- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

La República Bananera del Reino de España

Ayer, 4 de febrero de 2010, se fundó la República Bananera del Reino de España. Los que la semana pasada parecían valientes intentando salvar lo que quedaba del prestigio de la anterior España en los mercados de deuda, se convirtieron en cobardes y, ante los ataques de oposición (intentado sacar tajada de la descoordinación en el gobierno), sindicatos (tan valientes como siempre desde su torre de marfil protegida por imposibles indemnizaciones) y (algunos) medios de comunicación desinformados rindieron sus armas sin apenas lucha. La reforma de las pensiones, tan necesaria como acertada es ahora negociable.

Pero esto, por desgracia, no es lo peor. Lo peor es que ahora tanto oposición (que se ve más cerca que nunca de Moncloa) como sindicatos (que han visto como sus presiones pueden hacer que el gobierno haga marcha atrás en esta tan importante reforma) no dejarán en su empeño hasta hacer imposible que este gobierno haga ninguna de las reformas que necesitamos. ¿Qué partido apoyaría en el parlamento a este gobierno que propone para luego desmentir, para después clarificar y no menos que confundirnos a todos? Solo hay una cosa peor que no hacer nada. Es decir que harás algo para luego no hacerlo.

Puede que la inclusión del ahora famoso párrafo del ahorro de los 4 puntos del PIB fuese un “error” (no lo creo), pero una vez que esta publicado no hay “error” que valga: con el “error” hasta la muerte. Las consecuencias de rectificar el “error” en este tema y en estas circunstancias son gravísimas. ¿Qué inversor internacional va a creer ahora cualquiera de las propuestas que venga de este gobierno? ¿Qué credibilidad nos queda? Ninguna, puesto que hemos entrado en el registro oficial de repúblicas bananeras.

Pero los daños no se quedan ahí. Por desgracia van más lejos. En los próximos años, si un gobierno quiere realmente recuperar el prestigio perdido (o lo que es lo mismo perder el título de República Bananera) tendrá que ser realmente duro con los planes de ajuste. Y como todos sabemos y hemos visto, los planes de ajuste (o reformas) no son muy populares y por tanto tienen un gran coste político. Por tanto, si el próximo gobierno tiene que ser realmente duro para recuperar el prestigio o la credibilidad perdidos, ¿Qué incentivos tienen para realizar tales ajustes? Pocos. Además, siempre está la táctica Obama de culpar a Bush de todo lo que paso como pretexto para no tomar el toro por los cuernos. Rajoy, ya famoso por pensar que las cosas se arreglan solas, tiene, ahora, todos los incentivos del mundo a no hacer nada; la culpa será siempre de lo mal que lo hizo Zapatero. Que la verdad, lo hizo fatal.