Zidane, Bettoni y la maldita manía de regular

por Jesús Fernández-Villaverde el 18/01/2016

Hoy voy a hablar de algo que me importa muy poco: el fútbol. Lo hago porque las noticias sobre el nombramiento de Zidane como entrenador del Real Madrid reflejan los problemas de productividad de nuestra economía en un contexto que apasiona a muchos españoles. El titular de El País decía:

“El ayudante de Zidane en el Real Madrid no tiene licencia”

¿Qué licencia es esta? ¿Será para matar, como la de OO7? ¿O la licencia del taxi? No, es la licencia Pro:

“…David Bettoni carece de la licencia Pro, el grado superior de titulación que entrega la UEFA y el único indispensable para sentarse en un banquillo de Primera División en calidad de técnico.”

Resulta que para ser técnico de un equipo de fútbol profesional hace falta titulación. Esto ya lo he discutido en otro momento, pero con el nombramiento de Zidane, que ha sufrido cosas similares, retomo el tema.

Exigir una licencia para un técnico de un equipo de fútbol profesional es ridículo. Es una barrera de entrada en el mercado de entrenadores que solo beneficia a los que ya tienen tal licencia y a los que gestionan la educación que lleva a las mismas.

Por defecto, la entrada en las profesiones no debería estar reguladas. No hace falta tener “licencia” para ser camarero y no pasa nada. Unos camareros son mejores que otros, pero las empresas, de manera descentralizada y empleando su conocimiento local, identifican a aquellos camareros que se adecuan mejor a sus necesidades. Unos son rápidos sirviendo mesas. Otros lo son menos, pero son de “fiar”. Y otros son los sobrinos del dueño. Las empresas no siempre seleccionan bien, pero lo hacen mejor de media que un funcionario que carece de acceso a la información necesaria y los incentivos del beneficio empresarial (beneficio que incluye librarte de tu hermano dándote la tabarra para que contrates a tu sobrino Paco, "que es muy majo pero que no tiene suerte").

Esta regla tiene excepciones. La principal es cuando existe mucha información asimétrica y las consecuencias de los errores son importantes (existen otras excepciones, como los efectos de congestión en situaciones de recursos limitados, pero no entro hoy en ellas). Mis conocimientos de cardiología son casi cero. Mientras que yo sé si el camarero me ha servido una caña a tiempo, mi capacidad de juzgar si la cirugía que me propone mi cardiólogo tiene sentido es limitada.

Para evitar este problema, uno siempre puede aparecer en la Clínica Mayo, pero tal opción está fuera del alcance de casi todos. Y, con internet, es posible leer rankings de médicos, boletines informativos, etc. Pero evaluar a un médico para los que no lo somos sigue representando un esfuerzo de tiempo considerable con resultados inciertos. Una solución es emplear una regulación que reduzca la información asimétrica. Por ejemplo, obligar a que los que quieran ejercer de médico estudien por un número de años y aprueben un examen.

Estas regulaciones tienen sus problemas. Una vez creadas, suelen ser empleadas para restringir el acceso a la profesión e incrementar el sueldo de los ya acreditados. En Estados Unidos, la American Medical Association limita las plazas en las facultades de medicina. Esto ha llevado a que en este lado del Atlántico se gaste en médicos mucho más que en países comparables (incluso teniendo en cuenta el superior coste de la educación médica). Y este resultado no es nuevo. El famoso caso del Dr. Bonham iba sobre el acceso a la profesión médica en Londres.

Por ello, la mejor política es regular la entrada en ciertas profesiones donde los beneficios de tal regulación sean claramente superiores a sus costes, pero intentar que tales profesiones sean las mínimas para evitar preocupantes tendencias como las documentadas en este trabajo.

¿Se cumplen estas dos condiciones –un comprador inexperto y graves consecuencias de un error- en el caso de los equipos de futbol profesionales? No.

Primero, porque los presidentes de los equipos de futbol profesionales son agentes informados, o al menos con la obligación de serlo. El BOE no puede decidir mejor que Florentino Pérez si sentar a David Bettoni en el banquillo es una buena idea. Son los socios del Madrid los que tiene que fiscalizar la actuación de Florentino Pérez, no una regulación.

Segundo, porque las consecuencias de un error en la elección de un técnico no son graves. Si el Real Madrid no juega bien, otro equipo ganará. Las lágrimas de los seguidores del Real Madrid serán las alegrías de los fans del Atlético de Madrid. Y la recaudación perdida del Madrid es la recaudación extra los cines o de los restaurantes a los que irán los aficionados que no quieran ver a su equipo perder.

El único posible error sería la salud: que un técnico sin estudios obligase a prácticas que pusieran en peligro la salud de los jugadores. El argumento de la salud ha justificado, por siglos, innecesarias regulaciones. Toda actividad genera riesgos para la salud. Si salgo a la calle a pasear me puedo caer y romper el pescuezo. Incluso peor, me puedo tropezar y arrastrar en mi caída a la viejecita que pasaba por mi derecha. Pero a nadie se le ocurre obligar a tener un “carnet de caminar”, con “camina-escuelas” y “test teóricos” (¿Si pones el pie izquierdo antes que el derecho al llegar a una esquina, debes de mover la cabeza a la izquierda o la derecha?). Los costes serían mucho mayores que los beneficios. Obviamente, cuando la situación es importante (el carnet de conducir automóviles) introducimos esta regulación; para caminar o empujar el carrito de la compra, no.

Lo mismo pasa con las actividades deportivas. Existe un riesgo para la salud si el entrenador no sabe que uno tiene que hidratarse si hace mucho calor. Pero estamos hablando de jugadores profesionales con mucha experiencia. ¿Cuántos casos documentados existen de daños a la salud de los jugadores causados por falta de conocimiento de sus técnicos antes de la existencia de la licencia? Alguno habrá (como existen casos de alguien que se tropezó caminando y tiró al suelo a un pobre viejecita), pero ¿cuántos? ¿Y cuántos se han evitado con la introducción de esta licencia? Y, esto es clave, si lo que importa es la salud de los jugadores, ¿por qué no exigimos simplemente una licencia sanitaria? (¿o pedimos la presencia constante de un médico?)

Veamos que nos dice el BOE sobre esto. Por ejemplo, el RD 320/2000, de 3 de marzo, y el RD 1363/2007, de 24 de octubre. En el RD 320/2000 apredemos que los enseñanzas de entrenador de fútbol profesional incluyen:

“Explicar las diferencias entre el deporte antiguo y el deporte contemporáneo.”

“Determinar los principales factores que han propiciado la presencia masiva del fenómeno deportivo en las sociedades avanzadas.”

“Conocer la evolución etimológica de la voz deporte.”

Aunque, personalmente, me sorprende incluso más que se pida, como prueba de acceso:

“Ejercicio 2: recorrido la distancia de 2.000 metros en un tiempo inferior a 10 minutos los hombres y 12 minutos las mujeres.”

Y

“f) Realizar un tiro de precisión a una portería pequeña (2 m ^ 1 m), situada sobre la línea de banda.”

El entrenador no es el que corre con la pelota ni el que tira las faltas. Y en el deporte en Estados Unidos, donde no se les escapa un dólar, ocurre con frecuencia que entrenadores muy exitosos apenas jugaron nunca al deporte que entrenan (por ejemplo, David Cutcliffe, de Duke, que además tendría bastantes problemas en correr 2 kilómetros, en 10 minutos o en una hora).

La lectura del BOE o mirar a las páginas web de las escuelas de entradores dejan claro que esta regulación es el resultado de las presiones de grupos particulares (probablemente la federación, los propietarios de las escuelas, los entrenadores ya acreditados) para reducir la entrada en el mercado y generar rentas. La formación se “engorda” con estudios sobre la etimología de la voz deporte para que parezca una titulación completa y así vender mejor la regulación (y subir el coste de la matrícula).

Esta barrera de entrada en la profesión de entrenadores no dejaría de ser anecdótica excepto por ser representativa de los problemas generalizados de restricciones a la competencia en la economía española y que explican mucho de nuestra falta de crecimiento en productividad. El que nadie ponga el grito en el cielo con lo absurdo del caso de David Bettoni y que incluso los partidos que se supone aprecian más la economía de mercado como C’s se dediquen a la regulación con alegría en cuanto tienen ocasión (esta noticia, que me pasó un leal lector, es deprimente) me hace ser pesimista.

La solución es técnicamente sencilla, aunque difícil políticamente. La profesión de entrenador de fútbol debería de ser de libre acceso. Para las categorías inferiores (infantiles), se puede pedir un cursillo de salud en el deporte y primeros auxilios, pero no la necesidad de acreditar conocimiento alguno de fútbol, cricket o flamenco. El conocimiento es algo que pueden evaluar los que contratan al entrenador. En las categorías de adultos y profesionales, todo el mundo ya es mayorcito, incluido (aunque no lo parezca) Florentino Pérez. Y la UEFA tiene que entender que esta tan sometida a la defensa de la competencia a nivel de la Unión Europea y de España como cualquier otro. Las escuelas de entrenadores, ya desreguladas, podrían seguir ofreciendo su formación pero tendrían que competir por sus clientes, no vivir del BOE (y si sus enseñanzas son útiles, los aspirantes a entranadores, de manera voluntaria, cursarán las mismas).

No es tan complicado: que Florentino Pérez nombre a quien quiera.

Apéndice

Dos aclaraciones finales.

La primera es algo que he repetido mucho pero, si no le digo, saldrá en los comentarios. La libre entrada a la profesión la aplico también a las universidades. Cada universidad debe de decidir de manera independiente quién debe ser profesor de economía (o de Numismática, Filatelia y Colombofilia). Ningún funcionario en Washington va a saber mejor que yo quien le conviene a mi departamento fichar en esta temporada del job market. Yo me fio de los candidatos de Princeton o de Stanford por la calidad de sus programas, no porque una regulación ridícula le haya enseñado la evolución etimológica de la voz “economics”. Entrada libre no significa contratar a inútiles, significa que son las personas directamente afectadas por la decisión las que evalúan la calidad del candidato, no el BOE.

La segunda es que hay un argumento alambicado de “comercio estratégico” de proteger al Real Madrid: las posibles rentas extras del Real Madrid en el extranjero (por ejemplo, vendiendo camisetas). Pero tal argumento, que por otra parte no creo sea válido en la práctica, justificaría dar facilidades al Real Madrid como créditos baratos, no limitarles en su elección de entrador.

DFB enero 18, 2016 a las 21:47

Gracias por el artículo. De acuerdo con esta (ridícula) regulacion un minusvalido no podria ejercer como entrenador al no superar las pruebas físicas de acceso, ¿verdad? No suena muy políticamente correcto.

Jesús Fernández-Villaverde enero 18, 2016 a las 22:41

Si, no lo habia pensado. Quizas existan excepciones para los minusvalidos? Pero si no las existen es bastante sangrante.

fdo enero 18, 2016 a las 22:07

Para el caso de un entrenador profesional (me refiero a que entrene a jugadores profesionales) 100% de acuerdo en que no se debería pedir nada, es problema del club si el que ficha vale o no.
Para un entrenador que entrene a niños/jóvenes, si que debería exigirse una titulación o examen, pero no una que garantice que sepa correr o tirar a portería, sino que sea una persona normal y no un exaltado, que por desgracia, entre los entrenadores de fútbol abundan mucho. Debería pedirse algo que garantice (en la medida de lo posible) que sea un educador y que lo que vaya a enseñar no sea a hacer lo que sea para ganar machacando al contrario.

Jesús Fernández-Villaverde enero 18, 2016 a las 22:44

Como menciono en el texto, “se puede pedir un cursillo de salud en el deporte y primeros auxilios”. Este cursillo podria tener una evaluacion psicologica. No es una mala idea. Aun asi, creo que la mejor es dejar que cada equipo (o liguilla) decida que pide y que no pide. A unos les podra parecer que una evaluacion es importante. A otros, que no merece la pena porque conocen bien al candidato.

jetkom enero 19, 2016 a las 09:06

Yo no creo que deba pedirse nada a un voluntario que vaya a sacrificar su tiempo para entrenar a unos chavales. Bueno, no se como es en España… pero aquí en Alemania el futbol base vive de eso, de voluntarios muy generosos. Tendría mucho cuidado de pedirles más sacrificio, sobre todo si son de dudosa utilidad (como acaban siendo casi todos estos cursillos).

