Medicare I

Una de las más importantes consecuencias de la crisis es que en los últimos tiempos los mercados y agencias de rating se han mostrado muy sensibles a los déficits públicos de las economías occidentales. La deuda española ha perdido su máxima cualificación y lo mismo ha pasado con muchas de las economías del sur de Europa.

Por esta razón, e intentando calmar a los mercados, los gobiernos han anunciado y lanzado planes de ajuste y presupuestos restrictivos por doquier (véase, por ejemplo, el último caso de Francia).

Como ya se ha indicado en este blog más de una vez, los problemas fiscales de las economías occidentales son más estructurales que relacionados con las crisis. El envejecimiento de la población, por un lado, y el aumento del gasto en salud por persona, por el otro, plantean problemas fiscales a largo plazo, relacionados con pensiones y sanidad, mucho más importantes que los relacionados con la coyuntura económica en la que nos encontramos.

En Nada es gratis vamos a dedicar los sábados al tema de las pensiones, así que me gustaría dedicar este post (y siguientes) al gasto sanitario. En concreto al gasto sanitario en medicare en los Estados Unidos. Este programa federal paga los costes sanitarios a las personas mayores. En 1970 el gasto en medicare era de menos de un punto del PIB. En el 2009 fue de tres y medio. Un aumento importante.

Como podemos ver en el siguiente gráfico, y como comentaba más arriba, la mayor parte del aumento en el gasto sanitario (como porcentaje del PIB) en medicare en los Estados Unidos se debe al aumento del gasto por persona y no al aumento de personas mayores (el gráfico fue creado por el CBO para su informe sobre el déficit y la deuda a largo plazo de diciembre del 2005 ).

Como Jesús ha comentado un par de veces, esto es algo normal, por dos razones. Primero se desarrollan tecnologías nuevas mucho más eficaces pero mucho más caras también y segundo, a medida que somos más ricos queremos consumir más sanidad en términos relativos. Como también se ha comentado en este blog, el gasto en medicare se hará aún mayor en términos de PIB  a la vez que la generación de “baby boomers“envejezca.

El problema es que, por estas razones que Jesús ha mencionado varias veces, medicare supone un problema de gasto/financiación para el gobierno americano. La semana que viene hablaremos de como esta intentado solucionarlo. Avanzamos que los recortes propuestos por el lado del gasto parecen no ser suficientes para cuadrar las cuentas y que aumentos impositivos son inevitables de no cambiar el programa de forma de radical.

Hay 4 comentarios
  • Igual como España en su proporción, la sanidad estadounidense costará mucho dinero y, a la vez, se convertirá en un generador de riqueza y de investigación.
    La sanidad deberemos tratarla, con el tiempo, como un bien más de consumo. Como si compráramos un coche o una moto. La ventaja es que es un producto indígena, mano de obra del lugar. La tecnología se importa y exporta, en los EEUU casi toda es de origen y se exporta en gran cantidad.
    El aumento del gasto público en sanidad solo puede reportar beneficios, tanto allí como aquí. Ahora bien, los norteamericanos tienen un problema, que es su gran hipocresía liberal. Para lo que interesa a la gran corporación: liberalismo a tope; para lo que no: todo lo contrario. Y eso conlleva que una pastilla de paracetamol, cueste tres veces más que aquí; que un antibiótico vulgar, de esos que nos receta el dentista antes de sacar una muela o arreglarla, también. Y, claro... por ahí van mal.

  • En este caso una pregunta, puesto que las teorías de la evolución del gasto público generalmente apoyan que de manera ineficiente la gendencia es que G/PIB crezca.
    ¿Existe alguna evidencia de este hecho? ..., porque la elasticidad renta del bien, el desarrollo de nuevas técnicas, (que no serán eternamente más caras...), generan ese crecimiento, pero la regulación quizá también......como el hecho de que el productor mayoritario de prestaciones sanitarias (no sólo el financiador), sea el sector público...¿existe alguna estimación del coste en eficiencia, que pudiera responder de ese mayor gasto por persona?

  • La sanidad es uno de los capítulos de gasto que genera mayor controversia en los estados de opinión, en los programas políticos etc. Por una parte existe una necesidad de regulación pública, acceso a la colegiación profesional, control y registro de medicamentos autorizados etc Y por otra parte existe un poderosísima industria farmacéutica, industria tecnológica, mutuas, seguros privados etc.
    Como es sabido los terrenos de la administración pública donde conviven intereses económicos privados se prestan a ciertas prácticas poco ortodoxas en la gestión presupuestaria. Es decir un mayor gasto sanitario no implica necesariamente un mayor nivel de prestación de servicios a la población y pueden darse casos de inversiones en tecnología sanitaria infrautilizada o en medicamentos a precios que no corresponden a una lógica de oferta/demanda.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad