Para salir de la crisis económica hay que reformar las instituciones

por Luis Garicano el 06/06/2013

En estos ya casi 6 años (¡!) de crisis hemos pasado mucho tiempo tratando de explicar, desde NeG y desde otros medios, lo que estaba pasando en España y en el mundo y de promover soluciones para nuestros problemas económicos, que son, en gran parte, estructurales, derivados de una economía poco productiva, de un brutal cambio demográfico, de un mal sistema educativo, de una estructura ineficiente de los mercados de bienes, de servicios y de trabajo, de un elevadísimo endeudamiento, inicialmente privado, ahora también público y de un mal diseño de la moneda única. ¿Qué hemos aprendido en estos años? Sinceramente, creo que nuestro diagnóstico económico no ha cambiado sustancialmente. El énfasis en los problemas del modelo económico del ladrillo, del sistema de protección social, del sistema educativo, el mercado de trabajo y del endeudamiento excesivo propiciado por los tipos de interés negativos tras la entrada en el Euro han sido constantes desde los primeros días. Lo que sí ha cambiado de nuestro diagnóstico ha sido la importancia de la economía política, en todo esto. Por decirlo de la forma más breve posible, hemos aprendido que las cosas funcionan mal porque a los actores clave no les interesa cambiarlas, simple y llanamente (ver por ejemplo este artículo de Jesús, o este mío, o este trabajo académico de Jesús, Tano  y mío que saldrá este verano en el Journal of Economic Perspectives)

Una anécdota ilustra esta observación en uno de los areas clave, el mercado de trabajo. Hace 4 años, cuando hicimos la propuesta del contrato único, tuvimos una ronda de reuniones con dirigentes sindicales (también nos reunimos con todos los partidos políticos). A un sindicalista importante, inteligente y razonable, le pregunté: ¿por qué tanta insistencia en la causalidad del despido? ¿No crea unos costes de transacción enormes, con incertidumbre, pleitos interminables que no benefician a nadie?¿Aceptarían los sindicatos un sistema sin causalidad en el que la mejora de la eficiencia se tradujera enteramente en una “mochila”, un seguro, para los trabajadores que estos cobrarían en caso de despido, como se hizo en Austria? La respuesta no fue una explicación compleja sobre la importancia filosófica o legal de la causalidad ni una disputa sobre la eficiencia económica, no. La respuesta fue “lo que vosotros llamáis costes de transacción, muchos llamamos nuestro pan. Cuando un trabajador de Baracaldo llama a su sindicato porque le han despedido, se le pone un abogado laboralista, del sindicato.” De forma similar, cuando se hace una reducción de plantilla, los sindicatos erre que erre prefieren despidos que reducciones salariales y de jornada, que afectan a todos y dejan descontentos a muchos “de dentro”. Los EREs por el contrario generan enormes beneficios para el sindicato a través de una tarifa (para miembros y no miembros)  por asesoría jurídica y técnica. Los contratos temporales continúan porque la flexibilidad en el margen permite mantener las condiciones de los “insiders.”

Este descripción parece singularizar a los sindicatos, pero en realidad no pone sobre la mesa más que una de los intereses que apoyan el nefasto equilibrio actual. Los empresarios se benefician de los brutales y generalizados contratos temporales y tampoco quieren cambiar el sistema.

Un elemento clave. creo, de este equilibrio nefasto es el funcionamiento interno de los partidos. Como hemos explicado desde NeG a menudo, y en especial y con máxima elocuencia César Molinas (recordad su famoso artículo de EL País), desde la transición a la democracia hemos diseñado un sistema de partidos y de representatividad social rígido, centralizado e incapaz de dejar entrar el aire. El concejal o diputado regional que consigue llegar a diputado nacional, convenciendo al comité de listas de su partido de que es el ideal, y luego quizás llegar al gobierno, no es el que tiene iniciativa, el más brillante o más trabajador, sino el más disciplinado soldado, el que tiene menos ganas de disentir. Las élites que promueve este sistema no han estudiado fuera (casi sin excepciones), ni hablan inglés, ni entienden nada de de tecnología, de ingeniería, de economía, ni de ciencia. En resumen, el sistema se autoperpetua porque no hay ningún hueco para que entren las voces de los que están fuera de él.

Es por eso que la semana pasada presentamos en Madrid, junto con César Molinas, Elisa de la Nuez (editora del espléndido y valiente blog “Hay derecho”) y el diplomático, ex embajador en Londres, Carles Casajuana, un manifiesto firmado por cien personas de prestigio (incluido el flamente nuevo premio Príncipe de Asturias, Antonio Muñoz Molina, ¡enhorabuena!),  en apoyo de una ley para tratar de democratizar el funcionamiento de los partidos. Se trata de introducir auditorias externas, democracia interna, congresos regulares, etc. (Ver por ejemplos las explicaciones por escrito de Elisa, y en radio de Carles, y las mías en la TVE1) (Por cierto que estamos recogiendo firmas, y aunque hemos recogido unas cuantas no son ni para empezar suficientes, así que, si os parece buena idea, os animo a que os registréis abajo en esta página web).

Pangloss junio 6, 2013 a las 09:29

Enhorabuena y gracias. Estas señales de atención reformistas son las que hacen falta, esperemos que cobren la importancia suficiente para entrar en el debate público con la misma fuerza que otras iniciativas.

No obstante me surgen muchas preguntas. ¿Cree que puedan darse circunstancias sobrevenidas en el país que aumenten la urgencia de estas necesidades e incentiven por si mismas un movimiento regenerador¿ ¿Que puede ocurrir que nos haga ver la realidad de la oportunidad que estamos perdiendo en estos seis años? ¿Nos cocinamos como la celebre rana a fuego lento, pero cabe esperar una reacción que realmente desencadene una reforma antes que una ruptura desastrosa? ¿De donde pueden venir estos “sustos” que nos hagan darnos de bruces colectivamente del problema y buscar un acuerdo como país para superarlo? Hasta ahora sólo parece que duele a aquellos más desfavorecidos, desempleados, jóvenes, pero no lo suficiente a los que tienen la capacidad y representación para liderar un cambio que empieza por ellos.

¿Cree que el sistema tiene los resortes suficientes para superar esta inercia y regenerarse? ¿Es la universidad que usted conoce un triste reflejo del pais? ¿Donde hay que buscar las palancas de la regeneración y como se pueden activar o qué fenómenos externos las pueden activar? ¿Podemos esperar algo de la sociedad civil, el empresariado, una nueva clase política incluso la misma Europa, y que se tome conciencia de la tarea a lo que nos enfrentamos como en su día lo hizo en el mejor momento de la transición?

RC junio 6, 2013 a las 10:12

“ni hablan inglés, ni entienden nada de de tecnología, de ingeniería, de economía, ni de ciencia”

Y viendo como hablan y escriben, tampoco se puede decir que sean de letras…

Jose R. junio 6, 2013 a las 11:16

Estimado Luís:

Citar un supuesto sindicalista sin dar su nombre con semejante acumulación de difamación antisindical es todo lo contrario a lo que uno espera de un blog como Nada Es Gratis o alguien que normalmente argumenta con toda capacidad.

Indicar además que la gran parte de ERE son de suspensión temporal, de reducción de sueldo y en mucha menor medida de extinción de contratos. Que además si funcionamos con la teoría de preferencias reveladas, los acuerdos firmados por los sindicatos como el AENC 12/14, la AIC catalana, o los cientos de miles de acuerdos en empresas o los acuerdos firmados después de cientos de conflictos en diversas empresas y sectores han sido para reducir el número de despidos en cada una de las posibles circunstancias.

Has de saber, además, que esas cifras que citas no están fundamentadas en lo más mínimo. Son un cálculo periodístico tan fiable como los Rolex de Cándido o los viajes de superlujo de Toxo, pura demagogia barata que no se ha cotejado con las cuentas de ningún sindicato.

Los números explican otra cosa:
http://blog.comfia.net/gallery/21/Financiacion%20ccoo.pdf

Y como bien muestra este artículo que sí que cita fuentes internas con cara y ojos verás que los gabinetes jurídicos sindicales trabajan con márgenes muy pequeños y de hecho en agregado son un agujero de gastos que se pueden mantener porqué los cerca de 3.000.000 de afiliados solo un % pequeño hace servicio de ellos y permite que vayan por debajo de costes en cualquier caso que afronten.

http://www.cincodias.com/articulo/economia/sindicatos-trabajan-cobran/20100917cdscdieco_6/

Ramón García junio 6, 2013 a las 16:02

Como evidencia de la conducta que menciona Garicano de cargar el ajuste al de fuera, recuerden ustedes cuando un ministro vinculado a UGT promulgó en encadenamiento ilimitado de contratos temporales. Y no hubo ninguna huelga general ni protesta

Jose R. junio 6, 2013 a las 18:15

Ramón:

Dicúlpeme, pero creo que comete una falacia argumental, la de non-sequitur. Tendríamos que poder deducir que todos los actores consideran que la propuesta de encadenar contratos temporales es una forma de cargar el ajuste fuera, eso ya sería complicado. Segundo que toda barbaridad o propuesta que haga un ministro y que luego no se traslada a legislación se transforme en una protesta en la calle. Si fuera así, no saldríamos de huelgas generales.

El hecho es que UGT rechazó la propuesta:
http://www.ugt.es/actualidad/2011/agosto/a24082011.html

Así que señor García, sería bueno revisar un pelín las hemerotecas.

De hecho, los datos dicen todo lo contrario a la afirmación de Garicano:
http://www.joserodriguez.info/bloc/zeitgeist-sindical-xv-los-sindicatos-quieren-que-hayan-ere-de-extincion-para-enriquecerse/

Ramón Garcíar junio 6, 2013 a las 22:26

¡El encadenamiento de los contratos temporales no fue una propuesta. Se aprobó y estuvo vigente!

UGT dice que lo rechaza. O sea, no movió el dedo meñique.

Hay que aceptar esto con madurez. Los sindicatos no son organizaciones de clase. Son sectoriales y corporativos. Protegen al trabajador establecido que es el afiliado. Y eso no es malo. Un asociación se debe a sus miembros. Pero hay que tenerlo claro.

Es evidente que tener una masa de trabajadores temporales sin derechos ayuda a mantener el poder adquisitivo de los establecidos. En una situación de devaluación interna, estos temporales, con poco poder de negociación, se ven obligados a aceptar salarios bajos, y así ayudan a que sus empresas sean más competitivas.

Manuel junio 6, 2013 a las 21:57

Los empleados de los sindicatos podriais dejar de tachar y estigmatizar cualquier crítica que hagan a la forma en que desempeñais vuestro trabajo como antisindical.

Que en España entre los principales responsables del desempleo y la precariedad están los agentes de la ngociación colectiva es, anécdotas al margen, difícil de rebatir. Esa crítica, que además es sobre todo una critica sobre las instituciones laborales mas que a los sindicalistas, es distinta de la posición que pueda tener cada uno sobre el sindicalismo o su papel en las sociedades industrializadas.

bucéfalo junio 6, 2013 a las 22:25

José R.,

Desgraciadamente lo que dice Luis es verdad y bastante conocido.
Por cierto, por curiosidad, ¿trabajas para algún sindicato?
No sé como con un 27% de paro se puede defender a los sindicatos sin tener un interés particular en el asunto.

quino junio 6, 2013 a las 12:25

¡¡Cuidado!! Ahora viene el pacto Rajoy-Rubalcaba que puede tener que ver más con el miedo a que se les desmonte el sistema que a los problemas que tiene el país.

FGP junio 6, 2013 a las 12:29

O se da los nombres y apellidos del sindicalista que dijo eso y donde y cuando lo dijo o tengo que entender que su ejemplo tiene el mismo valor que un infundio.

Luis Garicano junio 6, 2013 a las 13:00

FGP, Jose,
No puedo citar de una conversacion privada, aunque hubo testigos.
Luis

albert67 junio 6, 2013 a las 17:39

yo sólo sé que muchas veces los sindicatos se oponen a ERES con extinción, y gracias a su presión se retiran o se limitan los despidos

claudio junio 7, 2013 a las 20:50

Tengo experiencia como empresario de dos ERES, en cada uno con uno de los dos sindicatos mayoritarios como interlocutor. En ambos los sindicatos no sólo cobraron de los trabajadores sino ‘mordida’ de la empresa también. La única diferencia entre ambos es que UGT, tras cobrar, no cumplió con lo pactado, que era, igual que en el otro caso, el cumplimiento escrupuloso de la legalidad.

Jose R. junio 6, 2013 a las 17:42

No se si su conversación es cierta o no, o si la ha puesto en contexto, solo se que lo que usted afirma sobre los ERE no es cierto. La diferencia es que yo sí que expongo para ello argumentos que son contrastables y no rumorología o conversaciones que no pueden cotejarse.

http://www.joserodriguez.info/bloc/zeitgeist-sindical-xv-los-sindicatos-quieren-que-hayan-ere-de-extincion-para-enriquecerse/

Ramón García junio 6, 2013 a las 22:42

Lo cierto es que los sindicatos rechazan el contrato único. Algo que es de sentido común: la indemnización por despido no puede subir bruscamente de llevar 2 años menos un día a 2 años más un día, puesto que genera una distorsión, al incentivar al empresario a despedir justo antes.

Las razones que se dan, como que la temporalidad es estructural, no son serias. No supone inconveniente tener un trabajador durante una temporada y luego pagarle la indemnización de 8 días/año. Si es algo previsto ajusta sus cálculos en el salario y ya está. El cambio que introduce el contrato único en estos casos es de dar un incentivo para que la relación se mantenga, pero nada más.

LG junio 7, 2013 a las 15:21

Pero te has leido algo del contrato único??? Precisamente lo que se pretende es hacer mucho más gradual la indemnización de lo que es ahora. La verdadera distosión es la actual entre contrato temporal e indefinido!

Ramón García junio 7, 2013 a las 19:49

Perdona si no me expresé bien, porque digo exactamente lo mismo que tú. “Algo que es de sentido común” me refiero al contrato único, no a la postura sindical

Fede junio 6, 2013 a las 12:35

Enhorabuena por la iniciativa. Sin ese cambio en las instituciones que propugnáis no hay futuro. Afortunadamente el debate se está centrando en los problemas verdaderamente importantes. Ahora tengo un temor: ¿las instituciones son la causa de los problemas de la sociedad española o es la sociedad española la causante de sus problemas institucionales?
La respuesta a esta cuestión la tendremos pronto. Bastará con ver el nivel de seguimiento de la propuesta…
Como variable de control podríamos hacer una propuesta en Change.org para que la constitución garantizase el derecho a ver en abierto los partidos de la Champion, por ejemplo.
¿Vivan las caenas?

Juanito junio 6, 2013 a las 13:20

Bueno, la verdad es que yo estoy afiliado al mismo que partido que Elisa (ese del diputado con los siete asesores) y tengo la sensación de que al ser último recoge toda la “sabiduria” de los anteriores. Ya no es que el que se mueva no sale en la foto, sino que según entras ya te indican la puerta de salida.

Louis junio 6, 2013 a las 13:22

Increíble que hayan pasado ya seis años y que todo lo que escribisteis haya envejecido tan bien. A diferencia de lo que puede ser el caso de otras personas, como el ahora ex economista jefe de intermoney y su “pura sangre español”, hay pocas cosas de las que os podáis avergonzar. También se agradece que hayáis ido acomodando el problema de la economía política.

Sin embargo, entiendo que hay un pequeño salto entre los cuatro primeros párrafos y el último que me inspira algunas reticencias:

1-Sorprende que entre los firmantes haya filósofos, juristas, economistas y no haya ningún experto en ciencias políticas cuantitativas con publicaciones de renombre. También llama la atención la ausencia de Jesús FV que siendo de la casa, tiene conocimientos bastante profundos de estos problemas. Desde la crítica amable, a los que os seguimos desde el principio el perfil de los firmantes nos ha recordado un poco a este post http://espconomia.blogspot.com.es/2009/06/si-ellos-tienen-onu-nosotros-tenemos.html no está claro qué hacen hablando de partidos políticos Savater o Enric Juliana. :-)

2. Aunque varias de las propuestas son de sentido común y es difícil estar en desacuerdo (obligaciones de transparencia), algunas de estas ya se incorporan en la actual ley de transparencia, y otras no está nada claro que sean positivas hasta dónde alcanza mi conocimiento (como la exigencia de primarias). ¿Debo entender que al igual que hicisteis con el CU daréis tribuna a académicos de esta especialidad para que lo discutan y despejen dudas? Sería de agradecer sin duda.

Un saludo y felicidades de nuevo

Jesús Fernández-Villaverde junio 6, 2013 a las 22:33

Louis

Yo no he firmado el manifiesto porque no estoy de acuerdo con el. No creo que la evidencia empirica o la argumentacion teorica resplalde propuestas como la obligatoriedad de tener primarias. Luis y yo en este tema tenemos una vision distinta.

Daniel García junio 7, 2013 a las 10:02

Aunque yo sí he firmado estoy totalmente de acuerdo con F-V. Por qué tanto énfasis en Primarias entre afiliados? Qué evidencia o qué modelo predice que tendremos mejores candidatos si lo eligen las bases? No entiendo porqué no se hace más hincapié en la regulación de la financiación (p. ej. prohibir la condonación de créditos).

Luis Garicano junio 7, 2013 a las 11:12

Daniel,
De lo que se trata es de encontrar el mínimo común denominador ente un grupo de gente. A cada uno nos puede gustar algo más o menos, pero si no cedemos en algunas de esas cosas no llegamos a ninguna parte. En este caso, los principios que hemos considerado mínimos necesarios tienen que ver con gestión de consecuencias, responsabilidad, competencia y transparencia. Desgraciadamente, no hay tanta evidencia empírica en el tema de democracia interna como podía haber en el mercado laboral o en reforma de universidades. Pero mi firme opinión es que los problemas falta de competencia y exceso de centralización en la elaboración de las listas tienen mucho que ver con el deterioro en la calidad de los gobernantes. Como sabes, mi especialidad de investigación académica es la gobernanza y las organizaciones (contratos, incentivos, jerarquías, selección de talento, salarios), y mi opinión es que, como organizaciones que no están sometidas a la disciplina del mercado, con barras de entrada enormes, sin competencia, sin cierta descentralización, sin transparencia, los partidos políticos no mejorarán. En cualquier caso, el problema clave en el que Jesús y yo coincidimos, en este área, es que la selección de talento en nuestra democracia no está funcionando.

Daniel García junio 7, 2013 a las 14:13

Precisamente por eso firmé el manifiesto.

Ramón García junio 7, 2013 a las 21:24

Hombre, la utilidad de congresos cada dos años la hemos visto en España. Hace que el poder político sea más líquido. Hay situaciones en que un presidente de Gobierno debería irse: todo el mundo sabe que su forma de hacer las cosas no es la correcta. Pero él tiene que autojustificarse. Entonces, es buena dar al partido el poder de sustituirlo, ya que tiene los incentivos correctos.

pau junio 6, 2013 a las 13:50

Por supuesto he firmado y os doy las gracias por vuestra iniciativa.

Hace tiempo, mi compañera, con cuarenta años y mucho futuro, debido a un descalabro en su salud tuvo que pedir la larga enfermedad. Lo primero que hizo fue presentarse al sindicato, donde, con mala cara, le pidieron un dineral y una comisión en caso de tener éxito. Ella, disconforme y espantada, preguntó al gerente del hospital y éste trasladó la demanda a su servicio jurídico. En poco tiempo se la concedieron (era imposible no hacerlo) y cuando preguntó por los honorarios, el abogado respondió que había sido un regalo de la empresa.

Hablas de salir de la crisis y me pregunto cómo podemos definir eso, si cuando salgamos seremos mejores o peores que otros, en quién podremos compararnos para saberlo…
No, mejor no seguir engañándonos. España sufrirá una gran regresión y cuando la gente crea que hemos salido de la crisis, descubrirá que muchos del tercer mundo estarán mejor. Eso no es salir de la crisis, eso es estar en ella y nos lo hemos ganado a pulso, incluso con dificultad.
Hace tiempo que España entró en una espiral sin retorno. Ahora la crisis ya no tiene remedio, del mismo modo que un ala delta cae en picado si entra en su ángulo fatal, y el español es el único culpable. Recordemos, por favor, que en democracia el gobierno es el reflejo del gobernado.

Mr Cheswick junio 6, 2013 a las 14:30

Pero como va a crear el gobierno de turno una ley de partidos si ni siquiera va a salir adelante una ley de transparencia en condiciones?

No van a cambiar nada porque no quieren que cambie nada! Ni partidos politicos, ni sindicatos, ni empresarios. Justo antes de leer este post, leo en el confidencial que la CEOE no ve con buenos ojos la ley de transparencia (vamos que eso no va con ellos). Una CEOE donde su vicepresidente, es un empresario que se encarga de dar de comer a los politicos con su empresa de catering. Como diria Matias Prats enfurecido: “Pero esto que es!! ESTO QUE ES!!”

Aun asi celebro la iniciativa y por supuesto me registrare en la pagina web.
http://www.elconfidencial.com/espana/2013/06/06/la-patronal-ceoe-rechaza-su-inclusion-en-la-ley-de-transparencia–122495/

Ruralita junio 7, 2013 a las 10:09

¿Y por qué no la Iglesia? ¿Acaso no se financia con fondos públicos? ¿Alguien puede darme un solo argumento en contra de que la Iglesia (católica) se incluya en la ley?

Ignacio Mantero junio 6, 2013 a las 14:35

Me alegra que se hagan nuevas iniciativas para cambiar este país.

No obstante tienen muy cerradas las opciones para poder cambiar algo. Una recogida de firmas solo suele servir para entregarlas en el congreso y que lo metan en un archivador que pone, para que parezca que los ciudadanos pueden hacer algo.

