Desbloqueemos gradualmente (pero ya) para evitar ahondar en una catástrofe económica y social: Un camino muy difícil, pero que urge.

admin 23 comentarios

De Christopher Busch, Alexander Ludwig y Raül Santaeulàlia-Llopis
Fecha: 05 de abril de 2020. Una versión más larga (en inglés) de esta nota: aquí.

La pandemia de coronavirus está teniendo unos costes humanos enormes: decenas de miles han muerto y ya se conocen más de un millón de infecciones globales. A su vez, las medidas de bloqueo promulgadas están creando (y crearán) costes económicos y sociales muy altos pero que creemos todavía pueden reducirse sustancialmente si actuamos a tiempo. Estos costes no solo son elevados, sino que están potencialmente distribuidos muy desigualmente. En este contexto, varios indicadores de la epidemia en el escenario de España e Italia sugieren que ya es hora de empezar a levantar las medidas de confinamiento y bloqueo económico existentes. Aquí proponemos nueve pasos para un desbloqueo gradual que ayude a paliar una catástrofe económica y social.

Más que un resquicio de esperanza. Dada la frustrante imprecisión en la medida del número de infectados por el coronavirus, parece más razonable (aclaremos, menos impreciso) centrarse en el número de muertes, y en particular en su flujo. Aunque las medidas de muerte debidas al coronavirus no son exactas, la metodología con la que se miden estas muertes parece relativamente estable dentro de cada país.[1] Esto sugiere que fijarse en el crecimiento del número de muertes, y del flujo de las mismas, es quizá el estadístico menos malo para determinar en qué estadio nos encontramos de la epidemia.[2] Primero, en la Figura 1 se muestra la evolución del crecimiento en el número de muertes acumuladas para España e Italia. Esa tasa de crecimiento ha estado disminuyendo durante varias semanas en ambos países. Es decir, a pesar de que el número total de muertes atribuidas al coronavirus sigue aumentado en España e Italia, lo hace ya a menos ritmo. Segundo, en la Figura 2 vemos que el flujo de muertes diarias está ya empezando a disminuir. La caída en la numero diario de muertes, es decir, una tasa negativa de crecimiento en el flujo de muertes, indica ya un avanzado estado de la epidemia. Esto es posiblemente más cierto para España e Italia que para otros países dado que tanto en España como en Italia las unidades de cuidado intensivo (UCI) y hospitalizaciones ya alcanzan su techo de capacidad. Es decir, el descenso en el flujo de muertes aquí no parece deberse a una mejora en el tratamiento (i.e., no han llegado más equipos respiratorios, todavía), sino al hecho de que hubo menos infectados por el coronavirus hace dos semanas que hace más de dos semanas. Nótese que estamos asumiendo que de infección a muerte se transita en, como mínimo, dos semanas. La evidencia más reciente en este aspecto sugiere entre dos y cuatro semanas. En otras palabras, dado el flujo de muertes podemos deducir que el pico de nuevas infecciones, ya pasó seguramente al menos hace entre dos y cuatro semanas.[3] Finalmente, si bien reconocemos que el número de casos de nuevos infectados, así como el stock total de casos activos, están sujetos a más problemas de medición que las muertes, el flujo de nuevos infecciones diarios se está allanando desde hace una semana, y ya ha empezado a bajar durante los últimos días (ver Figura 3).[4] Que se atribuyan o no estos desarrollos a medidas estrictas de confinamiento es, a nuestro parecer, todavía bastante incierto. Por ejemplo, las restricciones de contacto social se lanzaron el día 15 de marzo en España, apenas dos semanas antes de que se alcanzase el cambio de tendencia en el flujo de muertes. Medidas más estrictas sobre la actividad económica en bienes y servicios no esenciales se introdujeron el día 30 de marzo y, ahora, se prolongan hasta el 26 de abril. En resumen, dado el flujo de muertes, todo parece indicar que las medidas de confinamiento se han introducido (y siguen introduciéndose) muy tarde como para a afectar al flujo de nuevas infecciones. En las próximas semanas, las UCI y hospitales seguirán colapsados, pero no por nuevas infecciones (aunque las habrá), sino por infecciones ocurridas hace ya semanas.

Los costes económicos y sociales. Si bien la efectividad de las medidas de confinamiento destinadas a contener la pandemia es incierta, los costes económicos y sociales de un bloqueo prolongado son mucho menos ambiguos. Las cifras de empleo en el mes de marzo reflejaban una caída de aproximadamente 900.000 empleos y con la extensión del estado de alarma a prácticamente todo el mes de abril se nos acerca un futuro cercano desalentador. Además, la distribución de estos costes es potencialmente muy desigual sufriendo más los hogares que están mas cerca del estrés financiero: trabajadores de bajos ingresos, los autónomos, y los propietarios de pequeñas empresas. Los costes psicológicos y de salud general son igualmente importantes y están estrechamente relacionados el confinamiento (incluyan, entre varios, la reducción de actividades físicas en las que especialmente sufren los pequeños de la casa, así como el riesgo de violencia doméstica). Estos costes también están desigualmente distribuidos.

El Desbloqueo. A la luz de la situación epidemiológica y de los costes económicos y sociales, pasamos a sugerir nueve iniciativas para un desbloqueo gradual que nos urge:

1. Creemos que una condición importante para realizar el desbloqueo son pruebas representativas de la seroprevalencia del coronavirus. Estas se realizarían de manera continua para así obtener también datos fiables de las tasas a las que continúan infectándose varios grupos de la población.[5] Idealmente, esta colección sería de datos de muestras cruzadas de tamaño mediano con una frecuencia más que semanal.[6] Las pruebas deben ir acompañadas de preguntas que permitan rastrear las interacciones relacionadas con el trabajo (por ejemplo, ocupación) y fuera del trabajo (por ejemplo, información sobre personas del mismo hogar). Información recogida de esta manera (o similar), y no testando solo casos hospitalarios como parece ser que pretende disponer el gobierno del próximo millón de pruebas, arrojaría luz necesaria a nuestra situación epidemiológica.

2. La actividad económica debe desbloquearse permitiendo que regresen los grupos con baja prevalencia y baja tasa de infección. Esto se debe hacer de manera paulatina, pero con frecuentes actualizaciones conforme surjan las pruebas representativas. Si las pruebas apuntan a que gran parte de la población ya está infectada, debemos plantear levantar el confinamiento más rápidamente. Extensiones a trabajo en sábado y domingo se deberían considerar para producción de bienes y servicios en los que sea factible.

3. Reiniciar el transporte público y ajustar la jornada laboral. Para garantizar el distanciamiento social durante los desplazamientos y en el lugar de trabajo, el transporte público debe restablecerse a plena capacidad y la jornada laboral debe extenderse a 16 horas con empresas que ajusten su inicio y final de actividad de manera que menos trabajadores viajen y estén en su lugar de trabajo al mismo tiempo.

4. Los ancianos, los débiles y los altamente expuestos deben estar sumamente protegidos y deben ser visitados por personas previamente testadas siendo estas negativas y asintomáticas. Además, acceso a este grupo deberá estar estrictamente sujeto a pruebas de temperatura rápida inmediatamente antes del contacto.

5. Las escuelas y guarderías deben reabrir con maestros, estudiantes, educadores y niños que muestran credenciales de pruebas negativas y sean asintomáticos, para que los niños reciban la atención y la educación que necesitan y los padres puedan regresar a su trabajo.

6. Se debe permitir a los ciudadanos caminar y hacer ejercicio al aire libre manteniéndose las distancias. Esto podría restringirse a áreas públicas contiguas que no se superpongan.

7. Los sindicatos, los empresarios y los gobiernos deben coordinar una suspensión parcial de las vacaciones de verano para compensar parcialmente la pérdida de actividad económica.

8. Las violaciones de las medidas de confinamiento (relajado) deben estar sujetas a multas elevadas. Es de esperar que los incentivos individuales se alienen más con el uso de mascarillas y el distanciamiento social en la calle etc. Deberían iniciarse sanciones para aquellos que se desvíen repetidamente.

9. La lucha contra el coronavirus debe coordinarse entre las autoridades regionales y supranacionales para garantizar el apoyo mutuo dentro del país, y entre países.

Estos nueve pasos ayudarán a mitigar sustancialmente las consecuencias económicas y sociales negativas de esta crisis, manteniendo el riesgo de una próxima ola de infecciones al mínimo.


[1] Esto no es verdad entre países. No sabemos a qué espera Francia a contabilizar más allá de las muertes hospitalarias.

[2] Las tasas de crecimiento están menos sujetas al error que pueda existir en las medidas en nivel si este error (o sesgo) se repite en el tiempo, como por ejemplo el caso del error clásico.

[3] Un aspecto importante en esta deducción es el de selección, en el sentido de que los nuevos infectados pueden ser más fuertes que los primeros infectados en su lucha contra el virus.

[4] El número de casos activos totales reportados por España e Italia alcanzará su punto máximo pronto en ambos países (vean aquí).

[5] Se pueden introducir sobremuestras más extensas para grupos específicos de la población en los que se identifiquen altas tasas de infección y seroprevalencia.

[6] El tamaño podría ser de 3.000 individuos, y algunas de (no todas) estas muestras cruzadas se podrían convertir en panel.

Hay 23 comentarios
  • Un par de dudas:
    ¿Cómo sugerís regular y remunerar las extensiones a trabajo en sábado y domingo? ¿Y la extensión de la jornada laboral a 16 horas en el transporte público?
    Saludos, J.

    • Hola Jorge, gracias. En cuanto a la extension a 16 horas creemos que fijar turnos de operacion con algunos horas solapadas (pero no todas) seria util. Hay actividades economicas que no requieren trabajo en equipo de manera completa durante toda la jornada laboral. Empresas con este tipo de estructura podrian ajustar las jornadas de sus trabajadores tal que no todos esten al mismo tiempo en la empresa. Grandes empresas (como las constructoras de coches) operan ya asi durante muchas partes del an~o. De esta manera se hace mas uso del capital (que no se infecta). Claramente, esto no es factible en todas las actividades economicas, pero si en algunos sectores. No hemos cuantificado que porcentaje de la economia tiene esta caracteristica, pero no parece ser pequen~o y seria util saberlo. Hay que tener en cuenta, ademas, que no todos los sectores van a necesariamente recuperar demanda rapidamente (con lo cual no necesariamente va a haber un incentivo a recuperar produccion), y esto deberia tenerse en cuenta tambien (mira el trabajo reciente de Ivan Werning y coautores: https://www.youtube.com/watch?v=-PkK9IlTHVM). Es no obstante curioso, que un shock negativo a la oferta (el confinamiento) se remedie con politicas expansivas de demanda (a ver si es verdad que los precios caen). En cuanto a regulacion y remuneracion… intentado evitar cualquier tipo de precariedad. Intentemos que el remedio no sea peor que la enfermedad (y mejor que los ERTE). 

  • Respecto a “3. Reiniciar el transporte público y ajustar la jornada laboral. Para garantizar el distanciamiento social durante los desplazamientos y en el lugar de trabajo, el transporte público debe restablecerse a plena capacidad y la jornada laboral debe extenderse a 16 horas con empresas que ajusten su inicio y final de actividad de manera que menos trabajadores viajen y estén en su lugar de trabajo al mismo tiempo.”
    Antes de eso creo que sería más recomendable seguir insistiendo en el teletrabajo en todos aquellos puestos donde no sea imprescindible acudir al centro de trabajo.

    • Totalmente de acuerdo. Hay un trabajo reciente muy interestente de Tertilt y Doepke (http://faculty.wcas.northwestern.edu/~mdo738/research.html#covid19gender) que utilizando una encuesta sobre el uso del tiempo diario en Estados Unidos (https://www.atusdata.org/atus/ – ATUS) permite valorar cuanta flexibilidad de este tipo existe en la economia. Se centra en cuestiones de genero, pero se pueden sacar conclusiones para el agregado de la economia. Seria muy interesante tener esta informacion para otros paises, incluyendo a Espan~a. Algo a enfatizar, quiza, es que el grado de sustitucion que te da el teletrabjo no es necesariamente completo. Por ejemplo, con nin~os pequen~os en casa en vez de en la guarderia (o escuela), quiza el teletrabajo no permite rendir a uno con la misma productividad con la que lo hace habitualmente en el trabajo. A su vez, tambien podemos pensar en ejemplos que vayan en direccion contraria (p.ej., piensa en algun que otro “indeseado” coffee break).

  • Debe desbloquearse cuando los científicos lo digan, en este caso los economistas, grandes empresas y grandes consultoras poco tienen menos que decir, esta claro que debe ser gradual, pero hoy no podemos decir si es el 14 , el 26 o mas tarde, hay que ser cautos y asumir 15 días como minimo de control. https://www.mja.com.au/journal/2020/public-health-health-systems-and-palliation-planning-covid-19-exponential-timeline?fbclid=IwAR1ufeMj-VE2-Wit65qJT3Bd4WHZcZR7h6QgzrtP8R1OCCZ85xufl0bQIq0

  • La salud (sistémica, holística) debería encajar en un sistema socioeconómico sostenible. Por lo que se ve, el sistema scioeconómico en el que vivíamos hasta hace 3 semanas no es compatible con el principio anterior, ya que la solución propuesta por los autores pasa por una suerte de esclavismo durante este año 2020 (y posteriores).

  • Me encanta Nada es Gratis, pero este artículo es imprudente. No se puede vender la idea, en un análisis TAN simple, de que el país se puede volver a poner en marcha. Si se va a hacer una propuesta a los lectores, que sea con muchos más datos.

    Frases que no son propias de un artículo mínimamente serio:
    – “Si las pruebas apuntan a que gran parte de la población ya está infectada, debemos plantear levantar el confinamiento más rápidamente.”

    Supongamos, que como dice el Imperial College, ha habido 7 millones de españoles infectados, aproximadamente un 15% de la población (una gran parte, sin duda). Si la sanidad se ha colapsado con 7 millones y han muerto más de 10.000 personas, ¿qué pasaría con 38 millones expuestos al virus? Inviable.

    – “4. Los ancianos, los débiles y los altamente expuestos deben estar sumamente protegidos y deben ser visitados por personas previamente testadas siendo estas negativas y asintomáticas. Además, acceso a este grupo deberá estar estrictamente sujeto a pruebas de temperatura rápida inmediatamente antes del contacto.”

    ¿Cómo se controla a las personas que visitan esos ancianos? ¿El portero de la comunidad les pide un pasaporte sanitario? ¿Se les pregunta por la calle que prometan que no van a visitar a un anciano si no tienen ese pasaporte?

  • Sigo sobre lo anterior. El control de la temperatura no detecta los casos asintomáticos, que hoy sabemos que ha sido una de las grandes causas de la pandemia.

    – “5. Las escuelas y guarderías deben reabrir con maestros, estudiantes, educadores y niños que muestran credenciales de pruebas negativas y sean asintomáticos, para que los niños reciban la atención y la educación que necesitan y los padres puedan regresar a su trabajo.”
    España tiene más de 6 millones de estudiantes de primaria y secundaria. Para testar a todas esos niños en, por ejemplo, dos meses, se necesitarán 100.000 tests diarios exclusivo para ellos y que no fallen. Para ponerlo en perspectiva, ahora mismo se hacen 15.000 o 20.000 al conjunto de la población.

    Les pido que reconsideren la publicación del artículo. Tenemos que luchar la desinformación sobre el virus o, en este caso, sobre sus consecuencias futuras, con datos, no con deseos.

    • Muy poco prudente, completamente de acuerdo. Pero si quiere algo no imprudente sino temerario, lea el manifiesto “Contra el confinamiento de la población”.

    • Hola Jorge, gracias por el apoyo.

      Las tomas de temperatura NO son tests de covid-19, pero dan a conocer uno de sus sintomas mas comunes. Sirva como ejemplo que estas tomas de temperatura se realizan ya de manera frecuente en muchas actividades cotidianas de paises asiaticos como medida de precaucion. De hecho, es incluso obligatoria para entrar en algunos establecimientos, como por ejemplo, restaurantes (siguen abiertos) en Hong Kong (fijaros en la reciente regulacion sobre catering businesses: https://www.info.gov.hk/gia/general/202003/27/P2020032700878.htm?fontSize=1, esta en ingles). Esto se podria hacer a la entrada de escuelas, residencias de ancianos, aleatoriamente en el metro y transporte publico, etc. Quiza deberiamos fijarnos mas en medidas (quiza no todas, pero si algunas) de Hong Kong, Taiwan o Singapur frente al virus, en vez de fijarnos tanto en China.

      Si las pruebas no son factibles (por no tenemos tests), entonces tenemos que pensar en formas de hacerlo factible o como reorganizarnos sin esas pruebas. Mantener las escuelas cerradas durante las proximas semanas no debe considerarse como la unica opcion, ya que tiene efectos muy perjudiciales para los estudiantes y estan distribuidos de manera muy desigual en la sociedad. 

  • Muchas grcs por el análisis y las ideas.

    Vaya por delante que comparto la opinión sobre la gravedad de catástrofe económica y social. Sin embargo, algunos comentarios:

    – Cuestionar la efectividad del confinamiento sobre el desarrollo de la epidemia no parece un buen punto de partida. No hay ambigüedad ninguna – el conf. disminuye la tasa de contagio, SIEMPRE (es una certidumbre por razones biológicas).

    – Puede haber ambigüedad respecto a la cuantificación del efecto del conf. Cierto. Ni siquiera tenemos una estimación realista de la penetración de la infección en la población.

    – En mi opinión, no se trata de cuestionar la eficacia sanitaria del conf, sino hacer un análisis de coste-beneficio.
    La sociedad en su conjunto no tiene como objetivo “minimizar el número de muertes” sino “min/max el sufrimiento/bienestar agregado” (por eso se permite circular a los coches aunque todos los años muera gente en accidentes)

    – Los tests son necesarios, pero no solo los serológicos (quién tiene anticuerpos por haber padecido la enfermedad) sino los PCR (quién tiene el virus en el cuerpo en ese momento). Un positivo en el primero es luz verde y un positivo en el segundo es luz roja.

    – Aunque mencionáis la coordinación internacional, creo que no con el énfasis necesario. Cualquier medida de gestión de una pandemia es tan débil como el eslabón más débil (prohibimos visitantes de países infectados?).

    Un saludo.

    • Estamos de acuerdo en que quedandonos en casa va a haber menos infecciones que no haciendolo, pero solo si iban a haber nuevas infecciones. Lo que creemos, dado los graficos del flujo de muertes, es que el pico de nuevas infecciones ya paso (esto difiere de lo reportado por el ministerio de sanidad por obvias razones de representatividad). Como tu dices, seguro que el confinamiento no dejo pasar alguna nueva infeccion, pero la pregunta es si la gran mayoria de infecciones ya paso, quiza podriamos obtener resultados similares con medidas muchos mas laxas a las que tenemos ahora. Con lo cual hablar de efectividad del confinamiento esta abierto a debate, creemos. Incluso con medidas de confinamiento, el virus, por supuesto, puede continuar propagándose en hogares de ancianos si ya está allí.

      En todo caso, sea dicho que el mundo “paralelo” en el que no se hace el confinamiento no lo observamos. Por eso es tan dificil responder a esta pregunta que planteamos. Hay tecnicas de analisis empirico que permiten comparar escenarios con politica y sin politica para determinar sus efectos, pero para ello uno necesita ese mundo “paralelo” sin politica en algun otro sitio (pais, region…). Sin haberlo, evidencia (al menos empirica) en una u otra direccion es, cientificamente, incierta. Otra manera de miara a esto es con modelos teoricos (como los epidemiologicos, Miguel Casares tiene uno chulo). Pero en cuanto a evidencia empirica se refiere, todavia estamos a la espera, creemos.

      • En cuanto al coste-beneficio. Si. Es lo que otros muchos (y muy buen economistas) estan haciendo (si te ves nuetra nota en ingles, mas extensa, ahi damos algunos ejemplos). En este mismo blog hay ejemplos recientes de Miguel Almuina, Rafa Domenech, Javier Ferri … que van en esa direccion. Lo que puede ser no idoneo es que algunos de estos analisis es probable que lleven tiempo de realizar, sobretodo aquellos en los que se estudia el tiempo y el nivel optimo del lockdown. Lo que plantemos nosotros es (de momento) una vision mas empirica de la misma pregunta, y en la que pretendemos seguir trabajando.

        Y si, los dos tipos de test. Desde luego.  Buen punto.

  • Me parece razonable plantear que, desde el punto de vista económico, la situación de confinamiento es muy perjudicial (y asimétrica), y pedir que se suavicen las restricciones.
    Pero alguno de los argumentos que emplean, es espurio. Dicen por ejemplo “Si bien la efectividad de las medidas de confinamiento destinadas a contener la pandemia es incierta”. No es incierto que han tenido un impacto muy importante en frenar la pandemia. La única incertidumbre es cómo de mal estaríamos si no se hubieran tomado (se hizo tarde). Les recomiendo que hablen con los responsables de algunos hospitales o vean las imágenes de personas por el suelo, o sentados durante días en sencillas sillas de madera.

    Me parece sin embargo muy acertado lo de tratar de establecer con el mayor rigor posible, el número real de contagios. Hasta tanto dispongamos de esta información, hay que ser muy prudentes con el levantamiento de las medidas de contendición.

    • Además hay el debate vivo de si se transmite por el aire o por gotas, además de las incógnitas de asintomáticos y de las estadísticas precisas o bien estadísticas por clusters

    • Hola Parejo, por fa, mirate la respuesta a Sergio arriba. A ver si te convence.

      Hoy (esta man~ana) parece que el gobierno ha abierto la posibilidad de hacer muestras representativas a hogares (es decir, mas alla de hospitales y similares), unas 60,000 si hemos entedido bien. Nosotros, en nuestra nota proponemos que se hacerlo de alguna manera que sea secuencial y que permita seguir la evolucion de la epidemia. Va a ser mas util entrevistar a 20,000 individuos por mes (proponiamos entrevistar 3,000 mas o menos dos veces por semana) durante tres meses que no 60,000 hoy de una vez. Seguro que la gente del INE y/o los que recogen los datos micro del ministerio (vease, https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/sanidadDatos/home.htm and here: https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/estHospiInternado/inforAnual/homeESCRI.htm) lo pueden hacer muy bien si se les deja y si se les da los tests. Algo tambien importante seria recoger algunos datos economicos de los testeados, sobre todo ocupacion para determinar no solo su flexibilidad (vease la respuesta a Albert arriba) sino tambien su probabilidad de interaccion humana, asi como demograficos del hogar (testemos a todos los individuos del hogar) pues no todos los contagios vienen del trabajo.

  • No voy a reiterar argumentos usados con anterioridad para calificar el resumen aquí publicado de voluntarista, pero dificilmente aplicable. Todo se supedita a tener evidencias que hoy no hay. Por tanto creo que la prudencia es más que recomendable, necesaria.
    Y creo que ya dentro de esta catastrofe social y económica (La sanitaría es evidente que ya no se puede recuperar) precipitarse por algunas semanas deja de ser relevante.
    La imprudencia, puede provocar que un rebrote frustre los efectos que medidas y recursos aplicadas se desperdicien. Y puedan generar desaliento, inestabilidad social o incluso pánico.
    Nada sería peor para un intento de recuperación que una recaída. ¿No es más efectivo a medio y largo plazo salir paso a paso que pretender correr sin estar seguros de pisar suelo firme? Vosotros veis suelo firme con unas gafas que parecen más una bola de cristal, pues ven datos donde aun hay muchas conjeturas.

  • No voy a reiterar argumentos usados con anterioridad para calificar el resumen aquí publicado de voluntarista, pero dificilmente aplicable. Todo se supedita a tener evidencias que hoy no hay. Por tanto creo que la prudencia es más que recomendable, necesaria.
    Y creo que ya dentro de esta catastrofe social y económica (La sanitaría es evidente que ya no se puede recuperar) precipitarse por algunas semanas deja de ser relevante.
    La imprudencia, puede provocar que un rebrote frustre los efectos que medidas y recursos aplicadas se desperdicien. Y puedan generar desaliento, inestabilidad social o incluso pánico.
    Nada sería peor para un intento de recuperación que una recaída. ¿No es más efectivo a medio y largo plazo salir paso a paso que pretender correr sin estar seguros de pisar suelo firme? Vosotros veis suelo firme con unas gafas que parecen más una bola de cristal, pues ven datos donde aun hay muchas conjeturas.

  • Hola Miguel Angel, gracias por el comentario. Si te fijas, abogando a la prudencia, nuestro punto uno se dirige justamente a conseguir datos que permitan dar luz sobre el estadio de la epidemia en el que nos encontramos y asi hacer un desbloqueo no solo gradual sino con conocimiento. Ademas, el disen~o del muestreo que pediamos tambien ayudaria a actualizaciones regulares para asi decidir si acelerar el desbloqueo o recular. El gobierno ha decidido sin embargo lanzarse a la piscina hoy (lunes) sin saber si hay agua o no. No era lo que pediamos nosotros. Ahora bien, si nuestro argumento de que el pico de nuevas infecciones ya acontecio hace semanas, puede que no sea mala idea la vuelta de a actividad economica de hoy. No estaria de mas hacer un test representativo lo antes posible para confirmarlo, y modificar politica segun resultados. Tambien, abogando mas a la prudencia, dabamos unos ejemplos (nuestro punto 3) de como afrontar el reinicio del transporte publico mas alla del uso de mascarillas.

  • Una gran entrada. Es justo en lo que deberíamos estarnos centrando.

    Algunos comentarios:

    * La variable “ingresos UCI” debería estar adecuadamente registrada y permitiría seguir la enfermedad a través de un indicador menos atrasado del nivel de contagios que los fallecidos.

    * Es increíble que no se haya definido hace semanas una “muestra representativa” de la población sobre la que haber hecho un test inicial y un seguimiento detallado para conocer variables clave: % de infectados, % asintomáticos, % ingresados UCI, tasas de mortalidad. Variables clave para definir la respuesta médica y para evaluar el impacto de las medidas de apertura que proponéis. No hacen falta datos de toda la población, para eso se inventaron las “muestras”!!.

    * Este estudio detallado sobre la muestra debe completarse con la recogida “precisa” de datos ya disponibles para toda la población. No debería ser difícil saber con fiabilidad los ingresos hospitalarios, ingresos UCI y muertos relacionados con “sintomas Covid” (es una absurdo político que solo se clasifiquen así los testados).

    * Los empresarios de cada sector deberían definir “protocolos” que permitan el uso de sus servicios minimizando los riesgos de contagio. En el límite los cruceros podrían volver a activarse mañana si todos los pasajeros llevan traje de astronauta.

    * Si el porcentaje de asintomáticos es del 50% (como se maneja ahora), las pruebas de temperatura rápida no son una buena solución (las redes no retienen el agua).

Los comentarios están cerrados.