis.es -

¿La concentración bancaria asegura la recuperación de la rentabilidad?

Por Alfredo Martín y Vicente Salas.

La fusión entre Caixabank y Bankia constituye una respuesta a llamamientos como los del vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, sobre la necesidad de fusiones entre bancos para aumentar su rentabilidad y corregir el exceso de capacidad. También responde a la ministra Nadia Calviño, quien considera “probablemente inevitable” que se produzcan más concentraciones bancarias para preservar la solvencia del sistema y afrontar nuevos retos como la digitalización. Sin embargo, existen voces discordantes, como la del ministro Pablo Iglesias, que cuestionan si la concentración bancaria (y concretamente la re-privatización de Bankia) redunda en el interés general.

La banca minorista en la que operan las entidades fusionadas se ha estructurado tradicionalmente a través de una red de oficinas homogéneas que operan en mercados locales y que están dirigidas desde una unidad central. Desde el punto de vista de maximización de beneficios, afirmar que en el sector bancario español existe exceso de capacidad significa que existen más oficinas de las que son viables financieramente, dada la demanda de servicios bancarios que se provee en sucursales. Por tanto, para solventar el exceso de capacidad se deberían cerrar oficinas lo antes posible y ajustar la plantilla de trabajadores a la demanda existente. En este punto, una pregunta relevante es la de si son realmente necesarias las fusiones entre bancos para cerrar oficinas, y por qué no lo hacen las entidades directamente sin necesidad de fusión.

La respuesta no es obvia y ha sido objeto de atención en una de nuestras investigaciones en curso. Los resultados apuntan a un contexto de guerra de desgaste (war of attrition) como explicación, en el que las entidades retrasan la decisión de cierre de una sucursal ante la expectativa de que las oficinas competidoras cercanas cierren antes, y así absorber las externalidades derivadas de tales cierres en forma de mayores beneficios. Ello provoca retrasos ineficientes en la decisión de salida para el conjunto de todas las oficinas. En este sentido, las fusiones aceleran el cierre porque posibilitan la internalización (total o parcial) de la externalidad en los casos en los que dos o más oficinas competidoras pasan a formar parte de una misma entidad fusionada. Por tanto, las fusiones pueden mejorar la baja rentabilidad del sector bancario, acelerando la reducción del exceso de capacidad.

Otra cuestión relevante es analizar si las fusiones mejoran la rentabilidad a través de ganancias de productividad, que implican una reducción de los costes operativos. En un artículo publicado recientemente en SERIEs, Llorens et al. (2020), analizamos si la eficiencia de las entidades bancarias (productividad total de los factores, PTF) puede explicar el proceso de consolidación de entidades y la evolución de los tipos de interés en los años de la Gran Recesión (2007-2015).

Los resultados indican que las entidades más productivas son las que acaban teniendo más rentabilidad, capitalización y cuota de mercado. Por tanto, la competencia termina “premiando” a las entidades más eficientes. Un corolario de esta evidencia es que la probabilidad de que un banco sea adquirido por otro es mayor entre los bancos menos productivos que entre los más productivos.

Otro resultado de interés es que el “casamiento” entre entidades adquirentes y adquiridas no se decide aleatoriamente, sino que las primeras eligen a las segundas en base a criterios de complementariedad entre las respectivas redes de oficinas. Concretamente, la probabilidad de que una entidad A adquiera una entidad B aumenta si la entidad B tiene presencia en mercados locales donde la entidad A está infrarrepresentada, y es mayor cuanto más alta es la cuota de mercado de la entidad B en dichos mercados.

Finalmente, los resultados del estudio indican que la productividad media del sector bancario español aumenta como resultado del proceso de consolidación que tiene lugar durante los años de estudio. La Figura 1 muestra la evolución de la PTF estimada para el conjunto de bancos de la muestra a partir de las estimaciones de la PTF de cada uno de ellos (media simple y media ponderada). Se observa que el efecto tamaño en las diferencias de productividad ha pasado de explicar el 16.3% de la productividad de la industria en 2007 al 2.89% en 2015. El motivo es que las entidades más grandes eran las más productivas al inicio del periodo (por tanto, la media simple era inferior a la media ponderada), pero éstas han ido absorbiendo a las entidades menos productivas, disminuyendo las diferencias de productividad entre entidades. No obstante, no toda la ganancia de eficiencia va a más beneficios para el sector. Los resultados del trabajo indican que la competencia (imperfecta) obliga a compartir una parte de la ganancia de productividad con los consumidores a través de reducciones en el tipo de interés medio de los préstamos.

Figura 1: Evolución de la productividad total de los factores. Entidades de depósito españolas, 2007-2015. (Base 100 en 2007)

En resumen, si el pasado es un buen predictor del futuro, las fusiones bancarias pueden tener efectos positivos sobre la rentabilidad del sector a través de menores costes operativos (ganancias de productividad) y de menores costes de estructura (aceleración en la reducción del exceso de capacidad). No obstante, hay que tener en cuenta que el aumento en la concentración no evitará que se compartan las ganancias de eficiencia con los consumidores, lo que deja en el aire si éstas serán suficientes para que la rentabilidad del sector se acerque al coste del capital. Por el lado de los ingresos, la concentración no impedirá que se intensifique todavía más la competencia en préstamos y otros servicios de pago con entidades no bancarias, ni recuperará el margen de pasivo que se ha perdido en el contexto actual de tipos de interés en cero. Por último, y desde el punto de vista del interés general, queda pendiente evaluar el impacto del cierre de sucursales sobre la exclusión financiera, especialmente entre colectivos más vulnerables, y el hecho de que para que aumente más la rentabilidad es necesario reducir la parte de las ganancias de eficiencia que se traslada al consumidor a través de precios más bajos.