Buenos y “no tan buenos” datos de nuestro mercado laboral según el Observatorio Laboral de la Crisis

(Brindusa Anghel y Sara de la Rica)

Por primera vez en varios trimestres – con excepción del segundo trimestre de 2011, se produce ACCESO NETO AL EMPLEO: el número de individuos que han accedido a un empleo en este trimestre supera al de individuos que han perdido su empleo. Este buen dato se visualiza perfectamente si entra en la página Web del Observatorio Laboral de la Crisis , se sitúa en la parte posterior del gráfico, hace click sobre el primer trimestre disponible y pincha en PLAY. El círculo de pérdida de empleo (morado) está a la derecha del de acceso al empleo (verde) prácticamente en todos los trimestres hasta llegar a este segundo trimestre de 2013, donde la situación se invierte claramente. En esta entrada destacaremos los resultados más relevantes de los datos de coyuntura de nuestro mercado laboral. El informe completo puede descargarse aquí.

Mostramos en primer lugar el gráfico de pérdida y acceso a un empleo agregado de este trimestre.

Pérdida Acceso

Destacamos del gráfico los siguientes aspectos:
1. El acceso neto al empleo asciende a unos 135 mil individuos, lo cual implica claramente una mejoría en la situación laboral de un número no menor de trabajadores. Esta situación contrasta claramente con la observada en el mismo trimestre del año pasado, cuando se perdieron alrededor de 40 mil empleos netos.
2. Si bien el acceso al empleo observado en este trimestre no difiere mucho del observado en el mismo trimestre del año pasado, ni en términos absolutos ni relativos, la diferencia sustancial se centra en la pérdida de empleo. En este trimestre el 5,6% de todos los ocupados han perdido su empleo, mientras que hace un año la intensidad de pérdida alcanzó el 6,3%. Por tanto, la mejoría de nuestro mercado laboral viene fundamentalmente de la mano de una menor sangría en la pérdida de empleos más que de una mayor creación de empleo. Este es claramente un primer paso necesario – aunque no suficiente, en la senda de la recuperación.

Esta mejoría ha alcanzado a hombres y a mujeres (más a los primeros), a jóvenes y a más mayores, a individuos con menor o mayor nivel educativo, lo cual es sin duda una buena noticia. Todos los detalles están en el nuevo boletín, y no insistiremos aquí en todos ellos. Sin embargo, sí queremos detenernos en un nuevo dato que nos ofrece el Observatorio de este trimestre, que se refiere a la pérdida y acceso al empleo según el tipo de contrato:

Pérdida Acceso por ocupación

¿Cómo se deben leer estos datos? En este trimestre, el 19,6% (589.510 personas) del total de ocupados con contrato temporal ha perdido su empleo, frente a 284.388 personas que teniendo un contrato indefinido en el trimestre anterior han perdido su empleo en este trimestre, y que representan al 2,7% del total de ocupados con contrato indefinido. Con respecto al acceso a un empleo, los números entre paréntesis muestran la distribución de los nuevos empleados según el tipo de contrato: El 70,8% ha accedido a un empleo mediante un contrato temporal, el 16,8% mediante un contrato indefinido y el resto es empleo autónomo.
¿Por qué nos parece que este gráfico revela cosas interesantes? Porque al comparar cómo se distribuyen los nuevos empleos en este trimestre y hace exactamente un año, se observa que la incidencia de nuevos contratos temporales aumenta mientras que la de los contratos indefinidos disminuye. Hace exactamente un año la reforma laboral se acababa de firmar y uno de sus objetivos era reducir la dualidad contractual. Pues bien, algo que ya parece que podemos decir a la luz de estos datos es que no sólo la reforma no ha sido efectiva para tal reducción, sino que ha sido perjudicial. La incidencia de contratos indefinidos no sólo no está aumentando, sino que está disminuyendo y mucho nos tememos que incluso si se añadieran más incentivos a la contratación indefinida, mientras la inseguridad jurídica de los mismos no se resuelva, no avanzaremos en la dirección correcta de que la normalidad en la contratación sea la contratación indefinida y la excepción la contratación temporal.

Hay 7 comentarios
  • Muchas gracias por el post.

    Una pregunta. Según se dice al final, "algo que ya parece que podemos decir a la luz de estos datos es que no sólo la reforma no ha sido efectiva para tal reducción, sino que ha sido perjudicial". Independientemente de que existen muchos factores que pueden haber afectado a la evolución de la dualidad además del cambio de política, ¿podríais indicar las razones por las cuales la reforma, en sí misma, ha sido "perjudicial" para reducir la dualidad?

    Muchas gracias.

    • Hola Jan, el hecho de que la intensidad de los contratos indefinidos (no en números absolutos, sino relativos) haya disminuido es algo sintomático. Mi lectura de este dato es que a partir de la reforma laboral es el juzgado de lo social quien dictamina finalmente la nulidad o no de los despidos. Esto es algo novedoso y ha generado mucha incertidumbre sobre cómo la justicia dictaminará sobre los mismos. Hasta ahora hay muy poca evidencia sobre la procedencia o no de los despidos (sobre todo de aquellos por causa objetiva) pero la poca que se dispone ha dictaminado en general a favor del trabajador por defecto de forma. De hecho, algunos despidos se han declarado nulos por este derecho de forma, lo cual obliga a readmitir al trabajador. Creo que esto está provocando una enorme inseguridad jurídica sobre los despidos (de contratos indefinidos) lo que finalmente provoca que numerosos empresarios decidan no contratar mediante contrato indefinido por la incertidumbre que un posible despido genera. Creo que esto es una consecuencia de la reforma y de ahí mi conclusión de que la reforma ha sido perjudicial para reducir la dualidad

  • Un dato bueno tiene que haber de vez en cuando. Que siga cayendo el paro es una de las mejores noticias para el país

  • Gracias por el post. La evolución del acceso al empleo mediante contratación indefinida, ¿no tendrá algo que ver con la contracción del crédito al sector productivo? Ésta es hoy mucho más intensa que hace año. Es que se me hace difícil ver qué ha hecho la reforma laboral para impulsar la dualidad, que es lo que concluye el post y el artículo de expansión del otro día. Creo que vincular el menor acceso de la contratación indefinida con las medidas adoptadas no tiene sentido. ¿Cómo justificas que sea perjudicial para la dualidad?

  • Leyendo esto da la impresión de que, excepto por la no implementación del despido libre y gratuito, las cosas son prometedoras y van (relativamente) bien. No obstante, tanto triunfalismo no tiene en cuenta las condiciones puramente estacionales en que se ha creado ese empleo ni la situación de fondo de la economía española:

    http://economia.elpais.com/economia/2013/07/25/empleo/1374745796_812423.html
    http://economistasfrentealacrisis.wordpress.com/2013/07/25/epa-2o-trimestre-de-2013-las-tendencias-de-fondo-del-empleo-continuan-siendo-netamente-negativas-a-pesar-del-alivio-estacional/

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad