El Informe de la CNC sobre las petroleras

Recientemente la Comisión Nacional de Competencia (CNC) ha sacado a la luz pública un informe de seguimiento acerca del sector de carburantes en nuestro país (Para ver el informe haz click aquí ). Este informe actualiza un dossier previo del año 2009, más completo, que constataba una falta de competencia del sector en nuestro país y recomendaba una serie de actuaciones a las administraciones públicas para incrementar la intensidad competitiva. El nuevo informe reincide en las mismas conclusiones mencionando la falta de reacción a las medidas propuestas por la CNC en su informe previo del 2009. Sin embargo, este estudio ha sido muy criticado principalmente por la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos por una supuesta falta de rigor en el análisis. Para ver las críticas hacer click aquí y aquí . En este post resumiré muy brevemente cuáles son los principales puntos del informe para a continuación señalar las críticas más importantes. La conclusión será que si raspamos un poco debajo de las críticas vemos que o bien parecen ser infundadas o bien, pese a tener parte de razón, no invalidan necesariamente las recomendaciones de la CNC acerca de la conveniencia de introducir reformas que aumenten la competencia efectiva en el sector.

El informe de la CNC desarrolla - entre otros- los siguientes tres puntos:

Elevados Precios

Los precios antes de impuestos de la gasolina y el gasóleo de automoción son más altos en España que en los países de nuestro entorno. La Tabla 1 realizada con los datos del informe muestra cómo para el año 2010 tanto el precio de la gasolina como el del gasóleo son más altos que Alemania, Francia y la media de países europeos. Asimismo, el informe recoge que los márgenes brutos de explotación del transporte y distribución son también superiores en España, tanto en gasolina como en gasóleo. Precios y márgenes más altos podrían ser causados por un sector menos competitivo.

Tabla 1: Diferencial de precios antes de impuestos en España respecto a otros países europeos

Alemania

Francia

Eurozona

UE

Diferencial gasolina 95 (€/1000
litros)

+26,59

+40,25

+20,19

+30,11

Diferencial gasóleo automoción
(€/1000 litros)

+34,97

+37,27

+ 19,16

+23,93

Barreras de Entrada

En el segmento mayorista existen barreras de entrada que pueden estar impidiendo un aumento de competencia efectiva en el sector a través de la entrada de nuevos jugadores. La CNC destaca el papel que la compañía CLH puede estar jugando en la constitución de estas barreras de entrada. CLH tiene la propiedad de la práctica totalidad de los oleoductos en España y los oleoductos son generalmente la manera más eficiente de acercar el combustible desde las refinerías a los puntos de consumo. Pues bien, resulta que los principales operadores de distribución de combustible en España (Repsol, Cepsa y BP) ostentan el 29% de las acciones de CLH. La CNC señala esta estructura de propiedad como un elemento potencialmente distorsionador de la competencia ya que puede empujar a CLH a cobrar unas tarifas por el uso de los oleoductos demasiado elevadas, no sólo por la posición de monopolio de CLH sino porque las elevadas tarifas pueden constituir una barrera de entrada al sector al disuadir la irrupción de nuevos competidores.

Sector Minorista

El sector minorista está muy concentrado y también existen barreras de entrada que evitan un aumento de la intensidad competitiva en el segmento minorista. La CNC menciona que el índice de concentración de las estaciones de servicio es más alto que el de nuestros vecinos europeos ya que la cuota de mercado conjunta de las tres principales compañías mencionadas más arriba constituye alrededor de un 66%. Además en España los hipermercados tienen un cuota de mercado especialmente baja (alrededor del 2%) cuando la venta de gasolina en grandes superficies comerciales ha sido un dinamizador muy importante del mercado en otros países como Francia. Por último, la CNC señala las barreras administrativas originadas por una regulación urbanística local muy restrictiva que dificulta la apertura de nuevas estaciones de servicio.

Las Críticas

Ahora pasamos a analizar las principales críticas que se han realizado a este informe de la CNC tal como mencionaba más arriba:

1: El Boletín petrolero, la fuente que ha utilizado la CNC para determinar que en España los precios son más altos, no permite la comparación de precios internacionales porque dichos precios están recogidos con metodologías diferentes. Esta es una crítica fuerte que podría invalidar la afirmación que los consumidores españoles estemos pagando de más por el combustible por la falta de competencia. ¿Cuáles son las diferencias en metodología que supuestamente invalidan la comparación? A) Los países recogen los precios en días diferentes de la semana, por ejemplo España proporciona los precios correspondientes al lunes y Francia los del viernes. B) Algunos países proporcionan la simple media aritmética de los precios en sus puntos de ventas mientras que otros proporcionan la media en los puntos de venta pero ponderada por el volumen de consumo en los mismos. C) En algunos países las compañías están obligadas a dar esa información mientras que en otros las compañías lo hacen de manera voluntaria. D) Algunos países como España los precios recogidas cubren una mayoría del mercado mientras que en otros representa un porcentaje del mercado mucho menor. E) Algunos países incluyen en el precio descuentos tales como los de las tarjetas de fidelización y otros, como España, no lo hacen.

Sin embargo, hay una serie de consideraciones que indican que pese a estos problemas los precios de combustible en España son efectivamente más altos. En primer lugar, la Comisión Nacional de Energía indica que los precios antes de impuestos han sido más altos en España que los precios europeos por 38 meses consecutivos. Esto parece descartar que la diferencia de precios se deba al distinto día de la semana en que se recogen la información a no ser que sistemáticamente todos los meses los precios de petróleo sean significativamente más altos en lunes (no he encontrado ninguna evidencia al respecto). Sobre los demás puntos, la comparación con Francia es bastante esclarecedora. Francia, como España, obliga a las compañías a suministrar los precios, tiene una cobertura del mercado similar a la de España (80-99%) y - como en nuestro país- sus precios no incluyen descuentos. Por todo ello la metodología francesa parece muy comparable a la metodología española y aún así la Tabla 1 muestra como los precios antes de impuestos del combustible en Francia son manifiestamente inferiores. La única fuente de divergencia entre la metodología española y la francesa es el uso de una media aritmética versus una media ponderada pero no veo porqué necesariamente esto tendría que determinar que en España la media de los precios fuera más alta. Probablemente la diferencia entre Francia y España se debe al papel crucial de la venta de gasolina en grandes superficies de mucha mayor importancia en Francia; pero precisamente el informe de la CNC pretende llamar la atención sobre las barreras administrativas que impiden a los hipermercados incorporar este servicio. En este sentido la comparación de precios entre Francia y España parece reforzar el mensaje de la CNC.

2: Los operadores integrados verticalmente que participan en el accionariado de CLH (Repsol, Cepsa y BP) no tienen incentivos a inducir a CLH a subir las tarifas porque el porcentaje de acciones que disponen en la misma es inferior a su cuota de mercado. Ello implicaría que cualquier subida de las tarifas de CLH reduciría los beneficios de la operadora porque el incremento en dividendos sería inferior al incremento en costes.

Sin embargo esta crítica ignora que sí hay un motivo adicional por el que los operadores pueden tener incentivos para subir las tarifas de CLH. Esto ocurriría cuando los mayores costes ocasionados por el incremento de tarifas de CLH representen un incremento a las barreras de entrada que limitan la competencia en el sector. Es decir, los grandes grupos distribuidores pueden preferir un sector con costes más altos y poca competencia que un sector con costes de transporte más bajos pero en un entorno más competitivo. Los beneficios extra por la menor competencia compensarían los mayores costes. Este argumento explicaría por qué los grupos distribuidores sí tendrían incentivos a estar a favor de unas tarifas de transporte desde el oleoducto altas que constituyeran barreras de entrada.

3: Con los números que proporcionaba la CNC se podía construir una estimación del sobrecoste pagado por los consumidores españoles a la hora de llenar el depósito de sus vehículos. Los números sumaban alrededor de 1600 millones de euros. Sin embargo se ha argumentado que la suma de beneficios de las petroleras no llega a los 800 millones de euros, según esta crítica, este desfase entre el sobreprecio y los beneficios de las petroleras evidenciaría que la estimación de la CNC es manifiestamente errónea.

Sin embargo, el supuesto equivocado de esta crítica es suponer que todas las rentas extras generadas por la ausencia de competencia se traducirán en mayores beneficios. Esto generalmente no es el caso, parte de las rentas obtenidos por la falta de competencia suelen disiparse en mayores sueldos de los empleados o en ineficiencias tales como en tener una plantilla demasiado amplia. Por ello el que la suma de beneficios de las empresas del sector sea inferior al sobrecoste que se estima pagan los consumidores no es ninguna evidencia que la estimación del sobreprecio de la CNC sea errónea.

Conclusion: el sector de los carburantes  necesita medidas concretas que aumenten la competencia

En resumen, como apuntaba más arriba, en mi opinión las principales críticas no invalidan la conclusión de la CNC acerca de que el sector de los carburantes parece necesitar medidas concretas que aumenten la intensidad competitiva en el mismo. Para ello, la CNC propone una serie de medidas concretas tales como una reducción de las cargas administrativas y barreras a la entrada de nuevas estaciones de servicio, una mayor transparencia en la política de precios de CLH así como una revisión de su estructura accionarial y el facilitar administrativamente la apertura de estaciones de servicio en grandes establecimientos comerciales. Veremos cuáles se llevan a cabo…

Hay 6 comentarios
  • Buenos días Juan, aún a riesgo de ser parcial comento sobre tu análisis de las críticas que se hacen al Informe CNC:

    1) Respecto a la inconsistencia de los datos sobre precios recogidos en el Boletín Petrolero vale la pena tener en cuenta que no es solo la AOP o las empresas petroleras las que critican su uso a efectos comparativos. Es la propia Comisión Europea (y la CNE también que ha reclamado públicamente su reforma) las que advierten sobre comparaciones de esta naturaleza. Pero es que en todo caso la existencia de diferencias en precios no revela en absoluto que el mercado español es menos competitivo que otros. Precisamente son mercados geográficos diferenciados con características diversas (como tú mismo reconoces respecto al mercado francés). Y por supuesto es tan erróneo afirmar que existe un sobreprecio sobre la base de estos datos cómo afirmar que existe "poca competencia" sencillamente porque el precio es diferente en España que en Italia por ejemplo.

    2) Tus comentarios sobre CLH (Crítica 2) no se basan en hechos sino en meras hipótesis o teorías de daño no constrastadas que es precisamente lo que hace la CNC. En primer lugar las empresas petroleras no controlan CLH por lo que no pueden imponer subidas de precios. De hecho su incentivo es lógicamente el contrario (y es un hecho que la tarifa de CLH viene reduciéndose desde hace muchos años). En segundo lugar CLH no puede negar el acceso a ningún tercero y debe aplicar la misma tarifa con independencia del volumen (no puede discriminar) por lo que carece de sentido intentar incrementar los costes (es de hecho contrario a sus intereses) a los pequeños operadores. En tercer lugar el coste logístico tiene un peso realmente muy pequeño en el precio del producto por lo que no actúa como barrera de entrada y existen, además, multitud de empresas que compiten con CLH en el almacenamiento de los productos (lo que se explica porque España es un país importador de gasóleo y por lo tanto es imposible mantener un precio supra-competitivo sin que existan entradas). Finalmente el hecho real es que no existe una sola denuncia por acceso al sistema de CLH desde hace más de 10 años. Por lo tanto nadie en el mercado parece tener un problema con el sistema de CLH con la sola excepción de la CNC (y vale la pena recordar que la CNE no comparte ni por asomo esta crítica de la CNC)

    3) La cuestión del sobreprecio, además de infundada, es relevante por otras razones diferentes a las que señalas. La cuestión es que la CNC azuza públicamente a la opinión pública contra las empresas con una cuantificación de un supuesto sobreprecio. Esto es lo más grave y lo que personalmente me parece un serio error de la CNC. Porque no se trata de una discusión razonada y objetiva sobre las condiciones de competencia de un sector, sino sencillamente de utilizar informes para objetivos mediáticos. La CNC se equivoca porque precisamente aquello en lo que puede tener razón (por ejemplo barreras administrativas a la apertura de estaciones de servicio) "desaparece" en todo el lío mediático.

    Saludos

  • Estupendo resumen Juan. Las criticas de Repsol y otros al informe de la CNC descansan en dos elementos de retorica de abogado criminalista bien conocidos. En primer lugar se trata de introducir elementos de duda sobre algun argumento. En realidad la comparacion de los precios es esencialmente valida si se toman unas minimas precauciones de metodo: muchisimo mas relevante al caso es la consistencia y resistencia historica del diferencial de precios antes de impuestos entre Espana y el resto de Europa.

    En segundo lugar se quieren minimizar las posibilidades de control del oligopolio petrolero espanol (no controlamos CLH!!, por que tirariamos piedras contra nuestro tejado subiendo la tarifa logistica? como es posible que tengamos menos beneficios que los que arrojaria el supuesto sobreprecio? las diferencias de precio se deben a la geografia). Se trata de argumentos espureos (bien desarmados los dos segundos, el primero y el ultimo son estupideces del genero "incontestable"), que palidecen ante la tozudez de la realidad observada: los precios en Espana son sistematicamente mas altos que en el resto de Europa, dos tercios de la red capilar de distribucion estan controladas por el oligopolio, asi como la red primaria de distribucion (CLH). Las Consejerias de Industria de las CCAAs utilizan codigos de seguridad y medio ambiente para denegar apertura de gasolineras en grandes superficies. Hasta ahi los hechos, extraiga cada cual sus conclusiones.

    Y va para 20 anos que se desmonopolizo el sector.

  • Muy bien explicado gracias por el esfuerzo, pero para mí; pobre de habas contadas cada mes; sí lo malo está en los precios, lo peor está en los sueldos.

  • Estimado Ramón, por favor me gustaría que nos precisaras qué "precauciones de método" son las adecuadas para realizar una comparación de precios y en su caso si dichas "precauciones" han sido adoptadas por la CNC.

    Adicionalmente me limito solamente a señalar que la propia Comisión (Energía) ha manifestado que existen serios problemas con estos datos (Survey on the Petroleum Products’ Price Data Collection Published in the Weekly Oil Bulletin, Market Observatory for Energy, febrero de 2009).

    Por lo demás jamás la Comisión Europea ha “comparado” condiciones de competencia entre mercados de distribución de combustibles nacionales conforme a estos datos. De hecho estos datos son ajenos a la DG de Competencia de la Comisión Europea y no existe una sola decisión de competencia de la Comisión que defina un mercado comunitario de distribución de combustibles en red o extra red (este mercado no existe). Esto es más importante que la cuestión del método: para un abogado o economista de competencia (también para un criminalista) no es aceptable deducir que existe “poca” competencia sobre la base de comparaciones entre mercados relevantes diferenciados y deducir que existe un sobre-precio de "explotación" de los consumidores

    En cuanto a CLH me limito a recordar que ningún operador, integrado o no, ha denunciado algún tipo de obstáculo de entrada o discriminación a la CNC desde hace 10 años. De hecho lo irónico es que la propia CNC ha certificado en asuntos pasados que no existen en el seno de CLH estas conductas que ahora describe como meras “hipótesis”. Por lo demás la comparación adecuada en términos de competencia no es la que realiza la CNC: lo correcto es comparar un sistema logístico como el de CLH que transporta el 80% del producto por oleoducto (método más eficiente) con los sistemas de otros países donde las empresas son propietarias de estos activos y no existen derechos de acceso regulados o son mucho más deficientes que el nuestro.

    Puedo estar de acuerdo con que existen problemas de licencias o barreras administrativas, pero lo que carece de sentido es intentar defender un objetivo de competencia “perfecta” que no existe mediante la falsa afirmación de que existe un sobreprecio y su cuantificación. Esto es hacer política de competencia sobre la base de meros prejuicios.

    Finalmente muchos de estos problemas no existirían si la CNC organizara de forma transparente la elaboración de estos informes y permitiera a todos los interesados participar en su elaboración.

    Saludos

  • Estimado Jose Mª,

    Veo que consideras que las licencias administrativas que los ayuntamientos exigimos para la apertura de nuevas gasolineras tienen la culpa de lo mal que funciona el mercado español. ¿No te parece que estás siendo un poco injusto? Licencias hay en todos los países, ¿no? ¿Acaso no está justificado que las Administraciones exijamos ciertos requisitos de seguridad cuando alguien quiere vender un producto tan peligroso como es un carburante?

    Parece en tu argumentación que seamos las corporaciones locales los responsables de que Repsol y Cepsa se quedaran con casi toda la red de gasolineras de Campsa y con CLH. ¡¡¡¡ Hombre, Jose Mª !!!! Me parece bien que defiendas a los petroleros , pero no nos señales a los demás.

    Eso sí, coincido contigo en una cosa: si nos dejaran participar en la elaboración de los informes de la CNC, como sugieres, otro gallo nos cantaría a las Administraciones y sectores aludidos. Por fin haríamos entender a estos talibanes de la competencia que vender gasolina no es como vender tornillos.

    Y al bueno de Juan Santaló, también un cariñoso llamamiento para que se ocupe de otros temas y no altere con sus análisis las vacaciones de los abogados del sector.

    Saludos cordiales a todos,

Los comentarios están cerrados.