¿Vale la pena estudiar? (VI) La inusual caída de la ganancia salarial resultante de la educación avanzada

por Florentino Felgueroso, Luis Garicano y Sergi Jiménez

Continuamos nuestra serie de entradas sobre el rendimiento económico de la educación y el papel que este rendimiento juega en nuestro retraso educativo con un tema que ha dado mucho trabajo a los investigadores: la fuerte e inusual caída de la prima o ganancia salarial debida a la educación en España-- la ganancia salarial de los que continúan estudiando respecto a los que paran. Esta variable ha sido objeto de una enorme literatura a la que nosotros hemos contribuido en diferentes trabajos (por ejemplo, Floren y Sergi con Hidalgo y Luis en este trabajo con Rossi Hansberg).El punto de partida es que (1) la prima salarial educativa creció de forma muy considerable en EEUU desde principios de los 80; y, (2) aunque los trabajos iniciales, generalmente comparativos, encontraron una evolución diferente en Europa, estudios recientes centrados en países específicos no dan resultados muy distintos de los americanos sobre el aumento de los premios salariales a la educación, aunque si observan cierto retraso en este aumento. Por ejemplo, estos tres documentos muestran que las diferencias salariales por niveles educativos habrían aumentado en Suecia, Holanda o Alemania desde la década de los años 90, tras un período más o menos largo de caída. Otros trabajos con nuevas bases de datos de salarios internacionales también obtienen que, en realidad, la desigualdad salarial se ha incrementado en la mayoría de países de la OCDE desde mediados de los años 90 (ver OECD Employment Outlook del 2007 o Christopoulu, Jimeno y Lamo, por ejemplo).

¿A qué se debe esta subida? La explicación más aceptada (avanzada inicialmente por Kevin M. Murphy y Larry Katz) para explicar el aumento de la prima salarial de los graduados universitarios es que su demanda relativa creció más rápidamente que la oferta en un contexto de cambió técnico particularmente sesgado a favor de la cualificación (véase, por ejemplo, un trabajo reciente Goldin y Katz que consiguen explicar la evolución de la prima desde 1890 con este mecanismo de oferta y demanda).  Es decir, el cambio tecnológico (probablemente las tecnologías de la información) favorece relativamente a los que tienen estudios avanzados.

España está entre las raras excepciones en las que en lugar de incrementarse la desigualdad salarial, ha disminuido y, gran parte de los estudios existentes, achacan esta caída de la prima a la educación (véase, por ejemplo, Pijoan-Mas y Sánchez-Marcos, Izquierdo y Lacuesta, Felgueroso, Hidalgo y Jiménez). Esto es preocupante: si la inversión en capital humano es cada vez menos rentable, cada vez tenderemos menos a acumularlo. Discutimos aquí la evidencia al respecto. Nos centramos en la prima a la vía universitaria/bachiller, ya que Samuel Bentolila trató recientemente (en la parte V) la FP.

 

(1) La caída de la prima salarial en España

Para ilustrar las claves de esta caída utilizamos dos fuentes de datos: la Encuesta de Estructura Salarial (para los años 1995, 2002 y 2006) y la Muestra Continua de Vidas Laborales de la Seguridad Social. La primera nos permite diseccionar con detalle las diferencias según el nivel educativo y la segunda nos permite abarcar un período más amplio, aunque para ello nos tengamos que limitar a la diferencia salarial entre educados y no educados.

En el Cuadro 1, mostramos la prima salarial a la educación estimado utilizando la primera fuente datos. La prima salarial es el incremento porcentual en el salario real por hora obtenido por los que  inverten en adquirir el nivel educativo correspondiente, e.g. los que adquieren ESO ganan el 2.7% mas que los que abandonan en primaria.

Como se puede ver fácilmente en el Cuadro 1:

(a) Las ganancias salariales del título de ESO son prácticamente nulas:

La diferencia salarial entre aquellos que sólo tienen una educación primaria o menos y ESO es muy baja y se ha mantenido estable- la ganancia salarial es (después de eliminar los efectos de sexo y antigüedad) un 1%-2% de salario. Es tan baja esta ganancia que si fuera sólo cuestión de salarios que una vez decidido el abandono escolar, uno se puede quedar perfectamente con la primaria, cuatro años de estudios adicionales no aumentan casi nada los salarios.

(b) A mayor nivel de estudios, mayor caída de la prima salarial:

Se observa una caída dramática de la prima del Bachiller en relación con la ESO (o menos): de un incremento del 28% de ganancia salarial real por hora por hacer bachiller a solo el 17% más.

De forma similar, continuar estudiando hacia la Universidad también es menos rentable que antes. Los que adquirieron Titulaciones Universitarias Superiores pasaron de ganar un 50% más que los que tienen el Bachiller a un 40% más. Esto es muy sorprendente en el contexto internacional, ya que esta diferencia es la que se considera de forma estándar como prima salarial a la cualificación, y tal como explicabamos más arriba, en el resto del mundo esta prima ha subido durante este mismo período. Discutimos los dos efectos que causan esta caída más abajo.

El análisis previo se puede completar con los datos sobre prima salarial procedentes de los registros de la Seguridad Social. Esta fuente permite ampliar el período de análisis de las diferencias salariales, pero son sólo fiables las diferencias entre niveles educativos extremos salariales, esto es, entre titulados universitarios en comparación con los de ESO o menos.

 

En el Gráfico 1 se muestra que después de una intensa subida durante los años 80, la diferencia salarial entre los trabajadores con un nivel educativo alto y aquellos con un nivel bajo,  no habría cesado de caer desde principios de los años 90. De nuevo, justo lo contrario de lo ilustrado en la mayoría de países de la OCDE. En el caso de los varones la caída habría sido sustancial llegando ya casi a los niveles de mediados de los años 80, mientras que en el caso de las mujeres se observa un claro estancamiento.

(2) De los 10 puntos de caída de la prima salarial real por hora, 8 se deben al incremento del subempleo

También en el Gráfico 1 observamos que la caída (estancamiento) de la prima a la ocupación para los hombres (mujeres) es muy posterior a la caída de la prima a la educación anteriormente comentada. Ello apunta a que gran parte de la caída de la prima a la educación es debida a un efecto composición inducido por el aumento de la fracción de trabajadores educados subempleados.

La importancia del efecto composición se puede observar volviendo a analizar la evidencia derivada de la Encuesta de Estructura Salarial, aunque distinguiendo, esta vez, entre subempleados y ajustados (ajustados son los que tienen una ocupación igual o superior, y no inferior, a la que su título les cualifica para ejercer). Encontramos que, efectivamente, los subempleados tienen una prima salarial muy inferior que los ajustados, y que este se mantiene casi constante (tanto para los titulados superiores como para los diplomados). Como aumenta de forma considerable la proporción de universitarios subempleados (del 40 al 60% de los titulados superiores empleados y del 52 al 76% de los diplomados de la muestra), el efecto composición –importante subida del subempleo– explica la mayor parte de la caída de la prima. En particular, de los casi 10 puntos porcentuales de caída para los titulados superiores, el efecto composición explica algo más de 8 puntos (es decir, 8 puntos sería la caída cambiando solo las proporciones de subempleados, manteniendo las primas en su nivel de 1995). Pero incluso para los universitarios ajustados (los no subempleados) cae, como vemos en el Cuadro 2, la prima en relación con el bachiller (y, por ende, con los trabajadores con ESO o menos). Este último fenómeno, como veremos a continuación, está relacionado con la mayor temporalidad y el menor premio por el capital humano específico (o antigüedad en la empresa).

Globalmente, la caída de la prima de los titulados superiores es aún mayor que las de los diplomados. En definitiva, a más educación, mayor caída de la prima.

