- Nada es Gratis - https://nadaesgratis.es -

El MEDE debe ayudar frente a la pandemia: el caso de España

De Aitor Erce, Antonio García Pascual y Toni Roldán

La cantidad de recursos financieros que se necesitan para hacer frente a la pandemia del COVID-19 es tan grande que la mayoría de los Estados miembros van a necesitar respaldo de Europa. Para responder a esa necesidad se han formulado multitud de propuestas, incluyendo variedades de eurobonos y “helicópteros monetarios”. Nuestra propuesta tiene la ventaja de ser una solución rápida y plenamente operativa, puesto que los instrumentos de crédito del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) están disponibles y son escalables.

En notas ya publicadas en Voxeu y EsadeEcPol, detallamos cómo ejecutar la propuesta formulada por Bénassy-Quéré et al. para que el MEDE provea de financiación triple A a los países de la zona euro, mostrando el caso de España como objeto de estudio.

De acuerdo con nuestros resultados, un crédito del MEDE que combine un plazo de pago amplio con un tipo de interés próximo a cero proporciona una vía prudente para cubrir las necesidades de financiación, con un esfuerzo fiscal razonable y una dinámica sostenible para la deuda pública en España.

El Gobierno español ha avanzado un plan de 200 mm de euros (el 16,5 % de PIB) que incluye transferencias y garantías públicas, la mayoría de las cuales es muy posible que se acaben solicitando. En nuestra nota estimamos que, sin intervención europea, ese desembolso puede llevar a un incremento de las necesidades de financiación bruta para el Tesoro de un 30 % del PIB por año en cada uno de los próximos años y la deuda pública podría llegar hasta el 140 % del PIB en 2030.

Por el contrario, con la intervención del MEDE que proponemos esa trayectoria mejoraría drásticamente. A continuación mostramos los supuestos y los resultados más relevantes del estudio.

La tabla 1 resume escenarios alternativos de financiación del MEDE y su impacto sobre la sostenibilidad de la deuda pública.

Fuente: Elaboración propia. Tesoro Público. MEDE. Bloomberg.

Los escenarios se organizan en torno a tres supuestos importantes:

1. El volumen del crédito del MEDE a España, que suponemos que se situaría entre 100 y 200 mm de euros (eso es, entre el 50 % y el 100 % del paquete de apoyo fiscal del 2020, respectivamente). Nuestra base de referencia es que España recibiría unos 100 mm de euros.Un paquete mayor sería más beneficioso para España pero dejaría menos recursos para otros Estados miembros necesitados. El MEDE tiene, en la actualidad, una capacidad crediticia de unos 410 mm de euros.

2. El diferencial sobre la tasa de financiación que imputa el MEDE para cubrir sus costes. En este caso, suponemos que puede oscilar entre 0 y 35 puntos básicos para representar el coste de endeudamiento en función de los diversos mecanismos de crédito existentes en el MEDE. 10 puntos básicos es el margen imputado en los programas estándar del MEDE y 35 puntos básicos es el margen imputado en las líneas de crédito con condicionalidad (ECCL). A su vez, en los préstamos a Irlanda y Portugal del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, los países actualmente pagan un diferencial de cero. Suponemos que el MEDE se financia a sí mismo a 10 puntos básicos por encima de la curva del Bono Alemán.

3. El vencimiento medio ponderado (weighted-average maturity, WAM) fijado por el MEDE en su propia estrategia de financiación en los mercados. Experimentamos con un WAM de entre 1 y 6 años. En la actualidad, el MEDE fija un WAM de 2-3 años.

No experimentamos con el vencimiento del préstamo del MEDE, que asumimos sería similar al que recibió España en 2012 (vencimiento a 12 años con un período de gracia de 5 años). Tampoco experimentamos con la estrategia de emisión del Tesoro español y replicamos lo que ha venido haciendo en la práctica. Establecemos una WAM en la emisión de seis años y medio cuando el estrés es menor, y de cuatro años cuando el estrés es mayor.

La Tabla 1 también muestra cuatro summary statistics” extraídos del análisis DSA realizado para cada escenario:

1. Coeficiente de deuda pública sobre el PIB en 2030. Oscila entre el 100 % del PIB en un escenario de referencia sin el shock del Covid-19 y el 136 % en el escenario posterior al Covid-19 sin ningún apoyo del MEDE.

2. Necesidades medias de financiación bruta con respecto al PIB(GFN/PIB) para el período 2022-2030.

3. Saldo primario medio para estabilizar la deuda con respecto al PIB(PB*/PIB) para el período 2022-2030. Un valor más alto denota que se necesita un mayor esfuerzo fiscal para estabilizar la deuda pública con respecto al PIB.

4. Pagos de intereses acumulados en cada uno de los escenarios. El rango va de los 509 mm de euros (tras el shock) a los 279 mmm de euros (sin el shock del Covid).

La principal lección que se desprende de estos escenarios es que el apoyo del MEDE cambiaría fundamentalmente las condiciones de financiación, garantizando que la dinámica de la deuda sea sostenible.

En concreto:

• El apoyo del MEDE marca una gran diferencia en la reducción de los costes financieros. Los pagos de los tipos de interés acumulados en el mejor de todos los escenarios de financiación contemplados —cero spread, 200 mm de ayuda y donde el MEDE se aprovecha de la financiación más barata a corto— supondría para España un ahorro de más de 150.000 millones de euros, ¡más del 12 % del PIB de 2019, en pagos de intereses!

• El apoyo del MEDE reduce significativamente el esfuerzo fiscal necesario para estabilizar o reducir el coeficiente de deuda pública sobre el PIB. De hecho, el esfuerzo fiscal (medido como el saldo primario medio para estabilizar la deuda) sería similar al escenario de referencia sin el shock del Covid-19.

• El apoyo del MEDE mantendría las necesidades de financiación bruta anuales a un nivel (en términos del PIB) del 19 % del PIB, similar a la situación de partida antes del shock.

• En resumen, la combinación del apoyo del MEDE y el Banco Central Europeo permitiría reforzar la sostenibilidad de la deuda española después del shock del Covid-19, e igualmente podría ayudar a otros estados de la zona euro.