Los parados mayores de 45 años: Panorama desolador

En el primer trimestre de 2013, la Encuesta de Población Activa arroja un dato que por conocido no es menos llamativo. Contamos con unos 31 millones de individuos entre los 16 y los 65 años - aquellos a los que comúnmente denominamos individuos en edad de trabajar. Al desagregar este colectivo por edad, se observa que sólo el 22% tiene menos de 30 años, el 39% tiene entre 30 y 45 años y el 38% tiene más de 45 años. Estamos hablando prácticamente de 12 millones de individuos entre 46 y 65 años, lo que revela el enorme proceso de envejecimiento en el que nuestro país y en consecuencia, nuestro mercado laboral, está inmerso. Sin embargo, no todo este colectivo está activo, es decir, ocupado o desempleado. En concreto, unos 6.200.000 son ocupados y 1.675.072 son desempleados. Aunque solo fuera por su magnitud, este grupo de individuos mayores de 45 años que o bien trabajan o quieren trabajar pero no pueden merece una atención. De ellos me ocuparé en esta entrada.

Al analizar en detalle a este colectivo, uno se sorprende por una serie de datos que no son precisamente muy halagueños.
El primer dato que quiero mencionar se refiere a la evolución de la magnitud de este colectivo. La siguiente figura da cuenta de la enorme escalada que se ha producido en el número de desempleados de esta franja de edad:

sara4Si consideramos el cambio ocurrido desde 2007, el número de desempleados de esta edad se ha multiplicado por cuatro, es decir, por cada desempleado de esta edad en 2007 hoy tenemos más de cuatro.

El segundo dato relevante es su distribución por edad: No es lo mismo que la mayoría de este colectivo esté cercano a la jubilación o que se encuentre cerca de los 45 años. Lo que la figura de abajo revela es que la inmensa mayoría de estos desempleados (casi el 75%) tienen menos de 55 años y en consecuencia están lejos de la edad oficial de jubilación.

asra5Un tercer dato importante se refiere al nivel de estudios que este colectivo presenta. El siguiente cuadro ofrece esta información para el último dato disponible, que es el primer trimestre de 2013.

sara2

El dato más preocupante de esta tabla es claramente que casi el 70% de los desempleados mayores de 45 años no tiene un nivel educativo más allá de la educación obligatoria.

El cuarto y último dato no menos demoledor se refiere al tiempo de permanencia en el desempleo de este colectivo. El siguiente gráfico nos ofrece la distribución (%) de los desempleados mayores de 45 años (tanto en 2007 como en 2013) según el tiempo que llevan desempleados.

sara5El que uno de cada tres desempleados mayores de 45 años lleve más de tres años en esa situación es ciertamente demoledor. Si bien esto sucede tanto en 2007 como en la actualidad, la magnitud absoluta de cada colectivo no tiene nada que ver. En 2007 hablamos de algo más de 100 mil individuos, mientras que en 2013 hablamos de medio millón de personas.

Y la pregunta del millón: ¿Qué se puede hacer para que este colectivo, la mayoría de ellos menores de 55 años, pueda volver a encontrar un empleo? Sin el diseño de políticas activas dirigidas específicamente a este millón largo de individuos cuya formación reglada es claramente insuficiente será del todo imposible que se reincorporen al mercado laboral.

Sin embargo, junto a medidas que mejoren la empleabilidad de estos trabajadores, es necesario que las empresas demanden sus servicios. Y por lo que el Observatorio Laboral de la Crisis revela trimestre tras trimestre, su edad supone en sí misma una desventaja casi insuperable para que una empresa acceda a contratarles. ¿Se debiera, tras una adecuada formación, bonificar su contratación (indefinida) suficientemente para que su contratación fuera claramente atractiva para las empresas? Sinceramente, creo que sí. Si no, me temo que por mucha formación, incluso adecuada, que se ofreciera a estos trabajadores, su edad será siendo una barrera infranquable para su contratación. Si debiéramos empezar por un colectivo al que pudiera aplicarse una “tarifa reducida” indefinida suficientemente atractiva en las cuotas a la SS, creo que se debiera empezar por estos trabajadores. No podemos permitir que a esta edad se queden ellos y en muchos casos sus familias enteras excluidos del sistema, viviendo en el mejor de los casos de unos subsidios que les condenan a la marginalidad.

Planteo esta opción como experiencia piloto. El colectivo es suficientemente importante como para que esta posibilidad se explore seriamente, se cuantifique y se estudie su posible implementación.

Hay 19 comentarios
  • Sara, tal y como muy bien explicas, la situación de los parados mayores de 55 años es muy complicada. Tu sugerencia al respecto de bonificar la contratación de estos trabajadores me plantea una duda que me ha surgido en otros momentos, por ejemplo cuando se habla del drama del paro juvenil, de los ni-nis, etc.

    Cuando hablamos de bonificaciones, es decir, de cambiar los costes relativos de contratación, ¿a qué colectivos deberíamos de favorecer? ¿A los jóvenes? ¿A los mayores? ¿Tal vez favorecer a mayores y jovenes por igual versus 30-50 años? La situación de muchos colectivos es dramática, y por ello cuando analizamos un colectivo en concreto parece obvio que hay que primar su contratación. Pero no podemos primar la contratación de todos los colectivos a la vez.

    En este sentido, estaría muy bién un análisis des de un punto de vista de biesnestar social de los factores a considerar para decidir cómo modificar los costes relativos de los distintos colectivos, si creemos que hay que hacerlo (desigualdad social, tiempo en el paro, tiempo restante en el mercado laboral, etc.), y a qué conclusión nos lleva, según vuestra opinión.

    De hecho, creo que éste será un tema importante en la medida que las tasas altas de paro a nivel general seguirán siendo importantes en el futuro cercano y no tan cercano, y mediante las políticas de empleo (bonificaciones, etc.) habrá que priorizar apoyos a distintos colectivos, si se cree oportuno, claro.

    Saludos.

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo, Aleix. De hecho, implantar este tipo de medidas sobre un colectivo determinado implica hacer discriminación positiva sobre este colectivo y esto siempre genera una desventaja comparativa en colectivos "adyacentes". Pero sinceramente creo que este es un colectivo a priorizar, aunque por supuesto habría como bien dices que hacer un estudio detallado sobre su posible implementación.

    • Yo soy un ni-ni para todo este tipo de propuestas. Ni soy joven, ni alcanzo los 45 años, eso sí tengo una familia que sacar adelante, con una hipoteca.
      Si todas las bonificaciones que se proponen son para esos otros grupos, al final, a los que van a sacar del mercado de trabajo es a esta "nueva categoría de ni-nis", ni joven, ni "viejo", y si nos sacan fuera del mercado por que a las empresas les sale más barato contratar a esos otros ¿como cumplimos con nuestros hipotecas firmadas ante notario?¿como conseguimos llevar a nuestros hijos a unos centros de esos modelos "no-excuses" que, acertadamente a mi juicio, se promueven desde este blog?...
      Discriminar por una pura cuestión de edad en las bonificaciones de los contratos no me parece la mejor manera de reactivar un mercado inmovil. La única salida que nos quedaría es esperar a cumplir 45 años para volver a estar bonificados, pero para entonces, quizás se hayan retirado las bonificaciones y seamos demasiado mayores.
      Más formación y menos subsidios por favor, que si no no vamos a salir nunca de esta...

  • Tema recurrente. Y ya se sabe que mientras se le de cuerda al asunto, éste no para. Las políticas de empleo debieran de preocuparse de ello, de que exista trabajo. Si no se crean puestos de trabajo, ya podemos preocuparnos de cómo y a quién incentivar, que el éxito está asegurado. Sin desmerecer la incidencia de éstas, la raíz del asunto estriba en la creación de empleo. Y algo debe estar haciendo este país para ocupar permanentemente y durante tan largo periodo de tiempo, los lugares más altos en las clasificaciones del asunto. Eso que se hace mal (si las fuerzas que lo disfrutan lo permiten), es lo que se debiera cambiar. Se trata de poner el foco ahí, donde verdaderamente residen las causas del problema, y desmenuzarlas todas hasta hacerlas confluir en una palanca impulsora. Estudios de mercado, tendencias, oportunidades, I+D, ... y, en su caso, de allanar los caminos para su puesta en practica . Aunque haya empresas que se dediquen a facturar esos productos, en la situación en la que nos encontramos, ya un larguísimo periodo histórico, la Administración también debería de ocuparse de ello y de su engarce social. Cuando menos, hacerlo accesible. Ni siquiera digo, la manera para hacerse con él ...

    Ese asunto es distinto al de la protección de todas las personas, que lo doy por supuesto. Salvo que los reyes de la selva sigan considerando que, aquí, no ya la injusticia, sino la rapiña no sólo es la ley, sino armas de especialistas y doctores.

  • A las interesantes preguntas de Aleix Calveras añado la siguiente, ¿la sostenibilidad futura del sistema de pensiones es independiente del colectivo laboral que se priorice en la actualidad?

  • Mayor de 55, titulado superior, 3 idiomas, experiencia...bastante. He desaparecido del mundo, encajo en muchas ofertas en las que soy rechazado a los 10 minutos de enviar el c.v., no consigo ni una pobre entrevista.
    El problema no es la formación de los desempleados, sino de los empresarios: la esclavitud se ha vuelto a instaurar en este pais bananero, y sólo quieren sangre fresca para explotarles económica y moralmente (las presiones que mucha gente está soportando hoy en sus trabajos son espeluznantes).
    Formación empresarial ¡¡¡¡ya!!!

  • La propuesta de incentivar la contratación de determinados colectivos tiene dos problemas.

    El primero es la evidente discriminación respecto a otros. ¿Porqué no incentivar la contratación de los jóvenes, que son el verdadero futuro de todos? ¿Porqué no discriminar por sexo o por recursos económicos en vez de por edades?

    El segundo, y mas importante, es que, como todos los análisis neoclásicos, se centra en la oferta y no en la demanda. Por mucho que se incentive la contratación de algunos colectivos, si no hay trabajos-porque no hay demanda para lo que se produce- no habrá empleos. Por tanto, la mejor forma de estimular la demanda de trabajo- de viejos, jóvenes, mujeres, emigrantes, etc.-es estimulando la demanda efectiva de la economía.

    Esto debería ser la preocupación y el programa económico del gobierno.

    Saludos.

    • Estimular la demanda es precisamente lo que ha hecho el gobierno hasta ahora.

      Government deficit/surplus (percentage of GDP)

      2008 -04.5
      2009 -11.2
      2010 -09.7
      2011 -09.4
      2012 -10.6

      http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/show.do?dataset=gov_dd_edpt1&lang=en

      Y a pesar de ello el PIB sigue estancado y el paro por las nubes.

      No sé qué más tiene que pasar para que algunos se den cuenta de que no estamos ante un simple problema de gestión de la demanda agregada.

        • Si te refieres a mi, no lo confundo. El déficit es la magnitud del estímulo, y la variación del déficit es la variación de dicha magnitud.

  • La unica esperanza es que las ideas, la innovación, "eurekas..." no tienen edad, una buena idea puede aparecer a los 30 y a los 60, no fallan las ideas, los proyecctos falla la desilusión por emprender en un pais bananero sin garantias ...

  • Palabras escritos es su portal de FEDEA .,EL que uno de cada tres desempleados mayores de 45 años lleve más de tres años en esa situación es ciertamente demoledor. La pregunta del millón: ¿Qué se puede hacer para que este colectivo, la mayoría de ellos menores de 55 años, pueda volver a encontrar un empleo. Muy interesante y pensar que soy uno mas de ellos 44 años en una situación tan difícil y real cada día pensar en encontrar un digno trabajo para sostenerse el día a día una persona que podría hacer en esa situación mi pregunto: Sin el diseño de políticas activas dirigidas específicamente a este millón largo de individuos cuya formación reglada es claramente insuficiente será del todo imposible que se reincorporen al mercado laboral. NOTA agradezco por hacer ver mi visión desde otro perceptiva por las palabras en la entrevista de RADIO NACIONAL DE ESPAÑA muy gratificante sus intervenciones señor MARCEL atte Ramirez R.

  • ¿ Y si, en vez de subvencionar todo como única solución, se expulsa a los sinpapeles ? Se ahorra en gasto público, no se pierde nada en impuestos, se crean vacíos laborales para los españoles, etc.
    ¿ Políticamente incorrecto ? Puede, pero "antes de que llore mi madre, que llore la suya".

  • Yo soy uno de ellos. Los datos que proporciona Sara son tremendos. En particular los que se refieren a la formación. Mejorar la empleabilidad es muy muy caro, y sus efectos positivos se notarán a largo plazo. Tiene más sentido por tanto invertir en la empleabilidad de las generaciones más jóvenes. En cuanto a las bonificaciones no soy partidario de las medidas que distorsionan el mercado. La administración tiene que fijar unas reglas de juego justas y neutrales y hacerlas cumplir. Las consecuencias indeseadas de las políticas activas nunca se valoran adecuadamente a priori. La mejor muestra es el trato fiscal favorable de las hipotecas con respecto al alquiler.

  • Produce un cierto hastío la tendencia a bonificar "cosas" y la tendencia a olvidar que detrás de cada "discriminación positiva" solo puede haber una discriminación negativa. Conviene recordar que el estado no crea riqueza, solo la "redistribuye" y, por lo tanto, para bonificar la contratación de determinado colectivo solo puede aumentar ("desbonificar") la carga impositiva sobre otro colectivo (por ejemplo, los tipos entre 26 y 45 años con formación universitaria ... supongo).

    No conviene olvidar que esto supone "incentivar" aquello que se bonifica y desincentivar aquello que se "desbonifica" así que es una política genial para tener menos universitarios de entre 26 y 45 años y más "empleados solo si se incentiva" sin estudios.

    También se puede "desbonificar" a las empresas (a las grandes claro está) aumentando su contribución impositiva ... lo que supondría que se bonifica la contratación de los parados menores de 45 años pero solo en las pymes, en las "grandes" el efecto neto sería cero ... ufff que lío ... ciertamente se debería manejar con prudencia las tentaciones de "aprendiz de mago"

  • Es verdad. Si se expulsa a los sin papeles se acabarían todos nuestros problemas. La primera consecuencia sería la creación inmediata de 5 millones de puestos de trabajo, y de ahí al cielo...
    Es curioso leer ciertos comentarios en una página seria como esta.

    • Yo no he dicho esa sandez de que se crearían 5 millones de puestos. Pero ¿ acaso es falso que se ahorrarían gastos sin casi perder ingresos ? ¿ 2000-3000 millones quizá ?
      ¿ Por qué, en vez de hacer una crítica fácil, no se lo cuentas a los parados españoles que están desesperados ? Igual ese tono sarcástico no te resultaba tan sencillo.
      Y, cuando algo se considera serio, por ejemplo esta página, debe asumir que las opiniones fuertes existen, que no todo son segundas derivadas de logaritmos, que en ocasiones hay que pensar en la primitiva y afrontar decisiones duras.

  • Hay comentarios...q se que no merece la pena ni tomar en cuenta....así que limito a utilizar la sabiduria popular:
    "Ojala un mínimo de justicia os haga catar la hiel que a otros quereis dar a probar...." No se puede ser inocente ni djar que te coman las moscas, pero tampoco ser tan insolidario que solo quieras sobrevivir (pobres hasta para pedir) a costa de las desgracias ajenas. Tristes comentarios esos que esperan el hundimiento de los naufragos, con el único objetivo de conseguir su supervivencia.....si al menos aspirasen a opiparas recompensas...pensaría que todos tenemos un precio.
    Ojala la equidad social os recompense con lo que os mereceis....o quizá ya lo esta haciendo...????

    • Sobre el fondo del asunto. Creo que cualquier tipo de incentivo distorsiona....pero la pregunta que debemos hacernos es: ¿En determinados momentos que opción es mejor; distorsionar la demanda o dedicar las capacidades económicas del estado (Todos nosostros) a subsidiar? Para mi la alternativa es clara. La primera opción es incentivar cualquier tipo de contratación (Por periodos temporales ¡Claro!) siempre que no suponga financiar mano de obra (Si el coste despues de incentivos es nulo o casí nulo, no incentiva NADA) Como segunda opción, la contratación a precios bajos en servicios públicos (Ya que gastamos nuestro dinero que almenos creé algún retorno) Y por último la subsidiación...la peor.
      Prefiero un parado trabajando en la limpieza de jardines de su pueblo, 4 horas al día por su subsidio, que ocupando su tiempo en ver pasar el tiempo. OJO!! Una jornada próxima al domicilio de 4 horas, deja espacio para formación/atoformación o busqueda de empleo. Y sin duda no deja a nadie sin trabajo, que los jardines cada vez están peor....Vamos que ocupados, aunque sea poco. Desconozco la eficiencia económica...pero sospecho que superior al subsidio. Y no hablo de PARO, la prestación por desempleo nos la ganamos trabajando. Y debieran ayudarnos a aprovecharla en Formación...Y nosotros en Autoformación. Es otra situación distinta.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad