Somos Malos Estudiantes

No, hoy no voy a hablar de PISA, que ya hemos dado mucho la tabarra con el tema. El título de este artículo viene de una analogía que voy a utilizar para explicar porqué me temo que este 2011 que hoy empieza nos va a traer a los españoles muy pocas alegrías y, con alta probabilidad, más de un disgusto muy serio.

Escribir en este blog es para todos los editores y colaboradores un hobby como otro cualquiera. A unos les gusta jugar al tenis y a mí, escribir, pero todos tenemos que hacer algo más de substancia para ganarnos la vida. En mi caso lo que me paga las facturas y los libros, que son mi principal gasto, es la Universidad de Pennsylvania (Penn) a la cual este blog le importa bastante poco (por no decir nada o negativo). Lo que Penn quiere es que yo publique en revistas científicas, que de clase y que supervise estudiantes de doctorado. Y ahí es donde me viene el título.

Mis estudiantes de doctorado vienen a hablar conmigo una vez por semana o así y me cuentan lo que han hecho (o en muchos casos, no han hecho) durante la semana anterior. Una de las cosas más curiosas es que, sobre todo cuando están en su tercer año (que es cuando empiezan a escribir la tesis) y les dices que su última idea no sirve para nada o que la han implementado mal, los estudiantes más flojos suelen querer “negociar” contigo igual que como cuando los estudiantes de grado quieren “negociar” contigo una mejor nota en un examen. Me cuesta siempre un horror explicarles que esa idea de “negociar” con los profesores para ganar medio puntillo aquí o allí ya no se aplica a su vida. Cuando uno coge, por ejemplo, macro intermedia y se equivoca en un ejercicio del examen, el discutir en las horas de oficina puede hacer convencer al profesor, aunque solo sea por aburrimiento, que le regale la diferencia entre el aprobado o el notable. Pero cuando uno está escribiendo su tesis, yo, como profesor no estoy en condiciones de regalarles nada por mucho que quieran discutir conmigo. La calidad de la tesis y por tanto su futuro académico será determinada por la profesión en su conjunto. Lo único que yo puedo hacer es darle mi opinión, que será más o menos certera, de cómo funcionara su trabajo cuando lo presente por ahí. Por eso cuando me dicen “¿y de verdad qué esto no es suficiente?” solo les puedo decir, “mira, haz lo que quieras, ya eres mayorcito, yo solo te digo que a la gente eso no les convencerá.”

Bueno, pues España se está comportando como esos malos estudiantes de doctorado, intentando discutir, como si viviésemos en el pasado, por medio punto que no cambia la realidad subyacente de las cosas, haciendo reformas sin poner el corazón en ello y pensando, que de una manera u otra, saldremos adelante.

El caso más claro está siendo el del retraso de la edad de jubilación. España padece de un problema muy grave de sostenibilidad de su sistema público de pensiones causado por la evolución de nuestra demografía. Esto es un dato objetivo que nadie que sea sensato niega. Intentar resolver este problema ahora tiene mucho sentido ya que mejora la solvencia de nuestras cuentas públicas en el futuro sin hacer sufrir en demasía la demanda agregada presente, lo que nos da un crédito del que ahora andamos tan escasos.

El gobierno se dio cuenta de ello en Mayo pasado pero hasta ahora, por cada paso que da hacia adelante, parece retroceder otro, como si dijese que “esto ya debe ser suficiente.” El último titubeo parece ser que, aunque la edad de jubilación se retrasará hasta los 67 años, esto no afectará a los que hayan cotizado 36 años o más. Resulta que más de la mitad de los nuevos jubilados llegan a esta cota (y aunque no tengo datos, sospecho que estos serán además los jubilados con pensiones más altas, piense en un licenciado universitario que empezó a trabajar a los 26 y que solo ha dejado de cotizar un par de años por estar en el paro), con lo cual resulta que, en vez del ahorro que buscábamos vamos a tener uno mucho menor. Parece que al final no importa la realidad objetiva, el ahorro o no del sistema, sino el poder ir al profesor (en este caso los mercados financieros) y proclamar que a fin de cuentas no hemos respondido tan mal el examen. Y claro, los mercados financieros nos dirán lo mismo que les digo yo a mis estudiantes del doctorado, esto no es cuestión de si te doy la nota o no, sino de si aquí hay un proceso concreto y real de consolidación fiscal. No es una problema de comunicación, como algunas veces erróneamente se argumenta, es un problema de actuación.

Hay una interpretación alternativa, que es que el gobierno piense que de esta manera es más vendible la reforma y que luego se puede ir incrementando los años de cotización mínimos para jubilarse a los 65 de manera más subrepticia, así sin que nos demos cuenta. Quizás este sea el caso.

Yo soy escéptico acerca de esta interpretación más optimista porque mi sensación es que estas dudas sobre la edad de jubilación vienen de nuestra falta de convencimiento de que el mundo ha cambiado, de que tenemos que responder a ello, y de que estos cambios requieren un esfuerzo colectivo muy importante y mucho más profundo. Y esta falta de convencimiento no es solo del gobierno sino de la mayoría de los españoles, que creen que esto es culpa o de unos banqueros desalmados (los de un lado) o de unos políticos ladrones y despilfarradores (los del otro) y que por tanto no hay que cambiar nada de verdad.

Afronto, en consecuencia, el 2011 mucho, mucho más pesimista que como me encontraba, por ejemplo, en Mayo cuando me hicieron bastantes entrevistas y afirme (tomando cierto riesgo) que creía que sobreviviríamos el verano sin disgustos mayores y mucho, mucho más pesimista que en el 2009, cuando ingenuamente pensaba que los gobiernos reaccionarían con contundencia antes de que la sangre llegase al río. Ahora miro a los próximos meses, en especial Febrero con una lánguida desazón. Hemos malgastado el capital de credibilidad que acumulamos en mejores tiempos haciendo promesas que no hemos sabido cumplir. No solo son las pensiones, ahí tenemos las aguadas SIPs, una reforma tonta del mercado de trabajo (si te hacen una huelga general, pues de perdidos y al rio, ya hace uno la reforma que tiene que hacer) y muchas otras que denotan una falta total de liderazgo y que nos han puesto de nuevo, y ya quizás sin remedio, al borde del abismo.

Sinceramente espero estar equivocado. Nada me gustaría más que volver la cabeza atrás de aquí a doce meses y percatarme que mi pesimismo carecía de buen fundamento. Pero lo que no puedo es no contar cómo, a día de hoy, veo las cosas y estas las veo mal. Desde este blog intentaremos durante todo el 2011 hacer lo que podamos para remediar lo remediable.

Os dejo con una música que resume bien todo esta visión, la última escena de Das Rheinhold, en la famosa producción de Bayreuth con Pierre Boulez. Además, no deja de ser la historia de un boom inmobiliario y su colapso terriblemente mal gestionado por Wotan:

Hay 17 comentarios
  • ¡ Feliz año 2011 y que nos traiga Salud, Liquidez y Trabajo, por este orden, para todos!
    Estoy totalmente de acuerdo en que el problema es de concienciación colectiva. Ya no se trata de echarle la culpa a los bancos, al Gobierno, a los constructores o a todos a la vez. La realidad es que nos ha tocado y tenemos que asumir nuestra cuota parte del problema. Pero claro, en una España y en unos españoles tan acostumbrados a que "papá Estado" (en resumen los demás), nos saque del problema, va a ser especialmente dificil. Y más cuando nadie "comunica" a la ciudadanía el problema de una manera rotunda. Y con ejemplos como el del responsable del IDEPA (empresa pública asturiana para el fomento de las inversiones en el Principado, evidentemente dependiente del Gobierno Regional), que con 52 años "dimite" sorprendentemente de su cargo, pero no por haber perdido la confianza del Presidente ni por su gestión ( que no entro a valorar ), sino porque quería incorporarse de nuevo a su antiguo trabajo en Hunosa, para acceder a la prejubilación y a la indemnización. En quince dias ha dimitido en el IDEPA, ha solicitado la reincorporación a Hunosa y ha sido prejubilado con efectos al 31 de Diciembre con una pensión y una indemnización que prefiero no concretar, aunque viene en la prensa.
    Evidentemente no parece que sea un gesto de los responsables políticos de los que dependía, que pueda ayudar a trasmitir esa necesidad de que el ciudadano ha de concienciarse de la situación para poder salir de ella con menos dificultades.

    Repito Feliz Año para todos, incluidos nustros gobernantes.

  • Hace 15 años era urgente una reforma de las pensiones y hacerse planes privados. Yo me hice un plan y a los 10 años que cumpliía había perdido el 30 % de lo que "invertí". Ahora ha vuelto la moda de la necesidad imperiosa de las pensiones, y a ser posible compatibilizarlos con planes privados. ¿Con esto se arregla la crisis de deuda que padece españa, y se corrigen los desequilibrios del pelotazo financiero constructivo y la corrupción política a todos los niveles administrativos?

  • Don Jesús, muy buen artículo.

    Sin embargo no coincido con su visión pesimista del futuro. Cierto que los políticos de España no ofrece un futuro demasiado agradable. A pesar de ello, los políticos no son España, sino que todos nosotros, nuestro esfuerzo e ilusiones. Por simple "behavior" contrarian creo que vamos a tener no un año excelente sino de leve y gradual mejora.

    Un saludo
    Carlos

  • Hay quien dice que lo de la persuasión y los juegos de manos funciona con mucha frecuencia para los alumnos de doctorado http://www.imprsd.de/courses/01ws/mccloskey.pdf
    Estaría bien que también funcionara para los gobiernos; a muchos, de hecho, lo de poner cara seria y no hacer nada parece funcionarles.

    Boulez es un tipo impresionante, por cierto. Feliz año a todos, por cierto 🙂

  • "Politics is the art of the possible." (Bismarck)

    Con esta cita quiero recordar que la política limita lo que podemos hacer; que no deberíamos caer en la tentación en creer que el problema es uno de carácter del país, o de Zapatero, o del ciudadano medio. Mejor evitar metáforas como la del estudiante.

    A menudo echo de menos un poco de realpolitik en el blog. La reforma que debemos buscar es una que podemos hacer...

  • con el debido respeto, usted compara situaciones tan diferentes... que son incomparables (que conste que yo también soy profesor y por tanto, "negocio" bastante): una calificación de un examen o de una tesis no tienen mecho que ver con unas reformas (supuestamente) imprescindibles, con un coste político alto, en plena crisis económica

  • Hola Roc:

    Bismarck siempre supo que habia veces en las que no quedaba mas remedio que forzar la maquina. No creo que ZP este siguiendo la realpolitik ni que yo sea ingenuo: como decia en el post, si te van a hacer una huelga general de todas maneras, al menos haz la reforma como hay que hacerla:)

  • Hola Jesús, hola a todos: Gracias por un sentido post de año nuevo que me ha tocado.

    Entre la lección de Donald McCloskey (1983, por si alguno dudaba del preaviso) la lírica nada parabólica de Das Rheingold y las recetas concretas de ZP me quedo con las dos primeras porque la conclusión es, efectivamente, que somos muy malos estudiantes.

    Pero....¿desde cuándo y desde dónde se sugiere que debamos votar a buenos estudiantes?
    Más bien llevamos décadas bombardeados por los cinco o seis conglomerados que manejan la cosa de la "percepción pública" que lo realmente "cool" es seguir riéndonos de ellos relegándolos al baúl de los trapos viejos de la historia.

    Traigo algunos de los versos finales porque aquí, por lo visto, nadie da puntada sin hilo ni, añado, siembra en barbecho.

    Cosas como..... They hasten to their end, though they think themselves strong....
    ...I am almost ashamed to share their doings (obsérvese el prudente énfasis en el "almost").....Fancy lures myself back into flames...to burn them... who tamed me rather than end with the bliss (el metano más explosivo siempre está en los fondos que parecen más apacibles)

    Pero el golpe de gracia viene en la estrofa final:

    Henceforth (en adelante, forever ever, para toda la eternidad, te querré siempre, etc) bask in bliss.....now only in the depths lie Ternderness and Trust.

    Y luego dicen que los economistas no tenemos alma y los profes menos todavía.

    Bueno, señores, muchas gracias y feliz año a todos. Ánimo que, "indeed, we can and we will" (pero sólo si llegamos al fondo donde moran la ternura y la confianza verdadera)

  • El artículo es bueno, pero quita "hierro" al papel de los políticos en la gestación de nuestra inmensa burbuja inmobiliaria, y eso, pienso, no es acertado

    España es un tren sin frenos llegando a su estación término, ese desenfreno tiene una década y es lo que nos ha llevado a la situación actual
    Se cita Febrero en el artículo, y es cierto, será un mes donde se pondrá a prueba todo el sistema
    a) La onda expansiva de la eliminación de los 400 euros de ayuda a los parados de larga duración hará sentir su efecto en cientos de miles de personas, y muchas de ellas los necesitan de verdad
    b) El agotamiento acelerado del poco crédito de las CCAA y ayuntamientos se terminará, como la paciencia o la capacidad de sobrevivir de los proveedores de las administraciones, acuciadas por la 1ª necesidad: pagar los sueldos. Empezará la falla del pago de los sueldos de los empleados en algunas CCAA y muchos ayuntamientos
    c) Otra vuelta de tuerca de los acreedores, y nueva serie de medidas de austeridad para mejorar el rating de déficit
    d) Los bancos y sobretodo las Cajas de Ahorro, se verán obligados a hacer nuevos test de solvencia, y poco a poco a mostrar todo lo que tienen en balances y sacar al mercado toda la vivienda que tienen embalsada financiando esa deuda con dinero público, para no deteriorar los balances ni los "bonus". Los precios de la vivienda bajarán, y si declaradamente, a precios anteriores al 2000, de donde nunca deberían haber subido

    Hemos de capear este temporal y poco a poco sobreponernos, pero alguien debería pagar por todo esto y urge una autocritica sobre el sistema que tenemos y las causas últimas del desastre

    Feliz Año a todos y suerte a todos

  • Efectivamente somos malos estudiantes. Pero no estoy completamente seguro de que esto sea irracional, ni que la analogía correcta sea la del director de tesis. Es posible que la del profesor de grado sea más adecuada. Al fin y al cabo los fundamentos son ahora tan malos como hace un par de años y no pasaba nada. ¿Por qué? Porque había un conjunto de malos profesores, las agencias de calificación y muchos grandes bancos internacionales, que nos prestaban como si fuéramos alemanes. Eramos, me parece, el "subprime" del mundo. Creo que Juan ya lo comentó hace tiempo:
    http://nadaesgratis.es/?p=3449
    es como si los mercados sufrieran un síndrome de déficit de atención (e hiperactividad?), racional eso sí, al estilo de Sims.
    http://www.aeaweb.org/assa/2006/0106_1430_1102.pdf
    y hace unos meses por fin se dieron cuenta de lo que pasaba. Quizá los políticos están jugando a ver si pasa algo dramático en el mundo (alguna barbaridad de Kim Il Jong es una clara posibilidad) y el foco de atención se desplaza otra vez. Un juego dramáticamente cortoplacista, para mi gusto, pero es lo que hay.

  • Gracias, lamento su pesimismo sobre el futuro que se avecina, lo peor es que visto lo visto, más lo que se ve en la calle, comparto su punto de vista, sin intervención del último la luz se acabará apagando sola... por falta de pago.

  • El problema aqui es que los jovenes entrar a trabajar a los 26 años cuando el 99% de los trabajo solo precisa saber leer y escribir desde los 14; la titulitis esta matando al país

  • A ver..., no seria mejor garantizar que "todos" se jubilan a los 65 años (sobre todo políticos, y banqueros) antes de pedir a la pobre clase trabajadora que se jubile a los 67!

    Además de garantizar que todos somos iguales ( mismos años cotizados y misma fecha de jubilación) ante la ley.

    Viene a ser como aprobar a los malos estudiantes por el "status" de sus padres y exigir a los estudiantes mas humildes que saquen muy buenas notas si quieren seguir en la universidad...Todo depende del prisma que lo mire uno.

    Saludos.

  • Josep:

    Decia en mi post:

    "Y esta falta de convencimiento no es solo del gobierno sino de la mayoría de los españoles, que creen que esto es culpa o de unos banqueros desalmados (los de un lado) o de unos políticos ladrones y despilfarradores (los del otro) y que por tanto no hay que cambiar nada de verdad."

    El que los politicos o la gente de la banca se jubile en condiciones fantasticas es profundamente injusto y yo soy el primero que le gustaria cambiarlo. Pero, creeme, desde el punto de vista presupuestario el coche oficial que Montilla va a mantener es una gota en un oceano. Hay que quitar los privilegios: si, por un principio de equidad basico y por dar buen ejemplo; soluciona esto el problema presupuestario: no, no soluciona ni el 1% del problema.

  • Jesús:
    (Advierto que es una digresión.)
    No soy muy wagneriano, Haendel sigue siendo mi preferido en la mayor parte de los géneros. Pero no hace mucho adquirí la versión de Mehta para Les Arts (Fura dels Baus, etc.). Ayer se me ocurrió poner Das Rheingold y ¡No pude dejar de pensar en el "boom inmobiliario y su colapso terriblemente mal gestionado por Wotan"! Y eso que la escenografía está muy bien.
    Feliz 2011.

  • Vamos a ver... están tratando de sacar nuestra economía de la ruina los mismos que la han conducido a este fango; es como pedir a virus que mute en vacuna. Pues no, eso no es posible.
    Hemos visto cerrar (a pesar del ocultismo de los medios) grandes fábricas, medianas y pequeñas empresas (éstas, que además son las que sostienen lo que queda el estado del bienestar pagando impuestos), pero no hemos visto dimitir a ningún ministro, a ningún concejal de urbanismo o alcalde, por no hablar del consejo de administración de las cajas de ahorro, por cierto, formada por políticos reacomodados.
    El tema de las cajas de ahorro es sangrante: ahora vamos a tener que "refinanciar" con fondos públicos a las mismas cajas que han regado con dinero a contructores/promotores que luego han ido con ese dinero a pujar por un suelo recalificado por "la gracia" del político de turno; cabe preguntarse ¿han "redistribuido" ese dinero también a concejales de urbanismo?. Refinanciarán, con sus impuestos también, en el peor de los casos ¡personas que estarán embargadas por esas mismas cajas de ahorro!, o en el mejor, por otras que están pagando hipotecas terroríficas causadas por la burbuja que se formó por ese maléfico engranaje de políticos.
    En fin, es un sistema escalofriante, pero las portadas están para Belén Esteban.

Los comentarios están cerrados.