Javier Ferri, nuevo colaborador de NeG

Hoy tenemos el placer de dar la bienvenida a un nuevo colaborador, Javier Ferri. Normalmente acostumbramos a presentarlo nosotros, pero en esta ocasión ha preferido hacerlo él mismo de una manera bastante original. Por ello, sin más dilación, reproducimos a continuación sus palabras dándole una calurosa bienvenida:

Perdonen que no me presente 

Estaba la demanda con la oferta

– aspas de un molinillo depravado,

trágico escudo de armas en la puerta,

anagrama febril, tachón tachado;

 

borrón, reloj de arena vaciado,

ojo al tren, dos puñales de reyerta,

veleta de los gustos siempre alerta,

banderillas de un toro mutilado;

 

curvas perfectas, curvas tecnológicas,

jamás cantadas en ningún soneto,

ignoradas por Góngora y Virgilio;

 

jueces que dictan pautas deontológicas,

rúbrica de un estrábico, boceto

de un mosquito picón – en equilibrio.

Escribí este “Soneto a las Curvas de la Oferta y la Demanda” inspirado por Quevedo y por mi profesor de introducción a la economía, al que la vista y el pulso empezaban a pedirle una tregua. Fue antes de averiguar que la economía terminaría por sorberme el seso y anularía durante mucho tiempo mi capacidad de jugar con las palabras para amansar el alma. Por eso, recibir la invitación para colaborar en Nada es Gratis me ha alegrado profundamente. Aquí espero poder dejar ocasionalmente las autopistas por las que discurre el lenguaje científico y encontrar desvíos que me permitan hablar de economía disfrutando del paisaje.

Me gusta pensar que el factor aleatorio se esconde, como un pase en las botas de Iniesta, en el terreno de juego de nuestras vidas, y que la preparación y el esfuerzo aumentan la probabilidad de recibir balones en buenas condiciones. Así se lo manifiesto a mis estudiantes y también a los miembros de mi familia a los que saco más de veinte años, colectivos sobre los que creo que todavía ejerzo alguna influencia. Opino que escribir en NeG exige cierta capacidad de aportar valor añadido al debate económico, que yo tengo la intención de ofrecer a partir de mi experiencia en el análisis de las políticas públicas (primordialmente macroeconómicas), y de mi intento inabarcable de transformar el “tachón tachado” de mi soneto en “curvas perfectas” que faciliten el tránsito de lo positivo a lo normativo.

En todas mis etapas he colaborado con excelentes profesionales de los que no he dejado de aprender, y este blog me abre la posibilidad de seguir aprendiendo con los comentarios de los lectores. No es de extrañar, pues, que haya aceptado la oferta de colaboración a la primera: cuando he recibido el pase, no he necesitado cambiarme la pelota de pierna.

Centro de preferencias de privacidad