Si me permitis os pongo un enlace de una iniciativa de los danzantes de mi pueblo para recoger 1000 euros y recuperar el dance. Se que no pega aquí pero si alguien quiere colaborar lo agradecemos mucho http://www.lanzanos.com/proyectos/dance-de-las-pedrosas/

pau junio 6, 2013 a las 15:04

FGP, yo mismo he presenciado cómo un sindicalista trasladaba un maletín lleno de dinero de Barcelona a Madrid. Y no tendría reparo en decir su nombre si lo conociera.
Este año los sindicatos recibirán, en subvenciones extraordinarias, 8.830.000,89€. Claro que, si lo comparamos con los que recibirá el Consorcio regional de transportes de Madrid, para la financiación del transporte regular de viajeros a cuenta del contrato-programa a suscribir con el estado; los 6.064.000,97 para o los 11.322.000, 96 de la orquesta de RTVE, es pecata minuta; sin contar los 6 millones y pico que recibirá el instituto de la mujer para el cumplimiento de sus fines. Y no sigo

Ruralita junio 7, 2013 a las 10:13

Más de 200 millones a la Iglesia católica, sin incluir los conciertos educativos, ni los profesores de religión, ni lo relativo al patrimonio histórico artístico, ni 8por supuesto) la labor social, que se financia (paradójicamente con la otra casilla del IRPF). Más de 200 millones de euros para el culto y el clero. Y aquí nadie pide que se sometan a la ley de transparencia, ni que se financien de sus “afiliados”, ni nada,…
Ley del embudo

Damian Zamorano junio 6, 2013 a las 15:16

Leo con atención la relación de problemas estructurales que cita al inicio de su articulo. Pero tengo una duda, ¿no será mas importante que todo lo anterior simplemente la globalización, que hace que enormes economías emergentes pidan acceso al pastel del progreso económico y los organismos inadaptados -como diría Darwin-, o sea las economías ineficientes, simplemente no pueden mantener el status previo?. El diagnostico es importante, pues si solo fuera un problema de instituciones obsoletas esto tiene arreglo, pero si el problema es mucho mas profundo, de necesidad de cambio absoluto en la estructura económica de los países con problemas, el único arreglo viene de que surjan colosos políticos (Roosevelt, etc.) y economistas (Keynes, etc.) con capacidad y poder para reconducir la situación … con una ciudadanía cívica y unas instituciones decentes.

Penny junio 6, 2013 a las 15:57

Gracias por la interesante entrada, Luis

Me gustaría saber tu opinión sobre el reciente trabajo de Acemoglu y Robinson Economics versus Politics: Pitfalls of Policy Advice http://economics.mit.edu/files/8741

Estos autores hacen hincapié en la importancia de no pasar por alto las consecuencias políticas de las recomendaciones de política económica. Por ejemplo, respecto al efecto de la desregulación del sistema financiero sobre el poder político de este sector o la relación entre poder sindical y democracia o desigualdad

Con carácter más general, dicen: one should be particularly careful about the political impacts of economic reforms that change the distribution of income or rents in society in a direction benefiting already powerful groups. In such cases, well-intentioned economic policies might tilt the balance of political power even further in favor of dominant groups, creating significant adverse consequences for future political equilibria

Saludos

Atela junio 6, 2013 a las 16:49

La justicia (CGPJ, TC), la educación (universidades y colegios), medios (tvs públicas), el sistema financiero, (cajas), Red Electrica, Canal Isabel II, empresas autonómicas y municipales, los municipios y los asesores, diputacones etc. están contaminadas desde hace 30 años.
El centro en el que converge todo ello es la legislación de partidos española y en segundo lugar la legislación electoral.
Dejemos ya de hablar y analizar exasperantemente la crisis, de lamentarnos de lo malos que son los políticos y de que Europa está en decadencia. En decadencia está el que no hace nada. Seamos mas coherentes y promovamos la iniciativa.

elisadelanuez junio 6, 2013 a las 17:56

Juanito, le aclaro que no estoy afiliada a ningún partido político. A lo mejor me animo cuando salga nuestra iniciativa adelante, pero por ahora no..:-)

Juanito junio 9, 2013 a las 10:29

Perdona el error Elisa. Solo un pequeño detalle para lo que quería decir. Hace tres años hubo un congreso de un partido. Había dos listas para un organo de control. Una obtuvo el 21% y la otra el resto. La que obtuvo el 21 no consiguió ningún representante en ese órgano. Uno de los dirigentes de ese partido firma este manifiesto pidiendo proporcionalidad en la composición de los organos de control de los partidos. Así estamos.

ile junio 6, 2013 a las 20:03

Una vez más gracias por su valentía y perseverancia en denunciar lo importante. Sí señor. Penoso, pero normal, que la tropa sólo escriba para criticar lo que comenta sobre el sindicalista; los que tenemos años y experiencia directa sabemos que es más ruin todavía la realidad sindical. Y otras…..
Totalmente de acuerdo con lo expuesto por “Átela”. Conoce la población que con la actual legislación electoral un voto de alguien puede valer CINCO veces más que el voto de otros.???
Como se atreven a decir que esto es una democracia……..
Ya he firmado y otra vez mil gracias.

Teresa Cabarrush junio 6, 2013 a las 21:38

Muy interesante la pregunta del Señor Fede ” Ahora tengo un temor: ¿las instituciones son la causa de los problemas de la sociedad española o es la sociedad española la causante de sus problemas institucionales?”, mucho me temo que es nuestra condición española la determinante de las instituciones, primero la persona y posteriormente su actitud en las instituciones, y la condición española no es muy buena visto los resultados.

Poca fe tengo en que se produzca un cambio de mentalidad y cultura en nuestra sociedad española a mejor, seguimos anclados y seguiremos así…siempre encasillados y etiquetados, aquí no nos aclaramos nadie, demasiada ambigüedad en casi todo, poca autenticidad en las cosas, y en las personas ni que decir también…

JuanAV junio 6, 2013 a las 22:18

Estimado Luis,

No me extenderé mucho porque creo que Jose R. ha respondido bien a tu salida de tono y ha aportado datos para aclarar la cuestión, cosa que tú, sorprendentemente, no has hecho.

¿Luis, tú realmente crees que cuando un asesor o un abogado de un sindicato va a negociar un ERE y puede evitar que haya despidos se decanta por la opción de los despidos para poder hacer caja?

Yo cuando voy a negociar recortes, últimamente sólo negociamos eso, como primer objetivo tengo el mantenimiento de los puestos de trabajo. Y no es así porque yo sea bueno, altruista y solidario, que lo soy (tampoco tengo abuela), es porque son las instrucciones que llevo. Me consta que en UGT sucede lo mismo. En Cataluña, en sanidad, casi siempre hemos conseguido acabar sin despidos; y no cobramos nada, lo cual no deja de ser injusto para los afiliados que cada mes pagan su cuota.

Con acusaciones generales y, por tanto, injustas, como la que has hecho, sólo contribuirás a debates estériles.

Por último, creo que eres sabio y ya sabes lo que dice el refrán.

Un saludo,

Juan

Daniel Carrascosa junio 8, 2013 a las 10:42

Estimado JuanAV:
Ante todo una cuestion de fe:Luis dice haber tenido esa conversación y yo le creo.Habrá quien no, pero creo que las críticas que se le hacen no es de lo que dice sino de como interpretamos lo que dice:El sindicalista dice que los costes transaccionales son su pan y la gente se ha enzarzado en un debate sobre si benefician económicamente o no a los sindicatos.Personalmente he conocido a nucha gente que se ha afiliado a un sindicato para poder disponer de un abogado en caso de problemas similares; consiguientemente, la litigiosidad sería un incentivo y la descausalización un desincentivo para la afiliación.

Por otro lado,Luis afirma que se prefieren reducciones de trabajadores a reducciones de jornada o sueldo y todos pensáis en las negociaciones de los eres extintivos, momento en el cual los temporales ha mucho que han sido despedidos y hay sólo fijos, pero, si pensáis
en una empresa medianamente grande, veréis que con caídas de producción lo primero que se hace es despedir a los temporales y sólo después ver que se hace con los fijos luego Luis tiene razón:Despidos antes que sueldo o redución de jornada.

Con respecto a los beneficios económicos de los sindicatos en los EREs extintivos, este es un dato objetivo.Probablemente Luis ande errado en la forma de plantearlo, porque no creo que el móvil de un sindicato sea recibir este dinero pero nadie podrá negar que éste exista.
Por cierto,Juan, un gran artículo el del contrato único en tu blog.

JuanAV junio 8, 2013 a las 19:31

Daniel,

No dudo de la veracidad de la anécdota explicada por Luis. Inimaginable para mí que se invente una trola como esa. Discrepo absolutamente de las conclusiones y, como tú dices, de la forma de plantearlo.

Cierto que mucha gente se afilia para poder disponer de abogado; eso podría ser, como dices, un incentivo para la litigiosidad, aunque no creo que eso lleve a los sindicatos a querer una legislación que favorezca el conflicto jurídico. En cualquier caso, nada ver con preferir despidos a reducciones salariales.

Yo también tengo anécdotas. En una empresa cuando estaba a punto de cerrarse un acuerdo de reducción de salario de casi el 18% a cambio de mantener la plantilla, llegó la noticia de la que la empresa presentaba un ERE de extinción a nivel estatal. No sé si eso supondrá ingresos, pero no alegra a nadie ni nadie lo tiene como un objetivo.

Sí, los ERE generan ingresos. Pero no me parece nada raro: se presta un servicio y se cobra. Como dices es posible que en el modelo haya incentivos perversos; también que haya habido algún caso que no me llena de orgullo, pero de eso a decir que nuestra mejor opción son los despidos hay un mundo.

Sobre el contrato único; avanzo lentamente o no sé si avanzo, pero soy muy insistente. Espero que algún día CCOO lo defienda, pero no sé si ya será tarde. Gracias, por tu comentario.

Un saludo,

Ramón García junio 9, 2013 a las 13:23

Yo tampoco dudo que hay sindicalistas que desean lo mejor para todos los trabajadores y no sólo para sus representados, pero no son mayoría.

La postura tuya o la de Jose Rodríguez de UGT está bien, pero no es la postura oficial de vuestros respectivos sindicatos. Igual que en la Iglesia hay unos misioneros en África que son excelentísimas personas, que reparten preservativos en las iglesias, pero el Papa dice en Camerún que el preservativo es no sirve para combatir el SIDA

Ramón García junio 9, 2013 a las 13:24

Errata: en el anterior mensaje “La postura tuya” quería decir “La postura tuya sobre el contrato único”.

Ramon junio 6, 2013 a las 22:50

“porque a los actores clave no les interesa cambiarlas, simple y llanamente” ni sindicatos.ni patronal,ni grandes empreses,ni banca, ni politicos—-las reformas no esperamos que las hagan los politicos actuales ni agentes sociales, las reformas institucionales solo la pueden hacer los ciudadanos independientes (academicos, autonomos,pymes) y no saben que canal utilitzar ….
ejemplos…
Sindicatos y patronal se niegan a someterse a la Ley de Transparencia
CCOO y UGT temen que la Ley limite su “autonomía organizativa”. La CEOE se considera “entidad privada” y se niega a publicar las retribuciones de sus altos cargos.

Sindicatos y patronal, a pesar de recibir sustanciales subvenciones públicas, se creen con la potestad de diferenciarse de los partidos, por lo que piden que sus cuentas no estén sometidas al mismo control que el de las organizaciones políticas. Representantes de CCOO y UGT han exigido hoy al Congreso que su sometimiento a la Ley de Transparencia no limite su “completa autonomía organizativa”, ni suponga una “injerencia de los poderes públicos” en la libertad sindical.

Miner junio 6, 2013 a las 23:15

A quien hay que convencer para cambiar las prácticas laborales y para que puedan materializarse las bondades del contrato único es a la CEOE, CEPYME y a las empresas.

Son ellos los que toman la iniciativa sobre los tipos de contratos laborales a utilizar con cada empleado, sobre las modalidades de expedientes de regulación de empleo y otros asuntos. Los sindicatos intervienen generalmente a posteriori, con frecuencia para obstaculizar las iniciativas agresivas de quienes mandan en las empresas o patronales.

Son las empresas las que dan el dinero opaco que financia los sobresueldos de los dirigentes del partido político en el gobierno, de manera que, en contrapartida, se aprueba una reforma laboral defectuosa, pero muy favorable a sus intereses, en menos de dos meses desde el acceso de dicho partido al poder.

Los sindicatos deben reformarse, ya que tienen muchos defectos. Pero su poder real es limitado en este momento. Hasta Merkel se reunió con Méndez y Toxo antes que Rajoy.

¿Se puede contar algún chascarrillo de los contactos con Gerardo Diaz Ferrán, Arturo Fernández, Juan Rosell y sus colaboradores? Seguro que también son sabrosos.

Sugiero emprender una estrategia de educación y persuasión del empresariado; una vez conseguido, vendrá el comer la oreja a los sindicalistas “corruptos” (generalmente con el dinero proporcionado por los empresarios / directivos).

Osoio dC junio 6, 2013 a las 23:33

Totalmente de acuerdo. Hay que cambiar las instituciones políticas.

Especialmente hay que hacerlo en relación con el segundo escalón del sector público administrativo, el regional, tan distinto en España.

Pero también hay que poner coto al rentismo no salarial que ahoga la acumulación capitalista.

El “Excedente Bruto de Explotación”, es decir, la parte del PIB que no es “Remuneración de los trabajadores”, está distribuyéndose de forma muy ineficiente. Hay demasiada sangría de rentas improductivas:

a) inmobiliarias;
b) falso-financieras, por la subcapitalización (casi todo el desfalco de las Cajas de Ahorros se ha perpetrado por sociedades mercantiles con 3.006 euros de Capital);
c) pensiones de lujo, determinadas con reglas del pasado burbujeante; y
d) retribuciones extravagantes a trabajadores-directivos de empresa, profesionales, artistas y deportistas.

Según nuestros cálculos, basados en los datos de recaudación de la AEAT (no olviden que el IRPF y el Impuesto sobre Sociedades gravan la obtención de renta), nada más y nada menos que nueve décimas partes del Excedente Bruto de Explotación se atomiza en favor de una constelación de perceptores ricachones que nunca jamás montarán un pyme, por decirlo gráficamente, y con una ínfima propensión marginal al consumo.

Al final, casi no quedan recursos acumulables en manos de empresarios de verdad, de auténticos capitalistas al servicio de la economía ordinaria.

Hay que reivindicar no sólo el concepto de empresario sino también el de capitalista inclusivo; y reprimir la “private taxation” y la extracción destructiva de rentas (cfr. James A. Robinson, Harvard).

Ramon junio 7, 2013 a las 01:19

Peter Drucker, el gran pensador del management del siglo XX, decía que la mejor forma de predecir el futuro es crearlo (The best way to predict the future is to create it)

Blog X.Marcet… Lo realmente importante es saber extraer conclusiones de las tendencias de futuro y tomar decisiones, aquí y ahora. Lo relevante es como construimos oportunidades a partir de estas tendencias y como aprendemos a combatir las amenazas que se ciñen sobre nuestros proyectos personales o colectivos. Regresemos a Drucker. El futuro no es cosa de las tendencias, es cosa nuestra, de cada uno y de cada organización, de como somos capaces de construirlo inspirados en lo que creemos que vendrá. El futuro no consiste en leer un libro no escrito, consiste en ponerse a redactarlo.

Mi conclusión…

El problema no es la crisis, es la capacidad de respuesta.

Emilio junio 7, 2013 a las 07:35

Tiene su aquel que un día antes de hacer público el manifiesto el PSOE hiciera esta propuesta de reforma de la ley electoral:
http://politica.elpais.com/politica/2013/06/04/actualidad/1370374050_157334.html
Por eso, recordaría que hay más lobbies de presión de los que, a veces, se quiere reconocer.

Vicenç junio 7, 2013 a las 08:54

No veo relación entre la celebración de congresos a fecha fija y la limitación de mandatos en los partidos con un mayor castigo a los políticos corruptos. Por lo que se refiere a las primarias, tampoco está claro que sean eficaces para castigar la corrupción, y pueden dar lugar a la elección de candidatos poco viables (las preferencias de afiliados y votantes no tienen por qué ser las mismas) y a la polarización electoral.

¿Hay un análisis empírico detrás de las propuestas?

Para castigar la corrupción, lo que sí sabemos que funciona es la independencia judicial y los incentivos a la delación. Lo primero puede lograrse con la elección por sorteo de los miembros del CGPJ, del TC y del Consejo Fiscal, y lo segundo con la exoneración de responsabilidad penal para los delatores y permitiendo mantener su identidad en secreto hasta el juicio.

La transparencia y al democracia interna de los partidos son algo bueno en la medida que pueden mejorar la calidad de la democracia y el grado de satisfacción de los ciudadanos con sus instituciones, pero son medidas que en si mismas pueden efectos muy limitados y generar mayor frustración.

Si se trata de mejorar la democracia interna, sorprende que no se plantee directamente suprimir la elección por delegados, algo innecesario en el siglo XXI, y que es lo que permite el control vertical del partido por su cúpula.

elisadelanuezsanchezcascado junio 7, 2013 a las 12:04

Totalmente de acuerdo con Luis, empecemos por algo que mucha gente pueda apoyar aunque no todos estemos de acuerdo con todo y sobre todo introduzcamos los incentivos correctos porque el margen de mejora es amplísimo. Claro está que con esta iniciativa no se arregla todo de golpe, pero mejoraremos el procedimiento de selección de las élites políticas y dado el espacio que ocupan los partidos políticos en este país -casi todo- eso es decir mucho. Recordemos que tenemos un país gobernado por camarillas (literalmente, 4 o 5 personas) que deciden prácticamente todo en sus respectivos ámbitos de poder (estatal, autonómico o local). Mejorar eso no parece muy difícil la verdad, y, por una vez, no creo que haga falta hacer mucha evidencia empírica y que me perdone mi admiradísimo Jesús..:-) En cualquier caso, un esfuerzo de generosidad por parte de las personas más preparadas y más honestas me parece imprescindible para salir de ésta.

Jesus junio 7, 2013 a las 14:09

Elisa, ¿por generosidad te refieres a participar en política? Si es así estoy 100% de acuerdo, creo que para el cambio es impresicindible que algún/a outsider con solvencia intelectual y honestidad lidere una plataforma/partido para meterse en el sistema y así cambiarlo (a la Grillo pero con solvencia intelectual, no que sólo sepa gritar y agitar). Pero no veo a nadie muy dispuesto…

Atela junio 7, 2013 a las 18:42

Las comisiones y agencias de los gobiernos nacen como contrapeso a la concentración de poder, por especialidad y autonomía. Por eso deben sus órganos de gobierno deben ser independedientes. Pues bien, el BOE de 5 de junio publica la Ley de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia.
Después de lo sucedido con la burbuja inmobiliaria, cabría esperar que el legislador reforzaría la independencia. Pues no, el art. 23 regula el cese de los miembros del consejo, entre otros, por “separación acordada por el Gobierno”. Ello es una muestra mas de la necesidad de reformar las instituciones.
Dicho ello, la inciativa será imperfecta, pero es lo mejor que tenemos, casi lo único. Firmemos y promovamos la iniciativa.

Carlos P junio 8, 2013 a las 20:53

El número de firmantes es todavía muy reducido, como sugiere Luis, para lo que muchos hubiéramos esperado de esta iniciativa. Sugiero que uno de los factores que lo explican es la dificultad que durante días hubo para averiguar en la red dónde se firmaba. Yo lo intenté sin éxito vía Google varias veces. Como esos días perdidos fueron los de mayor exposición mediática de la iniciativa, falló en consecuencia la capacidad multiplicadora de los firmantes frustrados. Quizá a alguno de los promotores se le ocurra un modo de compensar esa deficiencia de partida. Gracias a todos ellos, en cualquier caso.

Manu Oquendo junio 9, 2013 a las 11:41

¿Reformar las instituciones?

No hace mucho un cibernético recordaba en una conferencia que las instituciones surgen del sistema, que los resultados de un sistema son sus objetivos reales y que la ley de Ashby es tan cierta como la segunda de Termodinámica o la de Gravedad.

Y que ninguna de estas realidades está siendo considerada suficientemente al tratar de entender, explicar y corregir lo que nos está sucediendo más allá de reparaciones de fortuna.

Saludos

José María Ucha junio 10, 2013 a las 17:10

¿Y por qué no se atreven los firmantes del manifiesto a formar un partido político y presentarse a las elecciones? Contarían con mi voto, indudablemente.

No se puede eternamente mirar los toros desde la barrera… En el New Yorker (me gusta saber qué están tramando los progres americanos, no es que esté de acuerdo con todo lo que proponen) cuentan cómo los líderes de Silicon Valley empiezan a moverse en política, renunciando a su tradicional y cómodo “libertarianism”

http://www.newyorker.com/reporting/2013/05/27/130527fa_fact_packer

Ramon junio 12, 2013 a las 22:15

Nuestro crecimiento a largo plazo depende única y exclusivamente de las reformas que se lleve a cabo para aumentar nuestra competitividad..http://www.pdf.lacaixa.comunicacions.com/im/esp/201305dos_esp.pdf
“La capacidad de crecimiento de la economía española no se ha agotado, pero todo apunta a que es sustancialmente inferior …. se sitúa entre el 1,2% y el 2,0%. es inferior al crecimiento registrado entre 2000 y 2007, del 3,6%, que es cuando se gestaron los grandes desequilibrios que padece hoy en día la economía española. es importante no caer en el pesimismo y cometer, a la inversa, los errores del pasado cuando se sobreestimó la capacidad de crecimiento. es preciso tener en cuenta que si se implementan reformas estructurales que mejoren la productividad y reduzcan el paro estructural el efecto puede ser notable. En este escenario no se podría descartar que el crecimiento potencial se sitúe no muy lejos del 2,5% que exhibió, en promedio, desde 1978 hasta 1999. Las reformas pendientes han sido ampliamente analizadas en los últimos años, solo hay que llevarlas a cabo; cuanto antes, mejor.”

Pero los recortes en el estado del bienestar también:
“La Comisión Europea (CE), partiendo de una elasticidad del déficit respecto al ciclo de 0,48 y de un output gap del 4,5% del PIB potencial, sitúa el componente cíclico del déficit público español en 2012 en el 2,2% del PIB. Descontando este 2,2% del PIB del total de déficit previamente corregido por el impacto de los ajustes puntuales (en torno al 8,1% del PIB), se obtiene un déficit estructural del 5,9%.”

Y a pesar de ello, aún existe en este país gente que no las ve necesarias.(A.B)

Se han cerrado los comentarios de esta entrada.

Previous post:

Next post: