La Casa Siempre Gana

La Casa Siempre Gana

El pasado 13 de diciembre se hizo público que Eurovegas finalmente no se instalaría en Madrid. Este proyecto anunciaba cifras mareantes, con un creación de puestos de trabajo que estaba entre los 50 mil y los 250 mil, según quien lo contara, el día en que lo hacía, lo que se entendía por empleos indirectos, etc. La gran voluntad pública en que Eurovegas fructificara llevo al gobierno regional (y central) a negociar concesiones de todo tipo. Aunque no se hicieron públicos todos los aspectos de las negociaciones que se llevaron a cabo, parece que se contemplaba una flexibilización de la ley antitabaco, la reducción del impuesto al juego, barreras a la entrada de competidores de los nuevos casinos, reducción de las contribuciones sociales, etc. Pero, ¿realmente los beneficios de Eurovegas iban a compensar a Madrid para que valieran la pena estos sacrificios?

Una estrategia recurrente de los políticos españoles, particularmente en las comunidades autónomas y los ayuntamientos, es intentar captar grandes proyectos internacionales con los que dinamizar la economía de su región. El ejemplo más típico es el de los parques temáticos (Port Aventura, Parque Warner, Terra Mítica, etc). Con la idea de “build it and they will come”, estos proyectos, a menudo ruinosos (ver por ejemplo aquí), fueron financiados a fondo perdido por las cajas de ahorros locales a instancias de estos gobiernos. En los últimos tiempos estamos presenciando una nueva generación de estos proyectos, la llegada de los macro-casinos, ejemplificada por Eurovegas, pero sin olvidar el proyecto Barcelona World. Estos complejos incluyen no solo casinos sino también hoteles, centros de convenciones, etc. Quien haya estado en Las Vegas se puede hacer una idea aproximada de lo que se planteaba construir.

Lo primero que convendría preguntarse es si existen efectos de los casinos sobre la ocupación. Evans y Topoleski (2002) muestran indicios esperanzadores utilizando datos de Estados Unidos. Estiman un incremento en la ocupación del 26%, un incremento de la población del 12% y una disminución de la fracción de la población que trabaja y es pobre del 14%. Unos números magníficos si no fuera porque ese estudio se basa en la “Indian Gaming Regulatory Act of 1988” que regularizaba el juego en las reservas indias y los resultados se refieren a los habitantes de estas reservas. Una cosa es extrapolar a partir de un estudio sobre Estados Unidos. Otra cosa es pensar que estamos en una reserva india, claro.

Uno de los pocos estudios que existen sobre el efecto de los casinos sobre el crecimiento económico es Walker y Jackson (2007). Utilizando un panel con datos a nivel de estado entre 2001 y 2005, estudian si los ingresos por juego causan (en el sentido de Granger) el crecimiento económico de esos estados. Los datos les llevan a rechazar claramente esa hipótesis. Este es un resultado interesante porque se contradice con un estudio previo suyo: Walker y Jackson (1998) mostraba una relación positiva. Sin embargo, la comparación de los dos estudios les permite entender un poco mejor el efecto de los casinos. El estudio de 1998 utilizaba datos anteriores (de 1991 a 1996), que incluían el gran boom en los casinos que sucedió en Estados Unidos y que, en gran parte, se solapa con el estudio de Evans y Topoleski mencionado anteriormente. Esta diferencia en los datos explicaría la diferencia en los resultados por dos motivos. La primera es que el efecto positivo que pudieran tener los casinos sería a corto plazo y desaparecería en pocos años. La segunda es que en los últimos años, el incremento en el número de alternativas, incluyendo el juego online, ha hecho el efecto de los casinos menos importante, dado que en gran parte ocuparían un mercado que otras empresas habrían ocupado igualmente.

Los casinos tienen otros efectos que deben tenerse en cuenta. Por ejemplo, Grinols y Mustard (2006) utilizando datos para Estados Unidos a nivel de condado entre 1977 y 1996 analizan su efecto sobre la delincuencia. Como en los casos anteriores, su estrategia de identificación se basa en la apertura de los casinos que se dio en Estados Unidos a principios de los 90. Sus resultados muestran que los nuevos casinos aumentaron el número de delitos entre un 5% y un 30% según el tipo. La tabla 2 muestra que en los condados con casino aumentan los asaltos con agravantes, violaciones, y varios tipos de robo. Así, estiman que en los 178 condados en los que existen casinos, el coste por habitante relacionado con el incremento de la delincuencia sería del orden de $75 al año (en dólares de 2003). Estos números están en linea con otros resultados en la literatura.

table2
Crimen y existencia de un casino. Fuente: Grinols and Mustard (2006)

Los resultados muestran también que los efectos crecen en los primeros tres o cuatros años, especialmente para los crímenes violentos (Figura 4). Los autores interpretan estos efectos retardados del crimen por el efecto en dirección contraria del casino sobre la ocupación. Así, a corto plazo, los puestos de trabajo originados por el casino podrían reducir el crimen pero en menos de cuatro años ese efecto se diluiría. También explican que los estudios clínicos estiman entre 2 y 4 años el tiempo en que la ludopatía agotaría los recursos de los que la sufren y llevar al crimen. Después de 5 años el 8.6% de los delitos contra la propiedad (robos) y el 12.6% de los crímenes violentos se deberían a los casinos. Finalmente, es importante destacar que la apertura de los casinos no afecta a la delincuencia en condados adyacentes, lo que descartaría la hipótesis de que los casinos solo desplazan crimen ya existente.

Figure 4
Efectos en tiempo de los casinos sobre el crimen. Fuente: Grinols and Mustard (2006)

Los numerosos efectos negativos de los casinos cuestionan el interés mostrado en que Eurovegas se instalara en Madrid. Sin embargo, los previos estudios no consideran algunos posibles efectos positivos. Por un lado, están los ingresos fiscales relacionados con el juego (en la medida que los macro-casino no desplazaran simplemente otras actividades), que en el caso de Madrid habrían sido magros como resultado de la reducción del impuesto al juego. Por otro, el centro de convenciones que se planeaba construir podría tener efectos positivos al convertir a Madrid en un centro europeo en ese mercado y contribuir a potenciar la imagen de la ciudad tal y como comentaba en una entrada anterior en relación al aeropuerto de Barajas. Pero si este es el verdadero efecto positivo uno se pregunta si no se podría haberse conseguido lo mismo sin la presencia de los casinos. Una explicación es simplemente que no son privadamente rentables. Antes se habrían construido, como en el caso de los parques temáticos, mediante el apoyo a fondo perdido de la caja local de turno. Como estos ingresos ya no están disponibles los políticos podrían haber considerado los macro-casinos y las rentas que las regulaciones a medida generarían como una fuente alternativa de financiación.

Hay 21 comentarios
  • Un post excelente y muy interesante (e inquietante) para una ciudad turística y tranquila como Palma de Mallorca donde el gobierno autonómico acaba de aprobar y adjudicar un segundo casino y nada más y nada menos que en el centro de la ciudad, un grave error, uno más de los políticos que nos gobiernan y que deberían haberse informado mejor antes de autorizar otro casino en nuestra ciudad.
    Conocí Nueva Orleans antes de construir el primer casino en una zona turística y muy céntrica, (no en el French Quarter) pero si muy céntrico y luego volví en en 2004 (previo al Katrina) y tengo que decir que la sensación de que la calidad del turismo había bajado mucho se me hizo evidente y leí que efectivamente la inseguridad había subido mucho. Nueva Orleans es actualmente la ciudad con mayor indice de asesinatos de EE.UU. por encima incluso de Detroit y Baltimore (también tienen casino) aunque por su puesto lo efectos devastadores del Katrina y la pobreza que provocó deben tener mucho que ver
    Eso sí en el casino Palace de New Orleans se puede fumar...en el de Palma de momento parece que no

  • Me resulta todo un poco enrevesado:
    Claro efecto positivo en la ocupación pero los datos son respecto de las reservas indias. ¿Hay algo anómalo en los indios que haga que sus datos no sirvan? Dado el enorme problema que supone la ocupación en España, ¿no debería ser ponderado favorablemente este elemento en cualquier análisis de decisión?
    Respecto al crecimiento económico por los ingresos por juego se señala que hay pocos estudios pero se me ocurre que cualquier incremento sobre cero debería, así a botepronto, ser bienvenido. Matemáticamente sería porcentaje de aumento infinito 😉
    El aumento de la delincuencia habría que compararlo con lugares donde no se han abierto casinos en el mismo periodo. Igual se ha hecho y está descontado en los resultados.
    De todas formas, respecto a este punto que ha sido utilizado profusamente por las buenas almas socialdemócratas de por aquí solamente quiero señalar algo que nadie que conozca la realidad de la calle, del día a día o, mejor, noche de España y del mundo civilizado que nos rodea puede negar:

    España es el país de Occidente donde más fácil y más barato resulta comprar todo tipo de drogas y consumir prostitución. Sin parangón. No hay más que viajar o preguntar.

    La ludopatía es como lo del alcoholismo: pues no dejemos abrir más bares.

    Por otra parte, faltan efectos positivos se dice. Pues deberían incluirse, ¿no?

    Pero estoy de acuerdo con la frase..."no son privadamente rentables".

    Si no hay iniciativa privada no sirve y si la hay dejémosla trabajar.

    • Ataur, varias aclaraciones:

      - Efectivemente el incremento en la delincuencia que los autores estiman es en relación a otros condados en los que no se instaló un casino.
      - En ningún momento se habla ni de prohibir los casinos ni se están teniendo en cuenta consideraciones morales acerca de la ludopatía. Lo único que los autores hacen es interpretar el incremento en la delincuencia que se produce algunos años después de la llegada del casino como resultado (en parte) de la ludopatía.
      - No es que no haya querido incluir los efectos positivos, es que no he encontrado en la literatura artículos que los evalúen.
      - En cuanto al crecimiento económico, los estudios encuentran que el efecto positivo de los casinos es pequeño, se da únicamente a muy corto plazo y, probablemente, está relacionado con la construcción de los mismos. Para evaluar si es socialmente rentable tenemos que poner en la balance también los costes que conlleva, como el incremento en la delincuencia que a diferencia del efecto anterior es algo permanente.
      - Respecto a las reservas indias, me da que no es lo mismo. A menudo extrapolamos resultados de otros países u otros entornos para evaluar el efecto que ciertas políticas podrían tener en España. Sin embargo, el caso de las reservas indias es tan distinto que creo que podríamos aprender poco. Primero, hay diferencias institucionales importantes. Segundo, se debe mirar el efecto global de un casino (que es lo que hacen los otros artículos) y no sobre una parte de la población afectada.

      • Lo del crecimiento económico no lo pillo. ¿Un negocio privado, económicamente rentable, no lo genera? ¿Contratar a X personas que estaban en el paro, no lo hace?

        Si quisiera reiterar uno de mis puntos: El problema del desempleo es de tal naturaleza (por las tremendas implicaciones que tiene sobre el sistema social en su conjunto) y magnitud (sin entrar en sumergida y tal 25%!!!???) que creo que los efectos positivos sobre este elemento deberían ser sobreponderados en cualquier decisión de caracter político/social.

        Pero, Gerard: Sin duda; si como dices al final algo no es "privadamente rentable" no es un negocio. Podrá ser otras muchas cosas.

        En cualquier caso, ojalá se hubieran escrito más artículos como este a la hora de discutir sobre la inversión que ya no será

        • Y lo de los indios:
          Si lo he entendido bien el incremento en el empleo se produce al abrir un casino en una reserva india. Con empleados indios y clientes de todo tipo que van allí a jugar.
          ¿No es razonable pensar que el efecto será parecido, al menos, si se abre un casino en Alcorcón, con empleados de Alcorcón y clientes de donde sea?

          Sin ánimo de polemizar: A ti te da que no es igual. A mi no me cabe duda de que Alcorcón y Nevada(?) se parecen poco. Pero la ley de la gravedad funciona igual en ambos sitios.

          • Habiendo visitado reservas indias (chocantes trocitos de Tercer Mundo en el corazón de los Estados Unidos de América), puedo asegurar que la situación socio-económica de salida no se parece en nada a la de Alcorcón (aunque no subestimo la capacidad de nuestros gobernantes para alcanzar los mismos niveles de miseria, paro, enfermedad y adicciones varias)...

            • O sea que en Nevada los casinos generan trabajo porque allí hay muchos más borrachos, pobres, parados, enfermos y yonkis que en Alcorcón.

              Me imagino a los crupieres de las reservas y se me ponen los pelos de punta.

              Tendemos a sobrevalorar las pautas culturales cuando se analiza el comportamiento humano ante situaciones comunes. Fenómeno conocido en Negociaciones Interculturales como Understimation Problem (Under, si).

              • "O sea que en Nevada los casinos generan trabajo porque allí hay muchos más borrachos, pobres, parados, enfermos y yonkis que en Alcorcón."

                Si empieza Vd. por confundir las reservas indias con Nevada (donde el juego es legal en todo el estado)...

  • Por último, un apunte sin profundizar:

    Los ejemplos de otros desarrollos tipo Port Aventura, Terra Mítica y taaaantos otros que acaban resultando ruinosos para los contribuyentes (¿para quién si no?) no son fruto de la iniciativa privada, ni de la iniciativa pública, ni de la colaboración abierta y transparente entre ambas (si tal cosa existe).

    Son el resultado de la peor clase de colaboración entre los malos políticos y los chupadores de dinero público que viven alrededor del estado y del dinero público.

      • Ataun1 te dice:
        Pues como tu sabes que es así yo te creo y digo: Fuera Eurovegas! Por suerte así ha sido.

        Ataun2 te dice:
        Pues como yo no tengo datos objetivos que me permitan decir lo mismo y como no te conozco, no te creo digo: Viva Eurovegas! Por desgracia se jodió el asunto.

  • Yo tampoco entiendo el planteamiento. El juego es una actividad económica, cogito ergo sum, si crece el juego, crece la actividad económica. En el caso de que se produzcan externalidades negativas (aumento del crimen, et cetera), esto justificaría un impuesto sobre el juego (que ya existe). Teniendo en cuenta esto, y suponiendo que el impuesto sobre el juego es el correcto, si el juego es rentable económicamente también lo es socialmente, y al revés.

    • Ernest,
      Me temo que no es tan fácil. Primero, porque según comento en la entrada, el crecimiento de los casinos sucede en gran parte a costa de otros tipos de juego. Como es bien sabido (ver Tirole (1987)) este efecto "business stealing" añade muy poco al bienestar social y esto explica porque la instalación de un casino tiene un efecto básicamente nulo sobre el crecimiento del mercado en que se instala. Segundo, la pregunta a la que intenta responder esta entrada es si tiene sentido subsidiar Eurovegas. Como comentaba en una entrada anterior (http://nadaesgratis.es/?p=31723), eso solo tendría sentido económico si creemos que hay un efecto que la empresa no internaliza en su decisión de instalarse y que beneficia a la sociedad. Todo parece indicar que ese efecto positivo no está presente en este caso sino que probablemente es lo contrario.
      Por ello, aunque discrepo de tus argumentos, estoy de acuerdo con tu conclusión de que los casinos deberían permitirse en la medida en que el impuesto al juego sea suficientemente alto como para compensar sus efectos negativos. Vaya, un argumento puramente pigouviano.

      • Por eso una de las claves de negocio para Adelson ( y no digo que sea verdad, digo que es lo que él decia aportar), su valor añadido, era atraer "clientes" internacionales que un "casinero" español no tendría la posibilidad de atraer en igual medida.
        Esto fue, exactamente, lo que ocurrió años ha en España con la compra por parte de fuertes cadenas hoteleras internacionales de ruinosos hoteles de lujo españoles. Y los pusieron en rentabiliadad.
        Y, en cualquier caso eso es el riesgo del inversor.
        En un mismo activo puede haber negocio para un inversor si tiene capacidades que otro no tiene. Eso es obvio.
        Parece coherente con el ejemplo de Nevada, ya que allí su mercado/clientela es básicamente nacional (No en Las Vegas)

        • Por cierto, introduces al final de tu ultimo comentario un concepto que creía que estaba fuera del artículo: ¿Deben permitirse los Casinos?

          Y si el artículo tienen como objetivo, ahora lo dices claramente, decidir si se debe subsidiar la inversión repito mi argumento:

          En una situación de desempleo como la Española........sobreponderar en cualquier análisis el peso del elemento positivo "crear puestos de trabajo"....

          No lo digo por ti Gerard, pero una cosa que me ha puesto enfermo durante las discusiones sobre el asunto Adelson era ver a muuucha gente (con trabajo y pagado, en muchos casos, con dinero público) "cogiéndosela con papel de fumar" con los efectos negativos y pasando muuuuuy de puntillas sobre la creación de empleo.

          A mi eso me parece, insensibilidad social lo haga el del PP o el de IU.

          • Ataun,
            El objetivo de la entrada no era hablar de si los casinos deberían permitirse o no y si he sacado el tema es como respuesta al comentario anterior. En cualquier caso, no se porque dices que el objetivo no estaba claro. Si te fijas en el primer párrafo digo que quiero responder a la pregunta "¿realmente los beneficios de Eurovegas iban a compensar a Madrid para que valieran la pena estos sacrificios?" Me parece bastante claro, la verdad.
            En cuanto a lo de crear puestos de trabajo, ¿en que se basan las cifras que hemos visto de que se iban a crear 50 mil o 250 mil empleos? Yo simplemente he resumido la evidencia que apunta a que no parece muy plausible que eso hubiera sucedido.

            • Seguro, las cifras que se han dado no me sirven de nada. Lo que digo es que esas cifras se deben estimar necesariamente, con el mayor rigor y precisión pues son un elemento básico/fundamental/crucial para decidir. Y ya que no me enteré del objetivo pero ahora si lo he hecho, me permito decirte, sin acritud, que me parece muy incompleto el análisis sin las estimaciones anteriores.
              En definitiva, que minusvaloras, pasa de puntillas y no te tomas muchas molestias en los efectos positivos y si haces gran incapié/sobrevaloras/pones el foco del artículo en los negativos.
              No me parece intelectualmente honesto.
              Y los sigues haciendo en tus contestaciones a mis comentarios al pasar absolutamente de largo sobre lo que "apoya mi tesis" para defender tu postura, cuando yo no ataco nada, y esto no es una batallita entre tú y yo.
              Dices: "Yo simplemente he resumido la evidencia que apunta a que no parece muy plausible que eso hubiera sucedido".
              Pues un artículo que se pretendiese objetivo debería mostrar una cifra plausible.

              • Creo que no me explicado bien. No he dicho que el artículo que discuto (y sus cifras) no sea plausible. Lo que indicaba es que esperar un incremento significativo de la actividad económica (y de la ocupación) no parece plausible si utilizamos como referencia las experiencias anteriores que el artículo aporta.
                Respecto a los demás efectos positivos no es que pase de puntillas, es que no he encontrado ningún artículo que analizando casos anteriores los haya medido de manera mínimamente creíble. Si lo hubiera encontrado lo habría mencionado.

              • Ataun
                Creo que tu opinión es muy redundante y los lectores del blog agradeceremos que finalice tu " batallita"
                Saludos

          • No tengo claro que crear puestos de trabajo sea un efecto positivo. El efecto positivo es el incremento de ingresos de las personas que pasan a estar ocupadas, pero esto ya lo refleja el PIB. Si contamos aumento de la ocupación *y* aumento del PIB como efectos positivos, estamos contando la renta del trabajo 2 veces.

Los comentarios están cerrados.