(3) Los efectos de la temporalidad

Otro factor importante a la hora de explicar la caída de la prima salarial es la temporalidad (véase el Gráfico 2), en particular, la explosión de la misma en la población con educación superior, no sólo entre los entrantes más jóvenes, sino también en edades más avanzadas.  El aumento de la temporalidad entre los educados ha tenido importantes repercusiones sobre las diferencias en la experiencia laboral y la antigüedad en la empresa entre titulados universitarios y no titulados. La temporalidad ha ayudado a que estos últimos tengan más experiencia laboral, mientras que ambos grupos han visto reducida de forma significativa su antigüedad en la empresa, factor que ha repercutido en mayor medida en la prima salarial a los educados, ya que para ellos la prima salarial al capital humano que se con la permanencia en la empresa  es mayor (véase aquí).

(4)  La persistencia de la caída de la prima salarial por cohortes de edad

 

Finalmente, la evolución de la prima salarial por cohortes nos indica que las caídas registradas en la entrada en el mercado de trabajo se mantienen a medida que las cohortes envejecen. Lo que vienen a decir estos datos es que los efectos en entrada de los tamaños de las cohortes no se disipan con el tiempo. No se produce una sustitución entre trabajadores con titulaciones similares aún cuando los últimos entrantes van adquiriendo experiencia laboral. Este hecho, que compartimos con otros países mediterráneos, ya había sido comprobado en otros trabajos (véase, por ejemplo, Brunello & Lauer), siendo uno de los principales causantes el elevado nivel de protección del empleo a medida que aumenta la edad.

Es importante remarcar que estos hechos tienen importantes implicaciones sobre varios aspectos del mercado de trabajo y del sistema de protección social. Por ejemplo, debido a caída de la prima salarial en las últimas cohortes la sustitución de generaciones de baja cualificación por generaciones de alta educación no generará aumentos de cotizaciones sociales tan importantes como se podría esperar a priori ya  que la contribución de los educados será relativamente menor.

(5) Conclusiones

Por tanto, la prima salarial de la educación tiene un comportamiento muy inusual en España. Mientras en otros países, el invertir en capital humano cada vez es más valorado por el mercado, la situación ha sido la inversa en España –el mercado ha ido valorando cada vez menos la inversión en capital humano. Hay al menos tres posibles explicaciones de este hecho, ambas preocupantes:

1) la calidad de las titulaciones educativas ha disminuido –la cantidad de capital humano “real” contenida en una titulación superior es menor que antes.

2) El modelo productivo ha incrementado la demanda de trabajadores sin cualificar (ladrillos, bares) y ha incrementado el precio relativo de éstos.

3) Tenemos un exceso de oferta de titulados universitarios.

Las consecuencias en cualquier caso son alarmantes. La prima o retorno a la educación es un precio clave en el mercado de trabajo; su caída da una señal a los jóvenes que debería preocuparnos: que estudiar, en realidad, no vale la pena.
Este problema puede ser parte de la clave para entender los malos resultados de PISA- si al final completar  la secundaria post-obligatoria o, incluso, ir a la universidad no valen la pena, ¿para qué esforzarse?

PS. Varios comentaristas han comentado que el post no entraba en el posible exceso de oferta de titulados. Error mío (es decir, de Luis). Lo hemos comentado mil veces (y es, creo, la explicación favorita de Floren y Sergi), pero se cayó de la conclusión en el fragor de la noche. Lo he revisado para clarificarlo. Disculpas, y gracias por los atentos comentarios - es un placer escribir para vosotros.

Hay 26 comentarios
  • En las conclusiones propones dos explicaciones, pero creo que falta una tercera:

    ""1) la calidad de las titulaciones educativas ha disminuido –la cantidad de capital humano “real” contenida en una titulación superior es menor que antes.""

    1bis) la calidad de las titulaciones educativas se ha mantenido –la cantidad de capital humano “real” contenida en una titulación superior es la misma que antes-, pero hay mucha más gente con este nivel de capital humano, por lo que el precio de emplearlos baja (o no hay empleos cualificados para todos y por lo tanto el salario medio también baja debido al subempleo).

  • ¿En las bases de datos que habéis utilizado se computan también los becarios o se usan criterios estrictamente "legales" en los que los becarios estamos únicamente aprendiendo (sic) y no trabajando?

  • Folks,
    En ambas bases de datos incluimos los contratos formativos. La percepción de un salario (en la Encuesta de Estructura Salarial) o una relación con la Seguridad Social (Muestra Continua de Vidas Laborales) son los requisitos básicos para estar incluidos en estas muestras.

  • Hola, dos comentarios:

    a) Es dificil sacar conclusiones sobre el comportamiento en los precios sin hablar sobre cantidades. Una explicacion alternativa es que la cantidad de capital humano - proxied por el numero de
    titulados ha aumentado relativamente mas en Espana, en relacion a otros paises. Goldin y Katz hablan de la caida de la prima de educacion en las primeras decadas del siglo XX. Los avances tecnologicos importantes - que los hubo: electricidad, cadena de montaje, etc... - llevaron a que aumentase la demanda de trabajadores cualificados. Sin embargo, la oferta de estos aumento gracias a un sistema educativo que funcionaba bastante bien (no digo que en Espana la educacion funcione bien, pero no es cierto que el numero de titulados universitarios ha aumentado en los ultimos quince anios? todo lo demas constante, su precio deberia bajar. Es mas, deberia bajar relativamente mas en las cohortes de edad mas jovenes, porque es donde se concentra el flujo y porque la elasticidad de sustitucion entre trabajadores de 40 anios y 25 anios no es perfecta). Fue USA anios 50 y 60 con baja prima por educacion una economia en decadencia? Para nada, la oferta de trabajadores cualificados mas que lo que aumento la demanda de trabajadores cualificados. En el mercado de trabajo, no deberiamos pensar que hay precios "buenos" y precios "malos": hay precios de equilibrio. Si el gobierno distorsiona la oferta y la demanda de alguna manera entonces si puede haber ineficiencias. Sin embargo, previous posts apuntan a que si el gobierno esta sesgando un tipo de educacion, es precisamente la educacion superior, a la que esta destinando ingentes recursos.

    No quiero decir que lo que yo digo sea lo correcto, que conste. Simplemente que hay que tener cuidado. Los datos que presentais son sumamente interesantes en si mismos, sin embargo la ciencia nos pide
    cautela a la hora de sacar conclusiones tajantes, como a las que vosotros llegais. Para eso se necesita un modelo con un minimo de estructura y eso no lo he visto en el post.

    b) La afirmacion "Por ejemplo, debido a caída de la prima salarial en las últimas cohortes la sustitución de generaciones de baja cualificación por generaciones de alta educación no generará aumentos de cotizaciones sociales tan importantes como se podría esperar a priori ya que la contribución de los educados será relativamente menor", es correcta. Pero hay que dejar claro que w_s * H_s puede subir (siendo w_s el salario
    de los cualificados y H_s la cantidad de equilibrio de trabajadores cualificados) aunque w_s baje. Pero, otra vez, lo que afirmais es precisamente correcto.

    Gracias por escribir el post.

  • Cuando en un país por trabajar de camarero o de apila ladrillos se gana más que de ingeniero. ¿De qué narices sirve pasar sudores por una escuela de peritos?

  • Floren et al. una explicación que os dejáis, que a mi me parece muy importante, es que el incremento en el número de licenciados en las últimas décadas ha aumentado mucho y el mercado no demanda un número tan alto, por tanto el premium de la cualificación se reduce. Espero que sirva este ejemplo, supongamos una empresa cuya estructura de producción es de proporciones fijas de la siguiente manera: 1 ingeniero, 2 ingenieros técnico, 3 peones. Si en el mercado hay una proporción de 1-2-3 todo bien y todos cobran en función de su cualificación pero si en el mercado la proporción es 3-2-1 sólo uno podrá cobrar como ingeniero y tres tendrán que cobrar como peones que es una de las cosas que está pasando en España.
    Por tanto una política que se debería implantar en España es que la universidad sea un lugar donde se formen las élites (intelectuales sólo faltaba), de esta forma se corregirán muchos problemas

  • ¿El sistema de negociación colectiva en España, no tiene ninguna responsabilidad? Esto es: cuando los celadores negocian en salario de los médicos y los administrativos el de los titulados superiores

  • La prima salarial al conocimiento y la formación aumenta en los países orientados a la producción y disminuye, o se hace incluso negativa, en los países orientados a la especulación, como el nuestro
    Los ejemplos de Alemania, Holanda, Suecia o Finlandia son claros

    Otro efecto secundario devastador de nuestra inmensa burbuja inmobiliaria, aparte del endeudamiento crónico, fue ese ambiente de "pelotazo" y "nuevos ricos" que tanto daño ha hecho a la estructura productiva e incluso ética (valores) de todo país

  • Debería apuntarse otra causa que casi nunca se menciona porque es más difícil de constatar pero que alguien que ha estado un buen tiempo en el mundo laboral y tiene un poco de "vista" detecta: la especialización del mercado de trabajo. Los informáticos seguro que saben de lo que hablo.

    Para mí, a todas luces, creo que se trata de la verdadera causa del asunto que se plantea. Dicha especialización causa que, a la larga, los estudios universitarios tal y como son sus currículos de asignaturas y estudios sean, salvo tres o cuatro asignaturas, inútiles para un mercado de trabajo en continua especialización. Háganse esta pregunta, ¿cuántos de ustedes, de entre los que no se dedican a la investigación o docencia, recuerdan siquiera un 10% de lo que dieron en la universidad? Constantemente uno se encuentra con ingenieros que, por a o por b, sepan qué cálculos utilizar para cumplir con su trabajo pero que ya ni recuerdan que la primitiva de e^x es ella misma porque, como digo (aunque es una exageración retórica), no les hace falta en lo que se dedican. Desde mi óptica como matemático y, por deformación profesional (no hablaré por tanto de otras ramas del saber), uno constata que para realizar ciertos cálculos no se requiere de todo el contenido teórico de ciencia fundamental que hay detrás. Por ejemplo, en la carrera de matemáticas, transformaciones de Laplace no se dan hasta penúltimo o último año de la carrera (primero se da todo el contenido fundamental, que es mucho, para poder llegar a dicho concepto, en los 3 primeros años de licenciatura), sin embargo en la mayoría de ingenierías, ya en primer o segundo año los alumnos las están dando, y bien que las saben servir. Trásladese este enfoque al mundo laboral, donde la especialización es todavía mayor, y voilà. Es decir, para ciertas cosas que uno, por esta especialización

    Todo esto viene como lema de lo que voy a decir. Ha habido una multiplicación absurda del número de carreras universitarias. Muchas diplomaturas han surgido con este afán ridículo de títulitis que una buena formación profesional zanja. Para acabar desarrollando software no se requiere de una carrera; mucha gente sin estudios superiores acaba picando código, con unos buenos cursos, mejor que un ingeniero de telecomunicaciones (cuyo trabajo NO debería ser precisamente ese, el de picar código, pero sin embargo muchos acaban así). Fíjense en los másters también, ¿cómo es que han surgido como setas y de toda índole? Para atender esta, a veces pienso que insana, especialización. Y esto es lo que ocurre: uno se mete en una carrera para acabar realizando un máster olvidando con ello (o por culpa de ello) casi todo lo que se dió, precisamente, en esa carrera. Y ya saben cómo funcionan los másters: son casi imprescindibles para realizar cierto trabajo posterior que se demanda y verdadero baremo de la inutilidad "laboral" de lo estudiado anteriormente. Un filólogo puede realizar un máster en matemáticas financieras de dos años simplemente con una puesta a punto, el primer año del mismo, de los contenidos específicos que va a utilizar en segundo año (un economista, por compatibilidades, sólo requeriría del segundo). El caso de los informáticos es más sangrante. Invierten 4 años de estudios para que, ya en el mundo laboral y optando o compitiendo para un cierto puesto, alguien sin título oficial o porque lo ha aprendido como hobby, puede que le dé sopas con honda a un recién egresado en desarrollo de aplicaciones web. Se nos venden cosas que no son. Un título, para mí, no es garante de que alguien tenga que cobrar más. La gente que no estudia a lo mejor se ha dejado el lomo haciendo otras cosas igual de válidas, obtiene antes experiencia laboral y puede que, de lo suyo, a base de trabajar, sepa más que un titulado.

  • @ Florentino Felgueroso

    Los becarios no tienen contratos formativos ni relación alguna con la seguridad social, se rigen por convenios de colaboración. Es decir, no están (estamos) incluídos en ningún indicador de subempleo/temporalidad de los que citáis. En este tipo de relaciones supuestamente no laborales hay una bolsa muy importante de subempleo (en forma de trabajo gratis, temporalidad, carencia absoluta de derechos etc.) de licenciados que no estáis reflejando (más que nada porque, a no ser que el INE tenga alguna encuesta al respecto, no creo que haya datos)
    Toda la evidencia que tengo es casual, y por tanto muy sesgada, pero barrunto que el número de becarios no debe ser baladí.

  • Folks,
    Perdona no haberme informado mejor. Con esta definición, es cierto que no disponemos (creo) de datos sobre becarios, al menos no, no estarían en los que utilizamos en esta entrada. Bien nos vendría un estudio sobre cómo se desarrollan las carreras laborales (futuros salarios) de quienes iniciaron su vida laboral como becarios. Lo que sigo sin tener claro es por qué no se formaliza esta relación laboral como contrato formativo. Un saludo y gracias por el comentario.

  • Enric, Bastiat y Julio:
    El exceso de oferta de titulados universitarios, especialmente desde mediados de los años 90, es evidente. Parte de este exceso se puede explicar por por un aumento (espectacular) de la oferta. Pero:
    - Si el aumento de la demanda relativa de trabajadores cualificados/educados hubiera sido similar a otros países, no creo que hubieramos observado tal caída de la prima a la educación e igual podríamos estar algo más tranquilos. Pero no es así. Por poner un dato, seguimos teniendo la misma proporción de peones que hace 20 años, la mayor de la UE27. Un déficit tremendo en técnicos y profesionales (véase la parte IV de esta serie) y un retraso terrible en la adopción de las nuevas tecnologías.
    - La calidad de las titulaciones y del sistema educativo en general: la percepción de que las universidades se han convertido en institutos (veáse la parte III de esta entrada). No estamos dando un nivel superior, sino compensando un mal nivel de secundaria, cuyos problemas probablemente se generen ya en la primaria. No debe ser sólo una anecdota personal. Después de más de una década dando clases en último curso de licenciatura y master, este año he querido volver a dar a los de primero coincidiendo con el arranque del nuevo plan de grado ajustado a Bolonia. TENGO GANAS DE LLORAR!!!! No puedo explicar ni lo básico de la oferta en competencia perfecta. No me saben ni maximizar y estoy seguro que el concepto de derivada les suene a chino (ver el post de Jesús sobre Pisa y su sobrina, y un comentario que hace al respecto). Pero es que entre los de cuarto, el 90% NO ME SABE CALCULAR UNA ELASTICIDAD!!! Es decir, cuando salgan de aquí, como mucho tendrá un nivel de bachiller de los de hace una década. ¿Verdad que no son anécdotas personales? Y probablemente, también fallamos nosotros, con una descoordinación total entre departamentos y sin saber distinguir lo básico de lo accesorio...

  • Hola,

    Un par de preguntas técnicas sobre la MCVL. ¿Qué variable utilizáis para determinar entre individuos cualificados y no cualificados? Si no recuerdo mal la variable educación que aparece en la muestra es un dato administrativo procedente del padrón municipal, con el consiguiente error al no ser un dato de obligada actualización. Por otro lado se me ocurre que podríais utilizar la variable grupo de cotización, lo cual también implica un error ya que esa variable creo que se refiere al puesto de trabajo y no a la cualificación de individuo.

    Enhorabuena por el blog, ya que es difícil encontrar un blog de divulgación económica que a la vez tenga rigor científico.

    Un saludo.

  • Julio (qué bueno tenerte entre nosotros, espero que todo bien):
    Contrapones una pirámide ocupacional (demanda) a una pirámide invertida para la oferta por niveles educativos. El problema es que nuestra oferta no tiene esta forma, sino de reloj de arena. Es decir, aunque tengamos muchos titulados universitarios, aún tenemos aún más (incluso entre los más jóvenes) en la base, sin cualificación suficiente (por ejemplo para la adopción generalizada de las TICs). Olvidando por un momento el problema de la calidad de las titulaciones superiores, esta estructura dificulta que tengamos una estructura ocupacional en forma de rombo o trapezio invertido, como ocurre en la mayoría de los países avanzados. ¿Con los que están abajo que hacemos mientras que no apostemos también por una formación reglada consistente? Citando a Juanjo Dolado, "tuvimos el modelo productivo que podíamos tener". Si a esto le añades unas instituciones laborales que inducen a una mayor compresión salarial, son bastante creibles las historias que nos ha ido contando y mostrando Acemoglu: sólo podíamos apostar por tecnologías que favorecen el uso de trabajo de baja cualificación, aumentando la demanda relativa de trabajadores no cualificados. (Esta también podría ser una respuesta al comentario de gorfoli).
    Para explicar por qué no hemos desarrollado tecnologías que llevasen a una estructura ocupacional totalmente polarizada (es decir ajusta a nuestra oferta), podemos acudir los argumentos de calidad educativa y otros más que dejamos para la última parte de esta entrada.

  • Manuel,
    Debido a los problemas que comentas con la MCVL, utilizamos el nivel educativo, limitando la muestra por edades y a los de nivel educativo bajo (ESO o menos) y titulados universitarios. Para las ocupaciones de nivel alto y bajo, utilizamos los grupos de cotización. En el paper con Sergi y Manuel, le dedicamos una amplia sección a los problemas con la variable educación y otros como el attrition. También hacemos varios contrastes para ver como cambian los resultados con cambios de definición y con otras muestras.

  • Ricardo,
    Te equivocas, y mucho. Una cosa es hacer una sencilla aplicación web, que presupongo que es de lo que hablas, que puede realizar cualquiera con la mínima formación y otra es realizar software crítico o con un alto nivel de complejidad. En este último caso no basta con un autodidacta o matemático, filólogo o teleco.

  • Floren, no es extraño que en cuarto no sepan calcular una elasticidad, si -como me ha ocurrido a mí esta misma semana en un ejercicio que trataba de mostrar qué era la política de Quantitative Easing, donde les dabas los datos de base monetaria de EEUU en la actualidad y en el momento de la quiebra de Lehman (Macro intermedia en segundo curso), - un alto porcentaje de ellos no sabe calcular una tasa de variación: muchos restan los dos valores absolutos y dividen entre el valor FINAL, otros simplemente restan los dos valores absolutos y si da, por ejemplo, 1234, te dicen que la tasa de variación es del 12,34%, otros dividen el valor final entre el inicial, pero -en vez de restar 1- toman una raíz cuadrada, etc, etc.

  • En Estados Unidos, hace ya también mucho tiempo que también se plantean esto. No me refiero a la élite de la Ivy League. No pensemos que lo que pasa en España es exclusivo de aquí, que somos un caso aislado o el peor.

  • La formación de los niños y jóvenes no és producción. El buen funcionamiento de la economía es fundamental para proporcionar felicidad, pero no és la felicidad ¿Queremos que nuestros hijos vivan y crezcan como un chico de Shanghai o Seoul? ¿Ara eso que construyamos un mundo mejor?
    Multinacionales del conocimiento bonifican cada vez mas la creatividad, la flexebilidad, la adaptabilidad, la visión innovadora...no todo es romanticismo y contemplación del mediterraneo: paises de jornadas menores son mas productivos y competitivos que nosostros.
    ¿Queremos ser asiáticos? ¿Podemos ser todos asiáticos?¿Si la economía es todo, es mejor una economía planificada en un régimes de partido único, aun renunciando a la libertad?
    ¿Quien nos explica la selección de las muestras del PISA? ¿Quien nos explica la diferencia entre un sistema educativo de 7,5 millones de pobladores, uno de 50 millones y uno de 1800 millones? La diversidad, la igualdad, la justicia, la eliminación de las desigualdades entre los niños, bajan la media del PISA ¿Debemos renunciar a ese objetivo?
    Adelante con el impulso a la innovación. Me maravilla que mi hija estudie en un colegio público donde tiene una pizarra táctil con la que trabaja on-line, guarda archivos etc, con solo 6 años. Vamos por buen camino. Impulso a las profesiones técnicas de grado medio - FP. Cambio de la estructura de titulados, sí.
    Pero no olvidemos que la economía es estructura social, es sociedad. No es el edificio, es parte de la estructura. No cambio una pena de muerte china por productividad o competitividad. No cambio Finlandia por los premios Nobel de los EEUU, que tienen la puntuación PISA de Aragon, Cataluña, la Rioja o Madrid. No cambio la infelicidad o el suicidio de un niño que podría ser mi hijo por una silla en el G20.

  • Mi comentario anterior era para el post que habla del PISA. Les ruego que me disculpen por el error. Gran blog.

  • Dos notas técnicas, desde el lado de la educación (que de economía nada tengo que aportar):
    En el punto 1.a decís que "Las ganancias salariales del título de ESO son prácticamente nulas". Eso es cierto porque las encuestas en España no son capaces de discriminar entre los que sólo obtienen el título de ESO (que son muy pocos) y los que no, y la diferencia entre ellos no es que tengan o no el título, sino que lo admitan o no. Según la EPA, por ejemplo, tenemos un 18% de fracaso, pero el real ronda el 30%.
    Por otro, en las conclusiones, tras la tercera (muy discutible si no se explica mejor), decís que la baja tasa de retorno educativo podría explicar en parte los bajos resultados en PISA, pero eso es difícil que ocurra, ya que los resultados a los 15 años son los mismos que a los 10 e, incluso, a los 8.
    La justificación del primer punto está publicada, la del segundo no. Si en educación gozáramos de la décima parte de transparencia con los datos de la que gozáis en economía, otro gallo nos cantaría.

  • Sr. Lacasa:

    Las diferencias entre ostentar el título de ESO y no ostentarlo es que la ESO no aporta prácticamente nada desde el punto de vista laboral. Las empresas consideran a alguien que tiene la ESO como a alguien que no la tiene, personal no cualificado, y la administración paga poco, por lo que una persona sin la ESO puede cobrar en la calle lo mismo que una con la ESO en la administració. La diferencia viene de ahí. Por otro lado, sería interesante ver la tendencia para los últimos 6 años (no se porqué el ordenador no me muestra las gráficas) ya que las subidas por encima del IPC del salario mínimo propugnadas por el actual presidente del consejo han comprimido el espectro salarial, toda vez que los salarios llevan cotizando a la baja 30 años.

  • Resumiéndole mucho diré:
    Mis estudios se limitan a: 1. Diplomatura en Ciencias Empresariales. 2. Técnico Superior Desarrollo de Aplicaciones Informáticas.
    Tengo 27 años, y todos mis trabajos han sido no especializados.
    Nadie me contrata, ni con una titulación ni con la otra. Me hago "mayor", para ser un recién titulado. (ya terminé hace 2 años la diplomatura).
    ¿Qué se supone que debo hacer? ¿Para que ha servido mi esfuerzo?
    Evidentemente, me debo contentar con algún día encontrar un trabajo que algún estudiante de la ESO no quiera, para poder sobrevivir.
    Como respuesta, a la pregunta: ¿Vale la pena estudiar?, No, bajo ningún concepto merece la pena. Y como muestra un botón.

Los comentarios están cerrados.