Philip Curtin y el Vergangenheitsbewältigung de Nuestra Historia Económica

Philip Curtin, uno de los historiadores más influyentes de la segunda mitad del siglo XX, murió el pasado 4 de junio. Curtin redefinió el debate sobre el tráfico atlántico de esclavos y creó un marco en el que pensar acerca de la influencia de la esclavitud en el desarrollo de Africa (Nathan Nunn, en Harvard y Diego Puga en el IMDEA, son ejemplos de economistas herederos de la tradición iniciada por Curtin).

Este suceso pasará sin mucha repercusión en nuestro panorama historiográfico que, con contadas excepciones como la de Josep Fontana o Leandro Prados, no presta demasiada atención a lo que ocurre allende de nuestras fronteras. Pero, como economistas, deberíamos resaltarlo.

Uno de los aspectos menos discutido de nuestra historia económica es que España fue uno de los países más tardíos en abolir la esclavitud, que sobrevivió en Cuba hasta 1886 (23 años más tarde que la Proclamación de Emancipación en EE.UU.) y que, además siempre hizo la vista gorda al hecho de que muchos de nuestros compatriotas eran figuras claves en el tráfico ilegal de esclavos. El más famoso de estos contrabandistas españoles del siglo XIX fue quizás Pedro Blanco, que gestionaba un campamento de 5,000 esclavos en la actual Sierra Leona y que disfrutaba de un harem personal de 50 esclavas africanas.

Sabemos poco de estos sucesos y menos aún de cómo el dinero de este tráfico revertió en España (directamente e indirectamente con la repatriación de capitales desde Cuba tras el desastre del 98). Llenar estos huecos es un ejercicio básico de lo que los alemanes llaman Vergangenheitsbewältigung (algo así como “encarar el pasado”) y que nosotros no hemos acometido.

Voy a cerrar recomendando el leer las memorias de Curtin, On the Fringes of History: A Memoir donde nos cuenta sus luchas por crear una verdadera historia global y rescatar a Africa del olvido historiográfico.

Jesús Fernández-Villaverde es Catedrático de Economía en la University of Pennsylvania, investigador afiliado del CEPR y del NBER, consejero de la iniciativa de regulación e imperio de la ley de la Hoover Institution at Stanford University y visiting scholar en los Bancos de la Reserva Federal de Filadelfia y Chicago. Antes de ello, obtuvo un doctorado en Economía por la University of Minnesota (2001) y ha sido Kenen Fellow en Princeton University y National Fellow de la Hoover Institution at Stanford University. Es miembro del consejo editorial de la International Economic Review. En 2017, para estar seguro que escucha las dos versiones de lo que ocurrirá en las Ashes, enseñará también en University of Oxford y University of Melbourne. Sus campos de investigación son macroeconomía, econometría e historia económica. Su objetivo profesional en el largo plazo es encontrar alguna manera de poder dedicarse a esto de la economía desde Ribadesella, pero por el momento ha fracasado de manera absoluta en su empeño.

Hay 2 comentarios
  • Ofezco recompensa a quien sea capaz de escribir un "palabro" más largo y complejo que el que acaba de poner Jesús en alemán, je, je, 😉

    Por cierto, totalmente de acuerdo con Jesús, pero lo de no mirar allende las fronteras es patrimonio tradicional de todos los economistas de este país (no sólo historiadores).

  • Rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgabenübertragungsgesetz

    JC: canyas en Instabul me vendran muy bien como recompensa, gracias. 🙂

Los comentarios están cerrados.