NeG Visual y Básico. Padrón 2015: Población Mengua y Envejece

De J. Ignacio Conde-Ruiz (@conderuiz) y Clara I. González (@GlezClarisa)

ell-arañaEn este blog siempre nos ha gustado seguir la evolución de la población, pues es determinante para entender la economía. El INE publicó en abril el avance de datos referentes al Padrón con fecha 1 de enero de 2015. Se trata de la información de población inscrita en los Padrones municipales que gestiona el INE y nos proporciona una “foto” de la población residente en España. En este post vamos a señalar los elementos más relevantes de lo ocurrido en el último año con la población total, en el detalle según nacionalidad (y lugar de nacimiento) y edad.

  • La población total en España descendió por tercer año consecutivo. A primeros de 2015 la población en España era de 46,6 millones, lo que supone un 0,4% menos respecto a hace un año (-170 mil personas). En el siguiente gráfico se pueden ver las tasas de variación interanual según nacionalidad. A principios de este siglo, la población extranjera llegó a crecer a tasas superiores al 40%, sin embargo, a partir de 2012 comenzó a descender. En 2015 la población con nacionalidad extranjera se redujo en 305 mil personas (un -6,1%) situándose por debajo de los 5 millones de personas por primera vez desde el año 2007.

Grafico1_NeG_Padron2015

Es importante resaltar que esto no quiere decir que en el ultimo año 305 mil extranjeros hayan abandonado nuestro país. En la caída de la población inmigrante hay que tener en cuenta cuantas personas han adquirido la nacionalidad española. Según el INE en su nota de prensa en el ultimo año 230 mil personas habrían cambiado de nacionalidad extrajera a española. Si analizamos la población fijándonos además en el país de nacimiento, podemos destacar que el número de personas con nacionalidad española que han nacido en el extranjero ha aumentado un 9,6%.

Cuadro 1_NeG_Padron 2015

  • La disminución de población en el último año se concentra en los grupos de edad más jóvenes acentuándose el proceso de envejecimiento. La población entre 20 y 39 años, con una caída de 452 mil personas, es la que más ha descendido. Esto es debido que el proceso de envejecimiento hace que las nuevas cohortes de dicha edad sean más pequeñas y a que debido a la crisis económica muchos jóvenes han abandonado el país. También destaca que la población de 0 a 4 años ha vuelto a descender (-81 mil) principalmente por la caída en la tasa de fecundidad.

 Si analizamos la evolución de la población desde el año 2008 (aquí la pirámide de población) vemos como la población entre 20 y 39 años ha descendido de forma continuada en los últimos años perdiendo 2,2 millones de personas. Por el contrario, los grupos de mayor edad han continuado aumentando lo que ha supuesto que la edad media siga avanzando como se ve en el siguiente gráfico, donde los hombres superan los 41 años y en el caso de las mujeres acercándose a los 44.

Gráfico 2_NeG_Padron 2015

Por último, para no perder la perspectiva, queremos mostrar la pirámide de población de 2015 en comparación con la previsión del INE para el año 2050 (Proyecciones de Largo Plazo publicadas en 2014). Según estas proyecciones la población en edad de trabajar (16 y 66 años) se reducirá en 8,1 millones de personas al mismo tiempo que aumentará población en edad de jubilación (67 años) en casi 8 millones de personas más de aquí al año 2050. Esto supondrá, como ya señalamos en nuestro último post, la transformación de estructura de población en una pirámide invertida donde el peso de la población de mayor edad aumentará en las próximas décadas.

Grafico 3_NeG_Padron 2015

 

 

Hay 12 comentarios
  • Una forma fácil y barata de invertir la pirámide o al menos de frenar su terrible forma es no nacionalizar a mayores de 40.

    ¿ O no ?

  • El problema demográfico es importante, pero es más importante el económico. Realmente da igual el descenso de la tasa de fecundidad o la evolución de la pirámide poblacional si la población entre 16-66 años no está ocupada. De ello se deduce que el problema es económico. Necesitamos una estructura económica competitiva que cree ocupación, evitando la emigración, lo que también repercutiría sobre la tasa de natalidad al aumentar la renta disponible.
    La razón de la situación actual radica por tanto en la estructura económica del país, resultado de una nefasta política económica desarrollada hasta ahora, y por tanto responsabilidad de los partidos políticos que nos han gobernado durante muchas legislaturas.
    Muchas gracias por el post.

    • Cierto, el primer problema es el económico y de él sale el demográfico y.... todos los demás. Añado a ese análisis, que como no se vuelva a introducir cuanto antes al Estado Social como agente económico principal en esa estructura económica competitiva que solicitas (tal como en 1945-75, los 'Trente Glorieuses' y su boom demógrafico del que vivimos la mitad hoy), vamos-o van- a quedar pocos para contarlo..

    • ¡Oh, sí, es un problema económico! Cito del World Fertility Report 2013 (ONU, Population Division), p. 52: «High fertility is increasingly a characteristic of the least developed countries, especially in sub-Saharan Africa. Low fertility, previously a characteristic of countries in Europe, has become far more widespread in other regions, with some countries experiencing very rapid fertility transitions at lower levels of human development than was the case historically». Y no está diciendo nada nuevo: que la tasa de natalidad es menor en los países ricos que en los pobres, es algo que se sabe desde hace mucho tiempo. A partir de ahí, la tasa de fecundidad puede ser más alta o más baja según el índice de paro, pero el primer efecto de un mayor desarrollo socioeconómico es reducir, no aumentar, la tasa de fecundidad. Un ejemplo lo tenemos en España, donde la tasa de fecundidad cayó de casi 80 en 1975 a poco más de 35 en 1996, para subir hasta casi 45 en 2008, ó 42 si tenemos en cuenta sólo las madres con nacionalidad española (INE). En Europa (Eurostat, datos de 2013), puede observarse que Suiza tiene una tasa de fecundidad mayor que España, pero menor que Francia o Turquía. En la Unión Europea, Polonia tiene la tercera menor tasa de fecundidad, pero su tasa de paro es inferior a la media, y Portugal tiene una tasa de fecundidad menor que Grecia y España, aunque la tasa de paro es mucho menor.

    • Algunos datos seleccionados de la Encuesta de Fecundidad de 1999 (INE):

      A) Número de hijos según el nivel de la madre.
      3,20 Analfabetas
      2,72 Sin estudios
      1,37 Estudios primarios y segundo grado, EGB o bachiller elemental
      0,61 BUP y COU
      0,81 Formación Profesional (exc. Superior)
      0,28 Formación Profesional Superior
      0,90 Primer ciclo de estudios superiores
      0,72 Estudios superiores, licenciadas y doctoras

      B) Número de hijos según la creencia religiosa de la madre
      1,29 Católica practicante
      1,01 Católica no practicante
      0,65 No creyente

      Hay otra encuesta posterior, hecha por el CIS, del año 2006.

      • Ergo, los problemas de natalidad del país (y, por tanto, de sostenibilidad del sistema de pensiones) podrían resolverse a través de políticas que fomentasen el incremento del número de madres analfabetas y católicas practicantes ...

        ... interesante ...

        • O, al menos, a esa conclusión podrían llegar los tecnócratas del Ministerio de Natalidad del "Estado Social como agente económico principal" ...

        • Como liberal, soy contrario en general a políticas que fomenten esto o aquello, y lo soy indiscutiblemente si hablamos de creencias religiosas. Pero también creo que hay que atender a lo que dicen los datos, nos guste o no. En mi opinión, la tasa de fecundidad ha disminuido notablemente en España durante la Transición debido a lo que resumidamente podemos llamar liberación de la mujer. Nada que decir al respecto, pero pensar que los problemas de natalidad de España se van a resolver reduciendo el paro es una ingenuidad. De acuerdo con los datos del Banco Mundial, la tasa de fertilidad (tal como la definen ellos) ha bajado de 3 hijos por mujer a ca. 1,15, para aumentar hasta un máximo de 1,45 en 2008 y descender nuevamente a ca. 1,30 en 2013 (si ignoramos las migraciones, se considera que son necesarios 2,1 hijos por mujer para manener una población estable en número).

          http://datos.bancomundial.org/indicador/SP.DYN.TFRT.IN

          También es cierto que una economía en fuerte expansión reducirá el paro y atraerá una población inmigrante que compensará la caída de la población nativa española. Y esto me recuerda una cita de Gaddafi: «Hay signos de que Alá garantizará la victoria islámica sin espadas, sin pistolas, sin conquista. No necesitamos terroristas, ni suicidas. Los más de 50 millones de musulmanes que hay en Europa lo convertirán en un continente musulmán en pocas décadas».

  • A simple vista podemos sacar unas cuantas conclusiones sobre el futuro del sistema de bienestar español..

  • Para muchos la demografía es un problema --sea porque somos muchos, o porque somos pocos, o porque estamos mal distribuidos espacial o temporalmente. Aunque es obvio que los cambios demográficos tienen consecuencias económicas importantes, esas consecuencias y su importancia dependen mucho más de la estupidez que de lo puramente demográfico.

    Sí, vivimos otro período de una gran transición demográfica, pero sus consecuencias dependerán de nuestra estupidez. A esta altura es claro que la población mundial no es per se un problema porque siempre habrá un porcentaje suficiente de genios para seguir progresando. Sí, a algunos todavía les duele y molesta mucho que esos genios no sean de su tribu, que la tribu de enfrente vaya a ganar la Liga o cosa por el estilo, y entonces no aceptan su posición relativa en el Planeta Tierra y se disfrazan de oprimidos, de víctimas, de golpeados por la injusticia y por la desigualdad. Sí, esa reacción estúpida nos recuerda que somos frutos del pasado, de una evolución, no de una revolución (sólo los más idiotas siguen hablando de revolución pero ya no tienen excusas para matar). Deberíamos ser más agradecidos con nuestra evolución porque la probabilidad de supervivencia de la humanidad hoy es más alta que nunca antes, señal de que a pesar de nuestra arraigada estupidez también hemos estado haciendo algún progreso en ese frente (aunque el viaje de Hollande a Cuba--incluyendo el grotesco aplauso de El País cómplice de los crímenes de Fidel--nos recuerde lo mucho que nos falta).

  • ¿Desde cuando realiza el INE Proyecciones de Largo Plazo?, ¿hay, por ejemplo, datos de una supuesta PLP para 2015 realizada, pongamos, en 1980?. De ser eso así, ¿qué podemos concluir sobre su grado de acierto?...

  • Siempre me parece sospechosa la reflexión de que la "economía" es una consecuencia de la "población". Estoy más convencido de que la "población" (y la tasa de natalidad en particular) es una respuesta a la "economía" (materialismo histórico puro y duro).

    Tengo una gran fe en que la "inteligencia individual distribuida" sabe encontrar la respuesta demográfica más inteligente a cada condición económica.

    De hecho si:
    - "cargamos", como decisión colectiva, a los mayores sobre los hombros de los jóvenes (más mayores y más cargados)
    - no tenemos actividad suficiente para emplear al 25-30% de la población activa y
    - nos cansamos de repetir (quizás, incluso, acertadamente) que el mundo no puede sostener a los 7.000 millones que somos con la calidad de vida de, pongamos por no exagerar, los griegos

    entonces, tal vez, tenga mucho sentido "económico" que las tasas de natalidad sean tan bajas.

    No creo que las personas se equivoquen colectivamente pero, incluso si lo hicieran, dejarles decidir lo que quieran es mejor que tener a los "economistas" (o aún peor a los "políticos") decidiendo nuestra "tasa de natalidad óptima" (quizás incluso creando un "Ministerio de Natalidad"). Como ejemplo paradigmático la política china de "hijo único" y sus horrores.

    Es sorprendente la prepotencia humana: nunca aprendemos de los monstruos que produce el sueño de nuestra razón!!!

Los comentarios están cerrados.

Centro de preferencias de privacidad