Yo tengo un buen amigo que es un santo y se tiene levantado algún domingo a las 6 de la mañana, con -5°, para recoger a sus críos y llevarlos al campo en la quinta ostia. Este santo es también un currante y no tengo claro que pudiese sacar tiempo y ganas para liarse con cursillos.

Creo que sería más efectivo dejar a padres y clubes decidir que entrenador es demasiado energúmeno. Y si acaso invertir algo en concienciación y en personal de la federación que fuese a ver partidos y dar toques de atención ante entrenadores bestias (esto puede hacerlo en cierta medida el árbitro).

Jesús Fernández-Villaverde enero 19, 2016 a las 14:30

Yo estoy de acuerdo que para entrenar a niños no se necesita nada. Solo mencionaba el cursillo de primeros auxilios como algo, que en el margen, podia tener algo de sentido. Pero desde luego una licencia, ni de broma. Es simplemente absurdo.

NaBUru38 enero 23, 2016 a las 17:29

De acuerdo con Fdo, los entrenadores juveniles deberìan ser educadores.

Acá en Uruguay, muchos en el baby fútbol son unos engendros que maleducan a los niños, y nadie dice nada. Es una vergüenza.

McNulty enero 18, 2016 a las 23:39

Hay excepciones para minusválidos. Pero sí es cierto que Vicente Del Bosque no se podría sacar el carnet hoy en día. Gracias a Dios se lo sacó cuando aún podía esprintar y tirar faltas.

http://www.cnmc.es/Portals/0/Ficheros/Promocion/Informes_y_Estudios_Sectoriales/2015/201508_INFCNMC00115.pdf

La CNMC, controlada políticamente e infestada de funcionarios de élite que no saben pensar, parece estar de acuerdo con usted. Menos mal que ha sacado este informe antes de que llegue C’s con sus Consejeros proclives al exceso de regulación.

Jesús Fernández-Villaverde enero 19, 2016 a las 00:24

No conocia el informe. Esta muy bien.

Con respecto al subtexto del comentario:

1) Cuando estaba Zapatero en el poder me envio un correo un ministro despues de que yo colgase un post en NeG en el que me decia que cuando llegase el PP al poder no me iba a meter con los conservadores con toda la alegria que me habia metido con el. Despues de cuatro años con Rajoy, creo que ha quedado claro que aquel ministro se equivocaba. Si C’s llega a poner algun dia consejores equivocados, estilo Benigno Valdes, les criticare con toda la dureza que se merezcan. A fin de cuentas, tienen a gente importante como Carina Mejías que no saben absolutamente nada de economia. Me parece que despues de muchos años en este blog he dejado claro que podre estar equivocado a menudo pero que no me caso con nadie.

2) Y no creo haber dicho nunca que los funcionarios de elite no sepan pensar. He criticado la actual forma de acceso a la carrera publica (que es socialmente injusta, costosa y limita el conjunto de experiencias vitales que llegan al servicio del estado) y he resaltado la necesidad de ser mas cuidadoso con los muchos conflictos de intereses existentes en las AA.PP. (conflictos que surgen de situaciones objetivas, no subjetivas y que son, por consiguiente, independientes de las personas concretas y sus comportamientos). Esas dos criticas, expresadas en entradas y comentarios donde siempre trate de ser muy cuidadoso, no implican la posible critica que niego en la primera frase.

durruti77 enero 19, 2016 a las 10:33

Creo que además de la voluntad de extraer rentas, hay otra razón para la regulación excesiva en España: a la gente le encanta. Si tienen una libertad amplia para elegir y la responsabilidad de su propia elección se asustan. Prefieren que les limiten la oferta a dos o tres opciones y luego si sale algo mal echarle la culpa a la Administración. Creo que por ahí iba la noticia de Ciudadanos…

Drissang enero 19, 2016 a las 10:48

Yo lo veo de este modo:

En mi trabajo realizo esfuerzos físicos. Mi jefe (que me dirige y tal) no tiene ningún carnét que diga que puede dirigir gente (quitando los cursos de prevención de riesgos laborales). ¿Acaso mi salud es menos importante que la de un futbolista? ¿habría que exigir a los empresarios titulaciones y canets para tener trabajadores? ¿Acaso las empresas deportivas son especiales?

Conclusión: todos somos mayorcitos, que hagan un curso de prevención de riesgos laborales si les hace falta, como to hijo de vecino, y que cada cual en su empresa contrate a quien mejor le parezca.

Jesús Fernández-Villaverde enero 19, 2016 a las 14:31

Si, el argumento de los de C’s era la necesidad de contralar la responsabilidad civil y de dar “salidas” profesionales. Lo primero es tonto: es mucho mas facil cambiar las reglas de responsabilidad civil. Lo segundo es arbitrismo intervencionista que parece ser va en el ADN de muchos.

Ntlg enero 19, 2016 a las 11:23

Estimado Jesús, si no me equivoco, según la información que yo tengo y atendiendo a lo que señala usted en su texto “David Bettoni carece de la licencia Pro, el grado superior de titulación que entrega la UEFA y el ÚNICO indispensable para sentarse en un banquillo de Primera División en calidad de técnico”, esto no es un problema del BOE. Es un organismo privado, la UEFA, el que establece la regulación y el que es responsable de que David Bettoni no se pueda sentar en el banquillo. Por tanto, tampoco es un problema español, ni tiene nada que ver con una supuesta (o real) inclinación patria a regular. En Inglaterra un entrenador necesita también este carnet para dirigir a un equipo de la Premier.

Jesús Fernández-Villaverde enero 19, 2016 a las 14:35

1) La regulacion española (incluido el estudio etimologico de la voz “deporte”) va varios ordenes de magnitud mas lejos de que lo que pide la UEFA. Se podrian dar las licencias Pro con muchisimos menos requisitos y todavia dentro del sistema UEFA.

2) Y esto es mucho mas importante. Como digo en la entrada,

” la UEFA tiene que entender que esta tan sometida a la defensa de la competencia a nivel de la Unión Europea y de España como cualquier otro.”

La UEFA tiene que empezar a acostumbrase a que las reglas de la competencia y el imperio de la ley tambien les afecta a ellos.

3) La demencial propuesta de ley de C’s en Madrid (que afecta a todas las profesiones deportivas, incluido los entrenadores de cricket que me imagino habra 1 o 2 como mucho en toda la comunidad) no es consecuencia de regulacion alguna de la UEFA. Es el ADN nacional regulatorio en estado puro.

Manolo enero 20, 2016 a las 09:08

No olvidemos que existen dos vías para acceder al ejercicio de la profesión de entrenador de fútbol en España: la académica, a través de la obtención de un Título oficial al amparo del RD 1363/2007 (con base en el artículo 55.4 de la Ley 10/1990 del Deporte); y la federativa, mediante la obtención de los Diplomas/licencias dispensados por los centros formativos de la RFEF y las Federaciones autonómicas (Disp. Adic. octava RD 1363/2007). Así se menciona en el artículo 155 del Reglamento General de la RFEF, en el que se establece el nivel de ejercicio profesional para el que habilitan los distintos Títulos o Diplomas.
Como solo unos de ellos (los que se hayan formado en las escuelas de las Federaciones) pueden obtener las licencias UEFA, se ha montado este percal: http://www.elconfidencial.com/deportes/futbol/2015-10-29/comision-nacional-de-los-mercados-y-la-competencia-cnmc-real-federacion-espanola-de-futbol-rfef-villar-cardenal_1074253/

Carlos Alonso enero 19, 2016 a las 12:15

Hombre, se podría pedir que se supiera las reglas, no vaya a ser que luego la líe parda en los partidos e instruya a los jugadores en tácticas y técnicas no antirreglamentarias.

Jesús Fernández-Villaverde enero 19, 2016 a las 14:37

Realmente crees que hay ningun entranador de futbol profesional que no se sepa bien el reglamento y, en los raros casos en los que ocurra, el arbitro no pueda solucionarlo?

Y en las categorias inferiores (donde todo el mundo sabe el reglamente mas o menos, excepto quizas alguna sutileza), los detalles que se le puedan escapar a 1) los dos entrenadores y 3) los arbitros no tienen importancia alguna. Es un deporte, no el Tribunal Supremo.

karlggest enero 20, 2016 a las 18:23

Hola.

Dos cosas.

La primera, la gente conoce el reglamento y sus cambios si lo estudia. Obligar a que alguien lo haya estudiado no está mal.
La segunda, bien, el fútbol es un deporte, no el Tribunal Supremo. Eso se nota en que un solo equipo de fútbol tiene un presupuesto mucho mayor que dicho órgano.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 18:43

1) “Obligar a que alguien lo haya estudiado no está mal” Ahi esta el problema. Yo no quiero “obligar” a nadie a nada a menos que sea obvio que tal obligatariedad merece la pena. La LIBERTAD de cada uno de hacer lo que quiera (incluido fichar a un tipo que no ha oido nunca nada en su vida de futbol como entrenador del Real Madrid) deberia ser la regla. OBLIGAR es algo que solo deberiamos hacer cuando no quede mas remedio. Y casos necesarios hay, pero el futbol no es uno de ellos. Por algun motivo, a muchos Españoles la libertad les da mucho miedo.

2) “equipo de fútbol tiene un presupuesto mucho mayor que dicho órgano” En mi parrafo estaba hablando de “Y en las categorias inferiores”, donde el presupuesto es trivial y no deja de ser mas que un pasatiempo. Pero en todo caso: el Tribunal Supremo te puede enviar a la carcel por 25 años. El Real Madrid y el Barcelona juntos no. El Tribunal Supremo, con su reducido presupuesto, es 100 veces mas importante que todos los equipos de futbol de España. Ser Presidente del Tribunal Supremo es ser uno de los servidores del estado mas importantes y algo que afecta a generaciones de Españoles en su vida diaria. Ser Presidente del Real Madrid, por muchos millones que genere en negocio, es una anecdota. No perdamos el norte….

Samuel H enero 19, 2016 a las 20:14

A los camareros se les exige licencia: el carnet de manipulador de alimentos. No sé si en todos los casos… Y en cualquier caso se consigue con un curso en el que te explican que te laves las manos y que si está malo lo tires a la basura.

Jesús Fernández-Villaverde enero 19, 2016 a las 20:23

A algunos si y a otros no, dependiendo de tu contacto con los alimentos:

“toda aquella persona que por su actividad laboral tiene contacto directo con los alimentos durante su preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, venta, suministro y servicio”.

Es un requerimiento trivial:

http://www.manipulador-de-alimentos.es/normativa

que puedes completar por internet en 5 minutos pagando 20 Euros o que te puede dar tu empresa directamente.

Lo que no te piden es un estudio etimologico de la palabra “camarero” o que demuestres que puedes servir 3 mesas en 10 minutos.

Y sustituye camarero por la persona que te sienta cuando llegas al restaurante (que no tiene contacto con los alimentos alguno) y el ejemplo funciona perfectamente.

Samuel H enero 20, 2016 a las 09:39

Gracias por la aclaración

karlggest enero 20, 2016 a las 18:20

Hola.

Para ser camarero hay que, como mínimo, disponer del certificado de “manipulación de alimentos”. No importa lo fácil que sea ni lo barato que resulte: mañana se pone un curso de más duración y mayor coste y se lía. Además, seguramente se requiera al menos la etapa obligatoria de los estudios completada.

El hecho de ser un título general no es relevante, ya que no se establece diferencia entre lo que debe de saber el jefe de cocina y el ayudante de camarero: se les obliga a todos a saber el mínimo y ya está.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 18:39

El certificado de “manipulación de alimentos” es un cursillo de cumplimiento trivial y, como tal, una barrera de entrada minuscula y similar a la que señalaba que seria relativamente razonable de tener un cursillo de primeros auxilios para entrenadores. Pedir la licencia Pro es, en comparacion, una barrera considerable y costosa.

Es mas, el certificado de “manipulación de alimentos” es sobre un tema de externalidades a terceros (basicamente, te piden que sepas que hay que lavarse las manos). No te piden que sepas servir mesas o llevar la bandeja sin que se te caiga.

Como todas las regulaciones, uno tiene que saber pensar “en el margen”. Pedir que sepas que hay que lavarse las manos es razonable. Pedir varios años de cursillos de entrenador es ridiculo.

karlggest enero 20, 2016 a las 19:20

Hola. Qué raro que no hayas publicado mi aclaración que dice

a) el certificado de manipulador de alimentos es obligatorio.
b) es indiferente la mayor o menor dificultad de obtener un título respecto a su pertinencia.

En fin.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 19:28

1) Si que he publicado, hace mas de media hora, el comentario. No se ha que viene esa queja.

2) Por supuesto que tiene pertinencia si un requisito es de menor o de mayor dificultad: los costes de un requerimiento tienen que medirse con los beneficios potenciales del mismo. La clave de la teoria racional de eleccion es la comparacion entre costes y beneficios. Pretender que uno no tiene que comparar costes con beneficios es un sinsentido.

3) Lo que es mas importante aun es si el contenido sustantantivo del requisito cumple una funcion positiva para la sociedad. Pedir legalmente que un camarero sepa que hay que lavarse las manos tiene sentido. Pedir legalmente que un camarero sepa como servir mesas no tiene sentido. Pedir legalmente que un entrendor de futbol pase un cursillo te 2 horas de primeros auxilios tiene sentido. Pedir legalmente que un entrenador de futbol estudie varios años no tiene sentido.

susa enero 21, 2016 a las 01:05

Pedir legalmente que un entrenador de fútbol o de cualquier otra disciplina es un aspecto que TIENE MUCHO SENTIDO señorito. En primer lugar porque los clubes no son empresas (excepto las sociedades anónimas), la mayoría de clubes deportivos son asociaciones sin ánimo de lucro y algo cambia, pues muchos son voluntarios que ayudan a la dirección del club, y se ponen al cargo incluso de la presidencia. Pero señorito económico está usted muy fuera del entorno deportivo.

Con lo que quiero decir que estas personas que todo las ganas del mundo ponen en sus “cargos” no están muchas veces capacitados para valorar el conocimiento o experiencia de los entrenadores, por lo que TIENE MUCHO SENTIDO una ley del deporte donde se exige titulación deportiva para ejercer de entrenador. Ademas una titulación deportiva conlleva no sólo un cursito de primeros auxilios, conlleva mucho conocimiento de la persona, del deporte, etc.

Un besito. No se puede hablar con tanta pedantería y de sabelotodo en un ámbito donde te falta mucha información y vivencias. Susa.

Jesús Fernández-Villaverde enero 21, 2016 a las 02:26

Diciéndolo de otro manera:

1) Los dirigentes de los clubs deportivos son tontos y no saben valorar a los entrenadores.
2) Pero no nos preocupemos: el BOE va a llegar y les va a rescatar.
3) Obligándoles a contratar entrenadores con la licencia oficial salvamos a los directivos de su propia ignorancia.

¿De verdad que es ese el argumento? ¿Qué la gente es tan boba que no saben que hacer si el BOE no se lo dice?

El argumento es:
1) Ignorante, pues obvia todo lo que sabemos de la importancia de la información local y del papel de los incentivos individuales en comparación con la regulación pública.
2) Egoísta, pues solo busca proteger los intereses particulares de un grupo de presión privado a costa del bienestar de la inmensa mayoria de los Españoles.
3) Cobarde, pues demuestra miedo a la libertad de elección de los demás. El que va a llorar al BOE para que su titulo sea un requisito legal es porque esta aterrado que sus estudios no tienen valor de mercado por si mismos.

Combinar, en un solo argumento, ignorancia, egoísmo y cobardía tiene mucho mérito. Me quito el sombrero.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 03:31

El limite de 250 palabras en los comentarios es de verdad: si alguien no sabe sintetizar un argumento en ese espacio, deberia leer a Gongora.

Y no, entregar los comentarios por fasciculos de 250 palabras no vale.

@efrenluis enero 20, 2016 a las 11:21

Aunque no le interese publicar aquellos comentarios en los que no están a favor de su post, los argumentos que le he expuesto son necesarios para que también lo sepa su audiencia aún pasándose de las 250 palabras.

Además su audiencia tendría también la opinión de alguien del sector deportivo en este aspecto. No obstante, principalmente mis comentarios iban dirigido hacia usted, con lo que antes de eliminarlo espero que se lo haya leído y fuera autocrítico. Saludos.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 14:04

1. El limite de 250 palabras sirve para que los comentarios sean agiles y no obligar a nuestros lectores a emplear un tiempo excesivo buscando contenido de calidad en los mismos. No voy a dejarle que se salte las reglas de comentarios con un “truco” tan burdo como dejar tres comentarios seguidos por “fasciculos”. Uno de las claves del exito de NeG ha sido y es que aqui los comentarios valen para algo, no como en el 99% de los foros de internet.

2. Si deja comentarios siguiendo las reglas, los colgaremos, aunque sean negativos.

3. Lei brevemente el primer comentario: estaba muy mal escrito, el lenguaje era farragoso y los argumentos hacian agua por todos sitios. Por ejemplo, empezar citando la definicion de “salud” de una organizacion internacional es provincialismo intentando aparentar profundidad bajo el disfraz de la pendanteria. Es triste ver como el sistema educativo español produce estudiantes incapaces de escribir algo sencillo y analitico. Los comentarios dos y tres ni los lei: los borre directamente. La vida es muy corta para perder el tiempo. Asi que autocritica, ninguna. Tristeza por el futuro de las nuevas generaciones es España, mucha.

@efrenluis enero 20, 2016 a las 15:03

Qué fácil es hablar públicamente de un comentario sin haberlo publicado previamente. No sea oportunista y si no lo publicó no aluda a él.

No falte a la verdad. Atrévase a publicar el primer comentario que le he escrito, y verán su propios seguidores como queda retratado con lo que ha dicho: “el texto estaba muy mal escrito, el lenguaje era farragoso y los argumentos hacian agua por todos sitios”.

Es una pena que lo haya publicado y su audiencia tenga una opinión más, que aunque sea contraria a la suya, es de un profesional del deporte, con lo que este debate sería más plural y enriquecedor.

Además, le recuerdo que el primer comentario no excede no supera las 250 palabras, pero sin embargo usted no lo publicó.

Con respecto a que no leyó ni el segundo ni el tercer comentario dice mucho de usted. No obstante, yo si leo sus comentarios que a pesar de insultarme públicamente a mi y a la formación en el deporte no tengo la sensación de perder el tiempo, aunque no esté de acuerdo, pues esto me hace ver las opiniones de otros que no son de mi sector y los argumentos a los que aluden para, si es necesario, cambiar de opinión o tener en cuenta otros puntos de vista. Pero claro, tal y como se ha comportado usted conmigo le sonará a chino todo lo que le digo, incluso creerá que estoy escribiendo en chino.

Un saludo (240 palabras).

PD: ¿Nuevas generaciones? Quizás tenga yo más edad que usted.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 15:06

Ya ve, 240 palabras y se lo publicamos. No es tan dificil……

El primer comentario lo borre porque ya ponia (1 de 3) o algo similar al principio y terminaba con algo como “continuara”. Era parte integral de un intento de saltarse las reglas del blog. Una regla basica de derecho es que tales partes integrales de un fraude de reglas quedan afectadas por el defecto tanto como los comentarios 2 y 3.

Por otra parte, el primer comentario esta borrado desde hace mucho tiempo asi que no lo podria poner de vuelta aunque quisiera. Y no, no me da miedo colgar comentarios negativos, sobre todo cuando los argumentos tan endebles como los suyos, pero tenemos reglas por motivos sensatos y no le voy a dar a usted una excepcion.

Y no lei los comentarios 2 y 3 porque el comentario 1 no valia para nada. Decenas de veces comienzo un libro y lo dejo despues de dos capitulos cuando veo que no va a ningun sitio.

El comentario de las nuevas generaciones venia a cuenta de que con las regulaciones actuales, España no crecera y los jovenes no tendran oportunidades.

Rober enero 20, 2016 a las 20:39

El trato denigrante que das a tu interlocutor, es sencillamente, deleznable. Supongo que es una señal de mercado de la clase de persona que eres Jesús. Sólo te dedicas a intentar humillar a @efrenluis, sin más, sin argumentar nada.

Respecto a las licencias de entrenadores, no trabajo en el mundo del fútbol, pero sí el atletismo. Si en el caso de mi deporte piensas que no basta tampoco una formación específica (o que en categorías menores basta con un cursillo de primeros auxilios) es porque probablemente no te hayas acercado a una pista de atletismo en tu vida, o hayas presenciado o profundizado en teoría del entrenamiento, los procesos fisiológicos y el desarrollo motor asociado con la edad. Ni tampoco a la planificación de los entrenamientos, con sus correspondientes cargas, dependiendo del momento de la temporada. No tiene tanto que ver con la experiencia previa como jugador, sino con unos conocimientos creo que necesarios para poder garantizar no solo la salud a corto plazo, si no a largo plazo y tener un fundamento.
Y esto no quita para que algunos programas sean manifiestamente mejorables. Pero en el trabajo con edades tempranas la formación es ESENCIAL.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 21:06

No me vengas con lagrimas de cocodrilo. El comentario de efrenluis me acusaba de ignorante, asi que solo le respondi en el mismo tono. La diferencia es que yo escribo mejor y por tanto duele mas.

Sobre el tema principal. Esto es lo que dije:

“Entrada libre no significa contratar a inútiles, significa que son las personas directamente afectadas por la decisión las que evalúan la calidad del candidato, no el BOE.”

Estoy encantado de asumir que el curso de entrenadores de atletismo es el mejor curso de la historia de la humanidad. Pero si el curso sirve para algo o no o si debe de ser un requisito es algo que tienen que decidir las personas afectadas por el mismo, no el BOE.

Si el club de atletismo de Mirasierra de los Pinos piensa que tener un titulo de entrenador es un requisito para contratar a alguien, fenomenal, que lo contraten. Pero si el club de atletismo de Sotofrio piensa que tal titulo no es necesario, quien es el BOE para decirles que no?

Tan poca confianza tienes en tu titulo de atletismo que piensas que, en ausencia de obligatoriedad por el BOE, los clubs de atletismo no exigirian, de manera VOLUNTARIA y LIBRE con el titulo?

Yo ya he expuesto que en economia me parece fenomenal que para fichar a alguien de Catedratico en una universidad no se pida ni tener el bachillerato completo. Son las universidades las que tienen que decidir, de manera VOLUNTARIA y LIBRE, si tener un doctorado de economia sirve para algo, no el BOE.

Crees que tu titulo sirve para algo? Pues entoces acepta la libertad de otros de decidirlo por ellos mismos.

Jose Pablo enero 20, 2016 a las 04:35

Estando totalmente de acuerdo con la entrada mi duda es si es un problema Español. Aquí en la Florida, la manicura necesita una licencia que emite el estado (de Florida), la peluquera también y, por supuesto, los real estate agents, los asesores financieros, etc….

Adjunto, como prueba, el folleto del examen de “cosmetología”. http://www.myfloridalicense.com/dbpr/servop/testing/documents/coscib.spanish.pdf Algunos detalles memorables:

* “Pearson VUE es un proveedor de servicios líder que ofrece herramientas de evaluación para la acreditación de licencias para profesionales” (no solo existe un mercado de “formación” para las licencias, también de proveedores de las propias “herramientas de evaluación”)

* La existencia de un Department of Business and Professional Regulation y dentro de el un Bureau of Education and Testing con un puesto de Special Testing Coordinator ¿orwelliano?

* Por supuesto, el temario no tiene desperdicio.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 04:42

Si, es demencial. En Minnesota ahora los decoradores de interior necesitan licencia :(

El paper que enlazo de Krueger lo explica bien.

Alberto Cabello Sánchez enero 20, 2016 a las 14:24

El problema no es tanto que necesites una licencia (hay muchos motivos válidos para exigirla: garantizar conocimientos de procedimientos y leyes, ser consciente de alergias, tener un historial profesional…) como la burocracia, coste económico o dificultad que conlleve obtenerla.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 14:37

El problema es que es muy dificil, casi imposible, no tener la licencia sin la burocracia, por un problema de “captura del regulador”. Esta “captura” se da practicamente siempre. Por eso es mejor idea minimizar las profesiones afectadas.

Héctor M. enero 20, 2016 a las 09:52

Buenas

Yo echo de menos (aunque igual entra más en el terreno del sermón que en el del análisis económico) el hecho de que (presuntamente) el Real Madrid -valiéndose seguramente de la confianza en su marca y volumen de negocios- haya decidido hacer como que la regulación (por arbitraria que sea) no va con ellos. Esa asimetría en el respeto a la Ley también me parece muy sintomático y hasta sistemático, diría yo.

Jesús Fernández-Villaverde enero 20, 2016 a las 14:34

Gracias, es un comentario fantastico y una parte excelente del argumento que me salte (de hecho, escribi un parrafo al respecto y lo borre porque me quedaba el post muy largo). Las regulaciones de este estilo no perjudican a los “insiders” como el Real Madrid. De una manera o de otra, las restricciones no les afectan en exceso. Estas regulaciones ridiculas perjudican a los “outsiders” (nuevas empresas, gente sin contactos, etc.) que son las partes mas dinamicas y creativas de las economias modernas.

Es mas, se puede argumentar que las grandes empresas prefieren la regulacion absurda porque limite la entrada de nuevas empresas y eso explica como, a menudo, son las grandes empresas las primeras que presionan por mas regulacion.

julian enero 21, 2016 a las 09:42

Creo que en el caso del futbol la situación es la contraria a la que describes. La regulación es la que permite que se abra el mercado de entrenadores. En su ausencia la única señal de que alguien puede ser un buen entrenador sería haber sido antes profesionales. La exigencia de un título permite el acceso al mercado de personas que con anterioridad no habían sido profesionales. El título en este caso es una señal que permite a algún presidente elegir a un laico frente a un exprofesional que es incapaz de aprobar el curso de entrenador.
En general, yo creo que las titulaciones (la regulaciones en este contexto que hablamos) son los vehículos de la meritocrácia. De ahí, que, en mi opinión uno de los grandes problemas del capitalismo actual sea justamente la devaluación de las titulaciones (la facilidad con que se otorgan títulos en las universidades) con lo cual nos vamos al prestigio de las instituciones que tu describes (en las que la entrada está muy sesgadas hacía los ricos) con lo cual las grandes instituciones (y empresas) están repletas de graduados de tercera de universidades de primera.

Jesús Fernández-Villaverde enero 21, 2016 a las 15:14

No entiendo ese argumento. La libertad de eleccion de entrenador no impide que existan escuelas de entrenadores y que estas formen entrenadores de calidad. Es el valor añadido de la escuela el que abre el mercado, no el BOE.

Yo produzco cada año varios estudiantes de doctorado. Afortunadamente todos y cada uno de ellos encuentran trabajos muy buenos. El año pasado todos con sueldos iniciales por encima de $130.000, que para un chaval de 27-28 años esta francamente bien. Los ficha la gente porque haya alguna regulacion? No! Los fichan porque en UPenn tenemos una buena reputacion de formar economistas y por decadas la gente queda satisfecha de nuestros estudiantes.

Y no, el programa de doctorado no esta sesgado hacia la gente rica. Las admisiones son “finance-blind” y el 92% de los estudiantes de doctorado de mi departamento estan “fully funded” (i.e., la universidad les paga la matricula mas un estipendio que con los benefits puede andar por los $20.000 anuales). Hay muchisimos estudiantes de extraccion muy humilde, aunque quizas no tantos como querriamos (otros departamentos como Yale pueden dar financiacion al 100% de sus estudiantes). Y en todo caso, como regulando el acceso a la profesion vamos a solucionar el sesgo hacia los ricos? Mucho me temo que el sistema actual de escuelas es una manera de sacarle mucho dinero a gente de menos recursos y a los que les ha ido peor en el sistema educativo tradicional con matriculas muy caras. Eso no ayuda de manera alguna a la movilidad social.

Si las escuelas son buenas, los clubs ficharan a sus estudiantes. Si las escuelas no lo son, no. Es mas, la competancia hara que las escuelas mejoren (el secreto de los programas de doctorado americanos, que lideran la investigacion en casi todos los campos de conocimiento es la competencia feroz entre universidades) y que el mercado sea mas abierto, mas claro y mas transparente.

Ibon enero 21, 2016 a las 18:42

Partiendo de que a grandes rasgos coincido con sus argumentos, ¿no le parece que en aquellos puestos de trabajo que dependen de la cosa pública, sí que podrían tener sentido este tipo de cursos para garantizar un nivel mínima de profesionalidad?

Retomando el ejemplo del atletismo, coincido en que un club privado debería tener libertad para contratar a quien considere oportuno (quizá requiriendo únicamente un curso de primeros auxilios o similar). Sin embargo, imaginemos a un entrenador de atletismo que trabaje en un centro deportivo público, ¿no cree que sería buena idea exigirle algún tipo de certificación verificable? Creo que limitaría, ligeramente al menos, la capacidad de políticos/gestores varios para ejecutar contrataciones de dudoso merito.

Jesús Fernández-Villaverde enero 21, 2016 a las 19:01

Si, un centro publico debe de decidir a quien contratar ajustado a criterios objetivos. Como decia en mi entrada:

“Entrada libre no significa contratar a inútiles, significa que son las personas directamente afectadas por la decisión las que evalúan la calidad del candidato, no el BOE.”

Y como he insistido, no quiero cerrar las escuelas de entrenadores: quiero que compitan en el mercado.

Si una Comunidad Autonoma quiere imponer que, para trabajar para un centro deportivo publico, se necesite una certificacion determinada (y siempre que esto no sea una “excusa” para reservar puestos para los amigos del partido en el gobierno o del lobby de turno y con requisitos absurdos como el “origen etimilogico de la voz deporte”), no tengo ningun problema. Pero son los votantes de la Comunidad de Cantabria los que tienen que decidir si los requisitos que ellos quieren son los mismos o diferentes que los requisitos del Principado de Asturias. No veo porque esto tiene que regularse a nivel nacional, porque haya que entrar en determinar el contenido de los cursos en el detalle que lo hace el BOE (incluso a nivel autonomico) y porque haya de imponerse a clubs privados.

Existe el problema, claro, que las comunidas autonomas son mas facilmente capturables por los intereses privados que el gobierno central, pero, al final del dia prefiero vivir con ese riesgo y tener mas competencia entre regiones.

carlos enero 21, 2016 a las 18:46

No entiendo de fútbol Don Jesús, pero creo que el sentido común se ausentó hace tiempo de algunas meninges. Después de sancionar a los escritores que tengan la condición de pensionistas. Que digo será para callarnos y que no divulguemos nuestros cuentos. Les llega el turno a los estudiantes que se ganan algunas propinas y bastantes amigos enseñando la ciudad a los visitantes, lo que se conoce en otros lugares más civilizados, como “Free-Tour” . …Los agentes de policía local….verificarán que los guías de turismo cuentan con la habilitación oportuna, además de poder denunciar cuando esto no sea así. ¿No será que cada cual intenta montar su monopólio particular, aunque el resultado final sea nefasto? La noticia completa:
http://avilared.com/not/18611/la-policia-local-realizara-labores-de-inspeccion-turistica/

Jesús Fernández-Villaverde enero 22, 2016 a las 15:54

Si esta semana que entra tengo tiempo, voy a escribir algo sobre las pensiones de los escritores.

Raul enero 30, 2016 a las 00:03

Lo de los guías turísticos es de traca. Conozco una chica que está intentando montar una empresa que conecta turistas y guías locales amateur y se encuentra con este problema. La situación es delirante, porque si les denuncian tendrían que hacerse pasar por amigos que vienen de visita, la policía comprobar si es cierto… Me lo contaba y me quedaba ojiplático.

Jesús Fernández-Villaverde enero 21, 2016 a las 19:07

Un argumento que me ha llegado por otros conductos es que la licencia Pro de alguna manera protege al directivo del club de la posible responsabilidad civil subsidiaria si algo ocurre.

Este argumento me deja, como alguien que ha estudiado derecho, de piedra. En vez de emplear la responsabilidad civil para lo que se penso (obligar a que la gente cumpla con la diligencia debida), vamos a crear un titulo oficial para que el presidente del club tenga cubierta las espaldas si no ha efectuado esta diligencia debida.

Pero es ta dificil ver que esto es fastidiar los incentivos de todo el mundo? Como siempre en España, al final nada tiene que ver con hacer las cosas bien, el unico objetivo es escurrir la responsabilidad gracias al BOE. Todos los que emplean este argumento demuestran que, al final del dia, el bienestar de los niños jugando al futbol les trae al fresco. Todo el invento de la licencia es para que unos tengan una profesion protegida por el BOE y los otros (los directivos) una excusa detras de la que escudarse: “no efectue la dilegencia debida, pero, eh, tenia el titulo!”

Sinceramente, de todos los argumentos malos que he escuchado estos dos dias, el de la responsabilidad civil se lleva la medalla de oro al intelectualmente mas debil, al mas egoista y al mas castizo. Y lo mas grave, es que la primera persona que me lo expuso tiene una licenciatura y un master en derecho. En fin…..

peter enero 21, 2016 a las 19:49

Y es malo, entre otras cosas, porque esa supuesta proteccion (como un seguro de responsabilidad civil) sigue siendo un acto voluntario (salvo en determinadas profesiones oficiales y casos de riesgo para el orden/salud publica) que no debe venir impuesto por el BOE.

Yo creo que la gente sigue sin entender que la esencia de tu critica no es la existencia en si del titulo, si no su obligatoriedad; y siguen justificando dicha existencia, dando por sentado que con eso, la obligatoriedad es una consecuencia directa.

Jesús Fernández-Villaverde enero 21, 2016 a las 19:59

Totalmente de acuerdo. En muchos de los histrionicos comentarios que he borrado me acusaban de menospreciar el trabajo de los entrenadores o el titulo que daban las escuelas.

Cuando escribi el post escribi el ejemplo de las contrataciones de universidad y hable de los titulos de Princeton y Stanford para clarificar que no estoy en contra de que la gente tenga doctorados en economia (como lo voy a estar?) sino opuesto a que ser doctor sea obligatorio por decision del BOE (a fin de cuentas, Adam Smith o John Maynard Keynes nunca fueron doctores!) Pense que tal ejemplo debia ser suficiente para resaltar que el problema es la obligatoriedad, pero me temo que no hay mas ciego que el no quiere ver….

Ramón García enero 21, 2016 a las 23:55

Muchas gracias a Jesús por tratar este tema.

Es mucho más importante de lo que parece. Aparentemente ¿qué más da una profesión de tan escaso impacto económico? Quienes piensan así olvidan que las relaciones sociales se basan en la reciprocidad. Si un colectivo consigue un privilegio a costa de los demás, ¿por qué los demás no tenemos que hacer lo mismo? Sean camareros, informáticos, … El resultado sería un país gremial, con una competitividad por los suelos.

Una economía así no puede estar en el euro, ya que compartir moneda exige tener competitividades similares.

Jesús Fernández-Villaverde enero 22, 2016 a las 15:53

Como dicen aqui, “you can say it louder but not clearer”.

Al menos hay una cosa que me deja muy tranquilo: la mayor parte de los comentarios a la entrada han sido positivos, cosa que hace cinco años o asi no hubiese sido el caso. Ha habido un par de gente que eran entrenadores (explicitamente lo decian) protestando pero son argumentos no iban a ningun sitio. Parece que algo de progreso conseguimos.

Juan enero 25, 2016 a las 23:51

Encuentro un poco forzado el argumento que Zidane tenga que estar certificado para conocer una licencia sanitaria. El Real Madrid esta suficiente motivado para preocuparse de que Zidane tenga conocimientos sanitarios (u personal ayundante). Estan protegiendo su inversion en jugadores. Diferente pueden ser las categorias inferiores donde existe la gran externalidad de la salud de los amateurs.

Por mi parte, yo si que preferiria algun tipo de certificacion de entrenador si llevara a jugar al futbol a mi hijo. Al menos a nivel informativo; no regulatorio. En mi juventud, he tenido demasiados papas-entrenadores que simplemente hacian lo que podian y no sabian. En el deporte infantil, es demasiado dificil conocer la calidad del entrenador. Pero una cosa es garantizar un liston minimo de conocimientos, otra cosa es limitar plazas. Por cierto, que esto es practica habitual en USA, donde se toman el deporte infantil bastante mas en serio.

Por ultimo, no te hagas ilusiones. La mayor parte de los comentarios representa a los lectores de este blog, no son una muestra de la poblacion en general ;-)

Se han cerrado los comentarios de esta entrada.

Previous post:

Next post: