El precio de algunos puestos de trabajo

Esta semana se celebró la segunda (y sobrevenida) subasta de interrumpibilidad eléctrica. Como contaba en mi entrada anterior, Europa exigió que los derechos de interrumpibilidad de las empresas se adquirieran por medio de subasta y no a un precio fijo como se hacía hasta ahora. El uso de la subasta llevó a un ahorro para el Estado en la compra de estos derechos de casi 200 millones de euros pero también dejó fuera a empresas (o plantas de producción) que tradicionalmente gozaban de este subsidio encubierto. Las quejas fueron inmediatas y Alcoa anunció el cierre de sus dos plantas en Avilés y La Coruña, lo que dejaría en la calle a unas 800 personas.

El Ministerio de Industria no tardó en rectificar y anunció esta segunda subasta extraordinaria con el objetivo de repartir hasta los 200 millones ahorrados, que ya es conocida como la Subasta Alcoa. Curioso este país, en el que las normas del gobierno se pueden rebautizar con el nombre de la empresa a la que van dirigidas y que se une a ejemplos como la Tasa Google o la Ley (anti) Mercadona.  En esta subasta se adjudicaron lotes por importe de 155 millones de euros, de los que Alcoa consiguio 142 millones. Con ello Alcoa ha anunciado que renuncia al cierre de esas dos plantas durante el año 2015.

Como esta segunda subasta no estaba planificada porque no era necesaria (de hecho algunos expertos consideran que la primera tampoco lo era teniendo en cuenta el exceso de capacidad existente) podemos calcular el precio que el gobierno asigna a algunos puestos de trabajo: 177,500 euros por año. Y no, no es una inocentada de Nada Es Gratis.

Gerard Llobet

Profesor titular de economía en el Centro de Estudios Monetarios y Financieros (CEMFI). Investiga principalmente en el área de economía industrial, innovación regulación y política de competencia.

Hay 13 comentarios
  • ¡Menos mal que hoy es el día de los Santos Inocentes! Sinceramente, vincular el importe de la subvención "encubierta" a la conservación de unos 800 puestos de trabajo me parece que es no querer entender de lo que va el tema.
    Lo que interesa no es el futuro de un puñado de trabajadores ni de sus familias, lo que se hace es comprar tiempo. Recordemos que entramos en un año doblemente electoral y, por ello doblemente peligroso.

  • A esto nuestro buen amigo Manu Oquendo le llama burbuja laboral, supongo que con toda la razón, aunque yo prefiera la palabra: estupidez

  • Gerard:

    Muchas gracias por este post. Seguí con bastante atención este caso en la prensa y básicamente nadie excepto vosotros lo nombró como lo que es: una subvención encubierta para mantener unos cuantos puestos de trabajo en dos plantas obsoletas de una compañía que hace tiempo que no invierte en ellas. Si el gobierno quiere darles la subvención, allá ellos pero que no se encubra con términos como "costes de energía competitivos". Más que competitivos yo los llamaría anticompetetitivos porque en cuanto hubo una subasta realmente competitiva, tuvieron que repetir esta pantomima.
    Gracias de nuevo

  • Igual lo que hay que hacer es que la energía tenga un coste razonable, hemos visto como se ha subvencionado de más a las eléctricas, como se han inventado conceptos como "costes de transición a la competencia", que no aplican a un señor con un colmado al que le ponen un Mercadona al lado.
    Se ha dejado el mercado eléctrico a terceras partes no productoras ni consumidoras que ganan dinero especulando (los Goldman Sachs de turno).
    Si se quiere tener industria habrá que evitar sobrecostes que son especulación de terceros.

    En todo caso, sin ser favorable a subvencionar indefinidamente puestos de trabajo, 177.000 € es mucho menos de lo que se ha subvencionado los puestos de trabajo de "futbolistas" con la llamada ley Beckam.

    • Tela, Juan, el argumento. "A otros los subvencionan más".
      Fuera todas las subvenciones. Alguien puede especificar cuántos millones se van al años en subvenciones de dinero público?

      Por otro lado, los periodistas y medios de comunicación... ni están ni se les espera.

    • Juan,

      no sé a que llamas un "coste razonable" pero no es lo mismo un "coste razonable" que "el coste que a mi me gustaría que tuviera".

      Respecto a las subvenciones a las eléctricas y tomando como ejemplo a Iberdrola (bastante representativa y con el CEO mejor pagado de Europa) la rentabilidad sobre activos (Beneficio Neto / Activos totales) evolucionó desde el 3.49% en el 2007 hasta el 2.78% en el 2013. La generación total de caja "libre" (después de inversiones en el negocio) en el periodo 2007-2013 fue de 3.821 m€ (unos 546 m€ al año), para un volumen total de activos de unos 88.600 m€ de media ... menos mal que estaba fuertemente subvencionado!!!

      Los datos, Juan, son mucho más interesantes que las opiniones.

      Subvencionar puestos de trabajo a costa de todos es una vergüenza, y hay que agradecer, y mucho, a Gerard (y a NEG) la denuncia. Lamentablemente no se limita a Alcoa: la minería en Asturias, la agricultura en toda la UE (y en USA), los taxis en Madrid y en París, los Presidentes de cajas (como denuncia JFV), los pequeños comerciantes en Cataluña, .... agotador!

      • creo que esta discusión debería extenderse a sectores con subvención encubierta, es decir, donde se compran los productos para mantener o generar una industria, dígase las cosas militares de INDRA, el submarino mal calculado etc.

        No estoy a favor de la subvenciones, pero ojo, que con la palabra "estratégico" se subvenciona mucho más, y de lo que se habla aquí es de un caso donde el coste de un solo factor productivo, la energía, destroza la viabilidad de una empresa, y ese factor productivo ha sido dejado al albedrío de la especulación.

    • Juan, por combatir otra "inocencia", y créeme que es con la mejor intención, referente a la Ley Beckam, los impuestos no los pagan quien "nominalmente" los recibe (el gobierno no decide quien paga los impuestos, lo decide el mercado). Dada la capacidad de negociación de los futbolistas "únicos" la bajada de impuestos beneficia a la "demanda" (o sea los clubs) y no a la figura (la oferta) que, de hecho, negocia su sueldo "después de impuestos".

      La "incidencia impositiva" (el estudio de a quien asigna el mercado los impuestos) tiene sus complejidades y sus diferencias según el plazo analizado pero, probablemente, a quien más benefició la ley Beckam fue a los futbolistas peor pagados de los clubes. Ahí quien tiene la capacidad de negociación es el club y estos disponían de lo que se ahorraban en el sueldo de las "figuras" para contratar "trotones" ...

      Es una pena que el mundo sea más complicado que las tertulias televisivas ... o tal vez no ...

      • si un club no puede pagar más de 20 millones brutos, y eso es un neto de pongamos 10 y el futbolista pide 15...pues no se le contrata y punto, si se le contrata y el club solo podía pagar 20 y paga 20, pero los impuestos tenía que ser y no 5, se ha subvencionado al club con 5 millones. Míralo como quieras, y creo que sobra el tonillo, y las referncias a las tertulias televisivas.

  • La Comisión Europea ¿ver normal estas subvenciones y tanta rectificación? Quizás ahora que el Comisario de Energía es español, a lo mejor se acaba con todos estos chanchullos.

  • El problema es que si se gasta tanto en un solo puesto de trabajo se asume un coste de oportunidad que deja de invertirse en otras cosas para cubrir ese puesto de trabajo, y, peor aún, ese coste lo afronta toda la sociedad. Saldría mucho más barato darles a los trabajadores cesados una fracción de esa cantidad para que se las arreglaran.

    Pero el verdadero fondo del problema es político.

Los comentarios están cerrados.