Política de Comentarios

En estas semanas hemos tenido un gran subidón de audiencia y muchos nuevos lectores. Como quizás algunos no estén familiarizados con nuestra política de comentarios creo que merece la pena que repita algunas ideas sobre la misma y que clarifique algunas cosas que vamos a aplicar con un poco más de firmeza.

1) En este blog los comentarios están moderados. Esto quiere decir que solo se publican aquellos comentarios que nosotros queremos. Esto no es censura como nos dicen muchas veces. La censura es, por definición, algo ejercido por un poder público, no por una parte privada. Nosotros realizamos decisiones editoriales (sin las cuales, la libertad de expresión carece de contenido práctico). Si usted envía mañana un artículo o una carta al director a un periódico y no se lo publican, no se le ocurriría decir que es censura, es simplemente que al director no le ha resultado interesante. Pues con un blog pasa lo mismo. Ponemos lo que nos parece mejor. Si usted no está de acuerdo con nuestras decisiones, eso es lo grande de la blogsfera: crea su propio blog y allí explica usted todo lo que quiera con todo el gustazo y espacio del mundo.

2) Los comentarios están moderados porque, lamentablemente, detrás de la anonimidad de internet se esconden gente que no está interesada en una conversación civilizada. El 99.9% de nuestros lectores son personas normales y razonables, con la que podemos o no estar de acuerdo. Sus comentarios nunca se ven afectados por nuestras reglas. Desafortunadamente, el 0.1% restante tienden a llenar el blog de comentarios inútiles y pasa como con la ley de Gresham: los malos comentarios expulsan a los buenos. Algún día si tengo tiempo contaré alguna anécdota (la más divertida: un tipo que dejaba un comentario y 30 segundos después entraba con otro nombre a “autodarse” la razón, y encima se enfadó cuando se lo dijimos y nos amenazó con denunciarnos por violación de su derecho a la intimidad).

3) Longitud: esto lo vamos a empezar a vigilar más de cerca: máximo 350 palabras (la mitad de una columna de un periódico en España), a menos que sea algo, muy, pero que muy bien escrito e increíblemente interesante. Como decía Baltasar Gracián, lo bueno si breve dos veces bueno. En 350 palabras le da a uno espacio para contar mucho. Esta regla se aplicará de manera más laxa a académicos que digan claro quiénes son siempre, claro, que cuenten algo que merezca la pena ser leído. La razón de la excepción es que queremos animar a aquellas personas en la universidad a participar y que, al decir su nombre, arriesgan su reputación profesional. Por ello pueden necesitar más espacio para evitar malentendidos o simplemente, dar una visión más matizada de los problemas.

4) Hay varias líneas rojas que no toleramos: racismo, homofobia, sexismo, insultos varios, acusaciones de mala fe (“esto se escribe porque X ha pagado por ello”, hoy acabamos de tener uno con una acusación de pago bastante peregrina) y semejantes. A veces la línea es difícil de determinar. Por ejemplo, con los últimos posts sobre nacionalismos había unos cuantos, a ambos lados del espectro, que estaban casi, casi más allá de lo aceptable. La mayoría los hemos dejado. Muchos, más claros en unas posiciones inaceptables en una discusión entre adultos, los hemos quitado.

5) Si un comentario se desvía mucho del tema principal, lo solemos quitar.

6) Si algo ya se ha repetido muchas veces o las respuestas caen al nivel de “vale, tu dices que 2+2=4, pero yo no lo veo tan claro”, fuera (de estos hemos tenido cantidad con el tema de reforma electoral).

7) La moderación la realiza, en primera instancia, una persona joven que nos ayuda con el blog. Últimamente hemos tenido más de un exabrupto en los comentarios contra los editores. Antes de escribirlos, piense lo siguiente: la probabilidad que los editores leamos ese comentario es baja. No pierda el tiempo y no le haga usted la vida más difícil a una persona que no tiene culpa de nada.

Hay 21 comentarios
  • La verdad es que yo comento con distintos nicks (algunos chiquistaníes) en función de mi estado de ánimo, pero nunca en un mismo post, ni entablo conversaciones conmigo mismo.

    Espero que esto no sea problemático.

  • Enric

    No, claro que no, no hay problema con eso 🙂

    Este tipo que decia era un troll que entraba 50 veces en cada post y nos llenaba el blog de tonterias. La verdad, despues de leer lo que nos escribia y como entablaba conversaciones consigo mismo, creo que es alguien que necesitaba ayuda.

  • Casi me parto con el baranda que se da a sí mismo la razón. En francés hay una expresión genial: C'est mon opinion, et je la partage !

    A mi me ocurre a menudo pero no siempre.

  • Jorge

    La expresion francesa es buenisima. Me recuerda a Dupond y Dupont dandose la razon el uno al otro 🙂

  • Fenomenal. Sinceramente me estaba cansando de los comentarios ya que:
    1.- Algunos parecen ser de blogeros fracasados. La extensión de sus comentarios exceden a la mera duda, aporte, aclaración, e intentan que los mismos sean su propio artículo "académico". Que creen su blog y adjunten el link, y el que quiera que les lea.
    2.- Al no estar firmados muchos de ellos, uno desconoce la capacidad intelectual de quien lo escribe, más allá de que se pueda o no estar de acuerdo con lo expresado.
    3.- Para los que queremos aprender con este blog, las respuestas estensas que complementen lo teorizado en el post, creo que debieran firmarse. Entre ustedes sabéis qué nicks usáis, pues veo que os contestáis con la confianza de los que se conocen, pero el resto de los mortales, no podemos seguir vuestra dialéctica si no sabemos quienes sóis.
    Gracias por el Blog. Luis Valle. Un economista de la calle.

  • sobre la norma 1, no es lo mismo un periódico que un blog.
    entiendo que si alguien insulta, o utiliza incorrectamente el blog (apoyando su propia opinión con otro nombre) no le publiquen, pero en los demás casos, siempre habrá un componente subjetivo.
    "Esto quiere decir que solo se publican aquellos comentarios que nosotros queremos". supongo que a partir de este principio, sobran todos los demás
    No digo que sea su caso, pero yo creo que la censura es siempre censura, sea un medio privado o público. Y si no es censura, llaménle "falta de pluralismo". El periódico donde suele escribir Xavier Sala, por ejemplo, jamás publica cartas de réplica a sus opiniones, ni permite dejar comentarios en la página web del periódico (tal como hace con los demás artículos). eso para mi es parcial, creo que es más enriquecedor y ecuánime tener un punto de vista y su contrapunto, y que cada cual elija.
    la norma 7 me parece la más acertada. la persona que está trabajando (joven o no) no tiene por qué escuchar o leer nada desagradable
    perdón si he pasado las 350 palabras!

  • Soy un lector bastante reciente, pero me ha enganchado este blog y lo sigo todos los días. Y, aunque no pertenezco al mundo de la Economía ni lejanamente, es un tema que me interesa mucho y os agradezco que la acerquéis a los ignorantes como yo.

    Por otro lado me parece razonable vuestra política de moderación para que haya comentarios de calidad. De hecho, y sin que suene a crítica, a veces hay comentarios que son incluso más interesantes que los artículos a los que se refieren.

    En fin, que os animo a que sigáis escribiendo artículos tan buenos e interesantes. Se podrá estar o no de acuerdo en algunas cosas, pero es un verdadero placer leer cosas inteligentes, argumentadas con datos y bien escritas en la red.

  • Pues creo que el término “censura” se ajusta perfectamente. A su definición me remito. Entiendo pues que no se quiere utilizar por el carácter peyorativo de la palabra. Es lo grande del lenguaje: si no te gusta una palabra puedes intentar usar otra.

    Por otro lado, limitar por su contenido los mensajes – al contrario de lo que se trata de hacer- produce que su contenido sea ya cuestionado en su calidad, puesto que están censurados por los propios editores del artículo. Secundariamente, hace que se ponga en duda la propia calidad del artículo al no estar enfrentado a una crítica abierta. De esta forma, un artículo excelente con opiniones todas positivas sería automáticamente puesto en cuestión.

    En mi opinión, los comentarios en el blog siempre son secundarios y –a medida de que el blog aumente de popularidad- llenos de morralla. Sin embargo, limitarlos desprestigia las opiniones en general e incluso el propio artículo al no estar abierto a todas las opiniones, por pobres que sean. Es lo que tiene ser popular: que no puedes ir tranquilamente a la playa.

  • A mi me parece que 350 palabras es más que suficiente para un comentario. Este comentario tiene justo ese número de palabras y aún necesito meter relleno. Por cierto, a los académicos no hace falta darles más espacio porque deberían ser los primeros y mejor entrenados para ser breves. De hecho yo aplicaría esta política de manera más rígida imponiento un límite de caracteres como se hace en otros foros. Algo como los 2317 caracteres (incluyendo espacios) de este comentario.

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus nisl nisi, pharetra nec malesuada non, consectetur eu sem. Pellentesque condimentum ante vel libero tristique viverra. Ut malesuada purus a enim fermentum eu venenatis ligula rutrum. Pellentesque habitant morbi tristique senectus et netus et malesuada fames ac turpis egestas. Pellentesque volutpat, elit eget interdum condimentum, leo purus consectetur dolor, eu varius dui diam eu massa. Duis lorem metus, sodales ut cursus sed, pulvinar auctor nunc. Nam in libero massa. Nunc hendrerit, neque quis aliquet posuere, enim tellus mollis odio, sit amet convallis nisl libero ac elit. Phasellus ultrices facilisis elit, eu interdum lacus mattis nec. Ut a ipsum magna, id elementum sapien. Sed scelerisque posuere congue. Quisque tempus velit sit amet velit auctor tempor. Etiam facilisis faucibus purus sed tincidunt. In vitae orci velit. Nunc cursus tortor eu diam pulvinar pharetra. Proin ligula tortor, accumsan id varius a, placerat eu turpis. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Cras felis mi, bibendum eget fringilla sed, scelerisque ac augue. Vestibulum tincidunt ipsum et arcu condimentum sed convallis turpis tempor. Sed lobortis condimentum lectus, ac tristique nisi dignissim sit amet. Pellentesque ornare, diam a accumsan rutrum, nisl metus imperdiet nunc, eu iaculis dolor dui nec lorem. Pellentesque tristique est ac urna adipiscing quis ultricies est sagittis. Cras tempus nulla in augue elementum eget rhoncus lacus euismod. Phasellus ut elit felis, a sagittis mauris. Aliquam erat volutpat. Aliquam erat volutpat. Phasellus vel diam at augue egestas dapibus bibendum eget diam. Etiam pretium mattis nibh nec pellentesque. Donec rutrum mi sed enim mollis at elementum justo adipiscing. Nulla ullamcorper.

  • Disfruto leyendo vuestros articulos, y la discusión posterior. Pero también debo decir que a veces los comentarios son casi más interesantes que el propio texto, y no veo la necesidad de limitar su extensión, siempre que estén bien escritos, y aporten puntos de vista interesantes. A veces veo comentarios larguisimos sin mucho interés aparente...pero bueno, es fácil saltarlos (o eliminarlos, en el caso de vuestro joven amigo).
    @Luis Valle: respecto a tus puntos 2 y 3...que más te dá la capacidad intelectual de quien escribe, si lo que dice es interesante y fundamentado, y para que te hace falta saber quien es alguien para seguirle el hilo?

  • Jesus:
    animo con la labor que estáis realizando.

    En cuanto a los que se responden a si mismos, yo oí una vez:
    No está loco el que habla consigo mismo, está loco el que se responde.

    Un saludo

  • La verdad, a mí no me aceptaron un comentario en el que informaba de que el pescado fresco no huele (si no recuerdo mal, con motivo de un artículo sobre los olores de la vuelta a casa). Me extrañó bastante, pero lo atribuí a mi poca pericia escribiendo, que sin duda lo debió hacer sonar a pitorreo.
    Todos los demás, posiblemente igual de tontos o banales, han sido amablemente aceptados, lo que prueba la generosidad del criterio de admisión.

  • Comprendo que a través de la moderación, los autores de este blog intenten mantener un nivel alto en lo que a la calidad de los mensajes se refiere. Pero espero que también tengan en consideración a todos aquellos, que como yo, teniéndo otra profesión distinta de la economía, quieren participar para dentro de sus posibilidades, aprender lo máximo posible. Este blog me parece muy interesante y no me gustaría quedar fuera en caso de tener alguna duda o, humildemente, poder aportar algo.

    Saludos.

  • Ruben

    No te preocupes. No creemos haber eliminado nunca un comentario por no parecernos "profundo". Las aportaciones de todos son validas y la experiencia personal cuenta mas que muchos titulos. Yo he aprendido mas de comentarios de gente con experiencia en un sector que de leer 1000 articulos. Solo queremos mantener las reglas de conversacion civilizada entre "caballeros" (esto me ha salido muy carca, pero creo que se entiende) Cualquier persona normal y tranquila esta siempre bienvenida 🙂

  • Yo veo justo el límite de extensión, 350-400 palabras son aproximadamente 4-5 párrafos de unas 6 líneas, lo que con letra Times New Roman en Word + Interlineado 1.5, no es más de 1.25 páginas de extensión. Está bien..

  • Me parece bien, siempre me lo ha parecido, incluso cuando he sido censurado. Es vuestro blog y debéis cuidarlo de la manera que mejor os parezca, aunque algunos de nosotros ya lo consideremos muy nuestro.
    Lo curioso es que de las cuatro o cinco veces que lo fui, solo a una se me dio una explicación, a la que, aún respetándola y reconociendo mi culpa, encontré excesivamente purista y muy ¿americana?
    Sería bueno hacerlo más a menudo, por lo menos a los que no utilizamos el exabrupto y el insulto.

    Un saludo y, una vez más, felicidades por el blog.

  • Fantástico, gracias por dejar las normas claras. Son cosas de sentido común.

    De las cosas que más me gustan del NYT es que los comentarios están moderados, y da gusto leerlos, se esté de acuerdo o no con lo que dicen. Luego uno se va a los periódicos españoles en internet y le entran ganas de llorar con tanta tontería.

    Sin moderación no hay buen debate.

  • En mi caso la norma me más me gusta es la de la longuitud.
    Creo que, además, sería interesante que consiguieras el compromiso de los colaboradores (dado el éxito del post creo que tienes unos cuantos en lista de espera) de que si publican un post se comprometan a contestar las intervenciones -como mínimo hasta un cierto número.

  • Me parece todo un decálogo del buen bloguero. Tomamos nota y nos ceñiremos a él.

Los comentarios están cerrados.