A vueltas con la Jornada Parcial en España

A vueltas con la Jornada Parcial en España

Que me perdonen los lectores de NEG si resulto pesada alertando contra el creciente aumento del uso de la Jornada Parcial en nuestro país. Y es que por más que muchos lo consideren como una modalidad contractual positiva a la que nuestro país debe recurrir para incrementar la creación de empleo, no puedo evitar verla como la entrada de una nueva forma de precariedad contractual, que se cebará sobre todo en mujeres. No olvidemos que la temporalidad entró en 1984 para flexibilizar de forma temporal el mercado de trabajo y 30 años después sigue instalada en nuestro país creando una segmentación insoportable de enormes daños para nuestro mercado laboral. Trataré de mostrar en esta entrada que la jornada parcial puede convertirse en una segunda forma de precariedad laboral, la del sub-empleo.

Y es que bajo la modalidad de Jornada Parcial se esconden características laborales muy diferentes según se consideren unos países u otros. Desde el Gobierno se arguye que es preciso aumentar la modalidad del contrato a tiempo parcial porque su dimensión está muy por debajo de la de otros países, lo cual es cierto, pero lo que también es cierto es que las características laborales de aquellos que la utilizan también es muy diferente. Compararé dos países, Holanda - país donde la Jornada Parcial está más extendida en Europa, y España y me centraré en dos características laborales - horas trabajadas y voluntariedad de la Jornada Parcial. Verán que bajo la denominación de Jornada Parcial se esconden características muy diferentes en Holanda y en nuestro país.

En primer lugar, aporto algunos datos generales sobre la dimensión de esta modalidad. Acudiendo al último año de la European Labor Force Survey sobre Holanda del que dispongo (2012), en Holanda, el 51% de los trabajadores utilizan esta modalidad. Es mucho más habitual entre mujeres que entre varones, ya que el 79% de las mujeres hacen uso de la Jornada parcial frente al 26% de varones. En España en 2013 (4ºtrimestre – último dato que disponemos), el 16% de los ocupados utilizan la Jornada Parcial y también está más extendida entre mujeres – el 26% la utiliza, que entre varones ya que sólo se extiende para el 7% del total de trabajadores. Las diferencias en el uso son, por tanto, enormes.

Pero más allá de la magnitud, atendamos a la distribución de horas habituales trabajadas entre el colectivo que usa esta modalidad contractual.

parcial-mujeres001

Como refleja el gráfico, en España, el 66% de las trabajadoras a tiempo parcial trabajan menos de 20 horas semanales, mientras que en Holanda este grupo sólo asciende al 45%. Otro dato interesante que revela el gráfico es que en Holanda, el 20% de las mujeres que dice trabajar a tiempo parcial trabaja más de 30 horas semanales habitualmente, mientras que esto prácticamente no sucede para ninguna trabajadora a tiempo parcial en nuestro país. Y para los hombres que utilizan la jornada parcial sucede algo parecido, como describe el siguiente gráfico.

parcial-hombres001

En consecuencia, ya podemos dar un dato que diferencia notablemente la Jornada Parcial en ambos países - las horas medias trabajadas.

Hay un segundo dato que informa sobre las preferencias sobre la Jornada Parcial. Los microdatos de las Encuestas de Población Activa revelan la razón por la que los trabajadores a tiempo parcial utilizan dicha modalidad. Una de las posibles respuestas es: “No he podido encontrar un trabajo a Tiempo Completo” – lo cual claramente denota la involuntariedad de su uso. Observen la diferencia en el porcentaje de trabajadores a Tiempo Parcial cuya respuesta es precisamente esta en ambos países:

graficos.003

Las diferencias hablan por sí solas, es evidente que en nuestro país la gran mayoría de hombres y mujeres no desean el trabajo a tiempo parcial, mientras que en Holanda aquellos que lo utilizan lo hacen así porque lo desean, bien porque están cursando estudios, por cuidado de hijos o familiares, o por otras razones familiares y/o personales.

Más allá de diferencias en otros aspectos laborales entre la jornada parcial en España y en otros países, como Holanda, a las que podría dedicarse otra entrada, el hecho de que los trabajadores españoles que utilizan la jornada parcial mayoritariamente no quieran usarla nos debe hacer reflexionar sobre la conveniencia de extender su uso. No se puede argüir que se debe impulsar porque en nuestro país está menos extendida que en otros países. Si los trabajadores desearan utilizar dicha modalidad incentivar su uso me parecería perfecto, pero hacerlo en contra del deseo de los trabajadores me parece añadir una dimensión más de precariedad a nuestro mercado laboral.

Soy consciente de que muchos defienden esta modalidad como un paliativo a corto plazo para repartir mejor el empleo. El sub-empleo es mejor que el desempleo, esto está claro. Pero es que me temo que la generalización de contratos a tiempo parcial, de muy pocas horas (oficiales) puede entrar para quedarse. Ya sucedió con la temporalidad, y casi nos hemos acostumbrado a que sea la única opción de empleo para muchos trabajadores. ¿Pasará lo mismo con la contratación a tiempo parcial? Me temo que sí, aunque el tiempo lo dirá. Algunos seguiremos atentamente su evolución.

Hay 25 comentarios
  • Muchas gracias, aporta usted datos muy significativos y muy oportunos. Por desgracia, no siempre se presta atención a las preferencias de las trabajadores, que, en definitiva, son también las ciudadanas.
    Sólo le haré una observación: veo que los economistas suelen ser reticentes a valorar la relación entre la normativa y el fraude o el abuso. Como abogado, sé muy bien que el contrato a tiempo parcial se presta fácilmente a eludir la cotización o a dejar de pagar las horas efectivamente trabajadas. Por tanto, favorecer esta forma de contratación será también facilitar las conductas abusivas.
    Lo mismo ha sucedido con los contratos temporales. A usted le llama la atención que sigan existiendo tras tres décadas de provisionalidad. A mí, en cambio, la cantidad increíble de contratos en fraude de ley que se firma cada semana.

    • Hola Javier, gracias por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo con tu apreciación y de hecho, en la entrada de modo sucinto aludo al fraude al poner (oficiales) entre paréntesis. Es cierto que el sub-empleo puede convertirse con la jornada parcial en una fuente adicional de precariedad, y no es menos cierto que la generalidad de esta modalidad también puede ayudar a aumentar el fraude. Yo no he querido incidir en este punto, pero me parece muy bien que como abogado lo apuntes tú, porque no tengo datos concretos para apoyarlo. Pero seguro que existe, y de hecho si tuvierais información al respecto sería muy importante que se aportara para conocer otras "características" de esta modalidad.

  • Creo que nadie quiere ganar menos de 1000 euros al mes y que los que ganan el SMI dirán que aceptaron ese trabajo porque no encontraron otro mejor pagado (seguro que el 100%) y sin embargo hay teóricos que dicen que es mejor suprimir el SMI o reducirlo para los más jóvenes.

  • Gracias por el post Sara. Mucho de lo que has publicado parece indicar que la receta oficial para reducir el paro es a base de crear empleo "precario" (salarios bajos, contratos temporales, contratos a tiempo parcial ...). ¿Crees que hay alguna otra propuesta más "digna" para los nuevos asalariados que éstas para reducirlo?

    • Hola Valeri, creo que a corto plazo facilitar la creación de empleo temporal, a tiempo parcial y con salarios claramente inferiores puede aumentar el número de ocupados y en consecuencia, maquillar las cifras del desempleo. Dado que existen elecciones a un año vista es posible que una de las prioridades del Gobierno sea que el número de empleados (cantidad) aumente como sea aun a costa de que la calidad de los empleos sea muy baja. Y es posible que para muchos desempleados también sea preferible estar en un empleo aunque sea precario que sin empleo. Pero es muy preocupante que ésto se perpetúe en el tiempo, que las posibilidades de empleo en nuestro país en los próximos años pasen por ser empleos de estas calidades porque en ese caso, los buenos trabajadores se marcharán irremediablemente de nuestro país con la consiguiente descapitalización del capital humano. Por esto si yo tuviera responsabilidades en esta materia no favorecería tanto la contratación precaria, limitaría claramente la posibilidad de contratación temporal, fomentaría una contratación indefinida con unas indemnizaciones por despido graduales, supervisaría enormemente el número de horas trabajadas para evitar el fraude e impulsaría que una parte de los salarios fueran variables para atraer a los buenos trabajadores e incentivar a todos en general el trabajo bien realizado.

  • Estimada Sara,
    El articulo es interesante pero no creo que se pueda usar una comparacion asi para decir que la jornada a tiempo parcial en España es buena o mala. Estoy de acuerdo que una comparacion asi es suficiente para decir que las razones que esgrime el gobierno no son las adecuadas.
    En cualquier caso me parece que el aumento de la jornada parcial en España puede traer muchas ventajas. La situacion que presenta usted es una en la que el empleador tiene todo el poder de negociacion (lo cual es realista) y que prefiere contratar a una persona a tiempo parcial y no a tiempo completo. En esa situacion usted argumenta que el trabajador puede querer trabajar a tiempo completo, lo cual tambien es realista pero... si obligas (o condicionas con impuestos) al empleador a emplearlo a tiempo completo, o no lo contrata, o lo contrata y este tiene baja productividad porque no tiene suficiente trabajo.
    No entiendo como dar la opcion de emplear a tiempo parcial puede ser malo para el empleador, y solo entiendo que sea malo para el empleado en este tipo de situaciones.
    Igual no conozco mucho la literatura y me estoy perdiendo algo, pero solo se me ocurre que el empleo a tiempo parcial puede reducir el desempleo y por tanto los gastos de la seguridad social. Que me estoy perdiendo?

    • Hola José, gracias por contribuir a la discusión. Creo que a corto plazo está claro que facilitar la jornada parcial puede ser bueno para el empleador, y puede ser un "mal menor" para el empleado si éste estaba antes en el paro. Por esto argumento que si este impulso se utiliza a corto plazo no me parece tan preocupante. Sin embargo, a largo plazo generalizar el tiempo parcial puede ser malo para el mercado de trabajo en general, sobre todo si pensamos desde el punto de vista del capital humano. Con jornadas semanales de menos de 20 horas, como parece que son las que se están extendiendo en España es difícil pensar que se invierta en capital humano en los trabajadores, y por esto temo que la jornada parcial pueda convertirse en el uso de mano de obra barata. A largo plazo esto incide negativamente en la productividad laboral. Y esto sería perjudicial para la empresa y por supuesto para el trabajador que querría trabajar más horas, como parece que es el caso habitual.

      • Hola Sara,
        Estoy de acuerdo en que un contrato de 20 horas a la semana no genera ningun incentivo para invertir en capital humano. Seria un contrato muy conveniente para estudiantes y para personas que estan buscando un trabajo mas permanente: mitad del dia trabajas y la otra mitad buscas trabajo.
        Lo que no estoy de acuerdo es que este tipo de trabajos vayan a sustituir a los trabajos a tiempo completo para trabajadores cualificados, que son los que necesitan una mayor inversion en capital humano. Para servir copas en un bar (que es lo que yo hacia, entre otras cosas, cuando estudiaba) no hace falta una gran inversion en capital humano.
        Supongo que la clave estara en los trabajos intermedios, que no requieren muchos a;os de educacion, pero si que requieren cierto "entrenamiento" en el trabajo... supongo que sera una cuestion empirica como va a afectar a estos trabajos la presencia del contrato a tiempo parcial, y dependera de como son tratados en terminos de impuestos y costes de despido con respecto a los temporales.
        Espero haber sido claro.
        Un saludo

        • Hola Jose, estoy totalmente de acuerdo de que la modalidad de la jornada parcial puede ser muy conveniente, adecuada y deseada por ciertos tipos de trabajadores, como estudiantes, incluso jubilados que puedan compartir la pensión con unas horas de trabajo al día, y por qué no, hombres y mujeres con niños pequeños que prefieren durante unos años disminuir el número de horas de trabajo con la consiguiente reducción de sueldo para dedicar más tiempo a sus hijos. Sin duda debiera haber cabida para esto.
          Lo que no tengo tan claro es que esta modalidad no vaya a sustituir, al menos en parte, a otros trabajos más cualificados. No debiera ser así, pero al menos ahora sí parece que está sucediendo dado que muchos de los que están accediendo a la jornada parcial son personas de mediana edad, muchos de ellos cualificados. Esto podría ser debido a la coyuntura de crisis, así lo espero. En cualquier caso, a largo plazo, sería muy aconsejable para el bien de todos que jornada parcial y voluntariedad fueran de la mano.

        • Para invertir en formar a los trabajadores, veo mucho peor los contratos temporales porque ahí desaparece todo incentivo a formar a unas personas que se despedirán en unos meses con seguridad. en un contrato de 20 horas, claro que se puede tener incentivos, muy razonables, en formar a la persona que cubra dos días o unas horas de cada tarde unas necesidades razonables.
          Sin duda, conviene que se controle que tanto parciales como temporales, se cumpla con la seguridad social y resto de obligaciones, pero eso no se resuelve complicando la vida con normas (que hoy existen y los expertos reconocen que no sirven para gran cosa).

          • Cierto Fernando. Solo una matización: Por lo que estamos observando en España, y así lo muestro en el blog, casi el 70% de los empleos a jornada parcial son de MENOS de 20 horas. Esta es otra de las preocupaciones con respecto a la jornada parcial, que como he dicho antes, no es muy preocupante si es un fenómeno a corto plazo y sirve para repartir el escaso empleo, pero que comenzaría a preocupar si se perpetúa, sobre todo porque, como también se reporta, es en su mayoría involuntario.

  • Estimada Sara,
    tu análisis me ha parecido muy acertado. Sin embargo, creo que queda sin analizar otra cuestión: la de los trabajadores a tiempo completo que preferirían hacerlo a tiempo parcial. Como madre trabajadora que soy, conozco otras mujeres en mi situación y muchas preferirían trabajar menos horas aunque fuera a cambio de menos dinero. Sin embargo, temen acabar perdiendo sus puestos de trabajo si lo proponen a su empresa o, sobre todo, cotizar por 6 ó 4 horas y seguir trabajando 8. Quizá el problema de fondo es que en España aún no sabemos distinguir para qué sirve el empleo a tiempo completo y para qué sirve el empleo a tiempo parcial.
    Un saludo

    • Hola Sara, tienes razón. Por desgracia, la pregunta de si un trabajador a tiempo completo preferiría hacerlo a tiempo parcial no existe en la encuesta y en consecuencia no podemos cuántas personas estarían en la situación que describes. Pero por supuesto, debiéramos llegar a una situación en la que hubiera cabida para todos, que es precisamente lo que sucede en los países donde la jornada parcial es exitosa como Holanda. Para esto hay que avanzar mucho en la posibilidad de flexibilizar las horas pactadas en el contrato, y por supuesto en eliminar la posibilidad de que el fraude en las horas trabajadas se instale en esta modalidad.

  • Conozco un poco el caso de Holanda. Allí, mucha gente tiene dos o más trabajos a tiempo parcial. Por ejemplo, un amigo mío trabajaba entre semana como informático, tampoco muchas horas, y el sábado de dependiente en un puesto del mercadillo (sí, allí eso se hace con contrato). Con eso ganaba lo suficiente y tenía una vida variada y estimulante.

    La gran diferencia es que en Holanda se cumplen los contratos; es casi impensable hacer más o menos de lo que se ha firmado. Si eso se consiguiera aquí, y si los salarios fueran justos, por supuesto que fomentar el empleo a tiempo parcial sería estupendo, porque es mucho mejor que no trabajar nada y para mucha gente mejor que trabajar todo el día. Pero no es así.

    Cualquier reforma del mercado laboral tiene que empezar por ahí: cumplir los horarios y las obligaciones, inspecciones, denuncias y sanciones si no es así. Justo lo que nadie pone en su programa.

    Dar carta blanca al empleador para tener gente a sus órdenes por medio salario mínimo (y una birria de salario mínimo) no es pan para hoy y hambre para mañana, es hambre para hoy y más hambre para mañana.

  • En el gráfico de distribución de horas trabajadas por los hombres en España el sumatorio es 93 (inferior a 100), ¿a qué se debe ese restante 7%?

    • Hola Guido, gracias por la puntualización. Acabo de repasar la distribución. La categoría que aparece como "Más de 30", es "Entre 30 y 40", y existe una quinta categoría que es "Más de 40" en la cual están el 3% de mujeres y el 7% de hombres. Todos han reportado trabajar a tiempo parcial. Corregiré los gráficos, gracias.

  • dentro de 30 años, los culpables de esta nueva "dualidad" será los trabajadores atiempo completo y sindicados dice:

    totalmente de acuerdo, pero muchos "liberalizadores" del mercado de trabajo actuales (algunos ) escribiendo en este blog, han abogado por esta modalidad de contratación, también muy extendendia en país como Holanda...

    Espero que dentro de 30 años, al igual que ocurre ahora con la contratación temporal, esto mismos economistas que han abrazado el empleo a tiempo parcial como solución, no vengan con el cuento de la dualidad del mercado y acusando a los trabajadores con contratos completos de insolidarios y sobreprotegidos o por no rebajarse el salarios y las condiciones laborales.... y a los sindicatos de querer la precarización del empleo temporal para mantener el indefinido protegido

  • Ojala hubiera un contrato a tiempo parcial que fuera realmente a tiempo parcial y que te diera opciones , sacrificando salario - y mejorando la productividad, como dice un comentarista- pero la realidad no es esa, sino la contraria.
    Lo que se ha puesto de moda entre os afortunados " completos" es hacer horas extras por la cara y en los "parciales" el trabajo "a voluntad" del empleador, con la inestimable colaboración de las ETT. Así entras para cuatro horas y acabas doblando o tienes contrato para seis pero sin horario ni de entrada ni de salida, esperando la llamada al móvil, el whatsapp para ir hasta que el empleador decida que le sobra, sean dos horas, sean cuatro, sean doce. Y sin chistar.
    Así da gusto gestionar recursos humanos. En todas las reformar siempre se cojea de la misma pata, muchas leyes y escasísimo control, con lo que todo queda en buenos deseos y mucha teoría. Es parecido a tener un PGC y seguir llevando la contabilidad del pincho, solo contando a fin de mes el saldo de caja.

    • Hola Pescador, es cierto que tenemos que estar muy alertas ante el posible abuso de los contratos a tiempo parcial en cuanto a horas trabajadas pero no reportadas oficialmente y por tanto no pagadas. Nos falta mucha información estadística para documentar este hecho, creo que todos tenemos información anecdótica que sería importante poder documentar con datos oficiales y fiables. Lo intentaremos porque este comentario que aportas contribuye a una forma más de precariedad a añadir a la de subempleo, que sería la de la explotación del trabajador. O se regula bien esta modalidad contractual o pueden caber fácilmente prácticas fraudulentas que hay que intentar evitar.

      • No hay informaciones y datos fiables porque no se quiere que los haya. Durante la burbuja las obras estaban llenas de extranjeros sin documentación, hay sectores donde las horas extras eran y son estructurales - y esto no es anecdótico, lo de las 70 horas /año es irreal, salvo en la gran empresa- y en los sectores que han tenido que encajar una reestructuración a la fuerza, la reducción de plantilla se ha encajado no a base de mejora de otros medios de la producción sino a base de flexibilidad total.
        Así que si se quieren datos oficiales, lo que habría que hacer es buscarlos, vía encuestas, vía inspecciones , porque en este tema no tenemos las posibilidades que tenemos en salud laboral, en la que las estadistica y los datos los dan las mutuas y los hospitales.
        Un saludo y gracias por tu respuesta

  • El análisis es interesante, pero estoy en desacuerdo con las conclusiones, motivadas por una posición ideológica (¡no seré yo quien pretenda un razonamiento ajeno a mis creencias!).

    He vivido en EEUU durante su crisis de los 90, y en Suiza cuando explotó Lehmans Brothers; en ambos hay casi-pleno empleo (lo había en EEUU), y las crisis económicas las atraviesan con pocos destrozos de empleo. Flexibilidad y adaptabilidad, los dos países posiblemente encabecen el ranking mundial de flexibilidad del mercado de trabajo; en ambas ocasiones, reaccionaron flexibilizando aún más su mercado laboral: muchas empresas redujeron horarios (y sueldos) pero muy pocas despidieron trabajadores.

    En España, quien no quiera contratar, no lo hará, ni a tiempo parcial; los empresarios son reticentes a contratar por las consecuencias que soportan si un trabajador no funciona, o su mercado deja de tirar con fuerza. Y cuantas más rigideces se impongan, peor funcionará la economía en general, y el mercado de trabajo en particular.

    ¿Tenemos acaso alguna muestra de que la rigidez de nuestro mercado laboral produce algo positivo, para las empresas o para los trabajadores? Yo no las conozco. En cambio hay 6 millones de argumentos de que el mercado laboral español no funciona. Flexibilicémoslo, hagamos fácil la contratación (para el principal actor, que es el empresario!!, y también para el trabajador) y se contratará más y mejor, incluyendo a las mujeres que deseen trabajar unas cuantas horas semanales.

    • Fernando, estoy de acuerdo contigo. Es necesario flexibilizar el mercado de trabajo, hacer más fácil la contratación (y por tanto el despido). Y para que el trabajador no esté desprotegido, una Seguridad Social que proteja al desempleado, le informe, forme si es necesario y lo devuelva al empleo. Y por esto precisamente arguyo que el uso de una jornada reducida a corto plazo podría hacer volver al empleo a muchos desempleados porque la debilidad de la demanda puede no permitir contrataciones a jornada completa. Mi argumento es que a medio y largo plazo, cuando la crisis remita, la jornada parcial debiera crecer para determinados segmentos de la población, aquellos que por cualquier razón, prefieran el trabajo a jornada parcial (estudiantes, jubilados, mujeres y hombres que prefieren dedicar más tiempo a sus hijos pequeños, etc). Si no es así, significará sub-empleo.

      • Ya se que es anécdotico, pero ante una verdad manifestada con tanta convicción uno no puedo sino pensar en si Detroit no está en los EEUU, si la cantidad de billetes que imprime la FED no tiene su parte que ver en esta realidad alternativa o si antes de impartir doctrina, uno no debería echarle un vistazo a datosmacro.com...
        Vamos, sin estar en contra- que no lo estoy- de la contratación a tiempo parcial, si estoy en contra de la falta de cumplimiento de las leyes y de como estas se incumplen sistematicamente, incluso trabajando para la Administración. Y sin leyes con un grado razonable de cumplimiento, ya podemos hablar de lo que queramos, que será como hablar del tiempo.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad