Unión bancaria: la perspectiva europea

El pasado 28 de Junio apareció en El País este artículo mío sobre la probable forma de la unión bancaria que viene. Es, como indica el título, la perspectiva del “centro” de la Eurozona, no de la periferia. Muchas de estas cosas las hemos comentado en NeG de forma repetida. Nada ha cambiado en mi opinión en lo fundamental desde que empezamos a hablar de estas cosas aquí en lo que parece un eternidad, en el 2010.

Hay 6 comentarios
  • Tano:
    ¿Los nuevos stress test serán generalizados en Europa o se limitarán a mirar en los bancos que sabemos que nos harán quedar bien?

  • Un aspecto nada comentado en España de la unión bancaria es la facilidad para abrir cuentas en el extranjero (me enteré aquí). A partir del 1 de febrero de 2014 todas las operaciones bancarias se pueden hacer indistintamente con IBAN (número de cuenta internacional) o con los códigos cuenta cliente nacionales, y a partir de febrero de 2016 exclusivamente con el IBAN. Puesto que para domiciliar la nómina o los recibos se va a usar un número de cuenta internacional, nada puede impedir que este sea francés, alemán. Esta movilidad efectiva del capital en Europa castra químicamente a quienes desean salir del euro.

  • Difiero en : "La enseñanza de la crisis chipriota es que una quita por encima de 100.000 euros no ha inducido pánico bancario."

    Tambien creo q si se medio ponen deacuerdo en otra crisis lo incumpliran por la crisis de confianza que supondria. EEUU lo intento con lehman y mire. No seria el primer pacto que incumplen.

    La crisis de confianza ya existe entre norte sur de la EU, con o sin razon. Ud ya sabe q esto no es una zona economica optima y las proximas dos generaciones tampoco lo será.
    Cuando el avalador no tiene fondos o no los quiere prestar .. no hay ni contingente ni consolidacion.

    Personalmente iria antes por la consolidacion fiscal caiga quien caiga si la econometrica lo permitiera. Apoyandose en la nueva version de los eurobonos que pretenden lanzar.

  • (Ud. dice “ La lección que muchos han extraído de la crisis chipriota es que una quita por encima de esa cantidad no ha inducido pánico bancario alguno en otros países”. No estaría tan seguro de que eso sea cierto. Chipre, parece, no ha causado pánico, aunque habría que ver cómo evolucionó la salida de capitales en España desde el caso de Chipre y si los clientes de los banco han diversificado sus cuentas para no mantener saldos por encina de los 100.000 euros, dato este último que considero más relevante a la hora de la valorar la percepción que han tenido los ciudadanos del caso chipriota. Una segunda intervención al estilo chipriota creo que sería diferente. Necesariamente afectaría a un país mayor, salvo que fuese Malta el país afectado, y eso supondría un efecto cualitativamente superior ya que no se trataría de un país marginal en términos de tamaño, no estaría “rusificado”, evidenciaría que los problemas en eurozona no están cerrados, y los ciudadanos de los países intervenidos o con problemas tomarían nota… probablemente llevándose su dinero a casa o, si pueden, a un país que consideren más seguro, todo lo cual podría desencadenar una serie de consecuencias que podrían transcender el marco de los países más vulnerables y poner en peligro la eurozona.

  • ¿No cree que la “disciplina de los acreedores” puede llevar a que se cierre el mercado interbancario a cal y canto para los bancos de los países periféricos lo cual no haría más que agravar su situación y que, si la eurozona quiere sobrevivir, tendría que hacer las transferencias que se quieren evitar vía BCE?

  • (Parece que la unión bancaria está concebida para la supervisión y eventual reestructuración de bancos concretos. Esto no se compadece con el caso chipriota ¿e irlandés? donde lo que hubo que intervenir es la TOTALIDAD del sistema bancario del país. Desde este punto de vista la unión bancaria parece más un instrumento para el futuro, para cuando las cosas estén estabilizadas y para que no se produzcan casos como los que estamos viviendo o hemos vivido ¿Qué virtualidad puede tener en una situación como la actual donde están en cuestión los balances de muchos bancos y estos evidencian de forma masiva su situación? ¿Qué pasará si las pruebas de estrés previstas por el BCE dan como resultado que son muchos los bancos que necesitan una reestructuración?

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad