Avances de la electricidad renovable en España

Por Rafael Salas y Miguel Sebastián (ICAE, Universidad Complutense de Madrid)

En esta entrada queremos resaltar algunos datos relevantes del avance de la generación limpia de electricidad en España y plantear algunas actuaciones que son necesarias.

En octubre pasado el sistema peninsular llegó al hito de sobrepasar la barrera del 50% de producción de energía eléctrica renovable en un año móvil. Este mismo umbral se acaba de sobrepasar a primeros de diciembre, pero esta vez para el sistema nacional, más amplio, pues incluye las islas Baleares y Canarias, así como Ceuta y Melilla, como se aprecia en el Gráfico 1. Conseguir el hito en el sistema nacional es más difícil, pues incluye fuentes de generación con una proporción mayor de origen fósil (gas natural y gasoil, fundamentalmente) en los territorios extra peninsulares.

Gráfico 1:

Enlace: https://datawrapper.dwcdn.net/qPT8l

Estos datos se deben fundamentalmente a los avances de la energía solar y eólica en los últimos años. También contribuye la generación hidráulica en este último año, pues pasamos de una situación de sequía a un año hídrico normal. Es especialmente relevante el avance de la energía fotovoltaica desde finales de 2018, como se aprecia en el Gráfico 2, tras un estancamiento en el período 2014-2018:

Gráfico 2:

Enlace: https://datawrapper.dwcdn.net/oZv8h

A estos datos hay que añadir unos 7.500 MW de capacidad fotovoltaica instalada para autoconsumo que no están incluidas en estas cifras que proporciona REE, y que surgen igualmente a partir de finales de 2018 en su inmensa mayoría.

Esto nos hace pensar que esta evolución de la energía eléctrica renovable no tiene marcha atrás, ya que la evolución de las instalaciones fotovoltaica seguirá ese avance paulatino. También lo hará la generación eólica, aunque últimamente ha frenado su avance. Esto es coherente con la actualización del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC 2023-2030), que prevé para 2030 una capacidad instalada fotovoltaica de 76.387 MW (incluyendo autoconsumo) y de 62.044 MW de capacidad eólica. En el PNIEC se prevé que el 81% de la electricidad será renovable en el mix eléctrico de 2030.

Estas cifras son incluso más elevadas si la proporción la medimos sobre la demanda en vez de sobre la generación total. La razón estriba en que España se ha convertido en un exportador neto, en parte debido a la mayor generación de renovables, cubriendo así parte de la demanda de Francia. Existe otra razón, aunque con una menor importancia, y es que una mayor parte de la generación se dedica a un mayor bombeo para producción hidráulica.

Las cifras sobre la demanda se muestran en el Gráfico 3, que son unos 5 puntos porcentuales superiores a las mediciones sobre la generación total.

Otra matización es que estos datos, como anteriormente, no incluyen la generación de autoconsumo. Es una pena que REE no proporcione esos datos. No obstante, estimaciones de la APPA para 2022 cifraban el autoconsumo eléctrico en un 1,8% de la generación total, que se puede extrapolar a 2,5% para 2023.

Gráfico 3:

Enlace actualizado diariamente https://datawrapper.dwcdn.net/5dVE2

Por último, si tenemos en cuenta no sólo la energía renovable sino también la de origen nuclear, la “electricidad libre de emisiones de gases de efecto invernadero”, las cifras se elevan unos 20 puntos, hasta el 80% de la demanda, tal y como se observa en el Gráfico 4:

Gráfico 4:

Enlace: https://datawrapper.dwcdn.net/o50Lx

En este caso, la proporción varía entre el 71% y el 81% dependiendo a qué sistema nos referimos o si lo medimos sobre la generación o la demanda; en cualquier caso, todos estos datos son como anteriormente sin autoconsumo incluido. Estos datos son importantes, pues presentan a España como un país atractivo de empresas preocupadas por reducir la huella de carbono en la elaboración de sus productos, al ser la electricidad un input importante.

La contrapartida de lo anterior es la reducción del uso de gas natural en las centrales de ciclo combinado que han descendido hasta el 17% sobre la generación nacional, en datos sobre el año móvil.

Por último, nos gustaría comentar que un componente, por ahora pequeño pero cada vez más importante, del gas natural es el biometano, introducido en la red de gas natural. El gas natural es básicamente metano, y el biometano es el metano producido por fuentes no fósiles y neutrales con respecto a la emisión neta de gases de efecto invernadero. Actualmente el biometano introducido en la red de gas natural supone solo un 0,3% del total del gas natural empleado en el sistema eléctrico, pero su evolución es creciente como se muestra en el siguiente Gráfico 5. Su generación as aún pequeña pero el PNIEC cifra su producción en 20.000 GWh para 2030, lo que supone más de un 20% del actual gas natural en el sector eléctrico.

Gráfico 5:

Enlace: https://datawrapper.dwcdn.net/qpbZU

Para finalizar, nos gustaría comentar dos puntos importantes que no están suficientemente desarrollados en el PNIEC y que tienen que ver con el avance de las tecnologías renovables:

  1. Deberían dedicarse recursos a la potenciación y mejora de la actual red eléctrica para evitar cuellos de botella, saturaciones en ciertas zonas y pérdidas en la trasmisión de una generación cada vez más dispersa geográficamente.
  1. Se requiere de un aumento de la capacidad de almacenamiento. Dado el aumento de la generación renovable, se producirá una concentración de la generación en momentos concretos del día y en días favorables a lo largo del año. Se hace necesario una mayor capacidad de almacenamiento, ya sea a través de bombeos nuevos o con inversión en baterías, algo que en Alemania o California han comenzado de una manera muy decidida, para aprovechar los posibles vertidos, ante los posibles excesos de generación sobre la demanda, que sin duda se producirán de manera habitual en el futuro.