El Observatorio Laboral de la crisis “entra en boxes” … y yo salgo de NeG

En esta entrada voy a dar cuenta de dos cambios que ocurrirán a partir de este momento. En primer lugar, el Observatorio Laboral de la Crisis (OLC) que comenzó su andadura hace casi cinco años, entrará en "boxes" para plantearse cambios estructurales ante los nuevos datos publicados por el INE sobre flujos brutos de empleo la semana pasada. En segundo lugar, yo dejaré de ser colaboradora habitual de este magnífico blog a partir de este momento. En esta entrada justificaré los dos cambios.

El OLC comenzó su andadura allá por Octubre de 2008, cuando la crisis económica comenzaba a azotar muy gravemente a los trabajadores de nuestro país. En aquel momento desde FEDEA nos pareció interesante ofrecer una contribución complementaria a la que el INE aporta al publicar la EPA trimestral, que no es sino la descripción de las transiciones laborales que los trabajadores experimentan en el mercado laboral, en particular las transiciones desde el empleo (pérdida de empleo) así como las que se producen hacia el empleo (acceso a un empleo). El INE hasta ahora ofrecía, bajo pago, los microdatos de los flujos de la EPA al público que lo solicitara y nosotros desde FEDEA, con el manejo de estos datos individuales, hemos dado a conocer quiénes eran los que trimestre tras trimestre perdían un empleo – por sexo, edad, educación, nacionalidad, tipo de ocupación y de sector anterior, así como quienes accedían a un empleo desde el desempleo o la inactividad. También hemos ido un poco más allá estimando los factores que en mayor y menor medida han sido quienes han determinado quién perdía y quién encontraba un trabajo.

En esta descripción detallada de las transiciones laborales hemos pasado por dos etapas: La primera, desde octubre de 2008 hasta diciembre de 2012 en la que ofrecíamos la información en términos de tasas de pérdida y de acceso a un empleo. Se estimaba qué porcentaje de aquellos que teniendo un empleo en el trimestre anterior lo perdían en cada trimestre, así como qué porcentaje de los que no teniendo un empleo en el trimestre anterior accedían a uno en cada trimestre. Mostrábamos estas tasas para todos los trabajadores así como por grupos demográficos. Sin embargo, dado que para una parte importante del público interesado la comprensión en términos de tasas no era obvia, decidimos añadir una información adicional, que no era otra que aportar también las transiciones o flujos laborales brutos, es decir, cuántos individuos pierden su empleo y cuántos acceden a él cada trimestre. No hemos descuidado en esta segunda etapa ni la información sobre tasas ni las estimaciones sobre los determinantes de cada transición.

Desde el comienzo de esta segunda etapa hemos sido conscientes de la importancia que tiene la ponderación individual al pasar del concepto de tasa al de flujo laboral bruto. Y este tema no estaba bien resuelto por el INE hasta ahora. Hemos encontrado disparidades importantes en las magnitudes de flujos laborales brutos que obteníamos utilizando los micro-datos de flujos con los que se obtenían comparando dos trimestres consecutivos de la EPA, disparidades que debieran ser mínimas y sin embargo no lo eran debido al problema existente con las ponderaciones individuales en las bases de datos de los flujos de la EPA.

Por fortuna, el INE ha recalculado estas ponderaciones individuales en las bases de flujos, aprovechando la nueva ponderación que también ofrece desde ahora para la EPA trimestral, que se basa en el Censo de Viviendas del 2011 en lugar del Censo de 2001, que era el que utilizaba hasta ahora. Pero además, el INE ha ido más allá publicando las tablas de los flujos laborales brutos de cada trimestre desde cada uno de los posibles estados laborales (empleo, desempleo, inactividad) hacia cualquier posible estado laboral. Y lo ha hecho desde el primer trimestre de 2005 hasta el trimestre actual y no sólo para el total de la población, sino también para los grupos demográficos que precisamente nosotros analizábamos en nuestro observatorio – es decir, desagregando la información por sexo, edad, educación, nacionalidad, así como según las características bien del empleo anterior (al analizar pérdida de empleo), como las del empleo actual al analizar el acceso al empleo. Toda esta información puede encontrarse pinchando aquí. Se muestran asimismo las transiciones globales (no por grupos demográficos específicos) en cada una de las Comunidades Autónomas.

Este paso dado por el INE nos parece muy importante – es de hecho el grueso de lo que venimos haciendo en nuestro Observatorio Laboral desde los inicios. Permite comparar las pérdidas y accesos a un empleo en momentos muy diferentes del ciclo, ya que se dispone de información desde el primer trimestre de 2005. En el último boletín del OLC [aquí], mostramos los gráficos tanto de pérdida bruta y acceso bruto a un empleo desde el desempleo como el de los flujos netos. En esta entrada ofrezco solamente la información que puede obtenerse de combinar ambos flujos brutos para conocer, sin más que una simple resta, en cada trimestre, cuál es la diferencia entre los individuos que han accedido a un empleo y los que lo han perdido.

grafico-final-olc

¿Qué dice el gráfico?
En primer lugar, en 2007, cuando todavía la Gran Recesión no había afectado en nuestro país, se observaba un mayor acceso a un empleo que pérdida del mismo aunque el segundo y tercer trimestre del año son más propicios por la importancia del turismo en la contratación que el primero y el último.
En segundo lugar, en 2008 la Gran Recesión provoca un desplome en el empleo que se refleja muy claramente con unas cifras de acceso al empleo neto muy negativas.
En tercer lugar, en el 2013 se observa una situación en la que se vuelven a cifras de acceso neto a un empleo muy positivas, sobre todo en el segundo y tercer trimestre del año, pero también en el cuarto, lo que parece confirmar por ahora la salida del túnel de esta crisis.
Por último, en este primer trimestre de 2014 asistimos a un acceso neto al empleo negativo pero mucho menor al observado en los primeros trimestres de los años centrales de la crisis, lo que parece indicar, si las expectativas se cumplen, que estamos tocando fondo en la destrucción neta de empleo.

Esta valiosa información puede obtenerse no sólo para el total de trabajadores, sino también desagregando la información por sexo, edad, educación, nacionalidad, etc, sin más que creando los gráficos desde la información directa de las tablas que el INE ofrece desde el pasado jueves. Los lectores interesados pueden a partir de ahora obtenerlos de modo directo.

Este nuevo servicio del INE, que sinceramente aplaudimos, suple de alguna manera una parte importante de la aportación que venimos haciendo en el Observatorio Laboral. Por tanto, a partir de ahora, el Observatorio Laboral de la Crisis entra en "boxes" para reflexionar con el fin de ofrecer información complementaria que no sea directamente asequible por el público y que por tanto ofrezca suficiente valor añadido.

Y esta entrada en boxes del OLC coincide en el tiempo con mi salida como colaboradora habitual de este blog. Tras tres años de continua colaboración, creo que ha llegado el momento de que yo deje paso a otros excelentes economistas que ofrezcan savia nueva para los lectores. Como decía la canción, “lo nuestro es pasar”. Ha sido una experiencia muy positiva, y desde aquí mi profundo agradecimiento tanto a los coordinadores del blog como a los lectores por sus comentarios, siempre respetuosos. Seguiré siendo una atenta lectora y una esporádica colaboradora.

Hasta siempre.

Hay 18 comentarios
  • Buenos días,

    Tal y como se explica, es muy interesante que finalmente sea el INE quien publica los flujos de entrada y salida de la ocupación.

    Tengo una duda de cómo habéis calculado el acceso neto al empleo desde los datos que proporciona el INE (gráfico) ya que a mi las cifras me dan diferentes. Si observas los datos de la página 4 de http://www.ine.es/prensa/np840.pdf y haces la diferencia entre las personas que entran y salen de la ocupación no coinciden con la gráfica. Quizás sea porque vosotros lo habéis calculado utilizando los datos micro (como antaño en el Observatorio laboral).

    Agradecería si me explicarais si me estoy perdiendo algo en cálculo de la gráfica que presentáis.

    Muchísimas gracias.

    • Hola María, los números que hemos utilizado para el acceso neto son las transiciones (desempleo-empleo) - (empleo-desempleo). También se podrían considerar las que tienen en cuenta salidas hacia la inactividad desde el empleo o desde la inactividad hacia el empleo, pero en este gráfico sólo hemos considerado aquellas desde y hacia el desempleo. ¿Te cuadran ahora los números?

      • disculpe ,yo solo soy aprovechado de la ventana ,pero no olvide el no pasaran ,mas importante que el que diran ,tan en boga en los saldos consolidados , no hay exclusiones y uno debe tener madera ,galibo ,para permanecer ,el empleo es importante y la estadística es un pequeño chivato .tiene limitaciones ,se pude hablar de conocimiento y producción ,pero (tanbien) decir sustitución de china e india.
        A mi me falta lo que a usted le sobra por discriminación positiva ,no soy titulado ni lo sea , ,aunque estudie .el socialismo ,cooperar, no es una causa perdida para los ignorantes
        pero si busca paliar en la medida posible sus carencias educativas y sociales .

  • Hola Sara, buenos días:

    Muchísimas gracias por tus aportaciones. Decirte que es una autentica pena que dejes de colaboraar con NeG.

    Un abrazo y mil gracias

  • Gracias por la respuesta, Sara.

    Supongo que ahora sí me cuadrarán los números porque yo había considerado también a los inactivos. ¿Por qué los excluís? Para conocer la creación neta de ocupación, ¿no deberían tener en cuenta los dos tipos de salidas (entradas)? ¿Hay alguna razón en particular por la que preferís presentar los datos considerando tan solo las transiciones desde y hacia el desempleo?

    Muchas gracias.

    Maria

    • Hola Maria, lo que hemos pretendido en la entrada y en el observatorio es poner un ejemplo de qué tipos de flujos se pueden obtener directamente de los datos. Cuando hablamos de pérdida de empleo, no siempre está claro de que la transición empleo-inactividad sea una pérdida de empleo, ya que muchos pueden dejar el empleo por propia iniciativa e incluso acceder a la jubilación. Como el INE trata a adultos, los mayores de los 65 años también están incluidos. Pero es cierto que muchos de los que realizan la transición desde el empleo hacia la inactividad pierden su empleo. Lo que está claro es que para ver el acceso neto es preciso que la transición desde y hacia el empleo sea del mismo origen/destino, bien sea desempleo únicamente o desempleo+inactividad. Esto último es lo que hemos venido haciendo en la última etapa del boletín, pero eliminábamos los que transicionaban a la jubilación porque usábamos los microdatos y podíamos identificarlos.
      Pero cualquiera puede incluir la inactividad. Creo que añade un poco de error sobreestimando algo la pérdida pero el error es menor que no incluyéndola.

  • Gracias Sara.

    Me queda claro que los dos tipos de transiciones proporcionan información diferente (unas sobreestiman y otras al revés).

    Idealmente, uno querría mirar ambas y controlar por las características de los individuos (algo que se puede hacer con los microdatos).
    La información que publica ahora el INE, permite hacer una valoración más general de lo que está pasando dentro de los flujos del mercado laboral, lo que es un primer paso bastante útil.

    Gracias de nuevo por la clarificación.

    Maria

  • Muchas gracias por sus aportaciones al blog. Espero que tengamos la oportunidad de leerla de vez en cuando.

    En su anterior entrada tocó un tema que traerá cola en el futuro por su consecuencias, también demográficas: "A vueltas con la Jornada Parcial en España".

    Sería interesante que de vez en cuando nos informara de su evolución con cierto detalle.

  • Apreciada Sara
    Ante todo muchas gracias por tu participación con tus interesantes escritos y durante tanto tiempo
    Como seguidor de NeG me preocupa que gente como tu pueda irse por problemas surgidos con la nueva etapa, y creo que lo lectores nos merecemos saber si presiones contra la independencia de los colaboradores han podido influir en tu marcha. Ojala y no sea así
    Te seguiremos donde escribas.
    Gracias

    • Hola José Juan, quiero dejar claro que mi despedida como colaboradora habitual de NEG no tiene nada que ver con la nueva etapa. De hecho yo voy a seguir en FEDEA tratando de aportar mis conocimientos sobre el mercado laboral. Y por supuesto con la misma independencia que he tenido hasta ahora. La razón de por qué lo dejo es muy sencilla: últimamente me está pesando la responsabilidad de escribir cada mes, a veces me cuesta elegir los temas más de lo que me gustaría y esto me parece que indica que necesito dar paso a otros. Eso es todo. En cualquier caso, siempre que crea que tengo algo que decir por información que analizo lo diré, bien en los medios, en NEG o donde sea.
      Te agradezco enormemente tu comentario.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad