¡¡¡Es necesario subir los ingresos públicos!!!

de Michele Boldrin, J. Ignacio Conde-Ruiz y Juan Rubio-Ramirez

España se enfrenta al mayor proceso de consolidación fiscal de su historia ya que necesita recortar alrededor de 5  puntos de PIB de déficit en tan sólo 2 años. En estos momentos toda la atención está centrada en los recortes, ya sean del Gobierno central como de las CCAA, mientras que casi nadie mira a la capacidad y calidad recaudatoria de nuestro sistema impositivo.

En primer lugar es importante señalar que si miramos la ratio entre el total de ingresos fiscales y el PIB (ver figura 1), España ocupa una de las posiciones más bajas de los países desarrollados. Según Eurostat, en el año 2011 estos ingresos eran del 35,1% del PIB, 9,5 puntos por debajo de la media de la UE-27 (44,6%), y por debajo de aquellos países que, como Grecia (40,9%), Italia (46,1%) o Portugal (44,7%), protagonizan con nosotros la crisis de la deuda soberana.

Fuente: Eurostat

En segundo lugar, es interesante analizar que ha ocurrido con los ingresos públicos sobre PIB durante la crisis. Como podemos ver en la siguiente figura, España es el país de la UE donde más han caído pasando del 41,1% en el año 2007 hasta el 35,1%, (¡una caída de 6 puntos porcentuales en pocos años!). Pero ¿cómo ha podido ocurrir esto si no se han producido cambios normativos relevantes en nuestro sistema impositivo? Lo lógico sería pensar que si no hay cambios en la fiscalidad la recaudación debería reducirse en la misma proporción que lo hacen las bases imponibles, a menos que la imposición sea extremadamente progresiva y que, en las crisis, sean los réditos más altos los que sufren más. Ya que ambos supuestos son falsos en general, y en España en particular, esta no puede ser la explicación de la brutal caída en los ingresos. Es más, dado que los trabajadores despedidos y las empresas quebradas durante las crisis suelen ser los menos cualificados y las que generan menor valor añadido, no sería sorprendente que esta ratio hubiera aumentado (algo que ha ocurrido en algunos países como se puede ver en el gráfico).

Fuente: Eurostat

¿Cómo es posible entonces que la recaudación haya caído más de lo que lo ha hecho el PIB? La única explicación consistente con los datos es que los impuestos  hubieran estado aplicándose sobre bases impositivas que no formaban parte del PIB y que tenían una relación extremadamente volátil con el mismo. Así fue: si analizamos la evolución de los ingresos sobre PIB de los distintos impuestos, vemos que han caído más que el PIB: el IVA, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales/Actos Jurídicos Documentados (ITP&AJD) y el impuesto sobre Sociedades (IS). Por el contrario los impuestos al trabajo (IRPF y cotizaciones a la seguridad social) se mantienen estables.

Fuente: Agencia Tributaria

Efectivamente en el periodo del boom económico previo a la crisis, España contó con ingresos extraordinarios que no se aplicaban sobre bases impositivas relacionadas directamente con el PIB: la compra venta de viviendas y otros bienes patrimoniales y las importaciones de bienes y servicios.

En primer lugar la compraventa de viviendas, la mayoría de las cuales eran usadas y por lo tanto no habían generado valor añadido a la economía en el año en curso. La compra de una vivienda está gravada con un 7% de IVA si es  nueva o un 7% de ITP si es usada. Ambos impuestos eran una fuente de ingresos clave para nuestras CCAA. Así el ITP+AJD paso de 18.200 millones en 2006 a poco más de 6.400 en 2011 y el IVA cayo de 55 mil millones a cerca de 33 mil millones en 2009 para subir a 49 mil millones tras la subida de dos puntos del año 2010. Es decir, estos ingresos llegaron a caer más de tres puntos de PIB cuando se pinchó la burbuja inmobiliaria.

En segundo lugar, la burbuja inmobiliaria también nos generó recursos extraordinarios, a través del Impuesto de Sociedades, gravando bases que aunque formaban parte del PIB  eran, claramente, inestables y temporales: principalmente las plusvalías en la compraventa de suelos y terrenos. Por este motivo España es uno de los países que más recaudaba por este impuesto antes de la crisis y cuya recaudación (como porcentaje del PIB) más ha caído durante la misma (ver figura 4).

Fuente: OCDE

En tercer lugar, nuestro déficit por cuenta corriente que llegó a suponer más de 10 puntos de PIB también nos generó ingresos impositivos extraordinarios. Este déficit reflejaba que la economía consumía e invertía más bienes y servicios de los que era capaz de producir y, por lo tanto, los ingresos por  IVA derivados de este exceso también eran unos recursos fiscales que desaparecerían en cuanto se cerrara este desequilibrio.

Una parte importante de nuestros problemas fiscales actuales (un déficit estructural de un tamaño sin precedentes) reside en que, de forma inexplicable,  nuestros dirigentes políticos (ya sean del gobierno de la nación o de las CCAA) diseñaron una política de gasto durante el boom como si estos ingresos extraordinarios fueran a ser permanentes. Pensaban, evidentemente, que la burbuja inmobiliaria iba a durar para siempre…

En definitiva, para cerrar la brecha fiscal y conseguir un proceso de consolidación exitoso va a ser necesario que aumenten significativamente los ingresos tributarios como porcentaje del PIB. El problema no es situar nuestra presión fiscal en la media de otros países europeos sino de situarla allí donde los gastos públicos que tenemos estructuralmente comprometidos necesitan para financiarse. Además hay que hacerlo de manera tal que esta recaudación no pare el proceso de crecimiento económico. Que es justamente lo que lo que está ocurriendo con la estructura impositiva actualidad.

Existe una carga excesiva sobre la renta de los trabajadores más productivos y sobre las transacciones patrimoniales. Ambos factores son clave para el crecimiento económico. La progresividad excesiva del IRPF hace más costosa la contratación de trabajadores cualificados que son cruciales para mejorar la competitividad de nuestra economía, y por lo tanto para la creación de empleo. Es importante entender esto: la planta de producción o el centro de dirección necesitan del ingeniero altamente cualificado o del ejecutivo para funcionar y sin ellos los veinte o incluso más trabajadores genéricos a su cargo se quedan en el paro. Atraer las inversiones extranjeras de alta productividad, necesita que España sea atractiva para los trabajadores altamente cualificados y la carga fiscal y contributiva actual lo impiden. Esta es la razón fundamental por la cual hace falta reformar el IRPF y reducir su progresividad o, mejor, transferirla a las rentas verdaderamente altas y de origen patrimonial. En segundo lugar: gravar todas las transacciones patrimoniales – ¡además haciéndolo en bruto, es decir, sin descontar los pasivos asociados a ellas! -  hace muy costosa la reasignación de factores entre las empresas, frenando que las más eficientes puedan crecer absorbiendo a las menos eficientes. Nuestro sistema impositivo, de forma incomprensible, penaliza ambos canales del crecimiento, siendo por lo tanto necesario revolucionar el sistema fiscal cuantitativa- y cualitativamente.

Los argumentos desarrollados hasta ahora sugieren que se deben bajar drásticamente los impuestos sobre las rentas laborales, eliminar deducciones (al contrario de lo que hizo el Gobierno), eliminar los impuestos sobre transacciones patrimoniales y actos jurídicos documentados y subir sustancialmente los impuestos indirectos (incluido el IVA) además de introducir una tasa sobre el  patrimonio al estilo de Francia. La introducción de una tasa patrimonial adecuadamente calibrada podría generar, en estimaciones razonables, alrededor de 1 punto de PIB en ingresos. Igualmente se debe eliminar  la irresponsabilidad fiscal que ya caracteriza a muchas de las CCAA o, lo que es lo mismo, el caos institucional. Para ello, necesitamos avanzar en el federalismo fiscal aumentando la corresponsabilidad de nuestras regiones. Pero este es un tema para otro día.

 

Hay 88 comentarios
  • Ramon yo estoy de acuerdo con tu receta de subir IVA Y BAJAR COTIZACIONES SOCIALES pero yo creo que primero hay que arreglar el problema financiero que parece que muchos reconocen que tiene España y eso pasa para mi por mantener el IVA. Respecto a la bajada de las cotizaciones sociales yo he escuchado y subida de IVA yo he escuchado que como medida transitoria puede estar bien pero que el problema que tiene es que no se recaudaría lo necesario para las obligaciones correspondientes. Yo respecto al problema de las empresas españolas estoy totalmente de acuerdo que es un problema de no tener buenos empresarios. Lo cual yo creo que viene por un problema en la Educación,mala valoracion social de los empresarios, etc.En general yo veo que este pais nos es como USA en que el empresario es apoyado e idolatrado. Todo esto ,la envidia que es el deporte nacional, la ausencia de valores, el individualismo ,etc contribuye a que en este pais ser empresario sea casi heroico. Además es un pais con cada vez menos cohesion social en donde hacer algo que merezca la pena siempre acaba encontrando alguna forma de persecución. En fin al final falta de valores y de espiritualidad. Esto parece que no pero afecta mucho a la economía y a los datos me remito. Yo le llamaría la psicología de la crisis o la falta de valores que provoco la crisis. Aquí hoy en día la gente matamos por ser alguien.

    • unos por ser y otros por tener ....
      de empresarios hay de todo...como en todo, nunca ha sido facil ni sera facil tener un proyecto viable, rentable...muchos años...creo que falla mas la mentalidad de "cambio" cerrar a tiempo y re emprender otro proyecto mas que los factores que citas.

      Sobre IVA, si te interesa en este mismo blog hay articulos anteriores.

  • Ramon a ver si me dices algún artículo de esos que mencionas porque no soy economista y estoy interesado en aprender y sacar conclusiones. Lo que si que te digo es que me da la sensación que la mayoría de la gente que ha escrito comentarios lo ha hecho en la dirección de que no suban el IVA. A lo mejor me equivoco. Respecto a lo de los empresarios tienes mucha razón en los factores que mencionas pero también lee el post de Luis Garicano de hoy poniendo a la educación como factor clave del desarrollo economico. Gracias y un saludo

  • Ramon:
    Gracias por links me ha encantado uno porque el otro creo que tendría que echarle un año para entender algo. La pregunta que me hago es que si España cuando tenía su moneda equilibrada no tenía una balanza comercial positiva (eso creo) . ¿Porque la iba a tener ahora despues de una devaluación fiscal?.
    2.Parece que los autores dan a esta devaluación muchos efectos positivos pero de verdad crees que como para dar la vuelta a la economía en 5 años.
    3.Yo si creo que esta serviría para superar un desequilibrio crónico de nuestra economía pero es que nos estamos desangrando.
    Gracias Ramón

  • Hola,

    con respecto a la imposicion del trabajo estamos fijandonos exclusivamente en el marginal del IRPF , uno de los mas altos del mundo. Deberíamos ser más honestos y reconocer que
    a) El IRPF a tipo maximo actuar a niveles de ingreso más altos que en otros países. El IRPF del 52 % no va a desincentivar a venir a España a investigadores de primer nivel (quizás algún premio nobel) sino a futbolistas o especuladores financieros. Siempre nos queda el remedio de poner tipo único sobre todas las rentas con mínimo exento o incluso una renta básica úniversal que genere impuesto negativo en IRPF para rentas bajas, y reducir el tipo marginal para incentivar el trabajo.
    b) Nos olvidamos de las cotizaciones a SS, que son otro impuesto sobre el trabajo y que en España están topadas. Provoca que globalmente IRPF +SS sea un impuesto regresivo para rentas del trabajo altas. Esto no sucede en la mayorías de paises de Europa. El informe sobre IRPF y SS de KPMG que hace cada año
    http://www.kpmg.com/ES/es/ActualidadyNovedades/ArticulosyPublicaciones/Documents/individual-income-tax-social-security-rate-survey-September-2011.pdf

    hace los cálculos para 96 países del coste total para una empresa y el trabajador en impuestos de un sueldo bruto de 100.000 y de 300.000 $. Ya vereis que, aun añadiendo el incremento del IRPF del 2012, para un mismo sueldo neto la recaudación total en impuestos y SS es más alta en la mayoría de países que en España.

    Saludos

  • Me va disculpar pero se puede entender que se hable de reestructuración del sistema impositivo español pero no creo que a medio plazo sea efciente ni justo hablar de subida de ingresos fiscales cuando hay políticas que han aplicado con éxito otros paises como Suecia que han supuesto ahorro de 8 puntos del PIB. Se trata de la privatización de servicios publicos. Me parece muy bien la devaluación fiscal pero manteniendo el tipo del IVA ya que no necesitamos subirlo más para desincentivar las importaciones ya que el precio de estas han subido en relación a nuestra capacidad de compra que es menor por el efecto riqueza negativo y por la bajada de sueldos .No hay derecho que las familias y empresas ya no vivan a credito este año y sin embargo el Estado y sus ramificaciones no.

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad