- Nada es Gratis - http://nadaesgratis.es -

Los salarios en el mundo: anotaciones en mi cuaderno de campo

pescador

A los estudiantes del máster, que contactan por primera vez de forma autónoma con la investigación, les aconsejo que tomen notas de los trabajos que van leyendo. Apuntes que les ayudarán a ir centrando un tema, planteándose las preguntas relevantes y conociendo los distintos métodos para responderlas. Me gusta que lo hagan así, porque en el océano de la macroeconomía, cuando se trata de pescar una idea para investigar, uno corre el riesgo de naufragar en sus aguas antes incluso de lanzar el sedal. La microeconomía es en este aspecto menos arriesgada. El microeconomista tiene su río, lo conoce, se pone su traje de vadeador y se va a por truchas.

Quizás porque a mí siempre me ha gustado más pescar en la mar que en el río, he valorado mucho el último Global Wage Report 2016/17 de la Organización Internacional del Trabajo. El informe ha sido dirigido por Rosalía Vázquez-Álvarez, economista de profunda formación, dilatada experiencia, contrastada modestia, y entrañable amiga. A los interesados en pescar ideas sobre salarios, el informe les va a proporcionar una nutritiva lectura y las coordenadas GPS de un buen caladero. Lo que sigue son sólo unas rápidas anotaciones a vuelapluma en un cuaderno de campo tomadas desde mi pesquera.

1. Desde el momento inicial de la crisis, los salarios reales cayeron en Alemania y no recuperaron su nivel pre-crisis hasta tres años después (Gráfico 1). Nota: “Cuando el grajo vuela bajo, se avecina un frío del carajo”. En España los grajos no nos avisaron y los salarios estuvieron por encima de su nivel pre-crisis hasta el año 2012 (Gráfico 2). Nota: “Tampoco hubo ajuste en horas, y una ola de desempleo polar nos heló las vergüenzas”.

Grafico_1

Gráfico 1. Índice de salario real para algunos países desarrollados. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

Grafico_2

Gráfico 2. Índice de salario real para algunos países europeos. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

2. El crecimiento de los salarios en China recuerda mucho las líneas trazadas con escuadra y cartabón en las escuelas de Mao (Gráfico 3). Pregunta: “¿La cabra tira al monte?”. En cambio, los salarios en México han estado cayendo sostenidamente desde el año 2006. Nota: "No hay muro que resista la brecha que los salarios le infligen". 

Grafico_3

Gráfico 3. Índice de salario real para algunos países emergentes. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

3. En media, la productividad aparente del trabajo ha crecido más rápidamente que los salarios en los países desarrollados (Gráfico 4). Sin embargo, en los dos años posteriores al inicio de la crisis, las rentas del capital sufrieron más en términos relativos que los salarios, para recuperarse luego rápidamente. Esta tendencia apuntaría a un aumento en la desigualdad por un cambio en la distribución de la renta del trabajo hacia el capital. El Gráfico 5 indica que esto no es así en todas las grandes áreas. Pregunta: “¿Qué impulsa realmente la reducción en la participación de las rentas del trabajo? (véase recientemente Koh, Santaeulàlia-Llopis y Zheng)”

Grafico_4

Gráfico 4. Tendencia en el salario y la productividad del trabajo. Media ponderada para 36 economías. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

Grafico_5

Gráfico 5. Cambio en la participación del trabajo y desigualdad del ingreso, 1995-2012. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

4. Más sobre la misma idea: en términos globales la desigualdad de la renta intra-país ha aumentado en los últimos veinte años (Gráfico 6). Sin embargo, este aumento en la desigualdad de la renta ha sido compatible con una reducción de la desigualdad de los salarios en muchos países, incluida España (Gráfico 7). Nota: “Para tratar de entender la desigualdad y no morir en el intento leer la entrada de Olga Cantó y Juan F. Jimeno sobre el profesor Atkinson”.

Grafico_6

Gráfico 6. Evolución de la desigualdad en renta entre 1995 y 2012. Función construida a partir de 71 países. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

Grafico_7

Gráfico 7. Evolución de la desigualdad en salarios. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

5. Los trabajadores mejor pagados en Europa, aquéllos en el percentil superior de la distribución, son los que más han ajustado su salario a la baja desde el año 2002 (Gráfico 8). Pese a ello, en el año 2010 el salario-hora en España del uno por cien de los asalariados mejor pagados era, aproximadamente, 13 veces superior al percibido por los trabajadores del percentil más bajo. Esta cifra se puede comparar con las 10 veces de Noruega, las 22 veces de Francia, o las 32 veces del Reino Unido. En los países emergentes, la ratio entre el último y el primer percentil es incluso mayor. Bajo la amenaza que suponen los populismos para la estabilidad democrática y económica, mejorar la información sobre las causas que subyacen a estas grandes diferencias y, en su caso, la corrección de las deficiencias en los mecanismos de fijación de los salarios de determinados colectivos resulta imperativo. Preguntas: “¿Por qué ha caído tanto el salario de los ricos al tiempo que el de la distribución del resto de trabajadores se ha mantenido constante o ha aumentado? ¿Se trata de trabajadores súper-productivos que han perdido poder en la negociación salarial? ¿Es el reflejo de una caída en la productividad de los mismos? ¿O nos encontramos en un proceso de ajuste de los salarios hacia una medida más consistente con la productividad de estos trabajadores?”

Grafico_8

Gráfico 8. Salario por hora en Europa por deciles. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

6. Cuando buceamos dentro de las características del uno por cien de los asalariados más ricos en Europa encontramos, por ejemplo, que casi el 70 por cien tiene estudios universitarios o de postgrado, un 40 por cien son consejeros o directivos de grandes corporaciones (Gráfico 9), y sólo un 20 por cien son mujeres. Utilizando un modelo log lineal para explicar el salario en función de la experiencia, la antigüedad y el nivel de educación, se obtiene un residuo medio en el percentil de los asalariados muy ricos de 1,5, muy superior al resto de percentiles. Esta cifra significa que el salario-hora observado en este colectivo es 4,5 veces superior al predicho por las características observadas. Pregunta: “¿Cómo diferenciar desde fuera de la empresa, antes de que la evidencia nos explote en la cara, a los individuos cuyas características personales los convierten en dignos merecedores de su salario, de aquéllos otros que se aprovechan de mecanismos de fijación de salarios intra-empresa poco transparentes y nada competitivos?”.

Grafico_9

Gráfico 9. Descomposición de los deciles de salarios por categorías ocupacionales. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

7. La brecha salarial por género entre el colectivo de consejeros y directivos de grandes empresas alcanza la cuota más elevada, con una diferencia del 50%. Nota: “La sorprendente disparidad entre hombres y mujeres en los puestos más elevados de las empresas no se limita sólo al salario. José I. Conde-Ruiz y Paola Profeta analizan aquí la baja participación de las mujeres en los puestos de dirección”.

 Grafico_10Gráfico 10. Brecha salarial por género entre categorías ocupacionales. Fuente: ILO. Global Wage Report 2016/2017

Nota final: En esta entrada no he sido del todo justo con el excelente informe de la OIT. Dentro del mismo pueden identificarse muchas historias diferentes relacionadas con el comportamiento de los salarios en el mundo, entre las que yo he elegido sólo una. Puede que por ello, al cerrar mi cuaderno tenga la impresión, como a veces sucede en mis jornadas de pesca, de que hoy toca hacer porra.