- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

Déficit 2013: un Problema aun sin Solucionar

de J.Ignacio Conde-Ruiz (@conderuiz), Carmen Marín y Juan Rubio-Ramírez 

Retrato_de_Benito_Arias_Montano

(Una versión reducida de este post salió publicada en El País el 10 diciembre).

El 26 de noviembre, el Gobierno publicó los datos de déficit del tercer trimestre para la Administración Central (AC), la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas (CC.AA.). Este déficit alcanzó los 5,3 puntos de PIB incluyendo las ayudas concedidas al sector financiero. Estas ayudas, que fueron de 4.822 millones de euros (0,5 puntos de PIB), no cuentan de cara al cumplimiento del objetivo de déficit. Así, el déficit hasta el tercer trimestre del conjunto de AC, Seguridad Social y CC.AA., descontando las ayudas al sector financiero, fue del 4,8% PIB. Hasta el tercer trimestre 2012, este déficit fue del 4,7% PIB. Por lo que estamos en una situación similar a la del año pasado.

Para poder cumplir con el objetivo del 6,5% para este año, y suponiendo que este año las Corporaciones Locales (CC.LL.) cerrasen con un superávit del 0,2% PIB (al igual que hicieron en 2012), el resto de las Administraciones Públicas (AA.PP) solo pueden incurrir en un déficit de 2% PIB durante el último trimestre de 2013. Cuando se publique el 30 de diciembre qué déficit han tenido las CC.LL. en el tercer trimestre, se reducirá la incertidumbre sobre si realmente cerrarán 2013 con un superávit del 0,2% o incluso superior. Si finalmente las CCLL consiguen cerrar con un superávit superior al 0,2% del PIB del año pasado, entonces la cifra de déficit final de este año será mejor de la que hemos estimado. Como no tenemos información de las CCLL parece un supuesto razonable suponer que cerraran como el año pasado, donde ya obtuvieron superávit.

Durante el último trimestre del 2012, a pesar de que el Gobierno había puesto en marcha medidas de consolidación fiscal, el déficit aumentó en 2,4% del PIB. Entre estas medidas se encontraban la supresión de la paga extra (que ascendía a 4.000 millones) o  la no revalorización de las pensiones. A pesar de los esfuerzos, 2012 finalizó con un déficit del 6,8%, incumpliendo el objetivo comprometido del 6,3%.

Captura de pantalla 2013-12-10 a las 10.58.42

¿Alcanzaremos el objetivo este año? Para contestar a esta pregunta es útil mirar al pasado. Tal como hicimos en un post previo sobre el mismo tema, hemos construido un déficit sintético acumulando el déficit del cuarto Trimestre de 2012 con los déficits del primer, segundo y tercer trimestres de 2013. Como se puede observar en el siguiente gráfico, si las CC.LL. cierran como en el 2012, el déficit sintético resultaría del 7,0 % del PIB. Es decir, no cumpliríamos con el objetivo.

Captura de pantalla 2013-12-10 a las 11.01.59

En el gráfico también se puede ver que la AC cerraría con un déficit del 4,2% PIB incumpliendo su objetivo del 3,8%. Las CC.AA. también incumplirían su objetivo del 1,3% cerrando con un déficit del 1,8%. En cambio, la Seguridad Social cerraría con un déficit del 1,2% PIB, dentro de su objetivo que es del 1,4%. En total, si suponemos que las CC.LL. obtuviesen un superávit del 0,2%.

Si bien este dato es suficientemente malo, podría ser peor. A pesar de que no será necesario revalorizar las pensiones, a día de hoy tenemos algunos indicios (resumidos en la siguiente tabla) de que el último trimestre del 2013 será peor de lo que lo fue en el 2012.

Captura de pantalla 2013-12-10 a las 11.03.06

 Por el lado de los gastos, se abonará la paga extra (con un coste de unos 4.000 millones de euros), el pago de intereses también será mayor por el aumento de la deuda (con 1.500 millones añadidos al gasto del último trimestre) y la Seguridad Social acabará con un déficit superior al reportado en 2012, ya que el número de pensionistas está creciendo mientras que caen las cotizaciones (con un coste aproximado de 1.000 millones con respecto a 2012). Además, por el lado de ingresos no dispondremos de los 1.200 millones de euros de la regularización tributaria.

 Pero no debemos olvidar que el Gobierno también ha tomado medidas que ayudarán a que el déficit no se dispare alarmantemente. Respecto al último trimestre del 2012, la recaudación aumentará en unos 1.500 millones de euros por diversos cambios impositivos: impuesto de sociedades, impuestos especiales y la nueva fiscalidad medioambiental (entre otros). De igual manera, se está reduciendo el gasto en personal con un efecto de 1.500 millones en lo que resta de año y el agotamiento de las prestaciones por desempleo y la reducción de su generosidad hará que el gasto en prestaciones y en políticas activas se reduzca en otros 2.000 millones de euros.

Teniendo en cuenta todos estos factores, resulta fácil escenificar un contexto en el que el déficit ronde el 7,2% del PIB. Alguien podría argumentar que una desviación de 0,7 puntos porcentuales del PIB, apelando a la situación cíclica en la que nos encontramos, no es una tragedia. Podríamos cantar victoria y retirarnos a meditar a la Peña de Alájar como Arias Montano (1527-1598),  pero no creemos que sea buena idea. La deuda pública ronda el 100% del PIB y de no cambiar la tendencia, los daños pueden ser irreparables. No obstante la principal preocupación surge sobre sobre si seremos capaces de alcanzar el objetivo de déficit en los años 2014 y 2015 (5,8% y 4,2% respectivamente). Aquí la clave será la anunciada reforma impositiva.  Como ya hemos indicado  en otras ocasiones (aquí)  y (aquí), España lleva años con un problema de bajos ingresos públicos y hasta la fecha parece que  ningún gobierno ha sido capaz de  tomar las medidas oportunas para solucionarlo. Confiemos que la próxima reforma fiscal a parte de mejorar la eficiencia del sistema consiga recuperar la recaudación.