Salarios y Productividad

Ya se que se ha escrito mucho sobre la falta de flexibilidad del mercado de trabajo en España, pero hoy me gustaría añadir un dato más. Una de las primeras cosas que aprendemos todos, o casi todos, los economistas es que cuando el mercado de trabajo es competitivo (o eficiente) es que los salarios deben ser (o son) iguales al producto marginal del trabajo. Así, los movimientos en los salarios por hora trabajada deben corresponderse con movimientos en la productividad. Ayer me pregunté si este era el caso para España y con la ayuda de Mario Alloza de FEDEA hicimos la primera de las figuras adjuntas.

Productividad y Salario Real España

La línea azul es la tasa de crecimiento de la productividad por ocupado desde el 2001 hasta finales del 2008. La hemos medido en frecuencia trimestral sobre el mismo trimestre del año anterior (nos gustaría tener la productividad por hora trabajada, pero esa serie acaba en el 2007 por lo que nos quedamos con la de productividad por ocupado). El dato proviene del Ministerio de Economía. La línea rosa es la tasa de crecimiento del salario real. Como podéis ver las dos líneas se mueven a su gusto y sin relación alguna, lo que implica una correlación del -0.01. Este número nos dice que estamos muy lejos de tener un mercado de trabajo eficiente. Pero la cifra es aún más deprimente si lo comparamos con los datos americanos.

Productividad y Salario Real España

Haciendo el mismo ejercicio para los USA (en este caso si que tenemos productividad por hora trabajada desde 1947) obtenemos la segunda de las figuras. En este caso la línea azul es la productividad y la roja salario real. Estas series parecen algo más coordinadas, ¿no? Tanto es así es que la correlación en este caso es 0.57, mucho mas acorde con lo que esperaríamos de un mercado de trabajo eficiente. Bueno, y que aprendemos de todo esto. Primero, algo que ya sospechábamos; el mercado de trabajo en nuestro país no es eficiente, al menos comparado con los USA. Pero también podemos sacar conclusiones normativas; tanto sindicatos como patronal tendrían que hacer un esfuerzo en conseguir que los aumentos salariales fueran acompañados de productividad (o la inversa, claro). Lo que esta fuera de casi toda duda razonable es que instituciones como la negociación colectiva no ayudan mucho a que esto sea así. Y al final la pregunta es: ¿quien paga los platos rotos de toda esta ineficiencia? Pues los de siempre, los trabajadores jóvenes (que puede que sean los más productivos) pero que no tienen muchos año de señoraje y, por tanto, son más baratos a la hora de despedir gente y ajustar la cantidad de horas trabajadas; porque como hemos visto, los precios ajustarse parece que no se ajustan.

Juan Rubio-Ramírez

Juan Francisco Rubio Ramírez es Doctor en Economía por la University of Minnesota (2001). Catedrático de Economía en la Universidad de Emory e Investigador Afiliado del CEPR. Sus áreas de investigación son Macroeconomía, Econometría y la Política Fiscal en España.

Hay 1 comentarios
  • Juan, por curiosidad, ¿has comprobado que la figura USA no cambia excesivamente si utilizas -al igual que en España- productividad por empleado en vez de por hora? Seguro que no hay mucho cambio, pero es para hacer las dos figuras comparables.

Los comentarios están cerrados.